Tecnología

El laberinto de los espíritus: crítica literaria

·

Recuerdo perfectamente aquel viaje en metro, hace ya más de una década. Iba leyendo «La sombra del viento», absolutamente ausente de todo lo que pasaba a mi alrededor. Capturado, secuestrado por las palabras. Disfrutando de mi particular síndrome de Estocolmo literario. De repente llegué a un pasaje del libro espectacular. Uno que además de ponerme los pelitos como escarpias me produjo una reacción increíble. Vamos con la confesión.

Estuve a punto de llorar de la emoción. Allí, en pleno vagón.

Aguanté. Me pudo más el qué dirán, supongo. Eso no quita para que el momentazo literario quedara grabado para siempre. «La sombra del viento» es el mejor libro que he leído en mi vida, y probablemente aquel viaje en metro tiene la culpa. El libro conectó conmigo como ningún otro lo había hecho, así que cuando supe que en realidad era el primero de una tetralogía de Carlos Ruiz Zafón, pensé que tendría otras oportunidades de soltar la lagrimita.

No fue así. Apenas recuerdo nada de «El juego del ángel», por ejemplo. He tenido que acudir a mi crítica de entonces para descubrir que me pareció impresionante. Aún menos recuerdos tengo de «El prisionero del cielo», que tendré que volver a leer para saber qué pasó con ese libro.

De la que sí puedo hablar es de «El laberinto de los espíritus», la cuarta entrega de esa serie que puedes leer en cualquier orden aun cuando las historias y los personajes estén fuertemente entrelazados. La terminé ayer a medianoche con una sensación extraña, y decidí que mascaría un poco esa sensación para escribir mi particular crítica literaria.

Empezaré diciendo que la novela es extraordinariamente larga. Siempre recuerdo aquella escena de ‘Amadeus‘ (peliculón) en la que el emperador felicitaba al compositor para luego hacerle una pequeña crítica:

Demasiadas notas

Pues bien, a ‘El laberinto de los espíritus’ le pasa algo similar: tiene demasiadas letras. Eso no es necesariamente malo o bueno, pero uno se pregunta si realmente era necesario un volumen así para contar esa historia. Zafón se recrea en las descripciones, no deja casi nada a la imaginación, y eso hace que en algunos momentos la trama pueda volverse pesada. Eso, para empezar.

Estamos además ante un desarrollo que también es menos especial de lo que esperaba. En esencia «El laberinto de los espíritus» es una novela policiaca, sin más. Una investigación ficticia que acaba formando parte de una historia real (si no queréis spoilers no hagáis clic aquí) y que acaba envolviendo a todos los personajes de la novela de forma directa o indirecta.

De todos esos personajes, por cierto, mención especial para la protagonista, Alicia Gris, que me ha parecido un personaje incómodo. Una antiheroína —muy de moda ahora, Zafón llega justo a tiempo— hermética y que no se hace querer precisamente. Supongo que esa es la intención precisamente, porque hay un poco de todo y tenemos en el lado opuesto al eterno Fermín Romero de Torres —qué nombre tan taurino—, que de hermético tiene bien poquito y que es el único que de cuando en cuando arranca una sonrisa, algo difícil en una novela que forma parte de esta tetralogía con tintes más bien oscuritos. Los Sempere en esta entrega al menos son un poco sangre horchata —su papel es muy secundario, a pesar de estar en el centro de todo— y en general diría que son mucho más creíbles los malos que los buenos. Todos, eso sí, con sus luces y sus sombras, algo meritorio que hace que aquí nadie se libre de los matices, para bien o para mal.

Lo cierto es que esas más de 900 páginas dan como decía para mucho, incluido un epílogo que es en sí mismo algo así como la historia de cómo Zafón afrontó esta tetralogía. Me gustaría poder preguntarle cuánto hay de ficción y cuánto de realidad sobre todo en esa última parte, que parece más un «making of» novelado que ese epílogo a una historia que perfectamente podría haberse cerrado sin él. Yo agradecí que lo incluyese, eso sí, porque es probablemente la parte que más me gustó del libro. De hecho, me pregunto si escribió esa parte al principio de enfrentarse a este mastodonte o lo hizo al final, ya con menos fuerzas y ánimos para cerrar capítulo. Apostaría por lo primero.

