Tecnología

Hasta nunca, MacBook

·

He aquí un equipo al que nunca le tuve ningún aprecio. Era la demostración clara de cómo todo en Apple se supeditaba al diseño. Lo único que importaba era hacer una máquina cuca, ultradelgada y ultraligera. Daba igual su potencia o prestaciones, porque si querías más siempre podías ir al MacBook Pro.

Pero claro, había quien no quería ni tanto ni tan poco, y para ellos estaba el MacBook Air, abandonado hasta hace pocos meses. Un producto olvidado y al que Apple debía haber prestado mucha más atención.

Para el MacBook, mientras tanto, todo eran mimos. No tenía nada de especial salvo por ese diseño, y atención, ese teclado de mariposa que debutaba en estos equipos y luego daría el salto al resto para acabar convirtiéndose en uno pequeño desastre. Y como era el minimalismo hecho producto, no hacían falta puertos de conexión. Gracias a que le dejaron el puerto de auriculares y un puerto USB-C. Bienvenidos a la #donglelife.

Por debajo, un producto con unas especificaciones rácanas y especialmente modestas para lo que costaba. Procesadores Intel Core M que luego mejoraron sensiblemente junto a las unidades SSD, que en su primera iteración eran de palo. Los equipos ultramegadelgados se convirtieron en tendencia gracias a ese producto, y no hubo mucho que otros fabricantes pudieran hacer con el formato entonces.

Luego han salido cosas más curiosas. El LG Gram me parece interesante, y ayer hablaba en los Incognichollos de los Chuwi Aerobook: por menos de 400 euros te puedes hacer con un equipo con esa orientación. Me gusta mucho más el Huawei Matebook 13 que ha desaparecido bastante del mapa. Estaba a poco más de 700 euros y ahora lo podéis encontrar a 879 euros en Amazon. A mí me parece apuesta segura, algo cara pero al menos tiene un procesador en condiciones y 2 puertos USB-C en lugar de 1 solo.

Pero me estoy desviando. Me parece normal que Apple acabe abandonando el MacBook: el formato no tenía demasiado sentido tras haber rescatado -de forma rácana, cómo no- al MacBook Air, que además baja ligeramente de precio para ponerse un poco más a tiro de los compradores. Movimiento acertado de Apple, creo yo, que simplifica catálogo y lo hace un poco más atractivo a la espera de ese hipotético MacBook Pro de 16 pulgadas que podría llegar antes de que acabe el año.

Tanto si lo hace como si no, lo que está claro es que no seré yo el que eche de menos a un MacBook que era en mi opinión pobre en todo salvo claro, en precio y diseño. A ver si esta es la primera de muchas decisiones que van dirigidas a hacer cosas más coherentes y prácticas ahora que se ha ido el amigo Jony. Quién sabe.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

5 comentarios en “Hasta nunca, MacBook

  1. Scrappy Coco dice:

    Para mí siempre fue el quiero y no puedo. Un equipo pequeño, liviano, silencioso, buena batería y un rendimiento que estoy seguro me era más que suficiente. Pero es que luego ves el precio y se te quita todo de un susto. Ya hablaste sobre los Chuwi y ese Huawei Matebook que me parece un cambio mucho más que perfecto para aquellos que les gusta el diseño Apple.

    Que sí, que Apple es Apple y que es un producto que podría durar varios años. Todo bien, pero señores, el precio no tenía sentido. Aquí en Costa Rica donde lo que tenemos son resellers, se vendía a unos hermosos $1650. La versión básica.

    Soy de los que le gustan los productos de Apple. Tengo un iPhone 7 y ahora escribo en una Macbook Air 2013 de 4GB que uso en el trabajo para trabajar.. y sigo diciendo que son equipos increíbles pero el precio es simplemente demasiado para muchas personas e intentar comprarlo por puro capricho es un grave error el cual caemos muchos. Ya me pasó con el iPhone 7 y no me volverá a pasar.

    Saludos!

  2. Pableras dice:

    De este equipo enamoré desde el día uno. Y cuando lo toqué, ese enamoramiento creció. Me pareció el equipo perfecto, la verdad. Prestaciones modestas, tamaño contenido…. más que tamaño contenido diría que tenía la mayor pantalla en el menor espacio posible, buena autonomía, buena ergonomía, ligero, etc. No se, a veces pienso que se nos va de las manos el tema prestaciones, que parece que necesitamos siempre lo máximo para poder trabajar, y creo que eso es un error. Con este equipo podías hacer un día a día con cierta holgura, pero claro, ciertos «caprichos» estaban vetados (jueguecillos, algún que otro programa algo exigente, etc).

    Para mi, y salvando las distancias, este era el futuro de la movilidad junto con los Surface: prestaciones modestas, movilidad máxima. Y por aquí debería haber evolucionado el mundo de la tableta, a las que les falta ese punto de sistema operativo para ser productivas (y no sólo un objeto de consumo).

    Pero claro, luego, como pasa últimamente en Apple ves el precio y dices: lo va a comprar Rita. 1500 leuros por esto? Amos anda, no me jodas. Que una cosa es que esté a favor del binomio prestaciones justas y movilidad máxima y otra muy distinta que sea tonto (quedaría mejor otra palabra que termina con las mujeres de los pollos)

    A este equipo más que faltarle puertos le sobraban euros, unos cuantos cientos de euros. Pero claro, ¿Dónde está el problema? Que con el iPad pro 12″ desde 1318€ (el más básico, evidentemente con teclado) hasta los 2318€ (el más tocho, con teclado también), (<- este análisis de los precios, 2318€ por un iPad, te lo dejo como idea para otro artículo) si pones el macbook por debajo de los 1000€, pues el iPad se lo comen con patatas. Y aquí estaba la jugada maestra del tito Tim, que parece que se ha pillado los dedos: subir el precio de los iPad (era post peceeeeeeeeeeeeeeee) y arrastrar en la subida el resto de los productos, para que haya uniformidad y parezca que todo sigue igual, pero con una subidita de 200-300€ por producto.

    PD: "ahora el Macbook Air cuesta 100€ menos, pasando a 1249€" Meeeeec. Error. El Macbook Air es 250€ más caro que el precedente, que partía de los 999€. Tim de ordenadores no tendrá ni idea, pero a la hora de jugar con los precios, es un crack.

  3. kazu dice:

    Como ya han dicho en los comentarios era un muy buen ordenador para quien quisiera algo ligero y con una potencia modesta, mi caso por ejemplo. De hecho al ver la presentación comencé a plantearme que podría ser una buena compra. Pero como también han dicho cuando mirabas el precio (y lo mirabas otra vez estando convencido de que no te habías fijado bien) se te iban todas las ganas. Al final acabé tirando un par de años con un convertible de ésos que parece que tienen artritis en cuanto le pides alguna cosa más complicada y este año me decidí y compré un LG Gram de 2018, desde el que escribo este comentario, y además de ahorrarme 500 euros tengo un equipo mucho más versátil y ligero como una pluma. Es una pena porque uso mucho el iPad para trabajar y me habría gustado probar con un Macbook a ver todas esas excelencias de las que la gente habla, pero no puedo evitar pensar en que me están llamando g****** en mi cara poniendo esos precios.

  4. Pingback: Por qué los portátiles de Xiaomi ya no son tan chulos | Incognitosis

Comentarios cerrados