Tecnología

Preparaos: llega la piratería masiva de libros electrónicos

·

Los lectores de libros electrónicos están cuajando al fin en el mercado -y eso que llevan unos añitos disponibles- y parece haberse cumplido al fin aquello de la revolución silenciosa de la que hablé hace tiempo. El detonante, curiosamente, no ha sido un lector puro de libros electrónicos, sino el iPad, que ha puesto de moda este concepto y ha hecho que Amazon lance un Kindle 3 irresistible para los aficionados a la lectura que no necesitan nada más.

Esa revolución está ahora completa: la venta de libros electrónicos está siendo espectacular –lo demuestran las últimas cifras de Amazon– y aunque no es probable que el e-book acabe matando al libro tradicional, sí que se situará como un mercado paralelo muy importante. De hecho, no creo que llegue a pasar lo que ocurre con la industria del cine o la música, porque el papel tira. Y mucho.

Aún así, ese éxito de los libros electrónicos tiene una consecuencia inevitable: la aparición de un mercado negro con una oferta de libros electrónicos pirata que probablemente solo estamos comenzando a vislumbrar. Aunque las descargas de libros electrónicos -y de revistas, con servicios alucinantes- ya estaban a la orden del día gracias a su distribución en redes P2P y algunos servicios de descarga directa, es de esperar que este segmento eclosione en los próximos meses. Y será ahí cuando las editoriales tendrán que ponerse las pilas.

Porque admitámoslo, no creo que nadie esté dispuesto a pagar el mismo precio -o casi- por un libro electrónico que por su versión impresa en papel. Apple, Amazon o Barnes & Noble están apostando por un modelo comercial erróneo, en el que las editoriales han tenido mucho que ver -forzando los precios al alza- y en el que mucho me temo que están tropezando en la misma piedra que tropezaron la industria del cine y de la música: no adaptarse a los tiempos que corren.

Los altos precios de los libros electrónicos son sin duda el factor fundamental en la eclosión de la piratería de libros electrónicos. Atención al dato: «The girl who kicked the hornet’s nest» («La reina en el palacio de las corrientes de aire»), la tercera y última novela de la trilogía Millenium de Stieg Larsson, cuesta 11,91 dólares en su versión impresa en tapa dura, y atención, 9,99 dólares en su versión para el Kindle.

Precio de la versión impresa…

… y de la versión para el Kindle. Ojo al dato.

¿Cómo es posible? Los costes de la edición electrónica son mínimos en comparación con la edición impresa -el papel es muy, muy caro, y eso lo sabe cualquiera que haya trabajado en el sector editorial-, de modo que ese alto precio no tiene ninguna justificación.

Eso tiene una consecuencia lógica: que los usuarios decidan que les están tomando el pelo, y que si pueden evitar tener que pagar, se ahorrarán los 10 dólares de la versión electrónica para bajarse el libro by the face, cosa que ahora mismo está tirado. He tardado unos 5 segundos en encontrar una versión ePub y otra PDF del libro, y de ahí a convertirla y trasladarla al iPhone/iPad/Kindle/móvil Android hay un tiempo igualmente pequeño.

Vale, puede que la edición específica del Kindle esté muy bien preparadita, pero adaptar el PDF pirata al Kindle es una chorrada y cualquier usuario preferirá tomarse esa molestia y disfrutar de la versión pirata y gratuita. Así que, mensaje a las editoriales: o aprendéis de los errores de vuestras primas hermanas, o pronto estaréis llorando por las bajadas en las ventas de libros electrónicos… y por extensión, de libros impresos.

El que avisa no es traidor.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

24 comentarios en “Preparaos: llega la piratería masiva de libros electrónicos

  1. lc dice:

    Esta advertencia a la industria del libro, electrónico o no, puede que llegue tarde, como bien dices, hay trillones de ebook en cualquier formato. Además se tarda una «milmillonésima» menos en bajar que un bluray (millón mas, millón menos), y la gente se baja blurays

    Por mi parte sigo esperando un lector de libros electrónico de 10 pulgadas, mas o menos, con lápiz para anotar, con tarjeta de memoria «gorda» y con relación calidad/precio del kindle 3. Me da igual el usb, el wifi, el mp3 y demás. Hasta me daría igual tenerlo que enchufar siempre a la luz porque no tuviera batería,, solo quiero leer mis trillones de ebook técnicos en algún trasto que no me moleste la vista, poder tomar notas con naturalidad e incluso estar tumbado. En realidad, incluso le sacaría partido al precio que están, pero no estoy dispuesto a que €œ3 días después€ valga la décima parte y se me ¡vuelva! a quedar cara de idiota. Ya somos «perro viejo».
    Saludos y adelantes con tus cambios.

