Tecnología

Apple y las redenciones (I)

·

Habían pasado unas semanas desde que Harry había visitado al Sr. Cook en su residencia de ancianos en Cupertino, pero en realidad a Harry le pareció que había hablado con él ayer. Nada había cambiado en las modernas instalaciones que se mantenían a una temperatura perfecta y en las que el minimalismo era la norma. 

—Buenos días, señor Burns —dijo una robot-enfermera tras un escaneo instantáneo de Harry— Me llamo Norma, ¿en qué puedo ayudarle?

—Vengo a ver al Sr. Cook, me está esperando. Por cierto, Norma, ¿qué tal, tienes noviete? —a Harry le gustaba poner a prueba a los motores de IA de estas últimas generaciones de robots. 

—Pues sí. Se llama Mike y es un robot-policía que está cuadrado —contestó Norma adaptándose rápidamente a la conversación —. Igual quiere comentar este curioso interés suyo por mí con él. 

—Ehm… no, gracias, Norma. En realidad soy un hombre felizmente casado. Era por tontear un poco. 

—Lo sé. Sally Albright, dos hijos, viven un bajo con jardín en Palo Alto, y tienen unos ingresos anuales de…

—Oyeoyeoye para el carro, Norma. Hablar de dinero está muy feo. Sobre todo si uno habla de lo que gana un periodista tecnológico.

—Por supuesto Sr. Burns. ¿Quiere ir a ver ya al Sr. Cook?

—Por favor —dijo Harry.

Tim Cook, ex-CEO de la extinta Apple, le esperaba en su habitación,  que por supuesto tenía unas vistas especiales del Apple Park. El cuartel general que Apple inauguró en 2017 seguía siendo una de las atracciones turísticas de la zona, convertido ahora en museo y en recordatorio constante —el Sr. Cook se estremeció al pensarlo una vez más— de que incluso los gigantes pueden caer. Cuando Harry entró a la habitación, el Sr. Cook estaba de buen humor. 

—Buenos días, Harry —dijo, estrechándole la mano.

—Buenos días, Sr. Cook. Le veo bien. 

—Es que hoy me toca hablar de WWDC 2017, ¿no es así?

—Correcto, quería repasar aquel evento que por primera vez en años pareció por fin aportar algo de luz a la compañía. 

—Sí. Lástima que aquello no acabase durando —comentó Cook con una expresión sombría. Se recuperó al instante —. Pero de eso podremos hablar otro día. Hoy toca recordar aquellos buenos momentos. 

—Me parece fantástico. Recuerdo bien el comienzo de aquel evento vertiginoso. Usted empezó con un “Tenemos un montón de cosas de las que hablar hoy, insisto, un montón“.

—Y las teníamos, desde luego. Lo demostramos a lo largo de toda la conferencia y de los meses siguientes. 

—Aunque el principio de la conferencia fue un poco aburrido, debo decir. Actualizaciones menores de tvOS y watchOS. 

—Como usted imaginará, esos dos desarrollos no eran el foco del evento, ni tampoco de nuestros esfuerzos. En tvOS llegaba el soporte de Amazon Prime Video, algo de lo que no podían presumir por ejemplo los dispositivos basados en Android. 

—Sí, lo recuerdo. Por entonces no se podía hacer casting con el Chromecast: o te comprabas el Amazon Fire TV Stick, o lo tenías crudo. Desde el ordenador sí se podía, pero claro, era una gaita. 

—Exacto. Aquello aumentó la propuesta de valor del servicio, aunque en realidad nuestra apuesta por la televisión era una vez más errónea. Llegábamos tarde para competir con Netflix, que dominaba el panorama de forma aplastante. 

—Podrían haber hecho algo parecido. Por dinero no sería —comentó Harry.

—Puede, pero lo cierto es que nunca tuvimos interés en ello. Nunca fuimos una empresa productora de contenidos propios. Era mucho más fácil actuar como intermediarios de los de otros. Puede que perdiésemos una oportunidad ahí, pero actuar como puente a otros servicios no iba mal del todo. Sea como fuere, insisto, aquella no era nuestra guerra. 

—Tampoco parecían serlo los relojes, por lo que recuerdo. 

—Ahí se equivoca usted. El Apple Watch se vendía como churros. Al menos, relativamente, porque era el wearable más importante del mercado. Es cierto que en aquel momento no se le podía sacar mucho más partido, pero al menos seguíamos mejorando el software. 

—Uy sí, lo recuerdo, en lugar de Minnie ya podíamos poner a Woody, Jessee y Buzz Lightyear —dijo Harry midiendo al Sr. Cook. A ver cómo respondía, pensó.

—Menos guasa, Harry. Para empezar, la relación con Disney era inmejorable. Y además, eso le daba un toque simpático a los relojes. Esa crítica es un poco cansina: uno podía poner cualquier otro diseño en el reloj, al fin y al cabo. Pero es que además el objetivo del Apple Watch se iba fortaleciendo.

—Por supuesto, lo decía para darle salsa a la entrevista, Sr. Cook, ya me conoce. Sea como fuere, watchOS 4 tampoco era nada del otro jueves, ¿no cree?

—Bueno, estaba claro que el segmento de los smartwatches estaba en un momento difícil: apostar más a ese sector era absurdo, así que reforzamos las áreas en las que estaba claro que el dispositivo se comportaba bien: notificaciones y seguimiento de la actividad deportiva. 

—Y aún así, esos dos primeros anuncios eran los entremeses. 

—Por supuesto. A partir de ese momento llegaban los platos fuertes, y entre ellos, el dedicado a los Mac. 

—Los Mac, los grandes olvidados durante mucho tiempo. Les habían caído fuertes críticas por esos MacBook Pro que nadie entendía, pero también por la falta de renovaciones de sus Mac Pro.

—Nuestro error fue apostarlo todo al iPhone. El Mac ya no era importante, y eso se dejaba notar tanto en el sistema operativo como en los ordenadores de sobremesa y portátiles que lanzábamos. Jonny y su obsesión por el diseño no nos ponían las cosas fáciles.

—Supongo que se refiere a Jon Ive

—Por supuesto. Acabé un poco hasta las narices de él, la verdad . Tanto que ni siquiera salió en ningún vídeo del evento. 

—Anda, es cierto. Curioso, desde luego, aunque no mucha gente se dio cuenta de la ausencia de esos vídeos “zen” del Sr. Ive. 

—Bueno, hasta para eso quisimos dar un respiro a los usuarios y volver a un enfoque más convencional. Uno que sabíamos que muchos de nuestros usuarios buscaban en nuestros equipos. 

—Pues no empezaban muy bien con High Sierra. Vaya con el nombrecito. 

—Cuando Craig [Federighi] lo propuso, ninguno estábamos demasiado convencidos, pero al fin y al cabo, él era Hair Force One. Lo aceptamos. 

—Pues en la audiencia se debieron creer que era una broma, porque en aquel momento hubo risas por doquier —comentó Harry. 

—Cierto, lo recuerdo —respondió Cook esbozando una sonrisa —. Lo importante no era el nombre, aunque en realidad el sistema operativo ya estaba demasiado mascado. No había mucho que rascar, así que nos centramos en mejoras llamativas en algunas áreas. Safari volvía a ser estandarte de la velocidad y la privacidad (bloqueo de vídeos y de anuncios), y en Mail llegaba la vista dividida para responder a correos mientras veías los originales a un lado. Y en Photos teníamos un nuevo diseño y reconocimiento facial más avanzado y no tan intrusivo, además de una mejor edición de fotos. 

—Como usted comprenderá, ninguna de esas mejoras era realmente espectacular para la gente. De hecho, no eran mejoras al sistema operativo, sino a algunas de sus aplicaciones nativas, muchas de las cuales no eran las herramientas por defecto para gente que usaba otro navegador y clientes de correo web como Gmail. 

—Bueno, todo suma, ¿no cree usted? Y sí que integramos mejoras en el sistema operativo: el sistema de ficheros APFS hacía por fin su debut, y también iniciábamos el soporte a la realidad virtual con la ayuda de Steam VR. 

—Me perdonará usted, pero eso son minucias

—Eran avances. No especialmente llamativos, pero como le digo, macOS ya estaba muy maduro tras más de 15 años en el mercado. De nuevo, el foco no estaba tanto en el software como en el hardware. Esa era la verdadera sorpresa del evento. 

