Tecnología

Ya estoy mayor para andar con ROMs personalizadas

·

Cómo ha cambiado el cuento. Hace unos años era un usuario bastante inquieto de móviles. Tenía bastante más tiempo libre, así que cuando no estaba trasteando con la PSP, los HTPC o los iPhone andaba haciendo otros experimentos más o menos friquis. 

Vivía la vida peligrosamente.

Ocurría un poco lo mismo con las ROMs personalizadas para móviles Android. Mi HTC Desire me dio una oportunidad estupenda en 2011 para probar un MIUI que ya por entonces yo calificaba como la ROM casi perfecta. Desde aquel momento hice mis pinitos de cuando en cuando, sobre todo si quería alargar un poco la vida de dispositivos que dejaban de actualizarse por parte de sus fabricantes.

También lo hacía por afición, y el OnePlus One por  ejemplo me permitió probar alguna que otra ROM simpática gracias a ser desde su aparición uno de esos dispositivos mimados por los cocineros de ROMs.

El caso es que hace unas semanas me dio un yuyu. El Xiaomi Mi 6 que tengo desde hace algo menos de un año seguía impoluto en cuanto a su software, pero habían aparecido noticias apetitosas con cosas que me apetecía probar. Por ejemplo, esa Google Camera HDR+ que todo el mundo decía que mejoraba las fotos de forma importante en los móviles para los que había APK disponible.

También quería probar las novedades de Android 8.1 que aún no estaban disponibles en MIUI, así que me puse a investigar para ver qué tal era volver a esa vida peligrosa y azarosa de quienes toquetean su móvil para instalar ROMs personalizadas.

El resultado, por si no queréis leer más, fue un desastre.

De hecho acabé tan cansado de la experiencia que aunque pretendía hacer este post hace tiempo he acabado posponiéndolo demasiado. Como no tomé notas se me han difuminado algunos detalles que podrían darle más consistencia a la historia, pero todo empezaba ya de forma prometedora cuando solo para rootear el móvil es necesario “pedir la bendición” de Xiaomi. Lo explican bien aquí por ejemplo, pero es tremendo —por no decir otra cosa— que tengas que informar al fabricante de que quieres desbloquear tu dispositivo, que al fin y al cabo es tuyo.

El caso es que tras la inevitable espera —un par de días creo recordar— recibí la bendita confirmación por SMS, tras lo cual pude desbloquear el terminal e instalar TWRP para poder acceder al tradicional menú de recuperación desde el que instalar ROMs. No recuerdo qué pasó exactamente aquí, pero también tuve problemas con alguna versión que no se instalaba bien y acababa yendo al menú de recuperación nativo de Xiaomi, que no sirve prácticamente para nada.

Cuando por fin logré comenzar a probar ROMs, me encontré con más historietas. Me animé primero con Pixel Experience, la ROM que me permitía probar esa experiencia ‘Android 8.1 pura’ que quería disfrutar en el Xiaomi Mi 6. Lo cierto es que la primera impresión fue buena, pero pronto me cansé de ese buscador en la parte baja —qué horror— que no podía quitar de ahí de forma nativa: son lentejas. Eso obliga a instalar otro lanzador, y aquí es donde opté por tirar del ya célebre Nova Launcher que libera un poco el móvil de ese tipo de pijadas, aunque condicione en otros apartados. Por ejemplo en el del tamaño de los iconos, pequeño para mi gusto pero que no puedes aumentar si no pasas a la versión Premium. Muy cucos estos de Nova Launcher con esas pequeñas opciones capadas que condicionan la experiencia.

El caso es que como decía lo de disfrutar de un Android 8.1 ‘puro’ tiene su encanto, sobre todo porque ciertamente la gestión de notificaciones es mejor que la de MIUI (más elegante, accesible y potente) y porque también destaca en esos menús de configuración que molan bastante. Pronto me puse a instalar la cámara HDR+ de Google, porque resulta que la aplicación de cámara nativa —creo recordar— era tan básica que no me convenció ni durante 10 segundos.

Lo gracioso es que la famosa cámara de Google tampoco me convenció. Saqué algunas fotos y me di cuenta de que 1) los tiempos de acceso y disparo empeoraban sensiblemente y 2) el modo retrato nativo de la cámara del Mi 6 era mucho más importante para mí que el modo HDR+ que se supone que mejoraba las fotos pero que a mí no me pareció nada del otro jueves.

