Tecnología

Dos pantallas no siempre son mejor que una

·

Hace casi dos años hice mi primer experimento con configuraciones multimonitor. No me tiraba mucho la idea, y la verdad es que no duré mucho con una pantalla al lado de la otra. Siempre me ha convencido más lo de tener mis dos ventanitas acopladas cada una a un lado, pero entiendo que para diversos escenarios es un tema bastante útil.

Retomo el tema tras ver un artículo en The New York Times en el que precisamente hablan del tema y de cómo la leyenda popular afirmaba que tener dos pantallas hacía que la productividad mejorase. Todo el mundo decía que aquello era la pera limonera, y además lo de los escritorios duales quedaba como muy de friki 2.0. Así que un montón de gente se agenció una segunda pantalla y empezó a ejercitar el cuello a base de bien.

El autor del artículo del NYT era de esos, nos cuenta en su texto, pero de repente reflexionó sobre el tema y decidió probar qué pasaría si utilizaba sólo una pantalla. Su párrafo sobre ese cambio es revelador:

En principio, ese espacio de trabajo de menor tamaño parecía agotadoramente  estrecho. Pero tras unos días de ajustarme a esa nueva configuración, una serenidad inusual invadió mi acosadora jornada habitual. Con una única pantalla que no podía acomodar demasiados estímulos simultáneos, una pantalla lo suficientemente grande para una ventana del navegador y una del procesador de textos, descubrí algo crecientemente esquivo en el mundo multimonitor: enfoque.

Más razón que un santo, sí señor. Aunque mi experiencia con esas configuraciones es muy reducida, lo de tenerlo todo a golpe de vista no puede ser nada malo para poder centrarse en lo que uno tiene delante y en evitar las tradicionales distracciones que genera una segunda pantalla. Bastantes tenemos ya con una sola, creo. El autor original citaba estudios que apoyaban el tema de la productividad, pero incidía de nuevo sobre el problema de las distracciones, que a la fuerza se reducen cuando uno tiene una sola pantalla delante.

Lo cierto es que la reflexión es aún más válida si tenemos en cuenta que lo que buscan los usuarios de estas configuraciones es un mayor espacio de trabajo, y eso lo pueden conseguir ya con un solo monitor… UHD. Mi salto a ese tipo de monitores puede que tarde algo más de lo que pensaba –Juanky y su reciente artículo en Xataka me han convencido de que aún es un pelín pronto– pero desde luego, caerá uno de estos. Me pregunto si este tipo de monitores acabará destruyendo esas configuraciones multimonitor.

 

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

7 comentarios en “Dos pantallas no siempre son mejor que una

  1. esialam dice:

    El tener un UHD que permita mayor espacio de trabajo (múltiples ventanas abiertas) parece equivalente -en relación a la distracción- a tener varios monitores. Utilizo 2 monitores desde hace bastante tiempo -3 en el trabajo- y creo que la productividad y facilidad de acceso han aumentado. De hecho, para determinadas tareas, considero un «engorro» disponer de un solo monitor.

    Un gusto leerte

  2. Mac dice:

    Me parece totalmente desacertado el articulo (muy raro por cierto), porque sencillamente dependerá de uno mismo tener el «face» abierto con una pantalla o varias…

    Depende exclusivamente de nosotros crear ese ambiente anti-distracciones y no de la cantidad de monitores.

  3. alejo dice:

    Por mi parte diré q el multi monitor, para mi es necesario, aunque entiendo q hay a personas q les distrae. En su carencia monitor mínimo FullHD y múltiples escritorios.
    A mi me estresa mas estar buscando la ventana concreta q tenerlas todas a la vista.

  4. Pingback: Causas y azares 16 | Error 500

  5. Pingback: Causas y azares 16 | recolector.de {tecnologia}

  6. Pingback: Causas y azares 16 | Blog actuales.es

  7. Pingback: Causas y azares 16 | TECNOLOGÍA

Comentarios cerrados