Tecnología

Alejaos de las redes sociales

·

No soy muy de redes sociales. O más bien, no soy nada de redes sociales. Uso Twitter a diario, cierto, pero para mí esto no es una red social tal y como la entiende la mayoría de la gente. Lo llamaría más bien una red de descubrimiento.

Antes de la crítica inmisericorde, una aclaración: las redes sociales no son malas per se. Somos nosotros los que las hemos transformado en el horror que ahora son. Dicho lo cual, al lío.

A ver. Odio casi todo de Instagram. Sé que hay mucha gente que tiene la mejor de las intenciones a la hora de compartir sus fotos, y que muchas de ellas son maravillosas y realmente aquí sí hay esa faceta de descubrimiento que es lo que me encanta del servicio.

El problema no es ese, sino el de unos usuarios y usuarias que han viciado la plataforma para convertirlo en un escaparate de las vanidades. En un lamentable vehículo del postureo personal elevado a la máxima expresión. Hace unos días de hecho veía un documental de Cuatro de su serie “Fuera de Cobertura”. El programa se titula muy acertadamente ‘Influencers, el oficio de gustar‘ (el enlace os lleva a la versión HD, yo que vosotros reservaría una hora para verlo) y es un buen reflejo de un mundo artificioso y  triste que está haciendo que los valores de toda una generación de jóvenes y niños se vean transformados. El objetivo de muchas de las niñas y adolescentes que salían en el programa era lograr esa vida de ensueño de las influencers, que ellas mismas dejaban claro que tenía poco de ensueño y un lado oscuro realmente abominable.

Luego, claro, están las pseudoredes sociales como las que es posible disfrutar y sufrir a través de la aplicación de mensajería por excelencia, WhatsApp. Aquí pequeño guiño al humor, porque el mensaje de hoy de un usuario llamado @N0ESP0RPRESUMIR era otro fantástico reflejo, en tono irónico, de esa pesadilla en la que se pueden convertir los grupos de WhatsApp del cole. Leed todo el hilo, por favor.

La parodia es fantástica, pero lo triste es que la situación es muy real, y si sois padres seguro que habéis compartido este tipo de historias (con padres con los que tenéis algo de confianza). Los grupos de padres del cole son pequeños micromundos efervescentes, terroríficos y maravillosos y distópicos que parecen sacados de una peli de Almodóvar. Pero es que esta maldita aplicación de mensajería de la que ya he hablado en otras ocasiones es otro ejemplo de herramienta mal utilizada. Es como si los seres humanos tuvieramos la maldita capacidad de estropear algo que en realidad era maravilloso en su concepción. Qué capacidad destructora, por dios.

Facebook es otra que tal cual. Nunca me gustó esta red social del postureo amiguil, y ahora me gusta aún menos por esa otra faceta de Facebook que es mucho más peligrosa y que la gente sigue sin entender. Me resulta sorprendente que tanta gente use Facebook como una especie de libro sagrado. Uno que les permite entender una realidad que ellos creen que es la que hay pero que en realidad está tergiversada, filtrada, censurada y manipulada.

Esto no lo digo yo así porque sí, ojo. La gente que fue responsable de la creación de Facebook y que ya lleva cierto tiempo fuera lo está contando a quienes quieran escucharlo. Sean Parker indicaba cómo Facebook “explotaba” la psicología y “literalmente cambia tu relación con la sociedad y con otros. Solo Dios sabe lo que le está haciendo a los cerebros de nuestros hijos”. Otro de los ex-directivos de la red social, Chamath Palihapitiya, dio también su opinión recientemente indicado entre otras cosas que las redes sociales crean “un bucle de comentarios de validación social” (yo te hago like, tú me haces like o te las verás conmigo), y en ellas “no hay discurso cívico, no hay cooperación, hay desinformación, hay mentiras. No es un problema de los Estados Unidos, esto no va sobre la publicidad rusa. Este es un problema global”.

La puntilla llega de un artículo más antiguo, el que escribía otro ex-directivo con nombre muy de aquí (Antonio García-Martínez) que sin llegar a dar pruebas aputntaba a que Facebook podría dirigir sus anuncios a adolescentes deprimidos y a otros muchos grupos demográficos. En el texto explicaba que “no hay nada de la empresa que me confirme que orienta publicidad a ciertas emociones. Pero Facebook tiene y realiza un tipo de targeting psicométrico, en el que el objetivo es definir un subconjunto de la audiencia que el anunciante cree que es particularmente susceptible al mensaje”.

Que es justamente una forma de manipulación. Este hombre solo hablaba de publicidad, pero ha quedado patente que ese tipo de mensajes dirigidos (noticias falsas, desinformación) permite reforzar idiosincrasias y opiniones, exacerbarlas y que estas se hagan más y más virales aun cuando (al menos parte de) quienes las propagan no sean personas reales, sino bots.

No sé, a mí todo esto me apesta. Insisto en que tanto Instagram como Facebook o cualquier otra red social —LinkedIn, pequeño gran paraíso del postureo profesional, no se escapa— pueden ser y son usadas para el bien, pero el problema es que cada vez hay menos de esos buenos usos, porque están totalmente acorralados por los que vician y contaminan estas plataformas. 

Es una lástima, pero si una cosa tengo clara es la de que si puedo seguiré la misma política que el amigo Palihapitiya en cuanto a permitir el uso de redes sociales a mis hijos. Al ser preguntado qué hacía al respecto, este ex-directivo de Facebook (aparentemente) reformado lo tenía claro. “No les permito usar esta mierda”.

Pues eso.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

10 comentarios en “Alejaos de las redes sociales

  1. Trufeitor dice:

    Yo la verdad es que apenas si uso facebook como una especie de concentrador de noticias que comparten la docena de amigos que tengo y poco más. Muy rara vez publico y no miro la publicidad. Soy rarete. Ahora, después de leer esto me parece que a mis hijos tampoco les voy a dejar usar esa mierda.

  2. Lambda dice:

    Eeh, no. No fueron creadas “para el bien” (es lo que nos gustaría a ti y a mí, a muchos), sino para ganar dinero. Y ya saben, el dinero no se corta ante nada. No es que explícitamente (quiero creer) esperasen esto, sino que pensaban que era una posibilidad, y desde luego, eso no les arredró. Más nos vale espabilar a los padres tecnófilos…

    Por cierto, lo de Palihapitiya con sus hijos me recuerda cómo Jobs y Gates controlaban el tema de los gadgets en sus hijos: toda esta gente que vive, que ha vivido de primera mano toda esta era digital, “sabe” los efectos inmediatos que tiene en una mente “esponja” como es la de los niños pequeños el acceso fácil y cómodo de la tecnología… *voz tenebrosa* …licúa lentamente los cerebros, los “aplatana” como dicen en mi tierra… 😛 fuera coñas, da un poco de cosilla cómo tocan madera ellos mismos, los que montan el tema éste. No se hacen los locos, no…

    • Bueno, no sé con qué idea se crearon, probablemente no fue siquiera para ganar pasta sino como experimento, quién sabe. Otra cosa es en lo que se han transformado, y sí, es curioso cómo en casa del herrero famoso (Jobs, Gates), cuchillo de palo con el tema tecnológico. Si ellos también lo hacen o lo hacían será por algo.

  3. Había escrito un comentario bíblico pero el destino ha querido que se pierda en la inmensidad del universo cibernético y dado que me estoy durmiendo y me voy a abrir la cabeza con el teléfono…resumo:

    Yo empecé como todos, me conecté por mi gente y conocidos, pasé como todos a la fase de abducción total y pérdida de tiempo absurda… ahora, cansado, he relegado las apps al fondo del teléfono en la intención de usarlas menos, solo compartir artículos útiles como este y poco más (en el pc ni sopesó abrirlas) el tema de “compartir mis miserias y sensaciones” lo dejo para mi blog (que últimamente lo tengo abandonado) de hecho, últimamente he vuelto al viejo método de café y confidente, es algo más aromático y mucho más cálido.

    Es innegable que el ingrediente adictico está presente, es el hilo del que dependen esos negocios.

    Un saludo.

    • El modo café y confidente efectivamente tiene que molar, yo para temas personales siempre con gente muy cercana y en el cara a cara (o teléfono, como mucho). No soy de airear aquí y allá sensaciones o reflexiones privadas aunque alguna vez me dé un poquito por ahí. Cada cosa en su sitio, y evidentemente que cada uno encuentre qué cosas van en qué sitio. Los míos, desde luego, no son las redes sociales salvo como área de descubrimiento, como decía.

  4. Vicent dice:

    Pues suscribo el post casi de cabo a rabo.
    Y si, ya he pasado mi pequeña epoca de adicción, solo sigo con Twitter con un uso muy similar al que le dás, y es sorprendente, visto en perspectiva, la barbaridad de tiempo que pueden llegar a implicar.
    Mi lucha ahora es conseguir que mis hijas adolescentes hagan el mejor uso de las mismas. No permitirles abolutamente nada es hoy en día prácticamente inviable; y más que imponer criterios, intentar razonar con artgumentos, conseguir que me escuchen y escucharlas a ellas. Y en esa pelea andamos, con bastante fortuna de momento.

    • Pues podrías hacer un tutorial de esa batalla porque yo me enfrentaré a ella dentro de pocos años (en 3 o 4, diría) y no sé si lograré ser muy ecuánime. Difícil lidiar con esto, pero efectivamente prohibir su uso a nuestros peques adolescentes no es el camino.

Comentarios cerrados