Tecnología

Más allá del blanco y el negro

·

¡Espero que los Reyes os hayan dejado muchos regalitos a todos y todas! Después de otra fiesta rompedora me he dado cuenta de otra cosa. Así que aquí va el segundo consejo para los que las monten: o pedís pasta para los gastos antes de organizarla, u os podéis olvidar, porque la inmensa mayoría se escaquea. Fotos de los morosos/as en flickr, claro :-D.

A mí los reyes me han dejado una reflexión que ya tuve hace basante tiempo. Todo ha venido a raíz del reciente encuentro con el Padre Parada, un evangelist en toda regla con el que tuve una interesante charla hace unos días. Aunque la conversación inicial no iba por ahí, acabamos discutiendo sobre la eterna rivalidad entre Windows y Linux. Siempre he sido anti-radical en este tipo de cuestiones, así que encontrarme con gente que sabe ver las virtudes de cada solución y sus defectos es un fenómeno poco frecuente. Las conclusiones a las que llegamos son las que ya se han publicado en decenas y cientos de páginas: no hay un sistema operativo claramente vencedor (y aquí incluyo a MacOS X y demás alternativas). Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, y saber aprovecharlas es lo que dará el mejor resultado. Yo no edito vídeo en Linux, me parece un infierno, pero me encanta trastear con mis SUSE/Ubuntu/Debian (hacer un poco de bricolaje, como decía el padre), igual que me gusta MacOS X por su claridad, diseño y arquitectura, aunque sea el que menos conozco de los tres. El problema es que hay mucho talibán, y no solo en el software libre, sino en todas las ramas de la informática. Los que afirman con rotundidad que lo suyo es lo mejor (y de esos hay un buen montón) no suelen conocer demasiado bien las otras alternativas, y basan sus opiniones en esas leyendas urbanas del «esto tiene más fallos» y demás frases que parecen ya acopladas a cada sistema operativo y aplicación. Hay que ser muy cuidadoso con este tipo de afirmaciones, y tener clara una cosa: normalmente no vale la pena discutir con este tipo de gente. Difícilmente podremos conducirles a otra perspectiva.

Abandona el blanco y negro. Hay un montón de colores cojonudos por medio.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard