Tecnología

Qué pasa con los Incognichollos

Puede que algunos recordéis aquel Incognitosis 3.0. El diseño era simple pero efectivo: el logo era el mismo que conservo hoy, pero debajo estaba la fotito de gaviotas —había un carrusel aleatorio de cinco, creo recordar— y luego las entradas ordenadas cronológicamente. Pero lo otro que había era publicidad a través de AdSense.

Tenía una pequeña barra publicitaria bajo las gaviotitas y luego, en el lateral, un segundo bloque. No recuerdo si en los posts añadía algún bloque más (creo que en algún momento lo hice), pero lo cierto es que en aquellos tiempos esa era la forma de rentabilizar un poco los contenidos.

Aquello no daba ni para un café, al menos que yo recuerde. Tampoco puedo comprobarlo: el servicio ya no guarda datos de antes de 2019 (toma ya) y no recuerdo haber hecho informes de las ganancias, pero mi sensación es que aquello era una auténtica castaña.

El caso es que mantuve aquello durante el breve reinado de Incognitosis v4.0 y también en Incognitosis v5.0, pero lo quité con Incognitosis v6.0 —cómo me gustaba lo de cambiar de diseño, caray—, donde confesaba que «los ingresos por publi eran más bien anecdóticos».

Lo que sí recuerdo es que hacia 2007 o 2008 me llegaron propuestas de plataformas de afiliación. «Tú recomienda que la gente que te lee alquile su hosting con nosotros y ganarás un dinerillo», era por ejemplo uno de los mensajes típicos. Aquello no me apasionaba porque solo cobrabas si alguien efectivamente alquilaba el hosting: el resto del tiempo estabas haciéndole publicidad a esa marca y a ellos les salía gratis.

El concepto no ha cambiado, claro, pero las plataformas de afiliación son ahora verdaderos gigantes. Entre ellas está TradeDoubler, que por cierto, fue creada en 1999 por Felix Hagnö y Martin Lorentzon. ¿Que por qué menciono ese dato? Porque algunos años más tarde Lorentzon acabaría haciéndose colega de un chaval 14 años más joven que tenía una idea interesante: distribuir música en streaming. A Lorentzon aquello le convenció y juntos montaron una empresita. Esa empresita se llama Spotify, y el chaval era Daniel Ek.

Lorentzon ya se había hecho de oro con TradeDoubler, como digo. La afiliación es un negocio bastante redondo para las plataformas, y ciertamente se ha convertido en una fuente de ingresos importante para creadores y medios de contenidos.

Yo lo sé de buena tinta, porque aunque al principio pasé totalmente de monetizar —lo de AdSense era un experimento— luego quise intentar sacarle algo de partido a Incognitosis. Ahí llegaron los micropagos con PayPal.Me y luego los intentos por lograr que mis lectores se apuntaran a aquel debut en Patreon. La cosa se animó al principio, pero con el tiempo se ha quedado bastante parada porque la verdad, tampoco quiero dar la tabarra con eso. Lo hice durante un tiempo y me parecía estar pidiendo limosna. Más tarde añadí LiberaPay —el botoncito de donar amarillo de la cabecera— y aunque apenas lo menciono, esas opciones de tener un detalle con el menda lerenda y darme una propina siguen presentes (Patreon, LiberaPay, PayPal.Me).

Ya sabéis que de cuando en cuando he considerado lo de los modelos de suscripción, pero aquí la cosa parecía complicada: para eso diría que es necesario tener más volumen de lectores, e Incognitosis es pequeñito. No cierro la puerta a algo así, pero de momento prefiero seguir con este modelo «abierto».

El tema es que los afiliados acabaron siendo una alternativa decente. No tengo muy claro cuándo empecé a poner ofertas de productos en Incognitosis. Este post del Black Friday de 2014 titulado apropiadamente ‘Comprad, comprad malditos‘ debió ser uno de los primeros en usar enlaces afiliados de Amazon en productos que parecían interesantes, pero lo cierto es que al principio me tomé aquello como algo anecdótico. Publicaba ofertas en el Black Friday y en el CyberMonday, pero poco (o nada) más.

