Tecnología

¿Son caros los videojuegos?

·

Esta mañana publicaba en Xataka un artículo hablando de ‘Star Wars: Battlefront II’ y de esa camisa de once varas en la que se ha metido EA. Para los que no estéis enterados, atentos: todo el escándalo se desató porque un usuario que pagó 80 dólares por el juego se dio cuenta de que tendría que pasarse un porrón de horas jugando para desbloquear a Luke o a Darth Vader, o bien pagar un plus en dinero virtual del juego (comprado con dinero real). Vamos, que encima de pagar una pequeña fortuna por el juego, tenía que pagar aún más para disfrutarlo al completo.

Esa es la realidad de un mercado codicioso como pocos. El modelo del free-to-play es un inventazo en el mundo del videojuego, pero la analogía es fácil y tétrica. Recuerda al mundo de las drogas: te regalan la primera (o primeras) dosis, y cuando te quieres dar cuenta ya estás enganchado, dejándote los dineros, y claro está, la vida.

La comparación me ha quedado más bien exagerada, pero el principio básico es el mismo. Afortunadamente en los videojuegos uno solo se deja los dineros, pero es que el tema está llegando a límites preocupantes que hacen que entre microtransacciones, loot boxes —esas cajas sorpresa que conseguís a base de horas o dinero con un objeto virtual “de regalo”— y DLCs uno se deje una pequeña fortuna en juegos.

‘Star Wars: Battlefront 2’ debe molar (tengo el 1) pero toda esta polémica me ha quitado las ganas de comprarlo. Mentira: es que no tendría tiempo para jugar.

El caso es que a raíz de la polémica ha surgido un nuevo debate que plantea que quizás el modelo de precios de los videojuegos es erróneo. Resulta que los videojuegos, queridos lectores, son baratos. Pagar los 60-70 euros que cuesta un juego para luego tener que recurrir a los pagos adicionales para nuevas características o simplemente para obtener ventajas competitivas (el llamado pay-to-win es otro modelo de monetización clásico por ejemplo el FIFA Ultimate Team) no es suficiente. Electronic Arts, Blizzard, Take Two o Activision deberían poner sus juegos aún más caros. Vaya toalla.

El analista que ha realizado tal declaración hacía un cálculo rápido del coste de nuestro entretenimiento, y hacía un estudio hipotético sobre ‘Star Wars: Battlefront 2’. Si uno paga 60 dólares por el juego y luego otros 20 dólares al mes en esas cajas sorpresa (qué dineral) el coste por hora no sería tan alto si como estima este tipo uno juega dos horas y media al día al juego durante un año. Eso son más de 900 horas que arrojarían un coste de 40 centavos por hora de diversión espacial. El tipo iba más allá y comparaba ese coste con los aproximadamente tres dólares que cuesta la hora de cine (aquí bastante más), lo del videojuego sale barato.

Es una comparación interesante, desde luego, y en cierto sentido el chico tiene razón, pero claro, es que lo barato que te sale un juego por jugarlo mucho contrarresta todos esos juegos que te compras y a los que luego, por lo que sea, no juegas. Si subieran los precios de los juegos supongo que uno compraría con mucho más cuidado —yo lo haría— y el mercado se centralizaría en los títulos más populares aún más de lo que ya lo hace. Es algo peligroso que además no sé si serviría para eliminar esos nuevos y jugosos modelos de monetización que utilizan títulos como FIFA, Battlefield o SWBF2.

De hecho más que una transición a juegos más caros veo una transición a un modelo de suscripción en el que pagas por un juego y juegas a él con todas sus opciones activadas desde el minuto cero, sin más. No hablo de EA Access o Xbox Game Pass, ideas geniales que te permiten jugar a juegos bastante chulos (normalmente pocas novedades y títulos AAA), sino suscripciones a un juego en concreto que puedas exprimir al máximo durante el tiempo que quieras.

Yo me plantearía seriamente apuntarme a una suscripción de ese tipo. Como sabéis tengo un problema con lo de comprar juegos que luego no disfruto o que disfruto muy poco, pero como en otros ámbitos tengo bastante autocontrol. El ejemplo más claro lo tengo en mi juego preferido desde hace tiempo, ‘Battlefield 1’, que compré hace un año por 47,90 euros. ¿Cuánto he jugado hasta ahora? Pues lo sé gracias a que solo juego online: 250 horas, que no está nada mal. De hecho el coste por hora de disfrute sería según el criterio de antes de 0,19 euros por hora. Una bicoca.

Antes yo era el del fusil. Últimamente soy más el del hacha, chicos. He mejorado.

Durante todo ese tiempo he resistido la tentación de comprarme las expansiones a través del Premium Pass, pero ayer vi por algún lado que ese pase estaba rebajado a la mitad: 14,98 euros en Origin con motivo del Black Friday. ¿Qué hice?

Pillarlo raudo y veloz.