—Lo recuerdo bien. Aunque la cosa no era especialmente sorprendente al principio. 

—Bueno, nos gustaba ir de menos a más. Actualizamos los iMac y MacBook Pro con los procesadores Kaby Lake, mejorábamos el almacenamiento, e incluíamos dos puertos Thunderbolt 3. 

—Sí, pero de entrada de vídeo para usar las pantallas como monitores externos de otros ordenadores nada. 

—Qué le puedo decir. Así hacíamos las cosas en Apple.

—Sí, lo de las lentejas. 

—¿Qué lentejas? —preguntó el Sr. Cook extrañado.

—Pues eso, que son lentejas. O las comes o las dejas. Con ustedes siempre era lo mismo.

—Cierto, pero eso nos permitía ofrecer una mejor exp… —Harry le cortó.

—No siga por ahí, Sr. Cook, que ya sabemos cómo acabó todo. Mejor continúe con el evento. 

El Sr. Cook se detuvo unos instantes. Aquel mensaje que había dado tantas veces se había acabado volviendo contra ellos. Más control, mejor experiencia de usuario: durante años Apple convenció a los usuarios de que ese era el camino. Luego todo se torció. Cómo no supieron verlo.

—¿Está usted bien? —preguntó Harry preocupado.

—Sí sí, perdone. Estaba reflexionando sobre lo que usted decía. Tiene razón, pero entonces no pudimos ni supimos verlo. Como usted dice, eran lentejas, y nos iba muy bien con ellas. 

—Desde luego. Hasta que dejó de irles bien. Pero sigamos: también actualizaron los MacBook y los MacBook Pro. 

—Sí, actualización menor, procesadores Kaby Lake de nuevo y mejores unidades SSD. Pero ojo, que también actualizamos el MacBook Air. 

—Esa es una de las preguntas que quería hacerle, porque recuerdo que muchos esperábamos una pantalla Retina de una vez en esos equipos legendarios. ¿Le tenían manía al equipo, o qué?

—En absoluto. El MacBook Air me parecía un portátil fabuloso, pero financieramente no tenía sentido incluir una pantalla Retina. Incrementaría el coste y convertiría a este portátil a una opción más barata a los MacBook Pro y más potente que los MacBook, que eran los equipos por los que estábamos apostándolo todo.

—Porque eran mucho más rentables, ¿correcto?

—Por supuesto. El margen de beneficio con los MacBook y los MacBook Pro era asombroso. Con los MacBook Air la cosa cambiaba, pero gracias a dejar el portátil “capado” nos podíamos permitir seguir vendiéndolo para los que estuviesen interesados sin perder demasiado por el camino. 

—Poderoso caballero es don dinero, Mr. Cook. 

—No sea ingenuo, Harry. Apple era una empresa, y las empresas tienen que ganar dinero.

—No a costa de todo y de todos. No a costa de unos usuarios para quienes el MacBook Air fue el mejor portátil de la historia. Perdóneme de nuevo, pero aquello fue una muestra absoluta de racanería y de falta de mimo. Podían haber hecho mucho más con el MacBook Air. Debían haberlo hecho. Y no era tan difícil. Así les fue.

—Es fácil decirlo a toro pasado, Harry, pero aquella era nuestra forma de ver las cosas. Había que seguir haciendo caja, esa era mi obsesión.

—Bueno, dejémoslo. Al menos tenían aquel as guardado en la manga. El iMac Pro. ¿Por qué lanzaron aquel equipo, ustedes que parecían no escuchar nunca a nadie e ir completamente a su bola?

—Durante muchos años pudimos hacer lo que quisimos: daba igual lo que les diésemos a los usuarios. Recuerdo cuando Steve [Jobs] anunció la llegada del corta&pega al iPhone como algo revolucionario. La gente ni se daba cuenta de cómo controlábamos la evolución y el ritmo de las mejoras. Siempre de forma muy gradual, guardándonos ases en la manga por si surgía la necesidad. Eso fue el iMac Pro. Uno de esos ases en la manga. 

—¿Necesitaban corregir el rumbo?

—Así es. Aunque el Mac había dejado de ser importante para nosotros, seguía siéndolo para muchos usuarios. Lo habían demostrado con las críticas al Mac Pro, por ejemplo.

