Tecnología

Los monitores ultrapanorámicos no son para mí (y quizás tampoco para ti)

·

En los últimos meses he tenido la suerte de probar dos monitores ultrapanorámicos. Uno, de hecho, era megaultrapanorámico: el Samsung Odyssey G9 es el sueño de cualquier gamer, pero mis pruebas en él me dejaron claro que era demasiado mega y demasiado ultra. Yo no le sacaba partido, y gracias a eso pude evitar el error de comprármelo, algo que estaba pensando seriamente hacer.

Total, que seguí feliz con mi Dell UP2715K, que con sus 27 pulgadas quedaba bastante en ridículo al lado del tochaco de Samsung. Todo era armonía hasta que llegó la oportunidad de probar otro ultrapanorámico, pero este caso, sin el mega. Se trata del Dell UltraSharp 38 (3821DW), un monitoraco también espectacular pero que a diferencia del de Samsung no está orientado a gamers, sino a profesionales.

La diferencia entre ambos es clara: en el 49 pulgadas caben cuatro ventanas de tamaño «normal». En el Dell UltraSharp de 38 pulgadas caben tres. He aquí la diferencia:

Como veis, el Dell parece más manejable, y ciertamente lo es, pero me he dado cuenta de una cosa: que yo no necesito un ultrapanorámico. Esa tercera ventana a la izquierda (que normalmente era Slack en mi caso) era bastante supérflua, y de hecho me distraía de mi «flow«. Ya sabéis cómo soy: me pongo a teclear y la prosa tecnológica sale como si me poseyera Asimov, es la pera.

En el Odyssey G9 de hecho tenía la impresión de que en ocasiones estaba viendo un partido de tenis. Recuerdo perfectamente querer mirar la hora en la esquina de la barra de tareas y acabar girando la cabeza para lograr verla cómodamente. Con el monitor de Dell la cosa no era tan exagerada, pero al final siempre acababa mirando mucho a la ventana de más a la derecha (la que uso para «leer») y luego menos la del centro (la de «escribir»). Acabé teniendo molestias en el cuello, de hecho, así que alucinad. Lógicamente la cosa tenía fácil solución: intercambiar ventanas y hacer que Slack estuviese a la derecha del todo y de ese modo tener la de «leer» en el centro y la de «escribir» a la izquierda. Supongo que me entendéis: que conste que esto no es un debate político —tema tabú en Incognitosis—, que bastante hemos tenido ya con las elecciones madrileñas.

Total, que hoy he recuperado mi Dell de 27 pulgadas y resolución 5K y he respirado aliviado, como quien vuelve al hogar dulce hogar. Al principio me ha chocado un poco volver a las 27 pulgadas («uy, qué enano er este monitor, ¿no?«) pero enseguida me he reconciliado con un monitor que no tiene parangón en cuanto a definición —lo que digo siempre, parece que estuviera leyendo en pegatinas, qué resolución, madre mía— y que creo que me va a seguir dando muchas alegrías durante bastante tiempo.

Lo cierto es que mi relación con las configuraciones multimonitor es lamentable. En 2012 hice un primer experimento con mis dos monitores de entonces (de 22 y 24 pulgadas) y aquello me salió rana: «no sé qué hacer con tanto espacio», decía entonces, en plan visionario. Esa frase es exactamente la misma que resume mi postura hoy, nueve años después: no necesito todo ese espacio horizontal que me ofrecen esos monitores ultrapanorámicos. Hablé de lo mismo en 2014 y en 2015, y la conclusión era idéntica.

De hecho aquí quiero confesar que la gran decepción no la he tenido a la hora de trabajar, sino a la de jugar. Ya me pasó con el Samsung Odyssey G9: soñaba con poder jugar al ‘Battlefield 1’ en aquel monitor. Cuando por fin lo hice, pensé «¿y esto es todo?«. Se veía muy bien, muy espectacular desde fuera, pero lo curioso es que una vez estabas jugando no notabas nada que hiciera que la experiencia fuera notablemente mejor que en un monitor «normal».

Ni los hercios (yo soy ciego a eso, ya lo he comentado alguna vez), ni esa curva alucinante que yo simplemente no veía porque estaba a lo que estaba, que era a matar a los malos, que no matabas cuando estaban en los extremos de la pantalla: la acción está totalmente centrada… en la parte central, claro. La información de los lados es llamativa, es muy espectacular, pero es supérflua: no aporta nada. O al menos a mí no me aportaba prácticamente nada.

