Tecnología

Harry y la inalcanzable tableta de chocolate

·

(Empecé a escribir esta pequeña historia en enero de 2017 y la he tenido inacabada en borradores desde entonces. Hoy me he acordado de ella al leer esto y he decidido completarla y publicarla).

La Navidad, esa época de obligada felicidad mundial en la que celebramos más de lo que deberíamos, se había cobrado una nueva víctima. Como ocurría una y otra vez en esas fechas, Harry se había comido a sí mismo. Eso, claro hacía peligrar su legendaria reputación en las piscinas por las que pasaba durante el verano. Las miradas de admiración de sus años mozos se habían transformado —si las había— en miradas desaprobadoras (de ellas) y cómplices (de ellos, la mayoría en su misma situación). Sally, que había sido mucho más inteligente con su dieta, le miraba con resignación una fría tarde de febrero.

—Pareces feliz, Harry —afirmó con una sonrisa engañosa su mujercita.

—¿En serio? ¿Y eso? —preguntó Harry temiendo la respuesta.

—Perdón. Quería decir que tu barriga parece feliz.

Bam. Ahí estaba el ataque definitivo.

—Oye maja, no estoy tan mal.

—Yo te voy a querer siempre, ya lo sabes —dijo Sally —, pero deberías cuidarte un poco más, que luego llega el verano y me echas la culpa a mí. «Es que nunca me pones freno«, «¿Por qué me dejaste seguir la dieta del chuletón?«…

—Es que es verdad. Mira, justo ahora me iba a meter un chuletón y una tableta de chocolate con leche.

Sally ni siquiera escuchó la palabra chuletón. No podía. Sus ojos se pusieron de color rojo Nestlé. Chillón.

—Trae esa tableta pacá.

Era la única forma de engañar a Sally, que hacía meses había iniciado su particular camino hacia el atletismo profesional. O al menos hacia el deporte cuasi-profesional, porque de repente le había dado un flus de lo más apolíneo y había comenzado a cuidarse. Un montón. Entre las caminatas mañaneras, las clases de pádel, las sesiones de gimnasia con una profesora (atleta profesional, ella sí) mata-marujas y las salidas a correr y hablar (correr solo no, por favor) con una vecina estaba que no paraba.

Harry, mientras tanto, hacía lo que podía. Había pasado la barrera de los 40 con cierta dignidad, pero sin poder tirar cohetes, desde luego. Y eso a pesar de que mantenía una actividad física decente: seguía jugando al tenis y al baloncesto con regularidad, y de cuando en cuando caía algún pádel. Y luego estaba el FIFA.

—El FIFA no es un deporte de verdad, Harry. Se supone que tienes que moverte —apuntaba siempre Sally cuando él la picaba con aquel recurso infalible.

—Muevo los dedos de la mano. Y vibro con cada gol que le clavo a los niños rusos de 15 años —afirmaba Harry con solemnidad. Todo lo que rodeaba al FIFA era solemne.

—Me rindo.

Harry, por supuesto, sabía que el FIFA no era un deporte de verdad, aunque fuera el que más le gustaba practicar con diferencia. Y entonces se le encendió la lucecita. «Espérate un momento, Harry. Tienes una fantástica Xbox One con una suscripción a Xbox Live Gold. Además tienes una Kinect de esas que Microsoft obligaba a comprar con la Xbox One. Así pues, ¿por qué no volver a probar aquello de Xbox Fitness?» El tráiler oficial, que había aparecido en 2013, era desde luego prometedor.

No parecía mala opción, pero primero quería comentar la idea con Sally, la cuasi-atleta profesional.

—He tenido una idea brillante: hacer deporte en casa con Xbox Fitness.

—¿Lo cualo?

—¿No te acuerdas? Lo usé alguna vez por trastear con Kinect cuando me compré la consola. Es como hacer gimnasia con Eva Nasarre, pero rollo 2.0. Lo puedo hacer en casa y no me cuesta un duro: ya estoy pagando Xbox Live Gold, que incluye varios programas de entrenamiento —Harry había puesto la directa. Modo vendemotos on.

—Anda, pues parece chulo Harry. Ánimo con ello. Ale, me bajo a correr.

—Sally, ahí fuera estamos a 3 grados centígrados.

—Da igual. Es empezar a correr  y a darle a la sinhueso y ni nos enteramos.

Era cierto, pero en realidad lo de no enterarse de nada tras empezar a hablar era una de esas prodigiosas virtudes de Sally que Harry jamás lograría entender. No era la primera vez que veía algo así -su propia madre había demostrado un talento sin parangón en ese ámbito- pero seguía sorprendiéndose como un infante cuando esa capacidad sobrehumana de comunicarse se manifestaba. Harry, un tipo normalmente callado y reflexivo, solo tenía un remedio cuando su autonomía en modo EstoyEscuchandoYEntendiendoTodoLoQueDices se agotaba. Acudía a su caja de la nada.