—Que por cierto, demostró ser una cagada. Con perdón, Sr. Cook.

—Dígaselo a Jonny. El equipo sirvió para ponernos al frente del diseño tecnológico, pero cometimos errores clave que hacían muy caro actualizarlo y ofrecer nuevas versiones a los usuarios. No entendimos que la gente quería ampliar sus equipos, y de hecho eso era algo que pensábamos que la gente no quería hacer en nuestros productos.

—Pero en este equipo eso era vital, como se demostró. 

—Sí, y eso acabó haciendo que diéramos marcha atrás. Anunciamos una renovación del Mac Pro con un nuevo diseño que sobre todo apostaría por la modularidad. 

—Lo recuerdo, lo recuerdo. Lo gracioso es que no daban ningún dato más. Ni especificaciones, ni diseño, ni precio, ni fechas. Aquello no era más que vaporware. Pero como venía de Apple, la gente se lo tragó, claro.

—Contábamos con ello, pero quisimos aliviar la espera. Por eso el iMac Pro. Un equipo totalmente aspiracional, muy alineado con nuestra forma de hacer las cosas. Aquella máquina era bestial para la época. 

—También en precio.

—No para nosotros. Recuerde, ofrecíamos una mejor exp… —Harry volvió a cortarle.

—Oiga Sr. Cook, no me venga otra vez con lo mismo. Que ya nos conocemos.

—Uy, disculpe. Es la costumbre de defender a Apple a capa y espada.

—El equipo era carísimo. Y además estaba condenado por el mismo problema que los Mac Pro: no podías ampliarlo. 

—Cierto y cierto, pero como le digo, precisamente por eso estaba alineado con nuestra forma de hacer las cosas y de verlas. Era un producto “lógico” para nosotros. 

—Que de nuevo, tardaría en llegar y lo haría de forma limitada. 

—Una vez más, insisto: aquella era nuestra forma de hacer las cosas, y a la gente no le importaba. O al menos no le importó durante bastante tiempo.

—Hasta que sí lo hizo, claro.

—Exacto. 

El Sr. Cook se quedó una vez más pensando. Harry recordaba las sensaciones vividas durante aquel evento: el iMac Pro tenía todo lo que solían tener los productos de Apple. Impresionaba en la keynote, pero cuando uno mascaba las novedades se daba cuenta de que las sombras eran a menudo más grandes que las luces. A los usuarios de aquel ecosistema extinto no les importó durante años sacrificar libertad, opciones y dinero para acceder a esa “mejor experiencia de usuario”, pero como ocurre siempre, algo ocurrió. Algo que acabó con el imperio Apple. Quizás algún día hablara de ello con el Sr. Cook, que ahora estaba visiblemente cansado. 

—¿Cómo está usted, Sr. Cook?

—Lo cierto es que estoy algo cansado —admitió.

—¿Le parece que continuemos mañana? Así podrá usted coger fuerzas para hablar de iOS 11, de los iPad y, por supuesto, del HomePod. 

—Perfecto, Harry. Le espero mañana a la misma hora —dijo el Sr. Cook mientras hacía un gesto táctil en su muñeca.

—Hasta mañana. 

Norma se presentó al instante respondiendo a ese gesto del Sr. Cook, y escoltó a Harry hasta la salida de la residencia. Harry iba pensativo, y ni siquiera prestó atención a la despedida de la robot-enfermera. 

—Sr. Burns, le he contado a Mike lo de su interés por mí y ha cortocircuitado. Estoy libre esta tarde.

—Ehm… sí, gracias Norma. Gracias. —contestó Harry, absorto.

Norma se dio cuenta de que el momento bromas había terminado. Mandó un SIGKILL al proceso encargado del tono humorístico y volvió a su trabajo, como casi siempre, en silencio. 

La segunda parte de la historia, aquí.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

20 comentarios en “Apple y las redenciones (I)

  1. Bardolobo dice:

    Bueno, Javi, como esperaba, tono pesimista y “gruñoncete”. Eso sí, sin estar de acuerdo en parte de lo que dices (en otra sí, que yo no tengo acciones de Apple ni me pagan -lástima- :p), me reitero en lo que siempre digo: da gusto cómo lo escribes. 🙂

    Ansioso por leer la segunda parte, que es la que corresponde más a lo que me interesa, iOS y el iPad.

