Tecnología

Del Apple Watch y la irracionalidad

·

El Apple Watch podría ser triangular y daría lo mismo. Su batería podría durar medio día, podría tener un diseño mucho más hippie, podría tener teclado virtual en pantalla o un touchpad desplegable de  muñeca. Daría igual.

Porque la única realidad es que van a vender relojitos como rosquillas. Todos los medios hemos dedicado y dedicaremos páginas y más páginas a debatir sobre cada uno de los detalles de estos dispositivos, pero eso también da igual. Porque lo cierto es que esos debates servirán para bien poco, porque la mayor parte de la gente que comprará los relojes no lo hará porque integren un procesador hipereficiente (o no) o porque su sistema de carga por inducción funcione como la seda (o no). Vale que eso ayudará (o no), pero me da la sensación de que hiciera lo que hiciera Apple, su Watch será su próximo romperécords.

La reflexión parte de un artículo que Manuel Arenas (@digitalcual) publicaba recientemente en LinkedIn (ya te lo he dicho allí y te lo repito aquí: móntate un blog propio, por dios) y en el que desgranaba muchas de las claves que rodean a esa “bomba de relojería de Apple”. En todo coincido con él, pero como digo el debate técnico no tiene mucho sentido aquí. Y es que como dicen en Wired, “El Apple Watch no tiene que hacer nada especial para ser un bombazo“. Atentos a uno de los párrafos del susodicho:

Remember the last time Apple made a device that didn’t seem to have an obvious reason for existing? It was called the iPad, and it was “just” a giant iPhone.

En realidad los primeros iPad no eran iPhones gigantes, sino iPod touch gigantes, y como tal los despreciaron -los desprecié- desde su salida. Y míralos, vendiendo millones y millones de unidades -aun con desaceleración, eso sí- y manteniendo su papel de referencia.  Pues lo mismo ocurrirá -y probablemente multiplicado por n- con un reloj inteligente que simplemente hará que ese precioso jardín amurallado sea aún más florido.

Que es lo que mola.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

8 comentarios en “Del Apple Watch y la irracionalidad

  1. Bardolobo dice:

    Chapeu, Javier. Creo que poco más queda por añadir. Evidentemente que al final podemos equivocarnos y ser un fracaso, pero si tuviera que poner mi dinero en juego lo haría porque va a ser otro pelotazo pese a las limitaciones que presente, porque saben venderlo (todos lo tenemos claro) y porque aunque no sea la maravilla de hardware saben hacer cosas atractivas al usuario común (por mas que muchos despotriquen por ello). Así que sí, venderán millones y yo que dije que no quería usar reloj hace ya varios años no me atrevo ya a decir que me mantendré en la idea aunque ahora piense que sí.

  2. Pues yo no cambio mi Casio G-Shock por un SmartWatch ni de coña, igual que no he cambiado mi Nokia de 50 leuros por un SmartPhone, como dice Arenas en su articulo, lo que el dice que va a pasar (y pasa) con el reloj-teligente ya me pasa a mi con el móvil: un fin de semana de fiesta, aguantando todo el sábado a un elemento con su nuevo SmartPhone nuevecito que hace la ostia de cosas que no hace mi móvil y blablabla… el domingo a mediodía – oye, me dejas tu móvil, es que estoy sin batería – si claro, pero ten cuidado, solo le quedan dos rayas, hace tres semanas que no lo cargo 🙂

    En fin, que como ha pasado por estas tierras galaicas una vez, que no se caigan por el coche por un barranco y se queden enganchados de un árbol dos días hasta que el hombre recupera el conocimiento y puede hacer una llamada… porque apañados van…

    Saludos

  3. No hay huevos a soltar esto en Xataka jajaja
    Creo que tienes razón, si algo maneja bien Apple es el marketing, y su marca pesa mucho haga lo que haga, del trabajo sucio de justificar los posibles fallos o carencias ya se encargaran los más fanáticos.

    Por cierto, lamentables los comentarios en la noticia sobre el sesgo en Xataka por parte de muchos.

  4. Enrique dice:

    ¿Irracionalidad? El cliente siempre tiene razón. El debate técnico casi nunca tiene sentido. ¿Quién elige un coche en vez de otro porque tenga 5cv mas? O porque frene 2 metros antes. Las compras son casi siempre emocionales, y si el reloj consigue emocionar, y la gente lo compra, un aplauso para ellos. El valor de apple con las emociones que consigue despertar en la gente, no las CPU’s ni los MB de RAM. Si ese fuera su valor, sería una empresa media del montón.

    • Sé de buena tinta que el cliente no siempre tiene razón. Para eso soy propietario de un negocio 😉 Sea como fuere, tampoco estoy de acuerdo con que las compras sean siempre emocionales (que es una calificación bastante mejor que mis «irracionales», gracias por la idea). Hay un componente emocional siempre, pero en mi caso y en muchos otros que conozco el mayor componente de cada compra es racional. Incluso cuando hay capricho de por medio. Como digo, siempre está esa parte de lo que transmite un producto, pero aún así, creo que el sentido práctico prevalece.

      • Enrique dice:

        Bueno, me refiero al Cliente en mayúsculas, no a cada caso individual. Yo también tengo un negocio, y si luchas por ganarte a los compradores racionales, al final, estás en la guerra del precio, que es el peor sitio en el que puedes estar. Yo intento evitar las compras racionales, porque cuando las hago, me equivoco siempre…

Comentarios cerrados