Tecnología

De PDFs y hervores tardíos

Me considero un tío capaz delante de un teclado. Llevo bastante más tiempo con él que sin él, así que cuando afronto algún reto tecnológico lo hago con cierta confianza en mis aptitudes. He montado servidores e infraestructuras de cero para empresas, y aparte de usuario avanzadillo soy sysadmin ocasional, algo que me viene de perlas para que podáis leer esto sin que me cueste apenas un duro y con una velocidad que ya la quisiera el Marca el País la web de la Renfe.

Lo mismo para tareas cotidianas que surgen y por las que familiares, amigos y conocidos me preguntan de cuando en cuando. Soy el informático de la familia, y tengo claro que en cada familia debería haber además un abogado y un médico. A los que les toca serlo, eso sí, que sepan que les acompaño en el sentimiento.

Dicho lo cual estoy lejos de ser infalible. Hay cosas estúpidas que se me siguen resistiendo, pero a veces no es desconocimiento o torpeza mía, sino una serie de catastróficas desdichas que se unen para hacer que algo que debería funcionar bien funcione mal. No hablo aquí del servicio web de una empresa o una aplicación medio cutre y salchichera. No.

Lo que no funciona bien, queridos lectores, es el estándar PDF. El maldito estándar PDF, a partir de ahora.

¿Qué misterios insondables se ocultan en ese estándar? Lo ignoro, pero lo cierto es que a día de hoy parece mentira que algo teóricamente tan sencillo como editar un PDF sea algo tan difícil. «Pero JaviPas, eso no es difícil», diréis.

Probad a editar un formulario PDF oficial. De verdad, hacedlo. Con herramientas gratuitas. Si lo hacéis o lo habéis logrado, contadme cómo lo habéis hecho, porque aquí tenéis a un sufridor que lleva dos días tratando de averiguar cómo hacerlo.

Todo empezó esta semana cuando por motivos que no vienen al caso tuve que rellenar y firmar uno de estos formularios oficiales. «Bah, esto lo hago en dos minutos», pensé. Ja.

Total, que me descargo el formulario y me digo: uy, si solo tuviera que firmarlo lo haría con Photoshop. Eso es ya de por sí una castaña, porque 1) Photoshop es de pago (pero al menos ya lo tengo) y 2) Photoshop considera cada página del PDF como un documento independiente.

¿Qué significa eso? Que para firmar en la última página tengo que cargar todas, guardarlas por separado como PDFs, insertar la imagen de la firma en la última, guardarla como PDF y luego juntar todos los PDFs con alguna herramienta o con servicios como la de ilovePDF, que la verdad es que en esto se porta estupendamente. Pero con todo y con eso, ese proceso es una verdadera castaña y ni siquiera era suficiente porque además tenía que rellenar el formulario.

No hay problema, chavales. Estamos en 2019 y el estándar PDF es un formato abierto (ISO 32000) desde 2008. Ya no hay que pagar royalties por su implementación, así que además de poder verlos es de suponer que haya editores que funcionen bien. Los hay, supongo, pero el problema es que ninguno de ellos es gratuito. (O sí, porque acabo de encontrar uno que los apaña, pero caray, justo a última hora, cuando ya estaba abandonando toda esperanza. Pero sigo)

Lo de la versión Pro durante la instalación ya mosquea, pero resulta que en este caso no hace falta. Viva PDF-Xchange Editor.

No al menos los que yo he probado. Empecé con extensiones como PDFfiller o PDF2Go para Firefox (el horror, son atajos a servicios web que funcionan mal o muy mal), el servicio web de DocHub y seguí con aplicaciones como ApowerPDF. Pongo los enlaces pero no debería ni hacerlo. Qué leches. No los pongo. Encima van a ganar posicionamiento gracias a mi insigne blog. En ambos casos todo es prometedor hasta que te das cuenta de que para que no te meta marcas de agua o te conserve la edición del formulario tienes que pagar por la versión completa. Es de hecho algo como muy normal por lo que veo, pero no lo aclaran demasiado y me parece un poco engaño traicionero. Para eso me compro Adobe Acrobat DC. O no, que es una suscripción y cuesta como 200 euros al año. Mon dieu.

Incluso me bajé LibreOffice y probé con Draw, que ciertamente te permite editar PDFs y rellenar formulario. El problema es que al hacerlo te descaraja absolutamente todo, y cuando vas a guardar el PDF aquello se convierte en un frankenpdf. No sirve para nada.

