Tecnología

Los portátiles con formato 3:2 son absurdos

·

Venga, toma titular contundente. Ya puestos a poner titulares rollo ‘porque lo digo yo’, voy a seguirle la estela a Vlad Savov. Y sabéis, el editor de The Verge con el que muchas veces estoy de acuerdo pero que con el que también tengo mis desencuentros.

Es lo que ha ocurrido con su ‘Widescreen laptops are dumb‘, uno de sus típicos posts de opinión en los que se le olvida añadir (como a mí) un ‘in my humble opinion (imho)‘ al final. Tampoco pasa nada, en realidad se entiende que lo que uno escribe en su blog o su medio es —con este tipo de enfoques, al menos— una opinión personal, así que aquí paz y después gloria.

En realidad solo trabajo con la pantalla secundaria, pero la imagen quería demostrar que incluso con el portátil lo de trabajar con dos ventanas, cada una en un lado, es vital para mí. (Importante el “para mí”)

Con lo que no hay paz ni gloria en este caso es con sus argumentos a la hora de defender que los portátiles 16:9, que son básicamente dos aunque en realidad sean uno:

  1. Jerarquía vertical: Savov habla de cómo los SSOO han acabado ofreciendo interfaces visuales en los que muchos componentes se apilan en esa jerarquía vertical que acaba restando espacio visual. Lo hacen las barras de menú, las barras de título o las barras de tareas o los docks. Aquí le diría que es posible mover a un lateral o desactivar esos componentes si te molestan, y los modos de pantalla completa de las aplicaciones también ayudan a aprovechar todo el espacio si eso te molesta tanto.
  2. Pestañas: por alguna extraña razón también se queja de las pestañas, que según él se crearon cuando las pantallas predominantes eran 4:3. No sé cuándo empezó a usarlas él, pero yo las empecé a usar en un navegador hará una década, y por entonces las pantallas 16:9 ya habían ganado la partida. El caso es que eso resta aún más espacio vertical al navegador, que ya tiene dos barras (direcciones y marcadores) quitando espacio. Para mí el compromiso es adecuado, y tampoco lo veo tan grave, pero en fin.

Ya está. Vlad habla de cómo las pantallas panorámicas no son tan claves para procesos creativos (edición de vídeo, por ejemplo), y que puedes hacer lo mismo en una pantalla no panorámica, y luego habla de cómo tampoco es tan importante contar con ellas para ver contenidos de vídeo cuando las barras negras no se notan tanto en las nuevas pantallas en las que los contrastes ya son estupendos.

Sin embargo su argumento esencial es ese: que muchas cosas en la interfaz de usuario de nuestros equipos roban espacio vertical, y que eso es precisamente lo que no sobra. Bien, pero yo hace tiempo que no echo en falta más espacio vertical. No al menos desde que descubrí que la vida es mejor (mucho mejor) en resolución 1440p, primero tras mi pequeña historia de horror con mi primer monitor con esta resolución, y hoy en día con mi Dell UP2715K.  El criterio del autor es por tanto poco consistente, pero afortunadamente hay una frase que salva el artículo:

The exception to my argument comes when you get enough extra horizontal space to allow you to run two (or more) vertical work canvasses side by side

Esa es la excepción en la que yo vivo, podría decirse. Uso constantemente mi equipo con dos ventanas, uno a cada lado, y es rara la situación en la que tengo una sola ventana de una sola aplicación maximizada. Es probable que esa no sea la realidad de muchos usuarios, y aquí los comentarios tanto en el post de The Verge como en Hacker News dejan claro como mucha gente coincide y se une al grito de “¡necesitamos más espacio vertical”.

Creo que los desarrolladores son los más afectados por esa polémica, y ciertamente a ellos les viene bien poder ver de un vistazo muchas líneas de código, pero creo que es bastante interesante también para ellos —no lo soy, así que no puedo confirmarlo— tener distintas ventanas a la hora de realizar su trabajo.