Luego decidí que publicaría ofertas los viernes. De hecho así fue como titulaba esos posts, ‘Ofertas de viernes’, que debutaron a finales de 2016 y que aguantaron hasta 2019. La edición #92 fue la última con ese nombre, porque a partir de entonces pasaron a llamarse ‘Incognichollos de viernes #93‘.

Para entonces incluso había creado las cuentas de @Incognichollos en Twitter y también el canal de Incognichollos de Telegram. Mi pequeño imperio de afiliados iba cobrando vida, y como parecía que aquello no cansaba demasiado —había alguna queja, pero también mensajes a favor— acabé publicando con mucha más frecuencia aquellos ‘Incognichollos de hoy’ (antes ‘Incognichollos del día’) que luego he ido dejando en la papelera para no ensuciar la portada de Incognitosis.

Los incognichollos en los dos formatos tradicionales: a la izquierda el post (antiguo), a la derecha, en formato sin imagen tras la entrada, antes de los comentarios. Por cierto, ays ese Poco F1 cómo molaba 🙂

Mola repasar el pasado: no recordaba esa evolución, pero está claro que los Incognichollos llevan ya siendo parte integral de Incognitosis desde hace unos cinco años. Decidí no solo meterlos como entradas normales, sino también dejarlos en formato reducido y sin imagen al final de cada entrada.

Sé de buena tinta que eso molestaba a algunos lectores, pero aquí hice un poco de Apple. Son lentejas, ya sabéis. Ya que no tenéis que pagar nada por disfrutar de mi excelsa prosa tecnológica, al menos tendréis que aguantar esos enlaces que a otra gente le vienen bien. Y a otros lectores ciertamente les venían bien. ¿Cuál es la sorpresa?

Pues que los he quitado.

No solo he dejado de publicar los ‘Incognichollos de hoy’ —puede que os hayáis dado cuenta, el último fue el del 20 de julio—, sino que hoy he dejado de meter los Incognichollos en versión breve antes de los comentarios. No tenía sentido dejarlos porque se habían quedado obsoletos (dependían de los Incognichollos de hoy), así que estoy probando con un pequeño experimento.

El experimento es llevar esos afiliados a Twitter y a Telegram. Quienes estéis interesados en Incognichollos podéis seguirlos en esos dos sitios, pero hay dos razones importantes para tomar esa decisión y para —probablemente— que se convierta en permanente.

La primera es el tiempo: actualizar los Incognichollos es una lata. Es así, no hay más. Comprobar cuáles seguían manteniéndose en el mismo precio, cuáles bajaban o cuáles subían era una labor manual y un tostón. Hay formas de automatizarlo, pero eran de pago y además no se ajustaban bien a lo que yo quería (son más para tiendas rollo Dropshipping). Total, que entre actualizar los chollos que ya había y poner los nuevos la cosa era costosilla. No me importaba demasiado restar tiempo libre para hacerlo porque durante cierto tiempo la cosa estaba animada, pero entonces llegó la segunda razón.

La competencia. Por todos lados y a todos los niveles. Cuando yo empecé a meter afiliados había poca gente que lo hiciera. Los medios ni siquiera lo consideraban, porque la publi online ya era suficientemente rentable. Pero el panorama cambió y había muchas más boquitas que alimentar: los presupuestos publicitarios de repente tuvieron que fraccionarse entre muchas más plataformas (medios escritos online como Xataka, pero también YouTube, TikTok, Instagram, etc), así que el pastel se iba reduciendo.

Las publicaciones tuvieron que buscar otras formas de rentabilizar sus contenidos, y ahí es donde aparecieron dos grandes tendencias. La primera, el modelo de suscripción que han ido adoptando con cierta timidez los medios grandes —en muchos casos sus paywalls son más bien paylittlewalls porque se pueden superar fácil—. En segundo, claro, la afiliación.

De repente todos los medios publican ofertas de Amazon y otros grandes comercios. Lo hacemos en Xataka, sí, pero nuestro caso es casi tímido respecto a muchos medios yanquis y españoles que hoy en día son muy pesados con las ofertas de productos y te las meten por todos lados. Durante las campañas de Black Friday o Prime Day la cosa es especialmente sangrante, y la cosa se ha extendido a las grandes cadenas: MediaMarkt, PcComponentes o ElCorteInglés no paran también de tener días de ofertas especiales.