A eso se unió otro problema: al estar el móvil desbloqueado, perdía de serie la opción de poder pagar con el móvil. Sabía antes de proceder que iba a tener que hacer ese sacrificio, pero lo que no sabía es que en realidad no tendría que hacerlo. Hace tiempo que un sistema llamado Magisk y del cual no había leído nada hasta el momento soluciona el tema “disfrazando” un poco aplicaciones que necesitan esos privilegios para que puedan funcionar como lo harían en un terminal con el bootloader bloqueado. Tras instalarla logré solucionar aquello, pero aquella experiencia no me convencía.

Total, que probé un par de ROMs más. Una fue una versión algo inestable de Lineage OS 15.1 que tenía buena pinta salvo por un problema bastante importante: se comía la batería. Suelo dejar el móvil en modo avión por la noche, y la primea noche que probé la batería bajo más de 20 puntos porcentuales. Una actualización posterior redujo el problema (del 58% bajó al 52%, casi aceptable), pero de nuevo me encontraba con una experiencia Android pura que me obligaba a usar la cámara de Google, con la que era imposible emular los buenos resultados de la cámara nativa de MIUI con el modo retrato, por ejemplo. No molaba nada.

Eso me llevó a la llamada Epic ROM —con cocinero español de por medio, por cierto— en la que había una diferencia fundamental: estaba basada en MIUI 9 pero con mejoras en varios ámbitos como un teórico reconocimiento facial que yo nunca logré encontrar o saber activar. Los problemas aquí surgieron ya desde el principio además con una Google Play que tampoco me funcionaba aun trasteando con Magisk, y eso unido a una cámara que de hecho no era la más reciente de MIUI (creo recordar) me acabó convenciendo de que la aventura se había acabado.

El fracaso, eso sí, aún no estaba completo.

Harto de tanta decepción, tantos pequeños y grandes obstáculos y tal pérdida de tiempo acabé tomando la decisión que solo alguien sabio y experimentado puede tomar: me rendí y volví a dejarlo todo como estaba. Ni siquiera recuerdo cuál es el tutorial que seguí, pero sé que lo hice con una herramienta oficial llamada MiFlash que te permite reinstalar la ROM oficial y luego bloquear el dispositivo.

Todo era felicidad: la cámara volvía a funcionar como siempre funcionó, la batería no se agotaba por las noches y todo funcionaba como si no hubiera pasado nada.

Y entonces, otro desastre más. O casi.

Resulta que en mis ansias por empezar todo el proceso no tuve la precaución de hacer una copia de seguridad completa del móvil antes de iniciar todo. No sé si eso me hubiera salvado no obstante, porque el problema que tuve surgió con Google Authenticator. Uso esta herramienta para la autenticación en dos pasos de un par de cosas, y una de ellas era la de mi cartera de bitcoins, que tenía una cantidad ridícula como ya sabéis pero que oye, me reventaba perder. Como buen pardillo cuando creé aquel código 2FA no guardé la clave de backup por si luego surgían problemas como este, así que estaba a dos velas.

¿Qué pasa cuando usas 2FA en un servicio de estos? Pues que lograr volver a recuperar el acceso a tu cuenta en ese servicio es una verdadera historieta. No hay un mensaje tipo “¿Has olvidado tu clave 2FA?” en ellos, y dado que se trata de cuentas sensibles con dinero en ellas, quienes las llevan se toman la seguridad bastante en serio. Hay que enviar un montón de datos que igual alguno ni siquiera apunta (fechas y cantidades de las últimas transacciones, hashes de esas transacciones, dirección de la cartera, etc), además de verificar tu identidad sacándote un selfie con tu DNI y la pantalla del ordenador mostrando el correo de soporte (en este caso).

El proceso es lento, es farragoso y tal y como están las cosas la seguridad de lograr acceso a tu cuenta es (o esa impresión me dio a mí) limitada. Estas empresas andan en un terreno regulatorio ambiguo, así que igual algún sinvergüenza podría aprovechar la circunstancia para soltar un “uy, lo siento pero no creo que seas quien dices ser”. En mi caso el problema como digo no era importante por la cantidad, pero aún así me tocaba las narices perder ese acceso.