Aquí la compra no fue por capricho y ni siquiera por adicción. Fue más bien una especie de agradecimiento a la gente que ha desarrollado ‘Battlefield 1’ y que sigue trabajando en mejorarlo —porque ha evolucionado y mejorado—. Ni siquiera necesito esas expansiones, porque soy feliz con el modo Conquista al que acabo jugando siempre, así que aunque ahora tenga opción de jugar con los nuevos mapas, ese pago adicional es más una especie de agradecimiento que otra cosa.

Así pues, ¿son caros los videojuegos? Pues como todo, depende. A mí está claro que ‘Battlefield 1’ me ha salido a precio de risa tras haber jugado todas esas horas. En cambio me he gastado 20 euros en el ‘Forza Horizon 3’ al que he jugado una hora, y otros 10 al ‘Ninga Gaiden Black’ que he disfrutado por ahora una hora también. Ya puestos, pagué otros 10 euros por el ‘Red Dead Redemption’ y ni siquiera lo he jugado aún, así que el coste por hora de ese es… ¿infinito? Evidentemente, no. Lo que sé es que si lo hubieran puesto a 100 euros no lo habría comprado.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 133,63 euros en Banggood con Banggood.
  • Consola PS4 Slim reacondicionada: la consola de 500 GB con un mando reacondicionada con la garantía de Amazon, está a 164,74 euros en Amazon Alemania gastos de envío incluidos, alucinante. Corred. Si queréis ir a más, la PS4 Pro de 1 TB nueva está a 316 euros en Amazon Francia gastos de envío incluidos.
  • iPhone Xr: el telefonazo de Apple en su modelo de 64 GB con el A12 Bionic y su pantalla de 6,1 pulgadas está a 749 euros en eBay.
  • Reloj Casio F-91W: un súper clásico de Casio con cronómetro, alarma, calendario y duración de batería de, atención, 7 años. AÑOS. Básico y maravilloso por 8,88 euros en Amazon. Ríete tú de los relojes inteligentes.
  • Monitor Gaming Acer Predator 27 pulgadas: una maravilla de monitor que en PC Componentes está por 699 euros. Atentos: 27 pulgadas resolución 2560×1440, LED IPS, contraste 1000:1, formato 16:9, soporta frecuencias de hasta 144 Hz. Una pasada que está a 499 euros en Amazon. A darse el capricho tocan.
  • Samsung Galaxy Note 9: el telefonazo con S-Pen está de rebajas. Pantalla de 6,4 pulgadas, Exynos 9810 Octa, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara dual 12+12 Mpíxeles y una batería de 4.000 mAh. Difícil pedir más, y está a 609 euros en eBay.
  • Nokia X6: un smartphone curioso con pantalla de 5,8 pulgadas, Snapdragon 636, 6 GB de RAM, 64 GB de ROM, cámara dual 16+5 y un precio estupendo, 174 euros en GearBest con el cupón QY1LR09729.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, lector de huellas, está a 626 euros en Banggood con el cupón 1B2G11710.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 412 euros en Amazon.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor LG 29 pulgadas: un monitor panorámico 21:9 con resolución 2560×1080, conectores HDMI, Display Port y USB-C y soporte AMD FreeSync, está a 219 euros en Amazon.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Monitor LG 38 pulgadas: esta maravilla ultrawide con formato 21:9, diagonal de 38 pulgadas y resolución de 3.840 x 1.600 píxeles es una pasada si necesitáis área horizontal a lo bestia. Tiene dos altavoces estéreo de 10W y 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 USB-C y 2 USB 3.0. Está a 859,99 euros en Amazon.
  • Altavoz Bluetooth Sony SRSXB31B: un modelo que además de contar con extra Bass, y modo fiesta cuenta con resistencia al agua y al polvo, hasta 24 horas de autonomía y un sistema de iluminación simpático. Está a 89,91 euros en Amazon, casi la mitad de su precio normal.
  • Zotac NVIDIA GeForce RTX 2070: una de las gráficas más potentes del momento y con ese plus de la arquitectura Turing de NVIDIA que puede ser interesante (más en el futuro que ahora). Está a 499,99 euros en Amazon Alemania.
  • Linksys Velop Intelligent Mesh: para garantizarte cobertura WiFi en casa, este conjunto de tres nodos AC3600 con banda dual es una chulada, está a 179 euros en Amazon.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Samsung Galaxy S9: el telefonazo de Samsung con un Exynos 9810 Octa (equivalente al Snapdragon 845), 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, y cámara estupenda, aunque sea una sola, de 12 MP. Está a 509,99 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest y en color negro a 328,52 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 506,10 euros en GearBest, impresionante. Mola además que tienen 2 años de garantía en España.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277,92 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,05 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,961 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

9 comentarios en “¿Son caros los videojuegos?

