Tecnología

Las propinas no tienen sentido

·

Me salgo un poco de mi temática habitual tras ver un post de un iluminado vía Hacker News. Un italiano que trabaja en San Francisco y que ha reflexionado sobre el tema de las propinas, que son obligatorias (o casi) en Estados Unidos pero que en la mayor parte de Europa (al menos por lo que sé) son totalmente opcionales. Ese desarrollador habla de lo absurdo que son las propinas, y da unos argumentos contundetes sobre sus conclusiones. El primero de ellos: ya que se dan propinas, deberían darse en todos los sectores, no solo el de la hostelería, ¿no?

No solo eso: el razonamiento clásico de alguien que trata de explicarnos el funcionamiento de las propinas en Estados Unidos es aquello de “pero es que los camareros allí viven de las propinas”. Pero vamos a ver, alma de cántaro: ¿tengo que pagarle yo el sueldo al camarero, además de pagar por la comida? ¿No debería pagarle el sueldo el dueño del restaurante/hotel/loquesea?

Personalmente tengo un claro repelús a dar propinas: solo si el servicio ha sido excepcional -no normal: excepcional- y he disfrutado de la comida o estancia como un enano estoy dispuesto a dejar una propina que de hecho no es en modo alguno excepcional. A una persona que sirve en un negocio de hostelería deben pagarle por hacer su trabajo, y eso implica dar el mejor trato posible al cliente, y hacer que se sienta a gusto. No es algo que los clientes tengan que premiar con una propina: es el propietario del local el que “premia” a sus empleados con un sueldo por hacer su trabajo como deben. Así que la conclusión es obvia: las propinas son absurdas, salvo en casos muy especiales.

Disclaimer: soy propietario de un restaurante de la franquicia 100 Montaditos, por lo que hablo con cierto conocimiento de causa tanto desde un lado del mostrador como desde el otro.

 


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

18 comentarios en “Las propinas no tienen sentido

  1. Al 100% de acuerdo. Opino lo mismo y siempre argumento esas razones. Aún así, como diría Loquillo: “… Todos, todos me miran mal…”

    Cuando estuve en EEUU dejé propina obligado (y obligatorio) en muchos sitios, pero no en todos. Lo siento, si no me gustó el trato, no hubo propina.

    Cuando he viajado por otro países (fuera de Europa) he aplicado la misma política y me vuelvo a sentir Loquillo. Pues vale.

  2. telesforo dice:

    pensaba lo mismo, hasta que fui a USA (Texas) por unas semanas y convencerme de lo contrario, el primer día la camarera fue muy atenta y amable, me dije es un caso aislado, pasaron los días y la amabilidad y buena atención era moneda corriente. Podrán decir que dando o no dando propina la atención debería ser igual pero si el 15% de tu sueldo depende de tu buena cara, haces el esfuerzo.

  3. jaime dice:

    pues yo prefiero ahorrarme la propina y que no me pongan una falsa sonrisa por parte de una camarera harta de aguantar a la gentuza, no estoy tan necesitado de “cariño”.

  4. nahiko dice:

    A mi tampoco me parece correcto el tema de las propinas, yo me dedico a programar, y si hago mejor o peor una aplicación, no me da el cliente una propina, si acaso, me la dará mi jefe en forma de plus al terminar el año.
    Pues con las propinas lo mismo, será el jefe quien tenga que enterarse si la clientela está contenta con los camareros o no y por qué. Y premiar o castigar su comportamiento según el caso (aunque con la picaresca española, sería la excusa perfecta para la mayoría de jefes, ojo javipas, digo mayoría, seguro que no sería vuestro caso :p )

    Me parece lo mismo que cuando vas a un hotel y un chaval te coge las maletas y cuando llegas a la habitación te pone la mano. Puede ser que haya pagado 200 ‚¬ por esa habitación, y al “botones” no se le suele dar más que 1 ‚¬ / maleta transportada. Digamos que somos mi mujer y yo, una maleta cada uno. Me sienta fatal tener que echar mano de la cartera para arrojar ese par de euros al botones. Sin embargo, si la reserva me hubiera costado 202 ‚¬ en lugar de los 200, creo que todo el hotel en general me habría dado una imagen mucho mejor

    S2!!

  5. Alejo dice:

    En EEUU no debería llamarse propína, si es “obligatoria” que la incluyan en el precio del lo que como y ya está, ponlo como tasa revolucionaria para el camarero.

    Como Europeo, Español considero que la propina ha de ser merecida por el camarero/local/ambiente y totalmente voluntaria, si pido un café y me cuesta 1.5‚¬ por que carajo tengo que poner 0.25‚¬ de propina???? Que solo me ha puesto un café?

  6. JaviPas dice:

    @Stefano, gracias a ti por comentar en el blog, y por tu artículo, que por fin deja claro lo absurda que es esta costumbre. Un saludo!

    @telesforo, efectivamente en Estados Unidos el servicio es mejor que en España -aunque para mi gusto son un pelín pesados con el “¿qué tal va todo?” constantemente- pero hay países aún mejores, como Japón. Lamentablemente en nuestro país la atención al cliente es patética, y estamos mal acostumbrados a que los camareros y camareras o los ( y sobre todo las) dependientes/as de una tienda de ropa pongan malas caras y parezca que están soportándote cuando su trabajo es no solo soportar al cliente, sino ayudarle y poner buena cara.