Es en esa parte final en la que se nota que efectivamente todos los personajes acaban teniendo algo del autor (o de su entorno).  Julian Carax, Julián Sempere, Fermín Romero de Torres y Alicia Gris tienen mucho más de él de lo que probablemente quiera admitir —en esta (mala) entrevista apunta a ello—. De hecho, la historia profesional de Julián Sempere en la novela es extrañamente parecida (que yo sepa) a la biografía del propio Zafón en un guiño que por lo que sé no es el único que hace en esa curiosa mezcla de realidad y ficción.

¿Conclusión final? Una buena forma de cerrar el círculo. Meritoria, además, por lograr que uno se lea 1.000 páginas sin tirar la toalla, algo aún más destacable cuando la mayoría de nosotros acabamos procrastinando incluso a la hora de disfrutar de nuestro tiempo. Partidita de 20 minutos, ver el feis otros cinco, un cafetito para el cuerpo y vuelta a empezar. Dedicarle tanto tiempo a leer un solo libro es casi una proeza en los tiempos que corren. Qué menos, después de que el autor se haya pasado los últimos 15 años trabajando en completar esta historia.

No diría que es un libro apasionante o una lectura obligada, pero si os habéis leído los precedentes no hay excusa fácil para evitar «El laberinto de los espíritus». Menos brillante y más denso, pero igualmente entretenido. Nada mal, señor Ruiz Zafón. Nada mal.

«El laberinto de los espíritus» está disponible por ejemplo en Amazon en tapa dura ahora mismo por 22,70 euros. La versión Kindle, 12,34 euros

 


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

10 comentarios en “El laberinto de los espíritus: crítica literaria

  1. SrPerroverde dice:

    A mí me pasa un poco com a ti: «La sombra del viento» me encantó (creo que a ti más), pero de los dos siguientes no recuerdo demasiado. Supongo que en algún momento le daré una oportunidad a este. Por si te interesa, hay un relato corto llamado «Rosa de fuego» (lo tengo pendiente) que explica los orígenes del Cementerio. Es curioso, porque hace un tiempo leí otro relato corto suyo también, «El príncipe de Parnasso», que también entendí que estaba relacionado con ese origen. Los pude descargar gratis de Amazon en su momento, pero ahora parecen haber desaparecido.

    Me gustan estos artículos «poco tecnológicos». Espero que sigas con ellos.

  2. Trufeitor dice:

    Me apunto la tetralogía, tendré que darle un tiento.

    OFF-TOPIC: Acabo de leer tu artículo en Xataka, si estabas probando a programar un detector de trolls, enhorabuena, lo has clavado. XD

  3. Vicent dice:

    Solo me he leído La sombra del viento , y realmente me encantó.
    Incluso ese libro me llevó a leer otras obras anteriores , como El principle de la niebla, una novela quizá más dirigida a un público más juvenil.
    La verdad , no sé porque no continué con la saga . Quizás falta de tiempo, la crianza , o Twitter , o los smartphones en global .
    Me han dado ganas de retomarla , gracias a tu artículo .
    A mí también me encantan estos post , por cierto . Por si sirve.

    • Qué curioso, yo en cuanto pude leí el resto de novelas de la saga. Ya tienes tarea para el verano 🙂

      Gracias por el comentario, apuntado que de cuando en cuando los posts no tecnológicos molan. Ole!

  4. Jose Ruiz dice:

    Leí el primer libro y la verdad es que me encantó, aunque no llegara a ese estado que describes en el artículo. Lo que describes me pasó con «Cien años de soledad», y es algo que se ha repetido las dos veces que lo leí después, creo que sin duda es «mi libro».

    Respecto al comentario de «Demasiadas notas», soy muy de citas y hay una de Borges que se refiere a eso. Como sabrás no escribió nunca una novela y en el prólogo de Ficciones escribía: «Desvarío laborioso y empobrecedor el de componer vastos libros; el de explayar en quinientas páginas una idea. cuya perfecta exposición oral cabe en pocos minutos». Un poco radical, pero es cierto que a veces te quedas con esa sensación, a mi particularmente me pasó con los últimos libros de la saga de robots de Asimov, se dedicaba a escribir y escribir de forma completamente descriptiva sin desarrollar la trama, justo el contrario de su modo de escribir cuando era más joven.

Comentarios cerrados