Tecnología

La nostalgia empieza a apestar

Sony, Nintendo, de verdad, dejadlo ya. Estáis estropeándome la memoria. Estáis contaminando mis recuerdos. Y lo estáis haciendo además con el peor enfoque posible para productos que podrían ser maravillosos y acaban siendo vulgares sacacuartos sin ambición, sin espíritu, sin un mínimo de exigencia. 

Estamos viendo a Nintendo forrarse de forma irreverente con sus Nintendo Classic y SNES Classic, y en unos días aparece en escena la PlayStation Classic de Sony, que he podido analizar en Xataka y que es una contradicción en sí misma. Es una consola retro barata y cara al mismo tiempo. Barata porque Sony se ha esforzado poco o nada con este producto, y cara porque los 100 euros que cuesta son la mitad de una Xbox One S estos últimos días de oferta, por poner un ejemplo. A 205 euros tenéis hoy el pack con el Battlefield V en Amazon, así, por comparar.

¿Qué ofrece Sony con esto? Un miniPC —no quise destripar la consola, pero apuesto a que es más cutre que una Raspberry Pi aquí explican lo que lleva quienes la han destripado (gracias por el aviso, Manuti)— con un emulador Open Source como protagonista. El único detalle aceptable de la consola es incluir dos mandos que son réplicas exactas de los originales, porque todo lo demás es un absurdo en este proyecto de Sony.

Hay muchas cosas que criticar de esta consola, pero probablemente la más hiriente es la de esa lista de juegos. No por la lista en sí —cualquier lista iba a ser criticada, no se puede estar a gusto de todos— sino por el hecho de que no podemos instalar más juegos en la consola. Es un producto cerrado a más no poder, uno que se apropia del “son lentejas, las comes o las dejas” de otros fabricantes y nos atrapa en un jardincillo amurallado más que para más INRI es cutre, pobre, miserable. La selección de juegos es muy mejorable, la interfaz de control parece hecha en el año 95 —igual lo han hecho adrede— y la ausencia de escalado para aprovechar las nuevas TVs o monitores en donde conectamos la consola es de traca. Supongo que Sony se escudará en el hecho de que así podremos disfrutar los juegos tal y como los vimos en la PSX original, pero yo no trago.

Sobre todo porque tuve una de esas PSX. Lo contaba en Xataka, pero me extiendo aquí: recuerdo como si fuera ayer el día que probé el Gran Turismo. Un amigo vino a casa y mi hermano y yo comentábamos cómo aquello era el no va más, cómo aquellos gráficos eran increíbles e insuperables. Así de tiernos éramos, y eso que ya teníamos más de 20 palos. Pero es que aquello era realmente alucinante para la época, y os habla alguien que desde hacía tiempo ya tenía un Amiga 1200, que en el terreno de los videojuegos no era moco de pavo. Aquella experiencia fue tan solo una más de tantas con una consola con la que pasé muchos buenos ratos y de la que recuerdo especialmente un juego: el Soul Blade, del que igual hubiera podido ser jugador profesional si en aquel entonces hubieran montado torneos rollo eSports. Era un máquina, o eso creo recordar si la nostalgia no me traiciona.

Que igual sí.

El caso es que de aquello a esto media un abismo. Sony podría haber hecho mil cosas con esta consola, como ofrecer un modo online para competir con otros jugadores —imposible aquí, no hay conectividad de ningún tipo— o, y esto es lo más importante, integrar una tienda que diera acceso a meter nuevos juegos de un catálogo que podrían haber ido ampliando. Han sido tan tacaños en su esfuerzo y tan cortos de vista que en Sony no entienden que con esa simple opción hubieran vendido muchas consolas y además muchos más juegos. Hubiera sido como un círculo vicioso de ganar dinero, pero no, en Sony han preferido ir a lo cutre.

Para alguien que como yo valora especialmente que le den opciones y no que se las quiten, esta decisión de Sony hecha producto es un sinsentido. Un cúmulo de errores que sería incapaz de recomendarle a nadie. Y digo a nadie. Ni siquiera al que no tenga ni idea de montar una Raspberry Pi con RetroArch, RecalBox o Emulation Station —aquí un recurso por si os animáis— para emular esa consola sin cortapisas. De forma ilegal probablemente, sí, pero es que estas cosas tan ridículas son las que precisamente provocan que algunos nos movamos en terrenos grisáceos: las empresas nos lo ponen tan difícil —cuando estaríamos encantados de que lo pusieran fácil (y de pago)— que acabamos tirando por el camino menos transitado.

Ahora solo queda que en Sony empiecen a demandar a los grandes sitios de ROMs en los que se pueden conseguir todos esos juegazos que la empresa no se ha dignado a incluir siquiera como opción de futuro.

