Tecnología

Es hora de vetar portátiles con resolución 768p

·

En febrero de 2017 alguien preguntaba en Quora por qué la resolución 1.366 x 768 píxeles era tan popular en portátiles. La respuesta era sencilla: la era VGA y el formato 4:3 con el que nuestros abuelos sobrevivimos durante décadas impulsaron resoluciones míticas como 640×480, 800×600 o la legendaria 1.024 x 768 (XGA) que fue estándar de facto en la industria durante años. Nadie aspiraba a mucho más porque aquello del FullHD era para la mayoría lo que el 8K supone hoy para mucha gente.

Pero ocurrió que a alguien se le ocurrió la idea de dejar de hacer monitores cuadrados y comenzar a adoptar el formato panorámico en monitores de ordenador y televisores. El 4:3 moría para ser reemplazado por el 16:9 que se ha convertido en el nuevo estándar de facto. Eso hizo que las resoluciones tuvieran que adaptarse, y así fue como de 1024 x 768 pasásemos a 1.366 x 768, algo curioso teniendo en cuenta que esa resolución no respetaba el formato 16:9, sino una extraña relación de aspecto 683:384. ¿Qué pasó ahí?

Pues como explican en Howtogeek, que se fueron a la resolución más cercana que respetase ese ratio de aspecto. Como 768 no es divisible entre 9 Debía haber sido 1365,33 píxeles, los ingenieros parecieron tomar una decisión muy española. «Bueno, da igual, le añadimos un píxel horizontal más al panel y a tirar millas». Y así fue como nació esa resolución que durante unos años acompañó a muchísimos portátiles y que de hecho hoy en día seguimos viendo en equipos con precios atractivos.

Yo mismo he incluido alguno que otro en los Incognichollos, pero siempre lo aviso: la resolución 768p debería estar vetada por los fabricantes. Y si no la vetan los fabricantes, deberíais hacerlo vosotros, porque trabajar a esa resolución es trabajar en el pasado. Entre otras cosas, porque no aprovecharéis ese maravilloso espacio vertical adicional que os ofrecen los portátiles Full HD, normalmente algo más caros pero que desde luego recomiendo siempre a quien me pregunta. Bueno, el espacio adicional horizontal también mola, pero lo importante es que de repente podéis ver más en el mismo espacio.

Aunque la relación de aspecto no cambia, lo que cabe gracias a esos píxeles de más crece a lo bestia, y al menos en mi caso —trabajo a 2560 x 1440 en mi Dell UP2715K con un escalado del 200%— esa búsqueda de más resolución vertical es esencial porque trabajo con dos ventanas enfrentadas (una a cada lado) y con esta resolución caben un montón de cosas en cada ventana. La cosa empeora sensiblemente si paso a una 1080p, y se vuelve casi inaguantable a 768p, algo que de hecho experimenté de forma más o menos cercana con las pruebas del Modo PC en el Huawei P30 Pro hace poco.

Lo curioso es que los fabricantes tradicionales suelen tangar a los usuarios con esos paneles. Portátiles bastante pintones sobre el papel, con pantallas de 15,6 pulgadas, procesadores relativamente potentes, 4 u 8 GB de RAM y 128 GB de SSD que tienen un precio brutal y que nos hacen mosquearnos. ¿Qué tienen de malo? Pues normalmente esos paneles con resolución HD (que no Full HD) con los que trabajar es, como digo, una condena.

Ahí tenemos un buen ejemplo. Ese Lenovo de 15,6 pulgadas pinta medio bien para usuarios modestos, cumple (parece) en todo, no es brutal pero oye, no está mal por ese precio. Hasta que uno se fija en esa resolución de pantalla que está ahí medio escondida. No es un dato al que muchos usuarios inexpertos probablemente presten atención, pero de repente el portátil pierde (para mí) muchos enteros por ese dato.

Es cierto que estos equipos tienen salvación: siempre puedes conectarlos a un monitor externo 1080p (o superior) y trabajar a esa resolución en el monitor: las gráficas integradas en esos procesadores soportan eso sin problemas, pero los fabricantes quieren cortar costes donde pueden, y el panel es una buena opción. Luego meten un buen procesador , una cantidad decente de memoria, un buen SSD y ale, a tirar millas.

