Tecnología

HTC Desire con CyanogenMod 7.0: un vistazo a Gingerbread

·

El sábado pasado por la mañana me levanté con ganas de cacharrear un ratín y me puse a actualizar la ROM de mi HTC Desire, que desde hace tiempo andaba con Android 2.2 (gracias a una VillainROM antigua) y que ya estaba quedándose algo obsoleta. El lanzamiento de CyanogenMod 7.0 era una buena razón para probar Android 2.3.3 en mi terminal, así que me puse manos a la obra.

El proceso no es nada complicado si uno se maneja un poquito con el tema de las ROMs. Hay que tener el smartphone rooteado (Unrevoked, lo mejor para eso si tenéis un Desire o alguno de los otros terminales soportados) , luego actualizar el fichero de radio y, por último, actualizar a la ROM de CyanogenMod 7.0, algo que en mi caso hice a través de ROM Manager y de Clockwork Recovery, dos utilidades ya clásicas para estos procesos. La documentación está por todas partes, así que no comentaré aquí los detalles de la instalación (ni los preguntéis en comentarios, Google es vuestro amigo).

El caso es que una vez en marcha, Android 2.3.3 Gingerbread me ha dejado un sabor de boca agridulce, como suele ocurrir. Mientras que las prestaciones que ofrece la nueva versión de Android están bastante chulas, la interfaz del sistema operativo me sigue pareciendo una castaña, y ahora ya no hablo de la capa HTC Sense de la que hablé en mi anterior revisión espectacular 😉 de la interfaz de este sistema, sino de Android 2.3.3 pelado. Qué decepción.

CyanogenMOd CyanogenMod 7.0, una ROM con lo último de Android

Para empezar, ¿qué les pasa con el color negro del fondo de todos los menús? ¿Estamos en los 80? Hace tiempo que se imponen los blancos en las interfaces de usuario, pero es que aunque fuera al revés, el problema no es tanto la combinación de colores, que nos hace vivir en un mundo nocturno, el problema es el de las tipografías. Las tipografías por defecto de Android son sencillamente lamentables.

El ejemplo perfecto es la agenda de contactos. A poco que los nombres de vuestros contactos sean algo largos y tengan apellidos o alguna nota adjunta para identificarles, estáis perdidos: no caben en la pantalla. Mal.

A eso se le suma el hecho de que no hay predicción de texto para contactos. En HTC Sense a medida que vas “escribiendo” el nombre del contacto con el teclado numérico de teléfono te van apareciendo los candidatos. Es perfecto. En Android 2.3.3 no hay ninguna característica nativa que proporcione esa función. Puedes descargar cosas como Dialer One para solucionarte la papeleta, pero ya estamos usando una aplicación no nativa para algo que debería ser nativo. Mal.

El navegador integrado en Android no está mal, pero desde luego no es un Chrome adaptado. La velocidad está bien, el zoom funciona bien, pero por ejemplo no hay forma clara de ir a la página anterior, y la gestión de marcadores es de nuevo algo incómoda porque sigues sin poder ordenarlos por importancia, aunque al menos ya deja verlos con miniatura o como lista de elementos. Mal.

Esos principios de diseño y usabilidad se repiten a lo largo de la interfaz, y ocurre por ejemplo en los ajustes del sistema, y en el teclado virtual, que sigue siendo horrendo en su diseño y que yo cambio lo primero de todo por Swiftkey, mucho más rápido y más usable en mi opinión.

Lo que sí mejora es la selección de texto, con dos marcadores en cuanto pinchas un momento en el texto que puedes desplazar para seleccionar principio y fin de la selección y que ayudan a ejecutar esta tarea con cierta comodidad.

Tampoco entiendo muy bien qué hace ahí la Galería 3D. Muy bonita, muy chula cuando giras el terminal y hace el efecto giroscopio/perspectiva, pero por lo demás, sencillamente, una basura. La velocidad de carga y actualización de imágenes es patética, el propio scroll también está mal resuelto, y no hay manera de gestionar las fotos de forma cómoda con esa aplicación. Menos mal que he topado con QuickPic, que resuelve esta faceta a la perfección.

Curiosamente, no todo es malo en la interfaz de Ginger. Las notificaciones no están del todo mal, y los iconos que aparecen en la parte superior y que muestran qué servicios están activos (WiFi, Bluetooth, localización, altavoces, por ejemplo) dan esperanzas para el futuro. La gestión de aplicaciones es mucho más rápida (aleluya, ya es posible desinstalar cosas sin esperar 2 minutos a que refresque la lista de aplicaciones) y yo diría que también he ganado en autonomía de la batería, algo que también es posible porque hay unas cuantas preferencias muy detalladas para configurar qué pasa cuando se activa WiFi, cuando se activa la conexión 3G o cuando solo tiras de 2G, está realmente bien. El calendario no está mal -aunque no me acaba de convencer la creación de nuevas tareas, quizá porque el teclado ocupa demasiado, y tapa siempre la mitad de la pantalla, con cierta razón, claro.

