Tecnología

La PS4 se muere y no tengo ni idea de lo que esperar con la PS5

·

Resulta que a la PS4 le quedan dos telediarios. Eso es al menos lo que parecen revelar las declaraciones del súper-sheriff de Sony Interactive Entertainment, que luego aclaraba que usarán los próximos tres años para «preparar el próximo paso».

Ale, ya está. No os compréis una PS4. Total, no es la mejor consola. ¿Pa’qué, además, si en tres años se os va a quedar vieja, no?

Pues no. Las declaraciones son curiosas por varios motivos, pero sobre todo por el hecho de que decir algo así precisamente podría provocar una desaceleración de ventas. Dudo que lo haga —la PS4 tiene demasiado tirón—, pero es que además ocurre que lo que esté por venir no parece que vaya a ser infinitamente mejor que lo que hay hoy en día. Aún así antes de seguir, pregunta:

¿Es tan sorprendente ese anuncio?

Pues tampoco. La PS1 apareció en septiembre del 95 en Europa, la PS2 en noviembre del 2000, la PS3 en marzo del 2007 y la PS4 en noviembre de 2013. Así pues, el ciclo de vida de estas consolas ha sido de un mínimo de 5 años y un máximo de 7. ¿Qué significa eso? Pues que lo que ha dicho el mandamás de Sony es una perogrullada: era de esperar que la PS4 acabase su ciclo de vida en 2020 si uno hacía caso de las anteriores renovaciones.

Lo que sí que es mucho más interesante que esas declaraciones es lo que vendrá después. Los cambios intergeneracionales en todas las consolas han sido dramáticos y radicales. Cambios de arquitectura y pérdida de compatibilidad hacia atrás han sido la seña de identidad de esas transiciones, aunque en los últimos tiempos hemos visto cómo Microsoft por ejemplo nos bendice con la vuelta de muchos títulos de la Xbox original y de la Xbox 360.

Precisamente eso es lo que uno puede esperar de las futuras consolas de Sony y Microsoft: que mantengan la compatibilidad hacia atrás. Es muy poco probable —aunque no imposible— que de buenas a primeras alguna de las dos se complique la vida desarrollando un procesador propio o utilizando algún procesador sorpresa (¿ARM? Mira que lo dudo), y creo que los tiros irán por otro lado. Que sí, que seguro que cosas como el juego en 4K a 60 fps y quizás la realidad virtual serán protagonistas, pero lo que sí espero (además de la retrocompatibilidad con títulos de las actuales PS4 y Xbox One) es otra cosa:

El adiós a las unidades ópticas. El adiós a los juegos físicos.

Esa, creo, será la gran revolución de esas consolas. Una que desde luego se planteó con la Xbox One cuando se lanzó pero que provocó tantas críticas que Microsoft tuvo que echarse atrás. La cosa será distinta en 2020, creo yo, y mucha gente seguramente acabará renunciando a esas copias físicas para disfrutar de las descargas de videojuegos que ya ha quedado patente que funcionan de maravilla en las consolas actuales. 

De hecho a esa ausencia de juegos físicos también es probable que le acompañe ese impulso de las suscripciones a plataformas como Xbox Game Pass o EA Access. Diría que es ahí donde está la verdadera revolución, y no en unas especificaciones hardware que cada vez importan menos.

Y si no que se lo digan a la Nintendo Switch.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

12 comentarios en “La PS4 se muere y no tengo ni idea de lo que esperar con la PS5

  1. CarlosAMG dice:

    Hace tiempo que deje de jugar en serio y mis ultimas consolas son las PS3 y XBOX 360,pero no creo que se deba prescindir de la unidad optica. Se ha visto en las consolas actuales como 500GB o incluso 1TB se quedan cortos con lo que estan ocupando los juegos actuales cuando los descargas.¿Que haremos con las siguientes?

    Lo unico razonable que se me ocurre es que vinieran con al menos 4TB de disco duro de serie,y aun asi nos quedaria con el tema de andar descargando los juegos(cuando es mucho mas sencillo meter el BluRay y ya esta,y ya si nos vamos a la PS2 que sin las actualizaciones era insertar y disfrutar al momento).