Sí que hay un problema con las pantallas panorámicas —no digamos ya las ultrapanorámicas— y los formatos 16:9 y (en menor medida) 16:10. Que el diseño web no se lleva del todo bien con estos formatos y hace que normalmente se desaproveche una cantidad de espacio brutal. Me pasa a mí con Incognitosis, por ejemplo, que cuando lees a pantalla completa desperdicia espacio a raudales:

Uops. Qué cantidad de aire, por favor. Demasiado.

Ese problema es en realidad común a prácticamente cualquier web, porque desde que los libros existen quedó claro que es mejor leer en modo retrato que en apaisado, y hay estudios de todo tipo que recomiendan utilidar líneas con un número tope de caracteres o palabras para evitar la fatiga visual.

Ahí el diseño responsive ayuda, pero como dicen en esos comentarios, algunos diseñadores y desarrolladores web no cuidan demasiado ese apartado: en cuanto bajas de ciertos píxeles en el “viewport” te presentan casi casi la versión móvil de la web en la que todo aparece gigante. Hay webs que funcionan bien y cuidan ese apartado (ejem, como la mía), pero otras no tanto, y claro, al final la sensación es la misma: la de que desaprovechas un montón de espacio. 

Eso no ocurre con los portátiles con formato 3:2 que ahora están por todos lados —sobre todo cuando hablamos de convertibles—. De hecho es cada vez más difícil encontrar un portátil con pantalla panorámica, porque los fabricantes se han dado cuenta de que la gente, efectivamente, cada vez consume más, así que la producción (que es lo que yo hago, y por lo que uso tanto dos ventanas) no tiene tanto interés. En todos mis últimos análisis de portátiles y convertibles siempre lo he dejado claro: no soy de pantallas 3:2, pero eso no quiere decir que los equipos sean una castaña.

La conclusión, sea como fuere, no es que los portátiles con pantallas panorámicas sean una estupidez, como apuntaba Savov. Tampoco que lo son los portátiles con pantallas en formato 3:2.

La conclusión es, una vez más, que las opciones molan. Que tenemos la suerte de vivir en una era en la que hay opciones para todos. Si te gustan los panorámicos, fantástico. Y si no, también fantástico. Sé feliz con lo que usas y si no lo eres, cámbiate y cómprate eso que (crees que) te va a hacer feliz (aunque sea en formato 3:2). Que la vida son dos días, leñe.

Ele. Resuelto.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

10 comentarios en “Los portátiles con formato 3:2 son absurdos

  1. Guecor dice:

    El scroll hacia los lados es contra-intuitivo. Todos los contenidos en webs, documentos, aplicaciones, etc. están desarrollados para mostrar una parte del contenido y el resto lo vas revelando con el scroll, mientras que los menús horizontales están pensados para ser estáticos y ser asequibles todo el tiempo. Así que también pienso que los portátiles con 3:2 son absurdos.

    Con una pantalla panorámica tienes una buena cantidad de espacio vertical por el que puedes ir navegando con el scroll y tienes una buena cantidad de espacio horizontal para los menús de aplicaciones, pestañas del navegador, pantalla dividida, etc. Si necesitas más espacio vertical pues cómprate una tablet, que fueron pensadas para ese propósito, pero un portátil sigue siendo una herramienta de trabajo que también te sirve para consumir contenido, no al revés.

  2. Lambda dice:

    Ni tanto ni tan calvo, eh! Creo que las 3:2 son buenas para tareas enfocadas, como el Word, aunque ni de coña igual de buenas que las 4:3… tengo por ahí un vetusto Toshiba con esa proporción de pantalla (y su Win XP glorioso) que para mí ha sido el portátil que más me ha centrado currando. Gloria divina, chicos. Y os diré porqué: el secreto está en la altura a la que empezamos a ver la pantalla y de ahí para abajo. Siendo honesto, los portátiles, independientemente de su pantalla, no son muy buenos para el multitasking basado en varias ventanas en el monitor instalado, e incluso cuando sólo son un par de ellas en paralelo. El formato 16:9 puede hacerlo “pasable” , pero a costa de hacer un cacharro grande, de pantalla “baja” y ancho. Así que, justito… pero para trabajar centrado en una sola tarea, una pantalla más “cuadrada” dispersa menos la vista… bueno, en mi opinión xD.