  2. Llegado a un escenario en el que tuviera que pagar sí o sí por un libro digital, creo que el tope para pagarlo sería 5 euros.

    El otro día aparecía la noticia de que un escritor americado no muy conocido se ha puesto a autoeditarse sus libros en Amazon a precios muy agresivos, por unos 2,99 dólares. Al ahorrarse intermediarios está ganando cuatro veces más que antes. No encuentro ahora el link pero era una noticia muy interesante.

    Al final, el modelo de negocio tipo Appstore de aplicaciones a un euro, dos o tres, junto a una experiencia de usuario genial parece el único camino que puede funcionar frente a una piratería más incómoda pero gratuita.

  3. JF dice:

    «puede que la edición específica del Kindle esté muy bien preparadita»

    La experiencia que yo tengo es que están igual de mal que las versiones piratas, con palabras con guiones en medio porque en el original estaba en dos líneas y cosas por el estilo.

  4. Daniel dice:

    A mi me pasó lo mismo con un libro, valían lo mismo en papel que en electrónico!! (20‚¬). Mandé un correo a la tienda electrónica (Leqtor) y me contestaron que era la editorial la que ponía el precio.

    No lo compré y ahora me lo ha prestado un amigo.

  5. nadie dice:

    Pues como siempre. ¿o acaso no hicieron lo mismo con el disco compacto? En su día, un disco de vinilo costaba unas 1500 – 2000 pesetas. Y un disco compacto, con una etiqueta enorme que ponía «digital», unas 4500 – 5000 pesetas. Ahora que venga alguien a explicarme cómo un disco compacto puede ser más caro que un vinilo. Teniendo en cuenta su peso y dimensiones. Y todo dios picaba.

  6. Creo que no llegará la piratería a los niveles de las películas por una sencilla razón… LA GENTE NO LEE. Eso sí, en términos de tanto por ciento, sobre la gente que sí que se compra libros, pues terminaran cayendo. Lo «gratuito» es un caramelo demasiado goloso para los tiempos que corren.

  7. Alberto dice:

    ¡Sencillamente GENIAL!
    Desde que yo era un niño (y de eso ya ha llovido), a través de todos los medios de comunicación, y desde todos los sectores de la sociedad, nuestros padres, nuestros maestros, nuestros políticos (y un largo etcétera) han estado intentando machaconamente y por todos lo medios inculcarnos el hábito de la lectura.
    «¡Hay que leer, debes leer!», … nos decían una y otra vez.
    Ahora, ¡por fin!, parece que ese viejo mantra comienza a dar resultado, y la gente no puede parar de leer.
    Todo aquello que signifique un mayor crecimiento del conocimiento y de la cultura de la población, bienvenido sea.
    ¿No querían que leyésemos? … pues en ello estamos.

  8. Totalmente de acuerdo. Yo tengo un kindle desde hace casi 3 meses y solo he comprado un libro, mientras que me habré descargado unos 10 gratuitos y otra media docena o algo más del emule. En cambio me habría comprado gustoso media docena de libros, pero me ha resultado imposible porque nadie los publica en edición electrónica. Como no se pongan las pilas las editoriales, la van a liar.

  9. Alberto, ¡Sencillamente GENIAL!
    Estoy totalmente de acuerdo contigo, la cultura nos hace libres.
    Mi recomendación es que os paseis por YouKioske.com el YouTube de las revistas, prensa y libros donde se pueden ver pasando página a página siendo lo más parecido al papel.
    Cómo ellos dicen es, Probablemente la mejor web para leer on-line
    http:www.youkioske.com

  10. Luis dice:

    Yo lo veo claro. En España, creo, la única iniciativa es Libranda, que ni siquiera es un portal donde se venden libros, sino un «punto de encuentro». Lo que están haciendo las editoriales es una maniobra tipo SGAE. Me explico: no promocionan, no apuestan por el libro digital barato y la gente empieza a piratear. Luego llegan ellos con sus intereses puramente económicos y dicen. «Señores, hemos apostado por el libro digital y no ha funcionado. La gente descarga masivamente y tenemos pérdidas millonarias. Si queremos salvaguardar la industria literaria hay que poner un canon digital por las descargas de libros».