    Y eso no lo tenemos que pagar nosotros como clientes, repito. Ya reciben un sueldo por su trabajo de cara al público.

  7. lc dice:

    Lo de la propina es un asco, eso si, no dudo en dar las gracias cuando se hace un trabajo bien, ya sea el camarero, al cocinero o al montador de la cocina, e incluso comentarselo al jefe del empleado. Por desgracia, lo normal es la chapuza, hacer las cosas bien se ha convertido en lo excepcional y lo excepcional es una utopia.
    Saludos

  8. batlander dice:

    A mi no me gusta dar propinas porque me parece un agravio comparativo (por asi decirlo).

    Cuando vas al librero no se da propina, ni cuando te compras unas peliculas o mismamente un ordenador.

    Puestos a compensar ese “trabajo extra” me parece mas justo y razonable darle una propina el tio de la Apple Store al que con un poco de malicia le di un poco la plasta sin necesidad para ver que me decia por curiosidad “cientifica” y que me trato estupendamente. Vamos, creo yo que eso se merece mas propina que el que un tio me ponga 3 cañas o me suba unas maletas.

  9. Jose dice:

    Pues yo voy a hacer de abogado del diablo y voy a defender el tema de las propinas, voluntarias, eso sí. Porque en países como Estados Unidos o Inglaterra no es que esté bien visto darlas, es que en muchas ocasiones van incluidas directamente en el ticket.

    Hay que recordar que el trabajo de camarero es de los más sufridos, peor pagados y la mayor ocupación de gente sin estudios, a lo que responderéis “que se jodan por no haber estudiado” o “en la construcción lo tienen igual o peor”, pero no es tan simple el tema (los aficionados al cine seguro que recordáis la conversación de los gangsters de Reservoir Dogs sobre este tema).

    También comento esto con (mucho) conocimiento de causa, pues mi padre ha sido propietario de varios restaurantes y bares desde que tengo uso de razón, y seguro que sabéis que, por ejemplo, al servir en terraza, suele gravarse un suplemento al precio en barra, que no repercute para nada en el sueldo del camarero (sí, hay que pagar impuestos extra por terraza, número de mesas, etc, pero el propietario siempre gana).

    Lo que no se puede decir es que un tipo que trabaja 12 e incluso 16 horas al día sin parar quieto, cobrando muchas veces el sueldo mínimo, no tenga derecho a una bonificación por parte del cliente, siempre que éste reciba una buena atención (a mí me han servido bien y mal aquí en España, en Italia o en Reino Unido, no hay que generalizar).

  10. Pingback: las-propinas-no-tienen-sentido

  11. Gaizko dice:

    Los trabajadores tienen que tener un sueldo digno y acorde con su trabajo, no vivir de la caridad de los clientes. Si la realidad en la hostelería es distinta, lo que hay que hacer es trabajar en cambiar esa realidad para que todos los trabajadores tengan un sueldo digno, y no mantenerla con limosnas o caridad.
    Al informático que hace bien su trabajo no le dan propina, ni al albañil, ni al fontanero, ni al reponedor del supermercado que cobra lo mismo que el camarero, ni al buzoneador de propaganda, ni al mecánico, ni al…

  12. Miguelo dice:

    Pues entonces la propina “obligatoria” de los cruceros os parecerá una burrada, son más de 60 euros al final de la estancia.

    “La propina, solo si el servicio ha sido excepcional, no normal” no puedo estar más de acuerdo.

    Un saludo Pas

  13. Olga dice:

    Puesss. Yo me voy en un mes más o menos a San Diego al Comic Con y, os parecerá una tontería, pero a mí esto de la propina me tiene un rato entretenida, buscando: Si hay que darlas??, cuánto se deja??, le dejo sólo al camarero?? o al botones también?? Porque yo quiero dejarme el dinerito en gadgets y comics, si me lo dejo en completar “salarios” de waiters y waitress pos ya me diras tú!! Qué me aconsejáis qué haga??

  14. Cristina Sevilla dice:

    Nuestras vacaciones en EEUU se han estropeado por la presión y la incomodidad de tener que dejarle mas de 10‚¬ a los camareros cada vez que ibamos a cenar…
    Entendemos que es problema de su modo de vida que ellos han propiciado pero yo no tengo porqué mantenerlo si no me apetece.
    En el restaurante Harley Davidson de Las Vegas el camarero salió a la calle a pedirnos las propinas, yo le pregunté si era obligatorio y él se limitó a reirse en nuestra cara llamándonos “tacaños”.
    El servicio había sido, una ronda de bebidas y dos platos a compartir por cada pareja, los cuales nos los trajo otro camarero… ¿Entonces porque ese tío me trae una factura en la que se incluye 12 dólares en propinas?
    Yo desde luego he quedado asqueada del servicio que ofrecen los americanos y de su forma de sangrar a todo el que pueden…

Comentarios cerrados