Tecnología

Malditos followers

·

Decía Jack Dorsey recientemente que el número de seguidores en Twitter era una métrica sin sentido. Ev Williams, co-fundador del servicio, opinaba igual y ahora reconocía que visto a toro pasado, años después de darle tanta relevancia inicial al tema, lo de poner el número de seguidores en tu cuenta de forma tan prominente probablemente «no era saludable«.

No lo es, pero es que diría que hace tiempo que no solo no es saludable, sino que tampoco es fiable. Miradme a mí, con 3.863 seguidores en Twitter ahora mismo. ¿Cómo es posible? ¿Cómo puede ser que alguien como yo, famoso en el mundo entero y tipo interesante donde los haya, tenga esa cantidad de followers? Qué injusticia, pardiez. No puedo creerlo 😉 Y luego ves a el Rubius un mindundi con tropecientosmil followers, repasas su actividad y no ves más que chorreces.

Bravo por esas 3.863 personas que saben dónde está lo bueno en Twitter.

Y entonces te das cuenta de que igual no son ellos y eres tú, claro. Que no conectas con la gente por lo que sea. Y te preocupas, y empiezas a hacer cosas absurdas para ganar seguidores. Como comprarlos —mis compañeros en Genbeta dejaron claro que eso no sirve para casi nada— o empezar a compartir cosas que igual ni siquiera tienes ganas de compartir. O igual sí, quién sabe. El caso es que lo haces por las razones equivocadas.

Lo de los likes y los seguidores es un tema que viene de antiguo y que ya comenté en mi crítica total a Instagram. Esta es la red social en la que esos numeritos son los más perjudiciales, sobre todo porque hay una cultura aún más acusada del «quién la tiene más grande» de la que hacían una crítica ácida en aquel brillante episodio de ‘Black Mirror’ titulado ‘Nosedive‘. Eres tan importante como tu cuenta de Twitter, o de Instagram. Para muchos parece ser así, y eso es muy, muy triste.

Supongo que en Twitter, como en el resto de redes sociales que hacen uso de esta técnica, lo del número de followers y de likes es un caramelo al que es demasiado difícil decirle que no. Es el elemento perfecto para jugar con la vanidad humana, que es casi ilimitada y que funciona como un fantástico reclamo para usar esas redes más y mejor (para quienes las crearon). Es difícil resistirse a esas métricas, es inevitable que a uno le suba el ego que le retuiteen tropecientas veces o le hagan «Me gusta» otras tantas en cualquier mensaje de Twitter, y lo mismo con cualquier otra red social. Diría que hay mucha gente que no comparte por el mero hecho de compartir, sino de competir y conseguir así ese pequeño triunfo personal del que cualquiera puede sentirse orgulloso: hoy me han hecho 15 likes personas que (no) conozco y que saben que si no me lo hacen estarán en mi lista negra.

¿Qué hacer con estos sistemas? Parece que en Twitter están planteándose hasta eliminar el contador de marras, o al menos no hacerlo tan visible. Dicen las buenas lenguas que hay debate interno en Twitter para decir adiós a los favoritos/me gusta y así mejorar la calidad del debate, y a mí me encantaría que así fuera.

Y sin embargo, creo que eso acabaría siendo contraproducente para la red social, porque estoy seguro de que a mucha gente le encanta gustarse en Twitter con ese numerito de marras que le dice que un porrón de personas a las que no conoce y de las que probablemente nunca sería amigo le consideran interesante.

El mundo está fatal. Y ahora, por favor, seguidme en Twitter, que tengo muy pocos followers, caray. O no, si lo que esperáis es que os siga de vuelta. Mejor no lo hagáis.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

4 comentarios en “Malditos followers

  1. Lambda dice:

    Bendita «inocencia». Como si no estuviese estudiado todo esto de las RRSS tiempo ha. Los que impulsaron el Facebook estudiaron muy bien los mecanismos psicológicos de recompensa al usar la red social, y los aplicaron concienzudamente. Y Twitter no es ajeno a esto. Al fin y al cabo, para ganar dinero debes «atar» bien todos los mecanismos del negocio, y el cliente/producto/usuario (todo en uno!) es uno de ellos, sino el más importante. » No funciona ahora, quizá deberíamos cambiarlo» suena a «disclaimer» para ir cambiando el rumbo y no quedarse pillados. En mi opinión, las RRSS son una poderosa herramienta de márketing con ciertos signos de agotamiento recurrentes según la temporada, y Twitter es una de ellas.

    • Bueno, supongo que han ido aprendiendo el tema de la psicología con el tiempo, pero todo está pensado para que te quedes ahí el máximo tiempo posible, claro. Creo que Twitter es la más «sana» de todas, y puede que quizás quieran huir un poco de la mecánica que tenían hasta ahora y que se critica en otras RRSS. Veremos qué hacen finalmente.

  2. Hola Javi, me pasa un poco como a ti. Yo no tengo 3000 followers como tú, paso ligeramente de 500, pero me he dado cuenta de que realmente de esos 500, leerme me leen entre 10 y 20. Los demás, o no interactúan, o no entran, o tienen mi cuenta silenciada, que todo puede ser. El caso es que de poco me sirve ese número. Con los FAVS/LIKES me pasa lo mismo. Un tweet mío anunciando algo puede tener unos pocos likes. Ese tweet, al ser retuiteado por otra cuenta más grande, de pronto empieza a tener cientos de likes. Pero lo curioso es que son likes de gente que se supone que me sigue, pero que sólo se animan a hacer el like cuando la cuenta grande se lo dice.

    De los 500 followers me sobran más de la mitad, Yo sigo oficinalmente a menos de 200 cuentas, y estoy en pensando en reducirlo bastante, ya que realmente seguir no sigo a más de 30 a través de una lista privada.

    Después de esta chapa personal, lo que quiero poner de manifiesto es que Twitter, Facebook, Instagram nos hace volcarnos en las métricas como único modelo para calcular nuestro valor en una red social, y también en la vida. Que es una métrica pervertida ya lo sabemos todos, y que no debería ser tenida en cuenta, creo que también. Yo también he léido que Twitter va a retirar los LIKES, o al menos el contador, y creo que nunca debería haberlo incorporado. Si realmente la función inicial (cuando eran FAVs) era marcar para uno mismo qué tweets eran relevantes para recordar en el futuro, nunca deberían haber mostrado el contador.

    • Esa es otra: el alcance de un tuit para mindudis —el 99,99% de los usuarios de Twitter— es escaso. Mirando las estadísticas veo que la tasa de interacción es de un 2,4% de media y que tengo 2 retuits y 3 respuestas al día de media. Vamos, que mi Twitter no le está cambiando la vida a nadie, y que como me obsesionen mucho los números voy de narices. Afortunadamente no lo hacen y uso Twitter de forma totalmente aleatoria y sin esperar nada de la red social. Bueno, sí, espero descubrir cosas y reflexiones interesantes cada día, y eso, afortunadamente, suelo hacerlo desde el primer día. Que no es poco.

Comentarios cerrados