Al menos, hasta que Sally le pillaba y le daba una colleja, claro.

***

Aquella vez no hizo falta. Sally salió a correr y Harry pudo probar su teoría. Se puso las mallas su ropa de deporte, zapatillas incluidas, y se dirigió al salón de aquel piso en el miniresort burgués. Era lo suficientemente amplio para hacer el experimento, aunque tuvo que hacer espacio para preparar el invento. Tras el momento redecora tu vida, encendió la consola y cargó Xbox Fitness. Navegó por los menús y eligió uno de los programas de entrenamiento MOSSA que combinaban ejercicios convencionales con un poco de técnicas de las que supuestamente utilizan los luchadores de artes marciales mixtas o MMA. «He hecho boxeo durante 5 años. Esto va a ser pan comido«, pensó Harry.

En pantalla de repente apareció un grupo de apolíneos entrenadores profesionales, muy americanos ellos. Dos chicos mazaos y una chica atlética, todos con sonrisa profidén y una perfecta tableta de chocolate. La misma que Harry quería para sí mismo. La sonrisa no, que blanquearse los dientes costaba un pastizal. La tableta de chocolate, el six-pack, esos abdominales rollo Men’s Health que todos esos chavales de 20 años creían —ingenuos ellos— que iban a poder conservar mucho más tiempo.

Se puso en marcha. En la consola aparecía en primer plano el vídeo de los tres entrenadores alternándose para según qué ejercicio, mientras que en la parte derecha aparecía una imagen «infrarroja» de ti moviéndose con zonas calientes con las zonas que se iban potenciando en los ejercicios o la puntuación que ibas consiguiendo en cada sección. En la que aparecían mensajes informativos que podían animarte o hundirte a partes iguales, porque eso de irte comparando con la media de hombres de entre 36 y 45 y ver que estabas poco mejor o peor que ellos a menudo podía ser la peor noticia. «Maldita máquina. Yo no estoy en la media, por dios. Qué me estás contando, Kinect«, pensaba Harry en esos momentos. «Debe estar mal calibrada. Esto no me está siguiendo bien los movimientos«.

La sesión, aún así, estuvo realmente bien. Empezaba flojita, era casi como para niños, pero la intensidad iba creciendo y había momentos en los que a Harry, antiguo prodigio atlético, le costó seguir el ritmo. Sobre todo con las flexiones: sus antaño poderosos bíceps se habían convertido en Blandiblub. O Slime, que era como se llamaba ahora aquel invento maravilloso para niños. El caso es que a duras penas aguantó aquella parte del entrenamiento, en la que solo sacó una estrella de las cinco posibles. «Definitivamente está mal calibrado«, pensó convencido mientras sudaba a chorretones.

Tras la sesión de 45 minutos, 40 de ellos en actividad bastante intensa, Harry estaba hecho una sopa. Calado por el sudor se dirigió satisfecho a la ducha, de la que salió convencido de que aquello era un inventazo. Al poco llegó Sally, igual de satisfecha tras la carrera combinada con el marujeo. Harry la saludó y luego se quedó quieto de pie, mirándola.

— ¿Qué te pasa, Harry?

— ¿En serio no notas nada diferente en mí?

— Que te has duchado. Breaking news.

— No mujer no. Ya he hecho mi primera sesión con Xbox Fitness y he sudado a lo bestia. Debo haber perdido dos kilos, ¿no me ves más delgado, como más apolíneo?

— Ahora que lo dices, sí que te veo más atlético, maridete mío —Sally, avispada como pocas, se dio cuenta de que si quería que Harry siguiera debía animarle con mentiras piadosas.

— ¿A que sí? —dijo Harry sonriendo como un niño con zapatos nuevos.

— Sí. Oye, pues cuanto más me fijo más se nota Harry. Caray.

— Sally, te estás pasando. Que ya sé que quieres que siga haciéndolo, no seas lista.

— Ay Harry, cómo me conoces. Bueno, me parece fantástico que hayas empezado, seguro que te viene genial. ¿Te ha molado?

— Sí. Además me pone que tengo una puntuación por encima de la media de los hombres de 36 y 45 años que usan Xbox Fitness.

— Habría que ver al tipo de hombres que siguen el invento este.

— Sallyyyy…

— Ups, perdona. Eres un campeón Harry. Ale, ahora no desfallezcas. A batir récords. Ya sabes que tienes que ganarles a todos.

Así era. Harry venía de vivir una infancia en la que entre los valores inculcados por su padre estaba el de la competitividad. Aquello de que lo importante era participar no formaba parte de la filosofía de la familia. Había que ganar, aunque fuera a las chapas. O a Xbox Fitness, ya puestos.

