Tecnología

La época dorada de los Ultrabooks

·

Hace un año (y un día) me compraba el MacBook Air de 13 pulgadas (Mid 2012), y en aquel momento tenía bastante claro que era el portátil perfecto para mi, algo que ya me convenció hace un par de años cuando compré una edición anterior del mismo portátil.

Pero las cosas han cambiado mucho, desde luego. En primer lugar por la llegada de Haswell, que es especialmente interesante a nivel de eficiencia y sobre todo de potencia de su GPU. Lamentablemente, las GPUs integradas de la serie Iris no están destinadas a Ultrabooks, ya que imponen un consumo y unas necesidades de refrigeración que parecen hacerlos poco aptos para máquinas tipo MacBook Air. En segundo, por las densidades de pantalla, que han hecho que aquello de las pantallas Retina no sea una ventaja única del mundo Apple.

De hecho, si tuviera que coronar al mejor Ultrabook (o ultraportátil, ya que el MBA no entraría oficialmente en esa categoría) probablemente no elegiría al nuevo MacBook Air, que a pesar de mejorar en varios apartados, no ha incluido esa pantalla Retina que hubiera sido la puntilla para un maquinón casi perfecto. Probablemente el consumo de batería (y por supuesto, el coste) que impone esta pantalla echó para atrás a los ingenieros de Apple, pero creo que al menos deberían haber ofrecido una versión Retina para los usuarios que prefieren sacrificar batería para disfrutar de esa densidad de pantalla.

Sin embargo, no lo han hecho, probablemente guardándose esa carta para el teórico refresco de mediados de 2014 y para la llegada de Broadwell, un salto alucinante más en cuanto a escala de integración que hará que Intel pase de micros en 22 nanos a micros en unos asombrosos 14 nanos. Por supuesto, eso conllevará más densidad de transistores, así que tendremos de nuevo más por menos. Más potencia, más eficiencia, menos tamaño de la die.

Pero por supuesto, eso son conjeturas. Mientras tanto tenemos unos cuantos candidatos realmente atractivos en el mercado. Obviaré dos modas en este punto. La primera, la de pantallas táctiles en Ultrabooks. La segunda, la de esa tendencia a fabricar «descapotables» (esa sería la traducción literal de ‘convertible‘, término que se usa para definir a los equipos híbridos que pasan de Ultrabook a tablet y viceversa). Sobre esos horrores y esas soluciones a problemas que no existen hablaré, quizás, en otro post.

Ahora me centraré en los portátiles de toda la vida, en esos que en algunos casos incluyen de forma impepinable pantallas táctiles (de nuevo, p’aqué) pero que sobre todo conservan la esencia de este mercado. En Xataka esta mañana ha habido post al respecto con una tabla comparativa que sirve de orientación, y de la que yo destacaría sin pestañear dos modelos. En primer lugar, el Sony VAIO Pro 13. y en segundo, el Samsung ATIV Book 9 (el nombre es una castaña, por cierto). En ambos casos contamos con lo mejor de lo mejor, pero con elementos diferenciadores. En uno, la ligereza (1,06 kilos, increíble), y en otro esa pantalla  que quita el hipo con esa resolución de 3.200 x 1.800 píxeles. Hay otros dignos de mención, pero estos dos marcan la pauta de unos equipos que, hoy por hoy, superan al MacBook Air en esos apartados.

Incluso costando un poco más –y eso depende de las opciones– de comprar hoy un portátil si no tuviera que valorar el sistema operativo (ays, Windows 8, ays) es más que probable que no tirara por el camino Apple. Y dicho esto, y aunque sobre el papel esas máquinas son una pasada, habría que darles un buen tiento y manosearlas durante unas jornaditas para ver si la respuesta del hardware es tan adecuada como la que ofrece Apple en sus equipos, algo que realmente coronaría a unos u otros.  Con un poco de suerte tocaré ambos modelos y podré pasar por aquí para contarlo.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

7 comentarios en “La época dorada de los Ultrabooks

  1. Jorge Camacho dice:

    Yo tengo un Macbook Air de 2012, y estoy absolutamente feliz. Es el «cacharro» que mas satisfacción me da, (y tengo un iPhone 5, iPad 3, Mac Pro, etc…)

    Es potente, tiene mucha autonomía, el tamaño es perfecto, la pantalla es muy buena, es muy robusto, etc…

    Tengo amigos con otros «ultrabooks», y hay una diferencia clara tanto por dentro como por fuera.

    Recomendadísimo

      • pato dice:

        Excelente post concuerdo contigo de hecho las tablets nunca me han parecido muy útiles, son muy engorrosas de manejar, ¿cual seria una buena opción de portátil para comprar con 800 dolares? Gracias

  2. Sesaru dice:

    No cambio mi Mac Air por nada del mundo. Excepto por el nuevo, pero no estoy tan loco (no necesito 12 horas de batería). Es lo más cercano que hay a un portátil perfecto.

    Pantallas HD, me las paso por el … y no viajo tanto como para que 200 gramos sean un «must». Yo sólo recomiendo a todo el mundo un Mac Air de 13. Es el mejor portatil que existe, sin duda alguna (y que conste que el curro he tocado unos cuantos Uktrabooks y vamos, ni punto).

Comentarios cerrados