  1. pakolo dice:

    Esto que voy a decir parece ya manido de tantas veces como se ha dicho. Los de CDProject ya han declarado que para su nuevo juego, el Cyberpunk 2077, van a hacer lo mismo que hicieron con su archifamoso The Witcher 3, o sea, nada de micropagos, nada de loot boxes, se pagará por el juego básico y las expansiones que vayan sacando con el tiempo, si las quieres comprar. Para mi el witcher 3, todo hay que decirlo, es con diferencia el mejor videojuego que he jugado en toda mi vida, los cerca de 100 euros que me dejé en su momento entre el juego y las dos expansiones, al comprarlo todo justo el día que salían, han sido oro puro, disfruté todas y cada una de las horas que me he pasado jugando a esto, es mas, si el cyberpunk este tiene la misma calidad que los juegos de la saga de Geralt de Rivia y una duración similar o superior, ni me importaría gastarme el doble de dinero entre el juego básico y las expansiones. A día de hoy ya no hay desarrolladores en los que quiera hacer esto mismo aparte de con ellos.

    • He visto algo de The Witcher y todo el mundo lo pone por las nubes pero es que no es mi tipo de juego, lástima. Desde luego los de CD Project molan por esa filosofía. Esperemos que no caigan en esa avaricia que ha atrapado a la mayoría de empresas del segmento.

  2. Lambda dice:

    Como son un producto de consumo, de ocio, no son carenciales. Es decir, da igual lo que cuesten, es como el coleccionismo de Legos. El problema es que los juegos de pc y de consolas ya están masificados. Y la masa no se rompe la cabeza, compra sin más. Con gastos de desarrollo demenciales, la industria del gaming parece cómoda con un modelo de blockbusters, franquicias resobadas y sin experimentos raros. El juego online se presta a este modelo… y creo que ni siquiera la RV va a cambiar los esquemas de la industria ( si acaso, encarecerá aún más el desarrollo para los pequeños estudios). Me jode un poco, pero bueno. Alguno dice que un crash como el de 1983 haría de purga para la industria, pero no estoy seguro. Llámenme loco, pero los juegos ya son más un “commodity” que un género de entretenimiento un pelín freki y con cierto elemento esotérico y artesanal. ¿Caros? Siempre han sido caros. Ahora con Steam los hay a paladas, como las calorías baratas de una hamburguesa, de todo a cien incluso, con lo que pagas de acuerdo a lo que crees que valen… o no, triples A o indies oscuros . No está mal. Lo caro, en mi opinión, son los blockbusters de temporada 😉 . Y por dios, que alguien finiquite EA. It’s the bane of gaming.
    Ale, me quedao a gusto. Perdonen el tochaco.

    Salud!

  3. juan enrique dice:

    Y desde cuando un juego se monetiza por horas?, un juego es digital, no importa cuantas veces lo ejecutes no acarrea costos para ellos, lo mismo pasa con la musica, te gustaria que cada vez que prendas el pc te cobraran por usar Windows 10? Ya otro cuento son los servidores para las partidas online, pero esos costos ya se tuvieron en cuenta cuando vendieron el juego. En las consolas se paga por el online.

    La ambicion rompe el saco, quieren replicar el modelo de los juegos de moviles en los AAA, pero primero cobran 60 o mas euros, el ac origins es una verguenza ahora el modelo es pay2fast. Pagar para avanzar rapido en el juego. No se supone q lo divertido es explorar y descubrir los secretos del juego? La casualizacion esta acabando con los videojuegos.

    • Otra buena reflexión, sí señor. Al final es una medida tan válida como cualquier otra para tratar de entender si un juego compensa o no. Lo de ganar o avanzar pagando es una idea interesante que desde luego ha demostrado tener validez para mucha gente, así que aunque nosotros podamos estar un poco en contra de esa opción, está claro que la opción es interesante para mucha gente. Yo no veo mal la opción como eso, una opción. De ahí a convertirla en centro de la experiencia media un mundo.

  4. Trufeitor dice:

    Estoy de acuerdo con todo lo dicho. Es lo que pasa por llegar tarde a comentar. 😀

    Pero me parece muy interesante la última reflexión, porque claro, aquí cada uno mira el coste como le interesa (por el articulista citado en la entrada). Pone las horas de uso porque es lo que prima en los juegos online y es lo que le interesa mencionar. Y esos blockbusters enfocados al online en que el modo campaña es testimonial y te lo acabas en tres horas? Al que no le guste el online te puede decir que esas tres horas le han salido a precio de oro? Entonces que diría nuestro articulista, que tienes muchas horas online y que no juegas porque no quieres? O juegos que te los acabas en dos horas y son una maravilla y otros llenos de contenido de relleno son infumables pero con horas para exportar. En fin, absurdo.

    Pero como decía me parece muy interesante la reflexión de Juan Enrique: pagas la licencia de Windows pero si quieres activar el firewall o usar el paint, el antivirus o el administrador de tareas los tienes que comprar aparte. Porque en eso está derivando la industria del videojuego, sobre todo cuando ciertas distribuidoras están de por medio.

Comentarios cerrados