Tecnología

La ilusión de la privacidad

·

El fin de semana ha transcurrido plácidamente para mí. Un viajecito a tierras castellanas, los paseos, los vinos y las risas lo atestiguan. Apenas sí hubo tiempo para consultar la actualidad, tecnológica o no, así que cuando la noticia saltó en mi Twitter ni siquiera la percibí.

Y en estas llego a primera hora a ver qué se cuece en la actualidad para contarla, y llega la bomba. Mi placidez se quedó ahí, aparcadita, mientras me comentaban lo que había pasado en Facebook. Tenía que empaparme para contarlo lo mejor que pudiera en Xataka.

¿Qué ha pasado, os preguntaréis algunos? Pues esto, que no es más que una mera y humilde adaptación del asombroso reportaje de The Guardian. Mención aparte merece la cobertura que se le ha dado a esto en medios generalistas en nuestro idioma. He mirado por encima lo que han publicado El País, El Confidencial, El Mundo y ElDiario.es, y en todos los casos me he sentido absolutamente decepcionado. Seis, ocho párrafos y a otra cosa mariposa. ¿Cómo es posible que algo de esta magnitud no esté en primera plana durante mucho más tiempo? ¿Cómo es posible que no persigan un tema tan lamentable? ¿Será por la envidia profesional de no tener información propia? Hoy en el telediario, más de lo mismo: durante 15 minutos, al menos en el de La 1, han hablado del temporal. No han comentado nada del tema (al menos, no que yo haya visto), porque lo importante era que estaba lloviendo un montón. Breaking news, señores.

Me ha costado todo el día publicarlo, y aún así me quedo con la sensación de que hubiera necesitado una semana para tratar de ahondar más en un tema que es en realidad una gotita más de ese vaso que lleva mucho tiempo colmado.

Mi opinión sobre Facebook es desde hace bastante patente para los que me leen. Es una red social que odio. No tanto como Instagram, cierto, pero ahí está, siguiéndola de cerca. Como en ese último caso la culpa no es tanto de la red social en sí como de quienes la usan, porque uno sabe a lo que se expone cuando la usa.

O quizás no.

Ese es el problema. Que como en tantas otras cosas los términos de uso, las instrucciones o el prospecto no sirven de nada. La gente no se los lee, así que quienes usan esas advertencias legales simplemente se están cubriendo las espaldas y lo hacen además con un lenguaje que precisamente te escupe: en plan “no hace falta que te leas esto, campeón, no te preocupes. Es un texto legal, largo y engorroso que hemos creado para que jamás seas capaz de terminarlo, y aun haciéndolo será difícil que lo entiendas”.

Así que uno empieza a usar estas plataformas y las sigue usando (esos avisos de “Hemos cambiado nuestros términos de uso” también los borramos rápido, ¿a que sí?) con la idea inconsciente de que las empresas que las ofrecen quieren nuestro bien y el de toda la humanidad.

Eso, como se ha comprobado con Facebook, es una gran y estupenda mentira. No es la única que lo hace, desde luego, y lo mismo podría decir de otras tantas (Microsoft, Google, Amazon) cuya voracidad por saberlo todo de nosotros es ya legendaria.

Muchos acuden al “no tengo nada que ocultar” sin enterarse de que sí tienen algo que ocultar, porque de lo contrario pueden pasar cosas como las que han pasado. De esta nos hemos enterado, claro, pero de otras muchas no somos conscientes. Somos carne de cañón, chavales. Somos marionetillas.

Lo demuestra este escándalo que ha salido a la luz gracias a las declaraciones del nuevo soplón-estrella, Christopher Wylie. Es curioso cómo soplón tiene connotaciones tan negativas en español y whistleblower suene como a algo que todos querríamos ser de mayor. “Mamá, de mayor yo quiero ser whistleblower“. ¿Qué podría decir esa madre a su hijo salvo “¡Pues claro!”. Qué cosas.

El caso —me desvío, como siempre— es que todo lo que hacemos en Facebook (y lo que hacemos en otras redes sociales/internet) nos define. Puede que no tanto como creemos, pero lo hace. Los estudios revelaban cómo con apenas una docena de “Me gusta” se puede averiguar un montón de cosas de un usuario. Cosas como si es hombre o mujer, si tiene ciertas ideas políticas o si es del Madrid o del Barça, por ejemplo. Teniendo en cuenta que hacemos “Me gusta” en muchas cosas cada día, la información inferida es brutal, y quien tiene esos datos, aunque no te lo creas, sabe bastante más de ti de lo que imaginas.

Yo no uso mucho Facebook, pero sé que estoy más o menos en el mismo bote. Lo estoy porque uso otras muchas cosas que me “definen” como persona en internet —este blog, para empezar—, así que aunque intento no hablar de temas que se alejan de la tecnología, algo se me puede escapar de cuando en cuando.

La conclusión al final es la misma: nuestra privacidad es cada vez más una ilusión. La maravillosa internet nos ha traído muchas ventajas, pero también se ha llevado esa parte de nosotros que por una u otra causa muchos queríamos proteger.

Un día aciago este para esa privacidad perdida. Dicho lo cual, feliz día, papás. Igual queréis celebrarlo eliminando las cuentas de Facebook de vuestros hijos, ya sabéis, por prevenir un poco y tal.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

3 comentarios en “La ilusión de la privacidad

  1. Land-of-Mordor dice:

    “…y lo mismo podría decir de otras tantas (Microsoft, Google, Amazon) cuya voracidad por saberlo todo de nosotros es ya legendaria…”

    Siempre se te olvida la “frutera”, que aunque no lo reconozca también siente un apetito voraz por saber lo que les gusta o lo que piensan sus clientes.

Comentarios cerrados