La cosa debe ir bien para todos, porque los afiliados van a más, no a menos. Yo lo entiendo: los creadores de contenido podemos ganar algo de dinero —imagino que un medio decente puede ganar bastante, de hecho— pero para los comercios como Amazon esto es una bicoca, porque aunque renuncian a una parte de la venta, el porcentaje debe compensar (y mucho) si no paran de ofrecer esa opción.

Las comisiones varían mucho, tanto por quien es la plataforma como por el tipo de producto. Amazon tiene su plataforma propia y las comisiones son decentes y dispares: te puedes sacar hasta un 12% de cada venta en artículos de moda, pero solo un 4% en tecnología (y eso si venden un porrón a través tuyo). Luego están los TradeDoubler y AWin del mundo, que te permiten centralizar y acceder a un montón de «programas» (tiendas) de aquí y de allá si aceptas las comisiones, que como digo dependen de cada programa y cada artículo.

Es un mundillo interesante del que tengo un conocimiento superficial, pero está lo otro que decía al principio: no es solo que las marcas puedan vender más o menos: es que estás todo el día dándoles publicidad. El ratio efectivo —la gente que ve el enlace frente a la que clica ya es bajo, pero es que el ratio del que clica al que finalmente compra es bajísimo. Pero bajísimo a lo bestia, al menos en mi caso, así que para las marcas esto es genial: tú sigue mostrando la oferta, que el nombre del productito (como poco) se quedará ahí y será visto por la gente. Es telita.

Pero como digo, funcionaba. Y hablo en pasado porque de un tiempo a esta parte la cosa ha perdido algo de fuelle. Aquí es cierto que la pandemia fue una época de bonanza para los que hacíamos afiliados: sin poder salir de casa, la gente compró online como si no hubiera mañana. Las cosas se han calmado bastante —al menos en mi caso— y por eso poco a poco he ido pisando el freno con las entradas de Incognichollos.

Sin embargo lo que sí es hecho es animar más los Incognichollos en Twitter —que automáticamente salen vía bot en Telegram—. Aquí debo la vida a Sally, que sin haber programado jamás una extensión para navegadores se hizo una para Chrome en aproximadamente dos horas. Una que hacía mucho más fácil publicar los Incognichollos en Twitter y que hace que invierta como cinco o diez veces menos tiempo del que invertía para hacerlo. Trasladar eso al blog tenía tela y nunca lo hemos intentado, pero creo que las cosas así están guay.

Total, que todo este rollazo de afiliación es para explicaros que desde hoy y de forma indefinida podéis disfrutar de un Incognitosis mucho más limpito sin ofertas. A los que os molestaban, enhorabuena, espero que tengáis un detalle (je!). A los que os eran útiles, que sepáis de nuevo que podéis seguir los Incognichollos en Twitter y Telegram y si os surge cualquier duda podéis comentar allí o, ya puestos, aquí. Ya sabéis que esas compras con enlaces afiliados a vosotros os cuestan lo mismo y a mí me dan un poco de vidilla, así que algún día queréis daros un capricho y os apetece, avisadme vía Twitter o correo y os paso el enlace afiliado 🙂

¿Volverán los Incognichollos al formato antiguo? Pues como digo quiero probar al menos estas vacaciones y algún mes más a ver si la cosa se nota mucho: diría que mis ingresos por afiliados bajarán al dar menos la tabarra, pero oye, nunca se sabe: igual se compensa con seguidores en esos otros canales que compren más. Veremos. Con lo que sea y si hay cambios, aquí me tendréis para contarlo.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 comentarios en “Qué pasa con los Incognichollos

  1. Carlos dice:

    Hola Javi

    De un tiempo a esta parte los incognichollos en el canal de telegram me salen sin imagen del producto. Sólo el enlace a Twitter y la descripción.
    Sólo me pasa a mi? Es intencionado? Personalmente me gustan más con imagen porque de un vistazo sé si hay algo que ande buscando.

    • Yep, para lo de la imagen tengo que añadir un paso más para cada chollo al publicar en Twitter y que luego la coja TG, es algo que hacía antes pero de nuevo me llevaba más tiempo y de nuevo no parecía compensar. Quizás lo haga para algún producto más interesante, pero la idea es centrarme más en Twitter, y allí salen bien, Carlos. Intentaré ver si hay algún modo de automatizar pero aquí la idea era que compensara el esfuerzo y no seguir invirtiendo tiempo para nada.

      La solución que se me ocurre es seguir la cuenta de Incognichollos en Twitter e incluso meterlos en una lista separada para que no «moleste» tu hilo normal.

  2. promeu dice:

    Oh, magia, AHORA SÍ QUE SE VEN BIEN LAS ENTRADAS EN POCKET!
    Lo que yo decía, los chollos me jodían la marrana.
    En caso de estar o de volver, deberían estar después de los comentarios, no entre el artículo y ellos, eso rompía.

  3. Trufeitor dice:

    Pues yo he usado y recomendado tus afiliados ampliamente. Ya he dado a la campanita de tuiter para que me los vaya notificando. Cuando me pedían recomendaciones de electrónica era el primer sitio que miraba para ver si te podía dejar una propinilla por el camino. 😉

    A ver qué tal la nueva experiencia, me imagino que será mejor en el sentido de la notificación inmediata y peor por no tener un «hub» de ofertas vigentes en formato de entrada en el blog.

    En todo caso espero que te vaya bien con el cambio. Yo intentaré seguir apoyando por ahí.

  4. Fernando Pratz dice:

    Aquí uno que sufrió todos esos años con los incongnichollos!! Con una macbook pro 2012 mid y una televisión de 32″ 720 dpi (si, dije televisión, no monitor) era un viacrucis entrar a tu pagina y de 5 post(no sé porque me salían solo 5 por página), 3 eran de incognichollos!!! así que era un fastidio buscar los posts de interés (de los que soy fan, no lo niego) y para acabarla, tambíen dentro del mismo articulo!! y antes de los comentarios!! (de los cuales soy mas fan).

    En fin, todo se resolvió, cuando me hice de una Asus ROG Zephyrus y un (por fin!) monitor Benq de 32″ que encontré gracias a… cómo no???, los incognichollos!!! y el post donde Sally cambia su equipo y se hace de un AMD Ryzen y descubrí que los AMD eran el futuro (ahora presente en mi Ryzen 7 Series 5000).

    Y hoy leyendo tu post caigo en la cuenta que cuando requiero algo tecnológico, el primer lugar (y el único) donde busco es en tus chollos, porque si lo recomienda Javi ha de ser por algo. Por lo tanto, creo que en mi caso, haz dado en el clavo. Tu blog limpio, lo cual se agradece bastante, pero con la posibilidad de ir al twitter cuando requiera una guía tecnológica.

    Siendo de México creo que no ayudo mucho solo dando click a los links de Amazon España asi que exploraré eso del boton «Donar» que te lo haz ganado con creces. Además ya sería pedir demasiado que agregaras links de Amazon USA, verdad?, verdad??? jajajaja

    Un saludo desde el Bajío Mexicano.

    PD. Pido perdón de antemano por el abuso de los signos de admiración e interrogacion pero quería dejar claro el punto «dramático» que estaba viviendo. 😉

    • 😉 No te preocupes Fernando! Imagino que efectivamente era un poco tostón en ciertas épocas en las que estaba un poco más intenso con los chollos, así que me alegro de que sirvieran para que encontraras nuevo monitor y equipo y que ahora disfrutes del contenido más limpito. Win-win!

      Lo de los afiliados en Amazon USA creo que es un poco complejo porque no estoy seguro de que residentes de fuera de allí puedan tener ingresos en EEUU y luego transferirlos aquí. Si alguien sabe la respuesta y se puede hacer y no da problemas que comente, pero vamos, no es algo que tenga pensado añadir así a priori.

      Gracias por el mensaje, cuídate Fernando!