    Para que miréis y os hagáis una idea: el Toshiba es un Satellite S3000-X4. La Surface se le acerca (es más portable) pero ni de broma es lo mismo 🙁

    Alguno se apunta a hacer un change.org para que vuelva ese ratio de pantallas? Oh, uys, quizá haya ya un Kickstarter de eso, y no me enterado 😛

  3. Land-of-Mordor dice:

    Hoy en día quien de verdad trabaja (y no sólo tontea) con los equipos sabe qué es lo que mejor se ajusta a su trabajo. Un desarrollador puede necesitar más espacio vertical que horizontal y, como dices, gran mayoría de los monitores disponibles son 16/9 o 16/10. Sin embargo hay bastantes modelos que son regulables en altura y que se pueden girar, por lo que si se gira 90º el monitor y se configura el sistema operativo para que lo acepte girado. Evidentemente, para eso hay que comprar monitores pensados para profesionales de todo tipo y no cosas “cuquis” o “molonas”.

    Con los 2 en 1 y convertibles pasa lo mismo ¡aprovechad el acelerómetro malditos! Cuando sólo quiero leer texto (pdf, modo lectura del navegador o similar) simplemente desacoplo el teclado, giro la tablet y aunque es una 16/10 más o menos permite que se pueda leer contenido cómodamente. Para navegar y otras tareas, pues se pone en horizontal y asunto solucionado.

    Entiendo que para el periodista “on the go” que se pasa el día de aquí para allá con su portátil a cuestas y prácticamente su única herramienta es el procesador de textos de turno, el formato 3/2 sea lo más adecuado. Pero para ello no tiene por qué intentar convencer a la industria de que es la ÚNICA OPCIÓN.

    P.D.: Javi, ayer en otro artículo mandé un comentario que no salió bien porque se perdió en internet, bien porque está pendiente de “revisión” por tener enlace. Lo importante, a parte de mis desvaríos habituales, es que en la descripción del Xiaomi A1 de la lista de Incognichollos pones que el procesador es un SD 652 cuando es un SD 625.

  4. josemicoronil dice:

    Qué queréis que os diga, para mí las pantallas 16:9 o 21:9 son de lo mejorcito en productividad al poder tener dos (o más) ventanas distribuidas horizontalmente. No dudo que por ejemplo para una persona que escribe sin necesitar al lateral algún tipo de fuente de información pues se desenvuelva mejor con un formato 4:3 ó 3:2, pero creo que el resto de los mortales necesitamos hacer uso de dicha información accesoria, y eso en un formato no-panorámico sería terrible. Además, otros tipos de software más especializados como los de CAD, los de edición y producción audiovisuales también salen ganando con dicho formato panorámico al tener más espacio con el que jugar.
    Seguramente el bueno de Savov esté acostumbrado a escribir escribir y leer mucho en webs las cuales centran su contenido dejando espacios en los laterales y por ello le da esa impresión de que éstos sobran y falta espacio arriba y abajo. Quizá deberíamos decirle que existen opciones en los SOs actuales para auto-ocultar la barra de inicio, el Dock, y demás menús que puedan “robarte” espacio de tu preciado contenido 😉
    Un saludo !

    • Lambda dice:

      Hombre, desde que existen los escritorios virtuales a golpe de tecla (conocí esto tarde: con Win 10) yo lo veo más comodo a estar cuadrando ventanitas en paralelo. Eso desde mi subjetivo punto de vista. Pero como dices, efectivamente, cada uno lleva una forma de trabajar distinta. Saludos!

Comentarios cerrados