  2. Creo que esta vez el relato si bien es la continuación de la WWDC del 2016, que si, fue horriblemente mala en todo sentido; creo que en este 2017 Apple si hizo una keynote inaugural, que; enfocada a los consumidores (porque de desarrollo nada de nada) estuvo mejor que la anterior y a la altura en general a las BUILD y la I/O de este año. Yo creo que:

    macOS High Sierra: bueno es el “toc” que parece que Apple empezará a hacer con el sistema hasta que lo reemplacen (por iOS?), como lo fue El Capitan a Yosemite. Ya de por si, incluir APFS es (a espera de comprobarlo) personalmente es más que lo que traía Sierra (porque lo del desbloqueo con el Apple Watch, pues …), sumale todo lo de VR y lo del soporte de gpus externas, creo que no es mala release. Ahora, me imagino que la versión 10.14 (de existir) incluirá cambios a la interfaz (refinar iconos y de una vez por todas incluir el modo oscuro completo) y quizás vitaminar algo el Finder. Yo de momento con High Sierra estoy contento siempre y cuando traiga más estabilidad y rendimiento. Ahora nótese el fondo otoñal que eligieron, será que estamos en el Otoño ya de macOS ?

    iOS: pues para iPhone, bien, lo típico (mejoras, y cambios en la interfaz, que ya tocaba). Pero en el iPad creo que esta vez es de reconocer en Apple el esfuerzo por intentar justificar el iPad Pro, ahora desde el software. Lo del Dock (a medio camino entre el de iOS y el de macOS) es una muy buena idea, lo del drag & drop tan necesario, es bueno que llegue, lo de la multitarea; también es interesante el cambio que hicieron, que aunque ligero se ve más útil que lo que hay actualmente. Yo tengo un viejo iPad Mini y estaba esperando esto para volver a comprar un iPad, iré por el Pro.

    watchOS y tvOS: no se que más le piden a estos sistemas, y tampoco se cuanto más o menos hacen comparados con las versiones de Android. No se si decir que el Apple TV y el Watch son de nicho, pero si el mercado es reducido aún, creo yo.

    Hardware: ¿alguna vez Apple ha vendido hardware barato?, todos sabemos que Apple es prohibitivo desde siempre. ¿Recuerdan los 1.699 USD que valía el G4 Cube?. Ahora los equipos de Microsoft quizás algo más económicos, igual son prohibitivos pero nadie se queja. Qué Microsoft innova, puede ser, pero es porque tiene que cambiar o buscar una nueva “identidad”, Apple ya tiene una “identidad” definida, por eso creo que son inflexibles a nivel de formato del hardware. Cosa muy mala de todas estas empresas, es el tema de la ampliación de sus componentes.

    Lo del HomePad pues, supongo que Alexa si es un éxito para que todos hagan esfuerzos en ese ámbito, pero sigo sin verle utilidad real a un parlante inteligente, en ese caso prefiero que la casa completa hablara (aunque me daría miedo eso jajaja).

    Lo del Macbook Air, yo creo que apunta a los nostálgicos del equipo, así que es bienvenido. Ya podrían hacer algo así con el chasis del Macbook Pro mid 2012 jajajaja.

    Yo este año creo que la WWDC fue buena, por eso me extraña el tono pesimista lo que me hizo que esta vez no me enganchara el relato (que eso no quita que sea bueno). Quizás quedo como fanboy de Apple sin serlo, pero creo que son demasiado lapidarios con él. Ahora habría que formarse un panorama más completo de la WWDC viendo todas las sesiones.

    Ahora, no creo que lleguemos antes de los 30 años a tener robots como los del relato, no almenos con esa IA; por lo cual Cook estaría ya bien muerto.

    Y cuando uno de estos relatos con Nadella o Pichai ??

    • El evento fue bastante mejor que BUILD y Google I/O en mi opinión, porque en esos dos casos el centro estuvo en los desarrolladores. Luego Microsoft tuvo sus eventos hardware con los Surface Laptop y los Surface Pro, pero aún así Apple me ha sorprendido en esta edición, muy para consumo y poco para desarrolladores, como dices.