    Tiempo al tiempo.

  11. jose dice:

    Obviamente la estrategia es que el formato electronico salga mas a cuenta pero no mucho mas.

    Aun hay pocos lectores electronicos en el mercado, tampoco un solo formato… mientras esten asi las cosas jugaran muy a la defensiva.

  12. Pingback: ¿Llegará la copia privada de obras literarias a trastocar el negocio editorial? « Blog multi-temático de Antonio Castro

  13. jorge dice:

    Hace unos cinco años que leo e-books piratas en moviles (pagar 10 dolares por un e-book es una estafa).
    Hay varios soft de edicion y encapsulado java (readmaniacs el mejor), que lo dejan listo para cualquier movil actual, relojes con lector de txt, y mi ultimo movil ya trae lector de e-book.
    No se limiten al kindle…
    saludos

  14. Javier Guiraldes dice:

    «¿Cómo es posible? Los costes de la edición electrónica son mínimos en comparación con la edición impresa -el papel es muy, muy caro, y eso lo sabe cualquiera que haya trabajado en el sector editorial-, de modo que ese alto precio no tiene ninguna justificación.»

    Pues se nota que tú no has trabajado en el sector editorial, porque el papel no es nada caro. El precio de coste de imprimir un libro físico es muy bajo; de hecho, representa un porcentaje muy modesto del coste final de producto.
    El ahorro con el libro electrónico vendría más bien de los costes de distribución (las editoriales podrían prescindir tranquilamente de distribuidores, y trasladar los libros digitales directamente a librerías digitales, e incluso venderlos ellas mismas y ahorrarse también la parte del vendedor). Aunque con Libranda, que no es más que un distribuidor, lo que están haciendo es replicar el modelo del libro en papel, con lo de que en vez de 5 actores (autor-editor-impresor-distribuidor y vendedor) se queda en sólo cuatro (autor-editor-distribuidor y vendedor), cuando se podría reducir a dos o tres tranquilamente (autor-vendedor, por ejemplo, con los autores vendiendo en Amazon o similares; o autor-editor y la editorial encargándose de la venta; o, como modelo más conservador, autor-editor-vendedor), si alguien apostara por un cambio de modelo, cosa que ninguna editorial va a hacer porque sería ponerse en contra de distribuidores y librerías físicas, que son decisivos en el actual modelo de negocio del libro en papel, que es del que siguen viviendo las editoriales.

  15. Josete dice:

    «Así que, mensaje a las editoriales: o aprendéis de los errores de vuestras primas hermanas, o pronto estaréis llorando por las bajadas en las ventas de libros electrónicos€¦ y por extensión, de libros impresos

    !Chapó! No tengo más que añadir.

  16. Arturo dice:

    La cultura os va a hacer libres, pero ya veo que a costa del autor. Os convertís en tasadores de la cultura, decidiendo qué precio debe ponerse a los libros. Me imagino que con vuestro criterio, ningún cuadro debe costar más de lo que suma el lienzo, el marco y las pinturas…

    Me vais a permitir que os diga que no tenéis razón. Aunque hay alguien que sabe de qué habla. Es cierto que el papel del editor está en entredicho en la distribución digital, pero mientras las ventas en papel sean significativas, no podemos prescindir del editor. Bueno sí, los grandes escritores se pueden permitir decirle que no a los derechos digitales, y negociarlos por su cuenta, pero deberéis aceptar que sea el autor el que decida si quiere o no vender directamente sus libros, y desde luego, a qué precio. Luego, vosotros, tenéis la libertad de comprar o no.

    Pero al final, todo se reduce a un ejercicio colectivo de justificación del pirateo. Para eso no hace falta darle tantas vueltas. Estáis diciendo que cuando algo os parece caro en el super os lo lleváis por la cara ¿no?

  17. yopispo dice:

    Que curioso; antes el coste del papel, fabricación, transporte y distribución era el justificante para el precio de los libros.

    Ahora, no supone casi nada y valen lo mismo. Pues vale.

    Joe Konrath, mientras, llenándose los bolsillos vendiéndolos a 2,99.-

  18. Pingback: Los tablet no son la solución al futuro editorial | Ahorraras.Net

Comentarios cerrados