Tenía algo de prisa, así que me rendí a la evidencia y acabé acudiendo al método antediluviano: imprimir el formulario, rellenarlo con un boli (el de Xiaomi, claro, hay que sacarle partido), firmarlo y escanearlo otra vez. Tardé como media hora, más el tiempo perdido probando esas alternativas previas.

¿Cómo es posible que no haya soluciones populares, universales y conocidas? ¿Cómo es posible que nadie —Google, Amazon, las grandes de internet— hayan creado una herramienta que se pueda usar para este propósito y sea fiable? No sé, a ver, que estamos hablando de un formato universalmente conocido, muy extendido y muy, muy, muy utilizado en comunicaciones y trámites oficiales. ¿Por qué no plantear soluciones al respecto con las que no solo ver documentos, sino editarlos, firmarlos y guardarlos?

Todo esto me parecía tan de risa que no me lo podía creer. A los PDF les falta un hervor, pensé. Hasta dudé si escribir este post porque ahora es cuando todos me decís: «Caray JaviPas, pareces nuevo, con EsteEditorMaravillosoQueNoConocías™ puedes hacer todo lo que dices y mucho más. Y gratis«. Y luego me diréis que sois gestores financieros o administradores de fincas o funcionarios de Hacienda. Así cualquiera. Pero venga, compartid esa sabiduría, porque igual soy yo, pero a mí esta situación me parece absurda.

Sobre todo cuando, atención, no hay alternativas válidas al formato PDF. Es tan bueno en lo que hace que solo han ido apareciendo opciones en nichos muy concretos y con un uso muy restringido a esos nichos. Por ejemplo, el de los libros electrónicos, con los ePUB, MOBI o AZW ya conocidos. En el ámbito del PDF solo conozco una alternativa válida muy linuxera: LaTeX, que merecería su propio post y que siempre, siempre, siempre me recuerda a un compi de facultad que llegó a dominarlo de una forma magistral y que entregaba unas memorias de sus prácticas que eran para encuadernar y vender en Amazon. Qué prodigio aquel. Teníais que verlo.

Pero LaTeX está donde está y PDF está donde quizás no debería. Qué cosas.

Epílogo: Y mientras escribía esto, como digo, hice una última prueba exitosa. La aplicación PDF-XChange Editor que encontré como una de las mejores para editar PDFs resulta que sí funciona. Lo hace con una interfaz que además está traducida al español y que es bastante apañada, copiando la «Cinta» de MS Office y con un funcionamiento al que tardé un poco en cogerle el punto pero que efectivamente da los resultados esperados: los campos para rellenar se rellenan sin modificar el resto de la estructura, como si se tratara de un formulario web (tabulador para moverse entre uno y otro, oh milagro) y los cambios se salvan conservando toda la estructura, tipografías y diseño del documento. Maravilloso. Seguro que hay más opciones, así que os dejo que compartáis aquí vuestra sabiduría. Conmigo y con el resto de usuarios frustrados con sus PDFs, claro.

Ale, que vivan un poco los PDF. Pero solo un poco.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

22 comentarios en “De PDFs y hervores tardíos

  1. Nacho Teso dice:

    Comparto punto por punto no solo tus quejas, sino tu solución. Más de una vez he tenido que imprimir, rellenar, escanear y reagrupar. Al menos hay un programa llamado JPEGtoPDF que hace lo que promete de forma sencilla y me permite, si es posible, editar lo que sea como imágenes y luego reagrupar en un solo PDF. Pero, por lo demás, odio tener que editar un PDF y me apunto el programa que dices.

    Un saludo.

  2. Pablo dice:

    Respuesta rápida: porque si lo puedes hacer gratis no vas a pagar por un programa, verdad? En el mundo del PDF he llegado a pensar que hay una especie de cártel que bloquea cualquier iniciativa gratuita.

    Alguna vez he estado tentado de comprar el paquete de adobe, pero casi que paso de suscripciones.

    A toro pasado todo son pulgas. De poco va a valer lo que diga ahora … Yo usaba una web que permitía incrustar imágenes en un PDF, pero no recuerdo cómo se llamaba.

  3. mbaz dice:

    Los del Mac tenemos Vista Previa. Normalmente se apaña bien en esas situaciones (incluso te permite guardar tu firma y estamparla cuando y donde quieras sobre el PDF). En los últimos años el control de calidad de Apple no pasa por sus mejores momentos y tiene algún comportamiento extraño, pero no recuerdo que me haya dado mucho la lata con formularios.