    La unica ventaja que veria en que se digitalizaran al 100% sería que deberían bajar el precio,aunque fuera un poco,pero deberían ser mas baratos al prescindir de todos los intermediarios para vender el juego.

    No me voy extender mas que por donde voy ya,pero a mi lo de digitalizar todo no me acaba de convencer, yo ahora puedo coger mi N64 y jugar sin problema,con todo digital si fuera un juego descargado y lo tuviera descargado bien,pero sino….adios porque tendría los servidores apagados casi seguro.

    Un saludo,

    • Lambda dice:

      No veo yo a los fabricantes metiendo 4 Terabytes de almacenamiento tan pronto… suelen poner HDD bastante malillos, encima. Tal como lo veo, es probable que habiliten un modo de juego con carga parcial en la consola, y el resto online… es decir, están viendo que el juego offline ya no está siendo tan importante y nos irán llevando poco a poco a su terreno. En todo caso, tienes razón con lo de los servidores caducos a la larga, y la posibilidad de perder el acceso a las librerías digitales que hayas comprado.

      Si efectivamente piensan hacer eso del paso a lo digital, harán incrementos menores de potencia en cada generación, y las generaciones de consolas durarán menos. Teniendo en cuenta que la tecnología para jugar en la nube ya es factible (tecnológicamente; económicamente está por ver, depende de los precios) lo que quedaría es suplir con servicios, y fidelizar clientes , así como apoyarse en servidores potentes y una buena programación de los juegos para aprovechar ese potencial extra… tendrían que demostrarlo, pero sería factible. Las consolas podrían aún jugar a juegos menos exigentes o con menos » features» de forma offline, como compromiso, por un tiempo.

      Por otro lado; los precios de los juegos base bajarían, pero los dlc y los season pass proliferarían mucho… es un modelo nuevo para los videojuegos que puede tener tantos pros como contras. En realidad, su mayor amenaza en caso que esto que digo se dé, es Steam, aunque la veo muy comodona; sus precios y rebajas no son lo que eran.

      La industria del videojuego tiene muchos escollos, y es equilibrar lo mainstream y sus mega-hits con el reto a abrir nuevas franquicias y proponer cosas nuevas. Sino, básicamente sólo tienen que mirar cómo boquea buscando aire la industria del cine, anquilosada por su querencia a los blockbusters.

      Saludos!

      P.D. Siempre nos quedarán los sempiternos backlogs de juegos nunca jugados o en standby en las dichosas librerías virtuales o físicas que tengamos de pasadas generaciones. De una forma u otra; no parece tanto drama, la verdad.

  2. Trufeitor dice:

    Y si no que se lo digan a la Nintendo switch…

    … Que no solo no abandona el formato físico, sino que vuelve al cartucho.

    Ahí lo dejo.

    (Que ya se que ibas por la potencia, pero a estas alturas el modelo de negocio tiene delito)

  3. Land-of-Mordor dice:

    Sinceramente el formato óptico tiene que desaparecer para juegos. Tiene muchas pegas, pero no el físico de manera general. Precisamente en el mundo consolero los usuarios más gastones (que son los que interesan a las compañías) valoran mucho tener su biblioteca de juegos físicos como objetos coleccionables y venerables. La solución sería optar por tarjetas de memoria. Son más resistentes y fiables que cualquier soporte óptico y el precio ha bajado bastante para capacidades de 32 y 64 Gb que son las equivalentes a los actuales Blu-Rays. Los precios de una SD de esas capacidades oscilan entre los 15 y los 25€ compradas de una en una y para particulares. Para empresas del tamaño de Sony y Microsoft estaríamos hablando de fracciones de dichos precios. Tendría también ventajas en cuanto a diseño, porque un lector de tarjetas ocupa mucho menos que un lector óptico.