Lo que no acabo de entender es qué pasa con la personalización de Android. Debería haber un sistema de gestión de temas mucho más potente que permitiera establecer parámetros como fondo de pantalla, juego de iconos, tipografías y elementos de la interfaz (botones, barras de desplazamiento, colores) de forma sencilla, algo que es básico en cualquier sistema operativo moderno y que no obstante en Android no existe. Puedes toquetear por separado, pero el acabado no es ni mucho menos perfecto. Y dejarlo tal y como uno quiere no es tarea sencilla.

Aguantaré una temporadita con Gingerbread, y trataré de resolver esos problemas por separado, pero desde luego a Android le falta aún mucho camino para equipararse en interfaz y usabilidad con iOS, un sistema que lo hizo muy bien desde el principio -con sus fallitos, que también los tiene- y que sigue siendo para mi el referente en este terreno. Y atención: no estoy hablando de las nuevas funciones de Gingerbread, que las tiene chulas (como las llamadas VoIP), sino de la usabilidad de la interfaz, que vuelve a dejarme muy decepcionado.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

9 comentarios en “HTC Desire con CyanogenMod 7.0: un vistazo a Gingerbread

  1. Frames dice:

    A mí me queda bastante claro que Android no es tu sistema móvil y que te quieres pasar a algo con lo que tu MBA se sienta más “como en casa”.
    😉

    Excepto la predicción de nombres en los contactos (o la búsqueda inversa de de los mismos por número o la búsqueda por más campos) y probablemente la gestión de los marcadores/favoritos en el navegador (más bien su sincronización), el resto (color base, tipografías por defecto, no pulsar en “atrás” en el navegador …) me parecen detalles sin demasiado peso, con los que además se puede diferir.

    Por ejemplo, la galería 3D a mí me parece más que correcta. Para mi gusto le sobran las florituras 3D precisamente, pero eso son cuestiones personales.

    Y el teclado virtual me parece muy bueno. Han mejorado mucho la predicción y casi no tengo fallos de escritura desde Froyo (aparte de las flechas de edición, que mencionas y también se usan para posicionamiento cuando solo hay una).

    Y las notificaciones no es que “no estén del todo mal”, sino que están muy bien. Quizás, y sin haberlas probado en carne propia, sólo mejoradas en WebOS.

    A mí personalmente me molesta (y me parece más importante) no poder ver exactamente qué porcentaje de batería queda, por ejemplo. Y probablemente haya más cositas a mejorar.

    Pero desde luego prefiero poder poner accesos directos a los teléfonos que más uso, poder poner la interfaz de lanzador que quiera … y tener a mi disposición los desarrollos de mucha gente que puede cambiar todo aquello que no nos guste. Como ejemplos: los colores claros y el cambio de temas están disponibles en MIUI.

    He dicho.
    🙂

    • JaviPas dice:

      Había leído de pasada algo de MIUI, y no sabía lo que era. Acabo de mirar un poco, y promete. Me temo que CyanogenMod va a durar poco en mi Desi.

      Gracias por el comentario -como dices, para gustos los colores, pero hay cosas que no digo por decir y por gustos: son temas de usabilidad básicos- y sobre todo por el descubrimiento de MIUI, Frames!

  2. Alex dice:

    Creo que coincido en lo que comenta Javi respecto a Android. Soy usuario de iPhone desde el primer modelo, pero tengo dos teléfonos y hace un año estuve tentado de comprarme el Nexus One. Entonces yo tenía un Samsung H1 con LiMo (eso si que era una castaña) y era casi necesario cambiar. El Nexus One era el que más me llamaba como buque insignia de Google con Android. Pues bien, después de probarlo un rato y trastearlo, era inevitable comparar la interfaz con la del iPhone. El resultado es que el verano pasado me compré el iPhone 4 para sustituir el Samsung H1.

    Que no se ofenda nadie pero la interfaz me pareció bastante descuidada. No tanto como la de LiMo que no era ni decente, pero sólo un poco mejor. Lo de las tipografías, lamentable, coincido con Javi… los movimientos de la pantalla, la navegación por los menús… todo funcionaba como a trompicones… nada que ver con la suavidad y precisión de un iPhone.