      Lo de Nadella o Pichai tendrá que caer, sí. A ver en qué residencia les meto. Igual se ponen a jugar al mus con Cook. El cuarto podría ser Bezos, ya puestos.

  3. Vicent dice:

    Me encantan estas entradas. Me gusta el estilo, y hasta el aire distópico de las mismas. Como te han comentado se te ajusta muy bien, se te ve cómodo y disfrutar. Puede ser un camino.
    No sé en qué intervalo temporal te mueves al adelantar la caída de Apple. (Su ruina absoluta, de hecho). Caída que se producirá, por supuesto. Aunque dudo que en los términos que planteas ni en su inmediatez. Apple es quien es hace 8-10 años, tampoco más. Y no va a durar mucho más en la cresta. Pero de ahí a desaparecer…
    Y yo ya sabes que tengo la teoría que no será Apple sola quien caiga, sino todo Silicon. En 2030 apuesto un café que ninguna de las 5 mayores compañías que cotizan en bolsa serán las actuales, y veremos a la Gran China copar todo ese podio. Seguirán los Google, Facebook, Apple, Microsoft, pero disminuidas en su poderío. (Ninguna quebrada como sugieres.)
    No soy de Mac’s, así que también me reservo para mañana. Solo una duda. ¿Seguro que no es actualizable el iMac Pro? He creído leer que el SSD y la RAM son ampliables, y la tarjeta gráfica lo sería a través de una eGPU. Tampoco es que tenga mucha importancia para mí, es un equipo que claramente está lejísimos de mi foco.

    • Gracias Vicent 🙂 Me temo que abuso del diálogo, pero no tengo tampoco muchas ambiciones más allá de entretener y contar las cosas desde una perspectiva algo distinta. En realidad mi visión distópica es, como todas las distopías, exagerada a tope. Dudo que Apple caiga en el rango que manejo, pero tengo mucha curiosidad cómo andan los ánimos en 2030 por allí. En esa y en todas, porque en 12 años pueden pasar muchas cosas. Mira a Facebook. Hace 12 años no la conocía ni su madre, o casi.

  4. Land-of-Mordor dice:

    “…En tvOS llegaba el soporte de Amazon Prime Video, algo de lo que no podían presumir por ejemplo los dispositivos basados en Android.

    —Sí, lo recuerdo. Por entonces no se podía hacer casting con el Chromecast: o te comprabas el Amazon Fire TV Stick, o lo tenías crudo. Desde el ordenador sí se podía, pero claro, era una gaita…”

    Se ve que el desenfoque selectivo de la “blogsfera” tecnológica se perpetuó a lo largo de los años. Nada impedía por aquel entonces que pudieras tener un “Android Box” o “Stick” conectado a tu TV, instalar la aplicación Amazon Prime Video y disfrutar del contenido que ofrecía el servicio. TvOS según recuerdo era el sistema operativo del AppleTV, producto muy diferente al Fire TV Stick de Amazon o el Chromecast de Google y que no competía con ellos. Otra cosa es la costumbre que había en la época en la que Apple era grande de comparar sus productos con otros de un segmento inferior o simplemente diferente para hacerlos quedar mejor. Fue un error entonces y los sigue siendo ahora.

    En otro orden de cosas, da gusto recordar aquellos viejos tiempos con Samsung, Google, Microsoft, Apple, etc, en los tiempos de Hacendado-Xiaomi Corp.

      • Desenfoque Selectivo dice:

        Aquel Mordor un poco viejo y ya sin tierra, sentado en su casa de retiro donde se sentía protejido y amado por su lustrosa y diligente enfermera de ultima generación, sabía que habia hecho muy bien al aceptar el implante en su brazo de no haberlo hecho habría quedado fuera del sistema, definitivamente fue lo correcto, se decia una y otra vez… Cierto que desde que se lo puso algo había cambiado ya no era capas de sentirse él mismo, aunque no lo supiera explicar…

        En esa tarde lenta en su casa de retiro se entrenía recordando las querencias de sus años mozos, de pronto un recurdo lejano y difuso cruso su mente, casi en un atisbo de lucidés, se preguntó si aquel tal desenfoque realmente buscaba perpetuarse -que raro pensó-, ¿Perpetuarse? aquella distracción pronto abandono su prodigiosa mente, para un sujeto de su edad, al tiempo que que el eco de una frase sin sentido repetía, ahí le has dado, ahí le has dado.