Lo curioso es que tenemos también el otro extremo: fabricantes que integran paneles Full HD en portátiles de 15,6 pulgadas, pero también de 14 o incluso de 13,3 pulgadas, y que incluso así tienen precios asombrosos. Aquí los chinorris son especialistas y ganan en pantalla pero pierden en todo lo demás.

El ejemplo de este Chuwi HeroBook es revelador: el diseño mola un montón, muy Ultrabook, y la pantalla de 14,1 pulgadas con resolución 1080p es desde luego muy buena opción. Pero claro, el resto de los componentes van justitos: un Atom X5-E8000, 4 GB de RAM y 64 GB de capacidad (eMMC, que no mola mucho) se quedan cortitos, aunque por 219 euros a mí me parece que el equipo es mucho más recomendable que el Lenovo. Sobre todo porque el Chuwi tiene un ranura M.2, así que le puedes meter un SSD barato (sirven tanto los 2242 como los 2280) como este de 120 GB Western Digital por 29 euros y tirar millas.

Es curioso cómo los fabricantes juegan con esas opciones para ir planteando equipos y precios más o menos atractivos para los usuarios. Me decepciona un poco que a estas alturas los portátiles con pantallas «HD» (1366 x 768) sigan estando tan extendidos, pero también me revienta que la ocpión de equipos con 16 GB de RAM suponga una diferencia de precio tan inmensa en portátiles cuando los precios de la memoria RAM llevan cayendo desde hace años y esa mejora es —en mi opinión— una de las más relevantes para un equipo tras la de contar con un SSD rapidito. Luego están otras decepciones, como la falta de puertos USB-C con conexiones Thunderbolt 3 (esto está cambiando ya), y en general mi percepción es la de que la industria nos está tangando a todos bastante salvo en contadas excepciones: los portátiles hoy en día podrían deberían ser mucho más potentes con los mismos precios actuales: nos están cobrando componentes de otra era (procesadores de 8ª generación de Intel, 8 GB de RAM, unidades SSD de 128 GB como norma) a precios de esta.

Pero lo que no tiene pase, al menos para mí, es lo de las pantallas «HD» con resoluciones de 1.366 x 768 píxeles. Si podéis huid de ellas. Corred. Lejos a tope.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

24 comentarios en “Es hora de vetar portátiles con resolución 768p

  1. Scrappy Coco dice:

    Lamentablemente Javi, soy una víctima más de estas pantallas. Mi actual HP (que se la presté a mi novia hace como 2 meses pero ya hoy vuelve conmigo) tiene esa resolución y el monitor de la PC de escritorio (un AOC que me parece increíble que funcione con la cantidad de años encima que tiene) también.

    En el trabajo he podido usar una de las Macbook Pro con pantalla retina y son simplemente un amor. Eso si, ya es pasarse del FullHD. Ahorita mismo estoy usando una ASUS con pantalla HD (por el trabajo, en Mac no puedo hacer algunas cosas) y es hasta duro devolverse a estas resoluciones luego de usar una Retina como las que monta Apple.

    Cuando ya decida cambiar la HP, de seguro me voy por una FullHD. El monitor que ahorita lo cambiamos igual.

    • Uf. Muy duro currar así, desde luego. Ánimo con ello, pero tú mismo sabes cómo es, así que invertiría en esto, hay monitores FullHD baratos de 22 e incluso 24 pulgadas por menos de 100 euros rondando por ahí.

  2. Lambda dice:

    Yo usando una Surface Pro 4 desde el 2014. ‘nuff said. Reajusté la UI (tipografía) al 150% y voy genial con su resolución. Otro detalle muy importante es la calidad del color y si no usa PWM (lo agradece la vista). Para trabajar más horas uso un monitor IPS de LG en mi escritorio. Es FHD en 21″ (1920×1080) y es suficiente, la verdad. Es algo que recomiendo si tu portátil es tu ordenador principal también en casa (además,con un teclado y ratón apropiados, todo ajustado desde el sillón hasta la mesa). Trata bien al cuerpo y el cuerpo cuidará de ti. XD

    • Así curro yo también, con el portátil como equipo de sobremesa con ratón (MX Master) y teclado (Logitech K800), pero como he dicho ,a 1440p con escalado 200% en mi monitor 5K. Da gustito verlo.