Afortunadamente, todo salió bien. A los pocos días recibí un mensaje informándome de que habían deshabilitado la autenticación en dos pasos de mi cuenta, lo que me permitía acceder a ella con usuario y contraseña como si nunca hubiera activado 2FA. Fiu. Muchas lecciones aprendidas por tanto de la aventurilla por tanto:

  1. 2FA: tener códigos de backup de tus códigos 2FA bien guardaditos por si las moscas es bastante crítico en estos casos.
  2. Copia de seguridad: hay herramientas de sobra para hacer copias de seguridad de tu móvil y de todo lo que tienes en él (en TWRP hay una, por ej), así que antes de trastear con estas cosas, ya sabes, haz una. De nuevo, por si la smoscas.
  3. ¿Qué ventajas tienen las ROMs personalizadas? Mi conclusión es que ponerse a instalar una ROM personalizada a estas alturas no tiene ni mucho menos tanto sentido como lo tenía hace algún tiempo. Puedes perder funciones importantes (pagos móviles, cámara, Google Play en mi caso) que no funcionen o lo hagan mal, y también perder rendimiento, estabilidad o autonomía de la batería. También es posible que ganes en algunos apartados, pero mi experiencia me ha dejado claro que al menos en mi caso las desventajas superaban a las ventajas.

Diría de hecho que para mí la conclusión está bastante clara. Si tienes un móvil que ya no recibe actualizaciones y quieres disfrutar de lo último de Android, perfecto, sobre todo si hay una actividad importante en foros como el imprescindible XDA Developers. Si tu móvil es relativamente reciente igual no deberías tocar nada, porque te expones a estropear cosas y lo cierto es que Android y las capas de personalización de los fabricantes están a estas alturas bastante maduras.

Pero claro, esto os lo dice alguien al que igual se le ha pasado el arroz para andar haciendo el idiota con su móvil. O quizás no, oye: no descarto volver a intentarlo más adelante. Ya me conocéis: me encanta vivir peligrosamente. Aunque sea de cuando en cuando.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

15 comentarios en “Ya estoy mayor para andar con ROMs personalizadas

  1. Lambda dice:

    A mí también me da pereza lo de las ROM personalizadas. Pasa un poco a veces con ciertas distros de linux… también es verdad que los fabricantes (y Google) ya han sacado provecho de la fiebre por el “refiteo” de ROMs , y ahora, sencillamente pasan del tema con meros guiños al usuario, porque Android ya está establecido. En cierto modo, una pena que esté todo el pescado vendido. A mí Windows me gustaba la idea en los moviles, incluso Maemo o BB 10 parecían conceptos brutales y super adaptados a la experiencia móvil… y aquí estamos.

  2. Esta es la razon por la cual compré un Pixel 2. Me olvido de estar toqueteando las cosas y mas en usando las aplicaciones y estar siempre con actualizaciones.
    Similar a porque uso Ubuntu en vez de otras distribuciones, muy bonito y todo aprender, pero cuando lo que aprendes es muy poco y el tiempo que consumes es mucho te pone a pensar.

    • Ciertamente con ese móvil puedes estar bastante tranquilo en ese sentido, y lo de poder acceder a versiones beta como la de Android P mola (aunque sea curioso que esta vez han abierto la beta a algunos terminales más).

  3. CarlosAMG dice:

    Totalmente de acuerdo. Tengo un Mi5 y un Mi6,y con el 5 si que anduve trasteando sobre todo buscando algo mas de bateria,pero al final me canse y lo deje con la ROM estable de XiaomiEU,y con el Mi6 desde que los que de la caja funciona tan tan bien y tiene una bateria tan buena que ya ni me plantee tocarlo, creo que a partir de ahora seguire con el lema de “si algo funciona,no lo toques”.

    PD: yo tengo instalada una version de la Gcam,aunque no tiene el HDR+ ni me permite controles manuales.

  4. Francisco Branch dice:

    A mí siempre me ha dado mucho respeto el tema de las roms. ¿Quién te asegura que no tienen malware dentro? Hay demasiados datos sensibles en el teléfono como para exponerlos aún más.