— Por supuesto. Ganar o morir en el intento —dijo Harry.

— Eso. ¿Existe el dolor en este dojo, Harry? —dijo Sally, aludiendo a uno de las películas míticas de la historia del cine (para Harry).

— ¡No, sensei! —gritó Harry, poniéndose un poco burro.

— Oye Harry, que estaba bromeando. Tranquilito y a por la tableta.

— Claro, claro Sally, yo también estaba bromeando —dijo Harry. En cuanto Sally se dio la vuelta, eso sí, hizo una reverencia en honor a William Zabka, el verdadero Karate Kid.

A aquella primera sesión le siguieron otras muchas. Al principio espaciadas en el tiempo, eso sí, porque al menos durante los primeros días Harry recordó (y sufrió) lo que eran unas agujetas de campeonato. Aquello era buena señal, se dijo: sus músculos estaban despertando. Poco a poco le fue cogiendo el tranquillo a esos entrenamientos, y probó otras sesiones para ir alternando el tipo de ejercicio. Lo de Xbox Fitness, confirmó, era un inventazo. Era una forma cómoda y rápida de mantenerse en forma o al menos de intentarlo, y esa gamificación de la que hacía uso el juego con aquellos mensajes, las puntuaciones, las estrellitas y las estadísticas no hacían más que animar a Harry y a otros usuarios a ir compitiendo entre sí. La idea era estupenda.

Harry, eso sí, no logró la tableta de chocolate. Logró la otra tableta, claro, que estaba a poco más de un euro en el Supercor de al lado de casa y que disfrutaba de cuando en cuando con Sally mientras se veían alguna serie, pero lo del six-pack era una utopía teniendo en cuenta que a aquellas sesiones de entrenamiento le solían seguir estupendos homenajes culinarios.

Parte de la culpa de aquel fracaso, no obstante, lo tuvo Microsoft. Cuando Harry llevaba ya unos meses utilizando Xbox Fitness, Microsoft decidió cerrar el servicio de golpe y porrazo. En julio de 2017 el servicio dejó de estar disponible sin que Redmond ofreciera alternativas, y Harry nunca entendió del todo por qué abandonaron una idea como aquella que por fin sacaba partido del malogrado Kinect y que realmente mejoraba la vida de la gente. Harry acabaría dedicándose al tenis, al basket y al pádel.