  3. El otro día me cargué mi Mi Air 13 (creo que no podré arreglarlo, por desgracia) y ando buscando ultrabook sustituto: Pido un ultrabook de estética cuidada, i5 de los buenos o i7, FullHD en 13 pulgadas, 256GB en M2 y 8-16GB de RAM. En realidad, salvo que pido más RAM si puede ser y algo más de tarjeta gráfica que en el Mi Air primigenio (que resultó insuficiente en contadísimas ocasiones, los siguientes venían ya con algo mejor) me doy cuenta de que estoy buscando las mismas especificaciones que ¡hace 3 años! Es más, porque ya no se encuentran, pero me compraría ahora mismo otro Mi Air 13 sin pestañear.
    Me sorprende que lo que encuentro ahora esté costando entre el doble y un 50% más de lo que pagué hace 3 años, esencialmente con las mismas especificaciones (por ejemplo, el matebook de Huawei).

      • Lambda dice:

        Hombre, si quieres algo bueno, y decente, tienes Asus Zenbook muy decentes (en Amazon los tienes de 14″ con muy buenos precios), o cosillas majas como el LG Gram. Lo que sí se está volviendo más complicado es conseguir cosillas con algo mejor que la mx150 de tu Mi Air, salvo que sean APU o Iris Pro. Otra idea es probar el MSI Modern, muy cuco y potente, y elegante (si no fuese por esa tarjeta UMA…). Está claro que la pega de los ultrabooks es la gráfica, casi siempre. Por fiabilidad, quizás iría a un Asus Zenbook.

      • Ojo, que mi Mi Air 13 era de los primeros y no llevaba la MX150. No sé qué llevaba pero era peor. Seguramente con la MX150 no tuviera el menor problema (que tampoco era problema, pero si quería jugar a mi hijo en red se me calentaba demasiado, nada más).

      • KAZU dice:

        Hola Uxío, yo tengo desde hace más o menos medio año un LG Gram de 14 pulgadas, i5 de octava generación, 8-256 GB y no podría estar más contento. Tiene una cantidad de puertos maja, pesa menos de un kilo (parece una carcasa de muestra) y la batería es eterna. La pantalla LG cumple con creces (1080) y lo que me hizo decidirme fue sobretodo que tanto RAM como almacenamiento son ampliables de forma muy sencilla, así como el cambio de batería de cara a un futuro. Espero haberte ayudado, un saludo.

    • El que pillaste hace tres años fue un chollo, y es sorprendente pero en Xiaomi y en las tiendas chinas los portátiles se han vuelto lo contrario de lo que eran. Yo ya no los recomiendo casi nunca porque como ya dije hay opciones que se venden aquí mucho más razonables la mayoría de las veces.

      Los Matebook de Huawei son estupendos, tenías que haber aprovechado el Black Friday que hubo muy buenas opciones, si veo algo que se ajuste a eso que dices te intento avisar 😉

      • Te lo agradezco, JaviPas. Me cascó hace pocos días, después de Black Friday, en parte porque me pasé de arriesgado metiendo las manazas en sus tripas. Voy a llevarlo a un taller, a ver si se puede rescatar. Si veo que no (85% de probabilidad ahora mismo), pues me compro otro.

        Lo que tengo claro es que no quiero vivir con un mal portátil. Es un pequeño lastre diario que no estoy dispuesto a sufrir. El Mi Air 13 lo disfruté cada día. Y ahora cualquier otra cosa me parece un coñazo en comparación.

        Por ejemplo, tengo un Lenovo Yoga, prácticamente con las mismas especificaciones y esencialmente lo estoy estrenando. Pero, (imagino que) como la pantalla es táctil, le falta mucho brillo en comparación. El audio es muy limitado (muy bajito al máximo), también en comparación con el Mi. Y, no me preguntes por qué, no fluye o no corre tanto como el Xiaomi. No es que el Yoga sea lento… pero simplemente no se percibe como rápido. Ah, y le falta que el teclado sea retroiluminado, es más tocho, más feo…

        Sé que son pijadas, pero en el día a día yo, que paso muchas horas con estos cacharros, las echo de menos constantemente.

      • David dice:

        Uxío, por lo que cuentas, ese Yoga es candidato a enchufarlo a un monitor como trabaja Javipas y yo mismo en casa. Mi ultrabook Lenovo (un i7 de 2014) es insufrible como portátil (por sus 13″ a 1366×768) , pero con el monitor y el ssd va como un tiro.