Con el Dell me pasó tres cuartos de lo mismo: que sí, que jugar en 38 pulgadas mola mucho, pero al final en lo que te fijas constantemente es en la parte central de la pantalla. Juego igual de bien en mi Dell de 27 pulgadas, así que lo de los ultrapanorámicos para jugar me parece casi hasta un poco postureo. Que igual hay gente a la que esa información extra le viene bien porque son unos máquinas, pero para mí la decepción aquí fue notable. No era mejor jugando (tampoco lo esperaba) pero es que la experiencia tampoco era especialmente mejor para mí. Para los que me veían desde fuera, eso sí, aquello era la pera. De hecho diría que mola más ver a alguien jugando en estos monitores que jugar tú. Así están las cosas.

Antes de que comentéis nada defendiendo las configuraciones multimonitor y los monitores ultrapanorámicos, respirad un segundo. Esto es una experiencia personal y una opinión personal. Por supuesto que esas configuraciones y estos monitores tienen sentido para mucha gente (en edición de vídeo por ejemplo me parecen una chulada), pero yo, que soñaba con darle caña a los niños de estonia que me machacan al BF1 en súper-Cinemascope, me he quedado planchado tras ver que la cosa no era para tanto. Ni para jugar, ni, insisto, para trabajar.

Avisados quedáis.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

11 comentarios en “Los monitores ultrapanorámicos no son para mí (y quizás tampoco para ti)

  1. Samu Ovalle dice:

    Yo tenía un LG de 24″ 1080p y tras unos años en busca de una resolución mayor apareció la oferta de hacerse con un Benq ex3501r con sus 35″ y 1440p y 100hz, he de decir que para mi uso ingenieril donde suelo tener un programa como Autocad o algo por el estilo en el centro en tamaño 16:9 y a los lados Word y PDFs me es muy útil por no tener que andar minimizando ventanas o teniendo el programa muy pequeño o los documentos muy pequeños.
    Para jugar solo he notado cambio cuando pongo el volante (G29) y juego a algo de coches, el extra de ancho me hace muchas veces (sobretodo en fórmulas) ver los retrovisores y ver algo más a mis rivales, pero para el resto de juegos no saco nada.
    Sería una gozada usar ese Samsung de 49″ en un simulador.

  2. 100% de acuerdo. Precisamente el otro día me pidieron consejo sobre que panorámico comprar y mi respuesta fue… ninguno.
    En mi caso yo trabajo con tres pantallas de 27, no es un tema que no necesite el espacio (confieso que una es para Netflix), sino de lo ágil que es para mi situar un programa en cada pantalla y maximizarlo. Operación imposible en un ultra panorámico. Manías que tiene uno, supongo…

  3. Lambda dice:

    Jajaja, me gustó ese disclaimer al final 😀 bromas aparte, coincido bastante, aunque en mi caso porque aún no he salido del 2k en mi 27″ … Yo diría que todo depende, como dices, del workflow. Para un escritor y periodista, como tú eres, esos enormes monitores son overkill, salvo que pongas una retransmisión de fútbol todos los días ahí, en un ladito , para dar ambiente al laburo xD Habrá gente que los aproveche, editores de vídeo y música, jugadores de sims de conducción y vuelo hardcore, o los posturetas con dinero xD A mí no sé, deberían ser táctiles o algo, les falta un «je ne sais quoi» para que me enamoren esos trastos… Quizás algo con eyetracking para resaltar algunas funciones, como la hora o las pestañas de la barra de tareas, en plan lupa… Nu sé nu sé…

    • Eapendergast dice:

      Llevo tiempo barajando la posibilidad de pasar a 2k en 27». Mi uso es básicamente oficina. Para jugar, la ps5 y al comedor.
      Mi benq 1080p también son 27» con eye care, pero me gustaría probar otras cosas.
      Como dice Javi, podría pasar a 4k y escalar, será buena opción. No me atrevo al 5k. Y los ultrapanorámicos tampoco son para mí. Tuve uno un mes y lo devolví.
      Estás contento con el 2k? Pasarías a un 4k escalado?