    Siento no poder ayudar en el mundo linux o MS.

  4. A mí lo que me parece antediluviano es que la todos los procesos en los que te mandan un pdf para que lo devuelvas firmado no te permitan enviarlo firmado digitalmente. Ahorramos papel y se mejora la seguridad legal asegurándote que esa persona lo ha firmado y no ha sido alguien que ha hecho su garabato en el folio.

      • Marc dice:

        Yo hago lo mismo que José Antonio. Y si tienes que rellenar un formulario oficial, tiene que haber unos campos que puedas rellenar fácilmente y gratuitamente con Adobe Reader.

        Lo que es de juzgado de guardia es que te envíen un texto de 10 pàginas en PDF para traducir y que el cliente no entienda que necesitas un formato de archivo editable, pero ésta es otra historia…

        ¡Suerte con los formularios!

  5. josemicoronil dice:

    No sé cómo era el PDF que tenías que rellenar, pero normalmente se incluyen cuadros de texto como los formularios las webs que con el Adobe Reader o cualquier otro lector gratuito que te encuentres puedes rellenarlo y guardar dicha copia firmada suerte en otro PDF. Seguramente los que te mandaron el PDF no lo hicieron todo lo bien que decían.
    Cómo aportación os comento que PDF Anotator es un buen software para escribir encima de PDFs, útil para tomar apuntes en pantallas táctiles. Xojo creo que es otra aplicación que puede hacer lo mismo pero de forma gratuita.
    Un saludo !

    • Land-of-Mordor dice:

      Estoy contigo. No sé para qué «cosa oficial» le pudieron mandar un PDF a Javi con formularios (o no) complicadete de rellenar. Cuando es la única vía (y no existe la telemática) como bien dices suele ser un PDF con formularios que se rellenan sin problemas desde el mismo Adobe Reader o similar. A veces incluso tienen unos «botoncejos» en la parte superior para empezar el proceso de rellenado, guardar lo que hayas hecho y alguna lógica incrustada para comprobar el valor de los campos. Pero lo normal para cosas «oficiales» (y con oficiales me refiero a públicas) es tirar de sede electrónica, certificado y el formulario es una web que se va rellenando en plan asistente. Al terminar, se firma digitalmente (acompañando los documentos adicionales que hagan falta) y listo.

      No he visto el enlace al formulario en cuestión, pero me gustaría echarle un vistazo. Tengo curiosidad por ver qué entidad es así de cutre.

  6. Iba a trollearte con Apple y Vista Previa pero ya lo han hecho, además MBAZ lo ha hecho casi con las mismas palabras sobre el control de calidad de Apple que yo iba a poner.

    De todos modos, date por trolleado. 😛

  7. ¿la firma era pegar una imagen de tu firma? ¿o era firmar digitalmente con un certificado? Si era tema de imagen … imprimes la página, firmas y escaneas de nuevo. Si la firma es digital Foxit reader lo hace bastante bien.
    Si quieres editar el PDF, a día de hoy, Word es de lo mejorcito si el de Micro$oft. Botón derecho > Abrir con > Word … suele pillarlo todo muy bien, incluso encabezados y pies de página y a volar.

  8. DN dice:

    Pues yo no entiendo tus problemas. Con el Acrobat Reader puedes hacer todo eso. (hasta puedes usar una versión de hace años)

    Si el PDF está bien hecho y permite escribir en él… simplemente se rellenan los campos. Si está mal hecho usas la opción «Rellenar y firmar» que te permite ir escribiendo donde desees, y después puedes grabarlo en disco como un PDF. (está en la ventana de Herramientas)

    Para firmarlo… yo prefiero hacerlo digitalmente… pero hay gente que no está acostumbrada. Así que uso la opción «Certificados» y lo firmo digitalmente y en la firma muestro una imagen digitalizada de mi firma manuscrita. Alguna vez me han dicho que eso no vale que se nota que está copiada, en esos casos recuro a decir que está firmado electrónicamente y que la ley dice que es igual de válida que una manuscrita.

    Si no lo ves claro… avisa y te envío capturas de pantalla 😉

    • Land-of-Mordor dice:

      Cuidado con la firma digital de Adobe Reader y similares. Sólo es válida mientras el documento sea digital. En cuanto lo imprimes, pierde toda validez y sólo queda la firma «que se nota que es copiada». Otro cantar son las firmas digitales que permiten comprobar la integridad del documento (y la de la propia firma) incluso si el documento está impreso.