        Y si puedes alternar equipos, te sugeriría un Chuwi para movilidad. Pantalla y teclado brutal a precio ajustadísimo. Y movilidad a la altura del Mac air.
        Si no necesitas potencia permanentemente, con una buena política de sincronización de datos entre los dos pcs (con algún servicio en la nube o en casa en plan casero) saltar del uno al otro no será ningún problema.

      • Anda, pues los Yoga suelen ser majetes, vaya lata. Lo de la pantalla táctil es algo que mucha gente aprecia pero yo supongo que no me he acostumbrado y sigo siendo de portátil puro. Lo del teclado retroiluminado, efectivamente, es un crimen.

        Qué pena lo del Mi Air, pero es raro que te lo hayas cargado del todo por intentar montarte un Hackintosh no? Seguro que algo se puede hacer.

      • Gracias por las respuestas : )

        Y no, me cargué el Mi cuando lo abrí por segunda vez intentando eliminar un ruido de ventilador que cada vez iba a más. No sé qué toqué, pero ya no enciende.

        La primera vez que lo abrí no tuve problema, pero tampoco eliminé el ruido. (Ni siquiera estaba muy sucio). La segunda vez fui mucho más agresivo a la hora de desmontar… y se ve que me pasé sacando piezas y tocando cosas : /

      • Vaya 🙁 Aún así hay servicios técnicos y manitas que te lo pueden apañar. Te diría la tienda en la que arreglé mi Dell XPS 13, pero claro, está en Madrid…

        Si buscas opciones, hay un par interesantes en el Incognichollos de hoy. El ThinkPad E590 no está nada mal, y tampoco el Medio n con 16 GB de RAM. Mira a ver.

  4. Land-of-Mordor dice:

    Coincido contigo. Hoy en día aunque el presupuesto sea corto hay que ir pensando que el mínimo a adquirir es FullHD. Y si se puede que el SSD sea PCI-E 😉

    «…Ahí tenemos un buen ejemplo. Ese Lenovo de 15,6 pulgadas pinta medio bien para usuarios modestos, cumple (parece) en todo, no es brutal pero oye, no está mal por ese precio. Hasta que uno se fija en esa resolución de pantalla que está ahí medio escondida…»

    Precisamente hace sólo unos días este equipo:

    https://www.amazon.es/Lenovo-Yoga-530-14ARR-Port%C3%A1til-convertible/dp/B07HYNHD99/ref=sr_1_2?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&crid=1F0MX6T30177N&keywords=lenovo+yoga+530&qid=1576828783&sprefix=lenovo+%2Caps%2C170&sr=8-2

    Estuvo a 499€. Yo no descartaría que lo vuelva a estar en un futuro cercano. Las opciones «baratas» son un i3 7020 y un Ryzen 3 2200U que se ven lastradas por esa resolución HD, 4Gb de RAM y 128 de SSD. Las marcas nos obligan a ir a por las ofertas en los equipos de gama media (o media alta) para tener algo decente en vez de ofrecer algo «decente» en la gama baja.

    • Justo ese equipo que comentas, @Land-of_Mordor, es el que yo tengo ahora mismo y del que hablaba más arriba (el mío lleva un i5-8250 y fue comprado hace 8 meses por unos 700-800€). Obviamente, no lo recomiendo (por los motivos explicados). No es una catástrofe de equipo, pero es un laptopus vulgaris en toda regla con algunas deficiencias que incomodan en el día a día.

      • Land-of-Mordor dice:

        Justo en noviembre de 2018 compré el Yoga 530, pero con la APU Ryzen 5 2500U (8/256 GB) a 799 euretes y acabé tan contento que cuando en Amazon en el Prime Day estuvo a 529€ compré el mismo a mi chica. A ambos nos hacen el apaño para lo que necesitamos (yo lo torturo algo más con un juego de vez en cuando o con el QGIS) y creo que si no intentaran cobrar 50-80€ por un lápiz óptico en condiciones le sacaríamos más partido a la pantalla táctil.

  5. Javi dice:

    Estuve cinco años usando un Acer con pantalla de 15″ a 1366×768,y este octubre me pasé a un Lenovo de 14″ 1920×1080. Solo decir que no hay punto de comparación. De hecho, cuando miro un portátil 768p incluso sufro…

  6. Pingback: Malditos fantásticos portátiles | Incognitosis

Comentarios cerrados