    • Pues todo puede ser, y aquí supongo que confiar en las comunidades de usuarios expertos como las de XDA Developers es básico. Ciertamente desbloquear el bootloader y empezar a instalar de todo tiene su aquel en materia de privacidad y seguridad.

  5. Trufeitor dice:

    Bienvenido al lado oscuro. Lineage OS te saluda desde mi Mi5. 😀

    Mi experiencia con LOS es en general buena, pero tienes que tener claro (y creo que esto es fundamental para tí) que si tienes un gama alta pasar de la app propietaria a una genérica SIEMPRE va a ser un downside. En mi caso me importó poco porque las fotos me dan bastante igual y la cámara del Mi5, siendo buena, no es brutal ni tiene cosas especiales que la app genérica no haya podido replicar de forma casi perfecta. Eso sí, ya te lo dije en su día, los tiempos de reacción no tienen nada, pero nada que ver.

    Luego la gestión de la batería, desde los tiempos de Cyanogenmod es bastante regulera, pero a cambio, la fluidez del sistema y el comportamiento general han mejorado. Últimamente, con bastante tiempo desde la última actualización, la batería ha perdido muchísimo punch y el terminal no tiene ni dos años pero cada vez estoy más convencido de que me ha tocado una unidad malilla, porque he sufrido de lags, cuelgues y problemas con las antenas que no me parecían normales con un Xiaomi, MIUI y un SD820, ya que he testeado y recomendado montones de Xiaomis de gama inferior que van perfectos. La mayoría de los problemas se han solucionado/mitigado con LOS pero el teléfono nunca ha terminado de ir fino. Supongo que son cosas que pasan.

    Aún no he pasado a Oreo porque las actualizaciones mayores requieren formateo, lo que me da cantidades ingentes de pereza, pero está en mi lista de pendientes y más temprano que tarde llegará.

    Como conclusión y teniendo en mente que mi caso es algo especial, porque me fallaba el móvil como una escopeta de feria, estoy de acuerdo contigo en que, aunque las ROMs personalizadas aportan cosas, hoy en día las de los fabricantes son, en líneas generales, muy completas y funcionan muy bien, y en la mayoría de escenarios no merecen la pena, sobre todo en gamas altas con cámaras top, aunque desde luego para terminales viejos anclados en versiones antiguas de Android son una bendición: tengo dos LG GPad 8.3 que se quedaron e Lollipop y que tenía prácticamente desahuciadas, porque con 16 Gb (menos lo que pesa el SO que en el caso del original era bastante) estaban llenas con unas cuantas apps y se arrastraban y no podía meter apps ni actualizarlas sin borrar otras y gracias a LOS las tengo actualizadas a Nougat y he podido instalar sendas microSD de 64Gb como memoria del sistema. Como resultado de la operación me sobra un montón de espacio de almacenamiento para meter apps, cache y archivo de intercambio y ahora van fantásticas (dentro de sus posibilidades). Les ha dado una segunda vida, así que siempre es estupendo que existan estas posibilidades.

    Te echaremos de menos en el lado oscuro. 😉

    • Jajaj 😀 Como decía al final, no renuncio a toquetear de cuando en cuando, pero desde luego esto me ha dejado claro que los beneficios para terminales más o menos recientes son discutibles. Como dices, la cosa cambia con dispositivos un poco abandonados y a los que estas ROMs pueden darles una verdadera segunda vida.

  6. Jorge Gosz dice:

    Por no perder mis 2auth con nuevos roms fue que probe authy, no es el unico, pero es muy bueno, no importa si cambias de equipo o de rom, puedes seguir utilizando tu 2step auth, inclusive hay para chrome y para pc.

  7. Manuel dice:

    Tenia un Galaxy S2 que rootee a las dos semanas de tenerlo. Pero es que con Samsung es casi obligado con esa capa y el montón de bloatware que trae. Pero no cambiaba de rom por cambiar, solo para mejorar cuando estas ya no iban bien. Al final me quede con una CianogenMod que me duro casi tres años. Si, al final con las rom personalizadas pude tenerlo seis años.
    Ahora tengo un OnePlus 5, sin root de momento porque va muy bien. Cuando ya no tenga soporte será el momento de pensar en esas rom para prolongarle la vida. Para mi es una cuestión práctica, si va bien no lo toco.

Comentarios cerrados