De verdad que espero que no vendan ni una consola. Este tipo de lanzamientos me asquean. Por Dios, ni se os ocurra comprarla. Antes preguntadme en los comentarios cómo montaros una de estas y haré lo posible por contestar y ayudaros.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 133,63 euros en Banggood con Banggood.
  • Consola PS4 Slim reacondicionada: la consola de 500 GB con un mando reacondicionada con la garantía de Amazon, está a 164,74 euros en Amazon Alemania gastos de envío incluidos, alucinante. Corred. Si queréis ir a más, la PS4 Pro de 1 TB nueva está a 316 euros en Amazon Francia gastos de envío incluidos.
  • iPhone Xr: el telefonazo de Apple en su modelo de 64 GB con el A12 Bionic y su pantalla de 6,1 pulgadas está a 749 euros en eBay.
  • Reloj Casio F-91W: un súper clásico de Casio con cronómetro, alarma, calendario y duración de batería de, atención, 7 años. AÑOS. Básico y maravilloso por 8,88 euros en Amazon. Ríete tú de los relojes inteligentes.
  • Monitor Gaming Acer Predator 27 pulgadas: una maravilla de monitor que en PC Componentes está por 699 euros. Atentos: 27 pulgadas resolución 2560×1440, LED IPS, contraste 1000:1, formato 16:9, soporta frecuencias de hasta 144 Hz. Una pasada que está a 499 euros en Amazon. A darse el capricho tocan.
  • Samsung Galaxy Note 9: el telefonazo con S-Pen está de rebajas. Pantalla de 6,4 pulgadas, Exynos 9810 Octa, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara dual 12+12 Mpíxeles y una batería de 4.000 mAh. Difícil pedir más, y está a 609 euros en eBay.
  • Nokia X6: un smartphone curioso con pantalla de 5,8 pulgadas, Snapdragon 636, 6 GB de RAM, 64 GB de ROM, cámara dual 16+5 y un precio estupendo, 174 euros en GearBest con el cupón QY1LR09729.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, lector de huellas, está a 626 euros en Banggood con el cupón 1B2G11710.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 412 euros en Amazon.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor LG 29 pulgadas: un monitor panorámico 21:9 con resolución 2560×1080, conectores HDMI, Display Port y USB-C y soporte AMD FreeSync, está a 219 euros en Amazon.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Monitor LG 38 pulgadas: esta maravilla ultrawide con formato 21:9, diagonal de 38 pulgadas y resolución de 3.840 x 1.600 píxeles es una pasada si necesitáis área horizontal a lo bestia. Tiene dos altavoces estéreo de 10W y 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 USB-C y 2 USB 3.0. Está a 859,99 euros en Amazon.
  • Altavoz Bluetooth Sony SRSXB31B: un modelo que además de contar con extra Bass, y modo fiesta cuenta con resistencia al agua y al polvo, hasta 24 horas de autonomía y un sistema de iluminación simpático. Está a 89,91 euros en Amazon, casi la mitad de su precio normal.
  • Zotac NVIDIA GeForce RTX 2070: una de las gráficas más potentes del momento y con ese plus de la arquitectura Turing de NVIDIA que puede ser interesante (más en el futuro que ahora). Está a 499,99 euros en Amazon Alemania.
  • Linksys Velop Intelligent Mesh: para garantizarte cobertura WiFi en casa, este conjunto de tres nodos AC3600 con banda dual es una chulada, está a 179 euros en Amazon.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Samsung Galaxy S9: el telefonazo de Samsung con un Exynos 9810 Octa (equivalente al Snapdragon 845), 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, y cámara estupenda, aunque sea una sola, de 12 MP. Está a 509,99 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest y en color negro a 328,52 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 506,10 euros en GearBest, impresionante. Mola además que tienen 2 años de garantía en España.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277,92 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,05 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,961 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 comentarios en “La nostalgia empieza a apestar

  1. Overcorp dice:

    Yo cuando se anunció la mini consola estaba muy emocionado porque fue a la consola que más tiempo le dediqué pero al ver el precio en mi país y los pocos juegos “buenos” me desilusionó bastante. Ahora mejor estoy a la caza de una PS One de segunda mano solo para tenerlo de colección.

  2. Trufeitor dice:

    Conmigo puedes estar tranquilo. 😀

    Y a día de hoy será por opciones. En cualquier portátil de medio pelo o móvil decentito se puede emular perfectamente la consola. Yo estuve haciendo mis experimentos en el móvil con el ePSXe (también disponible para PC) y es un auténtico lujo como funciona, de los emuladores más ligeros y eficientes que he probado y la mejor compatibilidad de todos los que probé con mi mando bluetooth (lo cual en Android es un pequeño logro). No me he metido con la versión de PC, pero es de suponer que esté todavía más pulida y funcione aún mejor con ese extra de potencia disponible. Vamos, una pequeña maravilla que recomiendo a todo aquel con nostalgia de la máquina.

    Desde luego Sony cada día es más lamentable con sus políticas, sus remakes y sus refritos varios. Y ya sabemos cual es la única manera de que las grandes empresas perciban el disgusto de los consumidores: no darles ni un euro.

  3. Land-of-Mordor dice:

    Ya conoces mi opinión al respecto: app emuladora oficial (de Sony, de Nintendo, de Microsoft, de Sega, etc) disponible para Android/iOS/Windows/…. con su propia tienda oficial de “ROMs”. Se iban a hinchar a vender y de paso comerles la tostada a los estudios de juegos móviles. Con estas estafas “mini” la jugada les va a durar un tiempo, pero no demasiado.

  4. Yo tengo la teoría (que últimamente ya tiene poco de teoría y bastante de real) de que el retroochentismo/retronoventismo está dando sus últimos coletazos para dar paso a otra cosa y que estamos asistiendo a la traca final.

    Aliexpress desde siempre ha tenido multitud de consolas que incorporan multitud de juegos de NES o Master System y en breve empezarán a tener también de consolas más modernas. Y es que es un mercado trillado, retrillado y ya prácticamente no queda tierra sobre la que hacer nuevos surcos.

    • Lambda dice:

      Me lo has quitado de la boca. Total, esto es moda para treintañeros o cuatentones, o algún “retrogamer” de nuevo cuño. La pena es que ni siquiera tienen algo parecido a la eShop de Nintendo (muy cara para jugar a cosas retro, todo sea dicho). En todo caso, esto es mas coleccionismo que otra cosa (no lo comparto, pero entiendo que se haga). Y las marcas lo saben (gente que colecciona consolas casi en plan fetiche, hay… ). Marquitis, como quien se compra Nike o unas Vans.

      (Yo casi caí en la tentación: tengo dos teles portatiles noventeras, de las que tenían asa, que darían el pego con las consolas minis… )