      • Lambda dice:

        Pues el 2k -27″ me va bien, las letras en escritorio no se me hacen pequeñas. De todos modos el escalado de la tipografía de Windows con ponerlo a 125% te debería quedar más que bien a esas resoluciones. Es algo bastante personal. En cuanto a trabajar, caben como tres hojas DINA4 en pantalla, con un poco más de margen por arriba, lo que me permite poner documentos cómodamente a un lado.

        En mi opinión, el 2k es buena opción para 27″, sin perder definición de forma subjetiva. El 4k no duele tenerlo eh! Es más «crispy» para muchas cosas, aunque obligue reescalar el escritorio y tipografía, dejarlo todo a tu gusto.

        Por resumir, diría que si solo trabajas documentos, el 2k te irá fetén (estupendo, que diríamos en Canarias). El 4k lo recomiendo encarecidamente para CAD (sea 2d o 3d), Sculpt, Photoshop o cualquier cosa que implique definición gráfica (cómo diseñar una revista PDF o un cartel de estos tochos en la autopista).

        Espero haberte aclarado un poco el tema! ?

  4. Eapendergast dice:

    Javi dixit:
    «Ya sabéis cómo soy: me pongo a teclear y la prosa tecnológica sale como si me poseyera Asimov, es la pera.»

    Me gusta mucho cuando metes estas puyitas de humor fino.
    Le he contestado a un compañero, que posiblemente me pase a las 2k.
    Un monitor 27» 2k 75hz podría ser una buena opción sin necesidad de hacer reescalados.
    Tus 5k las descarto, debe molar mucho a un 200%, pero monitores de esas características se me van de precio.

    Se agradece que alguien diga de verdad lo que piensa de los ultrapanorámicos.
    Lo he preguntado en la otra respuesta, pero también te preugnto a ti. Sería mejor un monitor 27» 4k escalado al 175% o 150% que un monitor de igual tamaño 2k sin escalar?

    Buen artículo!

    • 😉 Gracias, sí, tengo que añadir esas puyitas más a menudo!

      Para mí hay varios puntos dulces:

      < 24 pulgadas -> 1080p
      27 pulgadas -> 1440p (2K)
      32 pulgadas -> 4K

      Los 28 pulgadas 4K no me acaban de atraer porque son algo pequeños para verlo en nativo y si reescalas en porcentaje redondo (200%) se te queda en un 1080p (con precisión fantástica, eso sí) de esa diagonal. Iría a 32 y creo que lo usaría en nativo, aunque nunca lo he probado.

      Dicho lo cual, ir a un 2K de 27 pulgadas me parece perfe. Lo de los 75 Hz no sé si lo vas a notar mucho pero bien ahí. En los Incognichollos ahora mismo no tengo ninguno, pero te lo puedo buscar.

      Saludos!

      • Eapendergast dice:

        Gracias majo, pero de momento ya tengo el concepto de lo que quiero, y ahora tranquilamente a mirar sin prisas.
        Artículos como estos son los que ayudan a la gente de verdad, porque buscando información al respecto que llevo una temporada, solo me encuentro entusiastas de sus monitores pero no entran en ciertos aspectos técnicos que son relevantes.

        Y sinceridad, falta mucha sinceridad en internet, copón

  5. Antonio dice:

    Buenas Javier,

    Me interesa mucho tu opinión en este caso porque estaba considerando comprar uno de estos monitores «ultrawide», en mi caso para diseño 3d.

    Para mi si es relevante el espacio en el sentido de que sí lo aprovecharía todo, pero de un tiempo a esta parte me han entrado dudas en cuanto a la ergonomía y al leer tu post creo que están justificadas: ¿es realmente cómodo un monitor tan largo? Descarto los curvados porque no se recomiendan para diseño, pero mi pregunta es esa, si no se convierte todo como decías en «un partido de tenis», y no es mejor la solución de dos monitores que puedes orientar a tu gusto más frontalmente respecto de tu campo visual.

    Muchas gracias y un saludo.

    • Si las opciones son dos monitores o ultrapanorámico, cogería ultrapanorámico de todas todas, la verdad.

      Es cierto que puedes orientar los monitores de forma independiente, pero a no ser que quieras cosas muy especiales (como tener uno en modo retrato y el otro apaisado, o trabajar con un ángulo exagerado entre ambos) los ultrapanorámicos se ven bien de extremo a extremo, «el partido de tenis» lo tendrás en ambos casos, me temo.

Comentarios cerrados