Tecnología

Alejaos de las redes sociales

·

No soy muy de redes sociales. O más bien, no soy nada de redes sociales. Uso Twitter a diario, cierto, pero para mí esto no es una red social tal y como la entiende la mayoría de la gente. Lo llamaría más bien una red de descubrimiento.

Antes de la crítica inmisericorde, una aclaración: las redes sociales no son malas per se. Somos nosotros los que las hemos transformado en el horror que ahora son. Dicho lo cual, al lío.

A ver. Odio casi todo de Instagram. Sé que hay mucha gente que tiene la mejor de las intenciones a la hora de compartir sus fotos, y que muchas de ellas son maravillosas y realmente aquí sí hay esa faceta de descubrimiento que es lo que me encanta del servicio.

El problema no es ese, sino el de unos usuarios y usuarias que han viciado la plataforma para convertirlo en un escaparate de las vanidades. En un lamentable vehículo del postureo personal elevado a la máxima expresión. Hace unos días de hecho veía un documental de Cuatro de su serie «Fuera de Cobertura». El programa se titula muy acertadamente ‘Influencers, el oficio de gustar‘ (el enlace os lleva a la versión HD, yo que vosotros reservaría una hora para verlo) y es un buen reflejo de un mundo artificioso y  triste que está haciendo que los valores de toda una generación de jóvenes y niños se vean transformados. El objetivo de muchas de las niñas y adolescentes que salían en el programa era lograr esa vida de ensueño de las influencers, que ellas mismas dejaban claro que tenía poco de ensueño y un lado oscuro realmente abominable.

Luego, claro, están las pseudoredes sociales como las que es posible disfrutar y sufrir a través de la aplicación de mensajería por excelencia, WhatsApp. Aquí pequeño guiño al humor, porque el mensaje de hoy de un usuario llamado @N0ESP0RPRESUMIR era otro fantástico reflejo, en tono irónico, de esa pesadilla en la que se pueden convertir los grupos de WhatsApp del cole. Leed todo el hilo, por favor.

La parodia es fantástica, pero lo triste es que la situación es muy real, y si sois padres seguro que habéis compartido este tipo de historias (con padres con los que tenéis algo de confianza). Los grupos de padres del cole son pequeños micromundos efervescentes, terroríficos y maravillosos y distópicos que parecen sacados de una peli de Almodóvar. Pero es que esta maldita aplicación de mensajería de la que ya he hablado en otras ocasiones es otro ejemplo de herramienta mal utilizada. Es como si los seres humanos tuvieramos la maldita capacidad de estropear algo que en realidad era maravilloso en su concepción. Qué capacidad destructora, por dios.

Facebook es otra que tal cual. Nunca me gustó esta red social del postureo amiguil, y ahora me gusta aún menos por esa otra faceta de Facebook que es mucho más peligrosa y que la gente sigue sin entender. Me resulta sorprendente que tanta gente use Facebook como una especie de libro sagrado. Uno que les permite entender una realidad que ellos creen que es la que hay pero que en realidad está tergiversada, filtrada, censurada y manipulada.

Esto no lo digo yo así porque sí, ojo. La gente que fue responsable de la creación de Facebook y que ya lleva cierto tiempo fuera lo está contando a quienes quieran escucharlo. Sean Parker indicaba cómo Facebook «explotaba» la psicología y «literalmente cambia tu relación con la sociedad y con otros. Solo Dios sabe lo que le está haciendo a los cerebros de nuestros hijos». Otro de los ex-directivos de la red social, Chamath Palihapitiya, dio también su opinión recientemente indicado entre otras cosas que las redes sociales crean «un bucle de comentarios de validación social» (yo te hago like, tú me haces like o te las verás conmigo), y en ellas «no hay discurso cívico, no hay cooperación, hay desinformación, hay mentiras. No es un problema de los Estados Unidos, esto no va sobre la publicidad rusa. Este es un problema global».

La puntilla llega de un artículo más antiguo, el que escribía otro ex-directivo con nombre muy de aquí (Antonio García-Martínez) que sin llegar a dar pruebas aputntaba a que Facebook podría dirigir sus anuncios a adolescentes deprimidos y a otros muchos grupos demográficos. En el texto explicaba que «no hay nada de la empresa que me confirme que orienta publicidad a ciertas emociones. Pero Facebook tiene y realiza un tipo de targeting psicométrico, en el que el objetivo es definir un subconjunto de la audiencia que el anunciante cree que es particularmente susceptible al mensaje».

Que es justamente una forma de manipulación. Este hombre solo hablaba de publicidad, pero ha quedado patente que ese tipo de mensajes dirigidos (noticias falsas, desinformación) permite reforzar idiosincrasias y opiniones, exacerbarlas y que estas se hagan más y más virales aun cuando (al menos parte de) quienes las propagan no sean personas reales, sino bots.

No sé, a mí todo esto me apesta. Insisto en que tanto Instagram como Facebook o cualquier otra red social —LinkedIn, pequeño gran paraíso del postureo profesional, no se escapa— pueden ser y son usadas para el bien, pero el problema es que cada vez hay menos de esos buenos usos, porque están totalmente acorralados por los que vician y contaminan estas plataformas. 

Es una lástima, pero si una cosa tengo clara es la de que si puedo seguiré la misma política que el amigo Palihapitiya en cuanto a permitir el uso de redes sociales a mis hijos. Al ser preguntado qué hacía al respecto, este ex-directivo de Facebook (aparentemente) reformado lo tenía claro. «No les permito usar esta mierda».