    • Trufeitor dice:

      El precio de estampación de los formatos ópticos es, a día de hoy, virtualmente despreciable, cuesta más el empaquetado. No se puede decir lo mismo de la memoria flash ni se podrá en un futuro próximo, pero independientemente de eso, y salvando el fetichismo coleccionista, es infinitamente más práctico un espacio grande de almacenamiento interno que refrescas con tu conexión de banda ancha que cientos de tarjetas chiquititas que se pueden perder, romper o estropear.

      • Land-of-Mordor dice:

        Cuando los juegos para consola lleguen a los 4K con el mismo nivel de detalle que tienen para 720p y 1080p no te van a caber ni 10 juegos instalados a la vez en el disco de la consola, por grande que sea éste de fábrica. Puestos a estropearse, un disco mecánico tiene muchas probabilidades de que eso pase y más con las unidades tan «baratuchas» que incluyen tanto Microsoft como Sony en sus aparatos. Evidentemente, no estoy hablando de tarjetas microSD, sino SD de tamaño completo, por poner un ejemplo. Con sus respectivos estuches son lo suficientemente grandes como para no perderse.

  4. Daniel dice:

    El soporte físico es un peñazo, excepto para los que les guste coleccionar. Quizá lo de utilizar tarjetas de memoria, como apunta LAND-OF-MORDOR sea el camino a seguir. Pero a mí lo que me resulta más cómodo es la descarga en una plataforma de juego. Igual faltan aún unos años, pero esperad a que el precio por Gb de los SSDs se aproxime al de los HDs y ya veréis lo que pasa 🙂 . Posiblemente con 2 Teras sea más que suficiente para un modelo basado en la nube -¿cuantos juegos de 50 Gigas tiene la gente instalados simultáneamente?- para los juegos del momento. Siempre se podrá desinstalar y volver a instalar si queremos.

  5. Samu B dice:

    Yo lo único que se que cuantas mas consolas sacan nuevas mas consolas viejas me compro yo y disfruto metiendo mi dvd, cd, cartucho, tarjeta, disckete, cinta VHS y incluso algún casete.

    Llámame gorrión y dame trigo.

  6. Sorprendido estoy por la defensa de los formatos físicos que hacéis algunos. Tienen su encanto, claro, pero la distribución digital tiene demasiadas ventajas como para no considerarla el futuro.

    Lo de la Nintendo Switch es una anomalía, como casi todo lo de Nintendo, pero dudo que sea la norma y que los fabricantes vayan a tarjetas de memoria, la verdad.

    • Lambda dice:

      En realidad, la defensa del formato físico viene dada por una desconfianza implícita a lo «digital». Los formatos físicos petan, como todo, pero tienen la facultad de no depender de más que tener la consola. Hay muchísima gente que prefiere tener una librería de juegos físicos que no necesiten de internet. Y muchos usuarios que no desean tener tener internet en casa (a lo mejor, les basta sólo tener para sus usos los datos del móvil) y tampoco quieren un pc. La industria quiere internet por una sencilla razón: complica la piratería, abarata costes y vuelve a los consumidores dependientes de sus servicios «especiales». Como todo, una de cal y otra de arena 🙂

  7. josemicoronil dice:

    No estoy para nada en contra de los formatos físicos, es más, para ciertas personas reacias a comprar online (como por ejemplo menores de edad) vienen bastante bien, pero si tomamos el hecho de que prácticamente todos los que tienen consola tienen internet, que la mayoría de juegos tienen que descargar parches de «Día 0» que ocupan como el propio juego en sí, y que de todas formas aunque uses juegos físicos éste tiene que instalarse veo más un estorbo que una facilidad.
    Creo que la virtud al final estará en el punto medio y al igual que en algunas ediciones coleccionista muchas los juegos de la siguiente generación se podrán comprar en cajas, igual que ahora, pero que dentro vendrá una clave para insertarla en la consola en vez de un medio físico.
    Fuera aparte de ese tema, creo que si tanto Microsoft como Sony vuelven a sacar consolas con arquitectura x86 como las actuales no vería nada raro que cualquier juego de la generación actual estuviera en la siguiente, dudo que desechen todas las APIs y frameworks que hayan usado en estas máquinas para empezar desde cero.
    Un saludo !

Comentarios cerrados