    Lo único que de verdad vale la pena son los widgets y las notificaciones que están mejor que en iOS, pero como tampoco es algo demasiado importante para alguien como yo que no está recibiendo centenares de ellas por minuto pues no me pierdo ninguna. Pita, lo veo y rara vez se me solapan dos. No obstante cuando entras en el menú tienes los globitos en las aplicaciones con notificaciones y gracias a los grupos tengo todas (susceptibles de enviarme notificaciones) en la primera página. Asunto resuelto.

    Y tampoco me parece “de recibo” que haya que andar con ROMs cocinadas para actualizarse el móvil. Me parece por otro lado una falta de respeto por parte de los fabricantes que se centran en adaptar cada nueva versión a los nuevos terminales dejando atrás los viejos. Para mi éste es el gran caballo de batalla de Android y que si no hacen algo para estandarizar las versiones, puede convertirse en una losa de cara a su penetración en el mercado de usuarios “inexpertos” que preferirán la sencillez y la tranquilidad de iOS en ese aspecto.

    Yo también creo que Android tiene bastante camino que andar y que si no se unifica va a sufrir en el futuro las consecuencias. De momento yo no me decantaría por ningún terminal Android.

    He sufrido tres años la necesidad de hacer jailbreak y liberar mi iPhone americano y esperar antes de actualizar y contar con las nuevas prestaciones que iban apareciendo. Veo esto igualmente en Android a poco que tu terminal salga de marketing y sea dejado de lado por el fabricante a expensas de “cocineros” que me permitan ir subiendo de versión para disfrutar de cada nueva prestación que incorpore el SO. Y eso siempre que funcione todo, que es otro cantar en ese Android (como consecuencia de la “cocina”)

  3. José Luis dice:

    Yo he instalado esta semana 2.3.4 de CM 7 en mi GW620 (del que solo hay 1.5 oficial en españa y una rom coreana con 2.2) Coincido contigo en muchas de las cosas que dices, pero estás obviando algo. Has probado el mod personalizado de Cyanogen, no el gingerbread standard. Como muy bien te dicen por ahí arriba MIUI es muy diferente y también es un GB.

    Para poner un par de ejemplos los temas negros y el diseño de los botones me parece que es más cosecha del MOD que del Gingerbread original y sospecho que lo del dialer sin predicción también. Desgraciadamente, es la única rom con algo posterior a Froyo 2.2 que puedo instalar en mi castaña de telefono así que por ahora no puedo probar MIUI ni el gb de lg que dudo mucho que saquen.

    Aún así con un poco de personalización adicinoal, que por otra parte siempre hago por mucho que me gusten las roms, se queda de lujo, y con este mod ahora tengo un Smartphone, no una tortuga que te tarda 5 segundos en abrir el dialer para llamar (literal con el froyo de LG).

    Al final lo más importante de android es muy simple: Es Libre, y por lo tanto se puede cambiar. Si no te gusta lo que viene de casa, te puedes hacer un mod personalizado a tu gusto (o descargarte uno si no sabes hacerlo). Si no te gusta iOS, tendrás que tragar hasta el fin de los días. A mi me gusta el diseño del iPhone, pero hay cosas por las que no estoy dispuesto a pasar. El descargar un archivo y no poder guardarlo de manera limpia para abrirlo con cualquier aplicación es una de ellas. No poder conectarlo a cualquier ordenador por usb y copiarte los 4 documentos que te tiene que pasar un compañero es otra. Y sobre todo, no soporto iTUNES y en iPhone tienes que usarlo hasta para descargarte las fotos 🙁

  4. Manu dice:

    Bueno,
    Un post un poco absurdo, al leer estas lineas se vislumbra un Iphonero intentando hablar objetivamente pero que no es capaz de hacerlo, donde has visto que en ios puedes customizar temas nativamente?

    Estoy de acuerdo contigo en que hay puntos que deberían ser nativos como la predicción de la marcación , pero creo que hay que ser mas imparcial y diferenciar entre una distribución oficial como gingerbread y entre una Rom la cual es customizada al antojo por el o los desarrolladores.

    Iphone como terminal de lo mejor como sistema creo que el que opine que es la panacea no es capaz de quitarse la venda de los ojos.

    Es serio un sistema que todas las aplicaciones que tienes deben estar a la fuerza en el escritorio o como mucho dentro de una carpeta?? hay cosas que IOS esta muy por detrás de android y muchas cosas que android deberia aprender de IOS pero parece que los Iphoneros sois incapaz de verlo

Comentarios cerrados