Pues eso.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, versión internacional (soporte OTA), Snapdragon 855, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 363 euros en GearBest
  • Xbox One X + Metro Exodus: la consola más potente de Microsoft está de rebajas, incluye Metro Redux, un mando, 1 TB de capacidad y también Metro 2033 y Metro Last Light. Está a 349 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Teléfono Nokia 3100 Mini: una réplica del antiguo móvil estrella de Nokia, perfecto para usar el teléfono móvil como eso, como un teléfono. Tiene conectividad 2G, teclado físico y minipantalla. Prodigioso por 10,78 euros (sí, 10,78) en TomTop.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 1,99 euros en eBay, perfecta para este equipo que se venden sin sistema operativo
  • Xiaomi Mi 9 SE: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (uauh), triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a tan solo 270 euros en GearBest
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 170 euros a través de Amazon.
  • Amazfit Verge Lite: sin NFC, pero con una autonomía de hasta 20 días. Pantalla AMOLED de 1,3″ 360×360 Corning Gorilla Glass. Frecuencia cardíaca, gran variedad de modos deportivos. GPS + GLONASS. Está a 89,18 euros en AliExpress
  • Amazon Echo Dot + Philips Hue White Kit: el conjunto de 2 bombillas LED E27 con tonos de blanco regulables, el puente y el altavoz inteligente en formato mini de Amazon para controlarlo todo. Está a 69,99 euros en Amazon, suele estar al doble.
  • Memoria SanDisk doble USB-C / USB-A 128 GB: esto es la primera vez que lo veo en ofertas. Un pendrive con dos salidas a elegir (no se ve en la foto) USB-C y USB-A, 128 GB e interfaz USB 3.1 para transferencias rápidas. Está a 24,99 euros en Amazon.
  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

10 comentarios en “Alejaos de las redes sociales

  1. Trufeitor dice:

    Yo la verdad es que apenas si uso facebook como una especie de concentrador de noticias que comparten la docena de amigos que tengo y poco más. Muy rara vez publico y no miro la publicidad. Soy rarete. Ahora, después de leer esto me parece que a mis hijos tampoco les voy a dejar usar esa mierda.

  2. Lambda dice:

    Eeh, no. No fueron creadas «para el bien» (es lo que nos gustaría a ti y a mí, a muchos), sino para ganar dinero. Y ya saben, el dinero no se corta ante nada. No es que explícitamente (quiero creer) esperasen esto, sino que pensaban que era una posibilidad, y desde luego, eso no les arredró. Más nos vale espabilar a los padres tecnófilos…

    Por cierto, lo de Palihapitiya con sus hijos me recuerda cómo Jobs y Gates controlaban el tema de los gadgets en sus hijos: toda esta gente que vive, que ha vivido de primera mano toda esta era digital, «sabe» los efectos inmediatos que tiene en una mente «esponja» como es la de los niños pequeños el acceso fácil y cómodo de la tecnología… *voz tenebrosa* …licúa lentamente los cerebros, los «aplatana» como dicen en mi tierra… 😛 fuera coñas, da un poco de cosilla cómo tocan madera ellos mismos, los que montan el tema éste. No se hacen los locos, no…

    • Bueno, no sé con qué idea se crearon, probablemente no fue siquiera para ganar pasta sino como experimento, quién sabe. Otra cosa es en lo que se han transformado, y sí, es curioso cómo en casa del herrero famoso (Jobs, Gates), cuchillo de palo con el tema tecnológico. Si ellos también lo hacen o lo hacían será por algo.

  3. Había escrito un comentario bíblico pero el destino ha querido que se pierda en la inmensidad del universo cibernético y dado que me estoy durmiendo y me voy a abrir la cabeza con el teléfono…resumo:

    Yo empecé como todos, me conecté por mi gente y conocidos, pasé como todos a la fase de abducción total y pérdida de tiempo absurda… ahora, cansado, he relegado las apps al fondo del teléfono en la intención de usarlas menos, solo compartir artículos útiles como este y poco más (en el pc ni sopesó abrirlas) el tema de “compartir mis miserias y sensaciones” lo dejo para mi blog (que últimamente lo tengo abandonado) de hecho, últimamente he vuelto al viejo método de café y confidente, es algo más aromático y mucho más cálido.

    Es innegable que el ingrediente adictico está presente, es el hilo del que dependen esos negocios.

    Un saludo.

    • El modo café y confidente efectivamente tiene que molar, yo para temas personales siempre con gente muy cercana y en el cara a cara (o teléfono, como mucho). No soy de airear aquí y allá sensaciones o reflexiones privadas aunque alguna vez me dé un poquito por ahí. Cada cosa en su sitio, y evidentemente que cada uno encuentre qué cosas van en qué sitio. Los míos, desde luego, no son las redes sociales salvo como área de descubrimiento, como decía.

  4. Vicent dice:

    Pues suscribo el post casi de cabo a rabo.
    Y si, ya he pasado mi pequeña epoca de adicción, solo sigo con Twitter con un uso muy similar al que le dás, y es sorprendente, visto en perspectiva, la barbaridad de tiempo que pueden llegar a implicar.
    Mi lucha ahora es conseguir que mis hijas adolescentes hagan el mejor uso de las mismas. No permitirles abolutamente nada es hoy en día prácticamente inviable; y más que imponer criterios, intentar razonar con artgumentos, conseguir que me escuchen y escucharlas a ellas. Y en esa pelea andamos, con bastante fortuna de momento.

    • Pues podrías hacer un tutorial de esa batalla porque yo me enfrentaré a ella dentro de pocos años (en 3 o 4, diría) y no sé si lograré ser muy ecuánime. Difícil lidiar con esto, pero efectivamente prohibir su uso a nuestros peques adolescentes no es el camino.

Comentarios cerrados