      • DN dice:

        Cierto es un problema inherente a las firmas digitales… la única solución es confiar en un servicio de terceros donde en cada PDF firmado se le asigne un ID. Conociendo ese ID cualquiera podría descargarse el PDF y verificar la firma.

        Podrías montarte tu propia página web. Realmente sería muy sencilla pero lo veo «una salida de tiesto». Vamos lo que hacen las administraciones públicas… pero eso ya es otra historia…

        También si eres muy quisquilloso puedes tener una tableta de dibujo y hacer una firma manuscrita… para cada «firmado digital».

        Pero… no nos engañemos que la mayoría de las veces están esperando que imprimas el PDF lo rellenes con un boli y lo envíes !!!por fax!!!. Tecnología punta le llaman.

  9. Lambda dice:

    Es verdad que es un poco darse de leches cuando te topas con la Administración (y su trágico uso del Explorer…) . Pero lo del certificado digital con un lector de DNIe y la pagina web ya te lo hace, entre otros procedimientos. Me estoy oliendo que será la típica administración autonómica/regional con su propia aplicacion y dolores huevales varios…

  10. Trufeitor dice:

    A ver, no entiendo muy bien el problema, si el formulario viene ya preparado con sus cajas de texto Adobe Reader hace el trabajo y si no viene bien preparado (que supongo que es lo que pasa) y hay que rellenar a pelo, si que es verdad que las aplicaciones que buscan los espacios y meten cajas de texto suelen funcionar bastante mal. En estos casos lo que hago es cortar por lo sano y usar InDesing, que tengo la edición Jack Sparrow, montas el PDF ajustas una caja de texto y luego todo es copia pega. Para la firma, tengo digitalizadas la mía y la de mi mujer y lo mismo, las montas en el documento, exportas y listo.

    Y sí, es gratis, feo pero gratis.

    🙂

  11. Trufeitor dice:

    De todas formas creo que adobe ha metido un caballo de Troya con este formato, que es estupendo y universal y todo lo que tú quieras, pero al final para trabajarlo en profundidad lo único que te lo hace bien 100% garantizado son las propias herramientas de la empresa. Y eso lo saben bien las terceras partes, que cuando desarrollan una aplicación competente te obligan a pagar, cosa que harás con gusto si estás todo el día con formularios de ese tipo habida cuenta del precio de las herramientas de Adobe (que por otro lado es lógico, ya que son para producción profesional).

    Yo siempre he pensado que empresas de este tipo deberían tener sus paquetes a precios muy bajos para un uso doméstico, no profesional, creo que eso les llevaría a un monopolio de facto, aunque en el caso de Adobe, como ya domina ampliamente el mercado no lo necesita. Desde luego yo pagaría con gusto una cuota baja o un precio razonable por este paquete, pero para hacer media docena de formularios al año, quitar los ojos rojos a veinte fotos y editar el periódico gratuito del cole de los niños lo que cuesta la suscripción es un auténtico disparate.

  12. Pues curiosamente con Adobe Reader ni se me ocurrió probar, pero ahora ando desconectado así que no puedo confirmar que efectivamente rellenar y firmar es (inevitable la rima) coser y cantar. Gracias por las sugerencias queridos lectores.

  13. Xisco dice:

    Al final acabé con Acrobat de pago después de mil frustraciones y pruebas. Es un poco pesado, pero lo hago todo. ¿Justificable para uso particular? No lo tengo claro.
    PDFcreator y PDFSam fueron mis amigos mucho tiempo para mis historias con PDF. Creator sigo usándolo en los que no tengo Acrobat sobre todo por su cola de impresión que puedes organizar luego y evitar pasos en composiciones de diferentes fuentes.
    PDFSam con las últimas actualizaciones ya no se que es de pago y que no, pero fue un gran aliado en las composiciones, reordenación y rotación.

    Si Reader no tira con los formularios que no estén bien hechos, al final acababa imprimiendo y escaneando la página.

    Epic post btw

    • Land-of-Mordor dice:

      Aunque está un poco escondido en la página, puedes descargar la versión 2.4 (la antigua sin límites) de PDFsam. También el NAPS (o algo así, son las siglas de Not Another PDF Scanner creo) te deja en las últimas versiones hacer composiciones importando PDFs no creados con el programa y el OCR que hace no está nada mal.