A eso y a las tabletas de chocolate. Con leche. Las de Nestlé.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • OnePlus 7 Pro: el nuevo pepino de esta fabricante. 6,67? 90 Hz, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, 256 GB capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara retráctil frontal de 16 MP, lector bajo pantalla, batería 4000 mAh. Tremendo por 666 euros en GearBest.
  • RiME: el juego de Tequila Games distribuido por Epic Games se puede conseguir gratis en Steam. Es un juegazo, dicen los críticos, así que a por él.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 182,13 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 148 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 165 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • Xiaomi Mi 9 SE: la versión ‘compacta’ del telefonazo de Xiaomi, 5,97?, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara triple (48+13+8), 3.070 mAh, lector huella bajo pantalla. Está a 267,24 euros en Banggood con el código 5BGM96SE
  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 458,64 euros en AliExpress.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 495 euros en GearBest
  • Lenovo IdeaPad 330-15ICH: atentos a la configuración. 15,6? FullHD, Core i7-8750H, 16 GB de RAM (uauh), 1 TB HDD, 256 GB SSD (uauh uauh), y una GTX 1050 para jugar. Teclado español, sin sistema operativo. Brutal por 799,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3,01 euros en Amazon, perfecta para este equipo que se venden sin sistema operativo
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Auriculares inalámbricos Xiaomi AirDots TWS: los competidores económicos de los AirPods de Apple con Bluetooth 5.0, 4 horas de autonomía y 12 más en el estuche, control táctil. Están a 20,60 euros en Banggood con el código BGredmi666.
  • Tarjeta gráfica RVGA RTX 2070: una súper tarjeta gráfica para jugar con 8 GB de memoria GDDR6, arquitectura Turing (raytracing, DLSS) y margen para jugar a tope en cualquier juego. Está a 516,65 euros en Amazon. Incluso más barata (450 €) en sección «Nuevos».
  • Kit Arduino: una placa UNO R3 compatible con Arduino y el kit Freenove RFID con un tutorial de 252 páginas y 49 proyectos distintos, buena idea para niños. Está a 29,95 euros en Amazon. Y si queréis ir aún a más creatividad, este pack de 37 sensores para ARDUINO es brutal, está a 18 euros en Banggood.
  • Xiaomi Mi 9: atentos a la bajada brutal de precio. 6,39», Snapdragon 855, 6 GB / 64 GB, cámara triple (48+16+12), lector de huella en pantalla, carga rápida e inalámbrica. Está a 362 euros en Banggood con el código BGMI964.
  • Nintendo New 2DS XL: es el modelo más grande y actualizado de la portátil de Nintendo: tiene doble cámara trasera y una frontal, y es compatible con los juegos de la Nintendo 3DS. Está a 133,90 euros en Amazon, regalo comunión perfecto.
  • Battlefield 1 (Xbox One): mi juego favorito desde hace tiempo, está en ofertón y regalan el ‘Battlefield 1943’. Está a 1,59 euros en CDKeys
  • Gimbal Xiaomi Mijia SJYT01FM: un gimbal para grabaciones con una estabilización perfecta. Pesa 340 gramos, buena construcción y tomas perfectas para estas vacaciones con el móvil. Como si fueras un pro. Está a 73 euros en Banggood con código BGSJYT01FM
  • Pendrive USB Toshiba 64 GB: una llave USB con interfaz USB 3.0 súper rápida, hasta 150 MB/s y con 64 GB de capacidad. Muy buena opción por 8,99 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi Air 12: el pequeño de Xiaomi con 12,5? Full HD, un Core M3-7Y30, 4 GB de RAM, 128 GB de SSD, Windows 10 y teclado en inglés, estupendo por 484 euros en Banggood con el cupón BGXM469
  • FIFA 18 PS4: la edición del año pasado sigue siendo un gran juego, sobre todo a 7,80 euros en Amazon. Para la Xbox One, a 13,99 euros.
  • Chuwi HeroBook: un portátil muy modesto y muy barato: 14,1» (1366×768), Atom X5-E8000 (quad-core), 4 GB de RAM, 64 GB eMMC de capacidad (con M.2), Windows 10, teclado en inglés, salida Micro HDMI, 2xUSB3.0. 165 euros en Banggood con el código BGCH510
  • Tarjeta gráfica NVIDIA GTX 1650: fabricada por PNY, perfecta para jugar a 1080p a 60 FPS. Supera a la 1050 Ti en un 33% de rendimiento y su precio es brutal, 122 euros en AliExpress Plaza con código «plazaoff«, envío desde España, 2 años de garantía.
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 268 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal. La versión con 128 GB de capacidad está algo más cara pero esos gigas más son muy chulos. Está a 313 euros en Banggood con el cupón 5BGM9SE
  • Office 2019 Professional Plus: licencia para un PC, solo para Windows 10, licencia perpetua, envío del código de licencia por correo. Se dan instrucciones para descarga, instalación y aplicación. Está a 11,10 euros en Amazon.
  • SSD SanDisk 480G: y si queréis más capacidad, esta opción es aún más asequible con sus 480 GB de capacidad, un disco SSD SATA III con hasta 535 MB/s de velocidad de lectura. Está a 58 euros en Amazon
  • Xiaomi Airdots Pro: la versión mejorada de estos auriculares, con control táctil, más autonomía, mejor conectividad y más calidad de sonido. El diseño recuerda a otros… ? Están a 45,88 euros en AliExpress con este cupón
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,61 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

4 comentarios en “Harry y la inalcanzable tableta de chocolate

  1. Trufeitor dice:

    Una auténtica lástima. Creo que Kinect tenía posibilidades (y eso que nunca me suscitó gran interés), pero o no se dio con la tecla o no se lo apoyó suficientemente, y no me refiero a su adquisición obligatoria, que eso rara vez conduce a nada bueno. Ahora ya está claro que el abandono por parte de Microsoft es total. La gran mancha del proyecto XBox junto con la presentación de concepto de la One, que creo que hundió sus posibilidades iniciales.

    Para este tipo de cosas o juegos de baile tenía un potencial inmenso. Supongo que si hubieran puesto recursos y talento en el proyecto hubieran salido más cosas.

    Luego están los cadáveres que Microsoft está dejando en el camino para centrar su proyecto de entretenimiento: ya no se venden instrumentos para Guitar Hero o Rock Band, que es cierto que la moda de este tipo de juegos se ha venido abajo, pero quien le guste y se le rompa le costará encontrar repuestos o cosas incomprensibles, como que no vendan canciones bajo demanda para Lips, cuyo soporte también se ha abandonado y no creo que tuviese un coste muy alto mantener las canciones y venderlas a un euro con pingües beneficios. Y seguro que alguna cosa más que se me escapa porque no me ha tocado.

    Una pena.

  2. Trufeitor dice:

    Por cierto, la historia de Harry muy entretenida, como de costumbre.
    😀
    Yo he tenido una gran suerte con eso y hace cuatro meses tuve la oportunidad de cambiar de rumbo en lo que respecta al ejercicio y le estoy dando muy duro. Espero que de aquí al verano el cambio será bien patente.

    Animo con esos michelines!
    😉

Comentarios cerrados