        Bendiciones y suerte en todos tus proyectos.

      • Land-of-Mordor dice:

        “…No pillo muy bien el último párrafo, me temo…”

        En estos días quien parte el bacalao tecnológico y no tecnológico es la Hacendado-Xiaomi Corporation. Lejos quedan los días de aquellas batallas publicitarias interminables entre las extintas Samsung, Google, Microsoft y Apple entre otras.

      • Land-of-Mordor dice:

        @DESENFOQUE SELECTIVO

        Si ya el Mordor de principios del siglo XXI era puñetero, el de estos tiempos es todavía peor:

        – “…ya no era capas…” -> ya no era capaz
        – “…difuso cruso su mente…” -> difuso cruzó su mente
        – “…en un atisbo de lucidés…” -> en un atisbo de lucidez
        – “…pronto abandono su…” -> pronto abandonó su

        De todas formas alguna vez tendremos que quedar, aunque sea virtualmente para recordar viejas batallitas con Harry XD

  5. Javi, me he puesto a ver un video de iOS 11 y se me ha prendido el foco, ¿y si en cosa de nada es posible usar una pantalla externa, un teclado y un trackpad para interactuar con él? Piénsalo, iOS ha dado el salto al escritorio y no lo hemos visto.

    Todo lo que se hace en el sistema se puede hacer perfectamente con un teclado y un ratón/trackpad. Tenemos la evolución enfrente.

  6. Pingback: Apple y las redenciones (y II) | Incognitosis

  7. Desenfoque Selectivo dice:

    @ LAND – OF – MORDOR

    Ja, ja Mordor puñetero, -que vos mismo lo dijiste-, me has dado con las s, c, z, aquí en América es lo mismo, seguro eso pasa con la lengua en todas las periferias, pasó por ejemplo en la vieja Iberia, pues en la metrópolis Roma se hacía cierta mofa de sus gentes, a quienes calificaban de las más “felices del mundo”, pues para ellos no había diferencia entre vivere y bibere.

    Así que si estuviésemos cara a cara tendrías que aceptar que desde tu óptica continuamente cometería faltas de dicción y por tanto de ortografía, como los andaluces y canarios, tendrías que aceptar que diga vos sos y no vos sois, porque la evolución natural de la lengua fue así por estos lares.

    Así que antes que lo digan por ahí, cometeré yo mismo el galicismo:

    “Touché.” Ahí le has dado.

    Me parece bien que si no podés atacarme por el fondo, me intentés evidenciar por la forma.

    Aunque volviendo al origen del asunto ese regaño que diste al “webmaster” -que lindo eso de los galicismos y barbarismos salvajes, nada como un buen anglicismo, un suculento párrafo en inglés y sin poner traducción, para demostrar que vos si sabés…-

    Hay ya me volví a despistar, perdón, esas cosas de andar perpetuamente desenfocado, pero bueno que importa, decía que esa frase alusiva que metiste con calzador:

    “Se ve que el desenfoque selectivo de la “blogsfera” tecnológica se perpetuó a lo largo de los años.”

    -Algunos proponen el neologismo “blogosfera” que aún no es aceptado por la R.A.E-

    Esa frase forzada puesta después del regaño que graciosamente aceptó el “webmaster”, -o un tal Jarri-, me recordó una frase que al parecer decía la abuelita de mi abuelita:

    “es mejor estar de menos que de más.”

    Aunque Porky Pig decía:

    “es mejor que zzsosobre que faffalte”

    Así que lo más seguro es que ¿Quién sabe?

    Pero ante la duda la prudencia, el recato, el pudor y la elegancia, aconsejan emprender un gracioso retiro por la derecha o por la izquierda.

    Como siempre muy divertido divagar contigo, intercambiamos, si quieres en Xataka.

    Y Mordor no olvides que si quieres llegar a viejo puñetero no debes ponerte el chip de tatuaje ni tragar cierto marcador genético que en sus años de directora del D.A.R.P.A desarrolló una sujeta que hoy es flamante vicepresidente de Google, si lo haces te absorberá la matrix.

  8. Pingback: Al iPad Pro ya solo le falta un ratón | Incognitosis

Comentarios cerrados