Tecnología

Antes y ahora

·

Los domingos lluviosos y fríos molan: son la excusa perfecta para quedarse en el refugio, para enceder un fuego -ya me entendéis-, y para contar y escuchar historias. O para leerlas. Llevaba un día tranquilo reorganizando fotos, creando una copia de seguridad externa -nada de Dropbox, disco duro externo a casa de los papis, por ejemplo- y aprovechando para navegar sin rumbo por internet. Lo hacía en modo mal-padre, ya sabéis, aprovechando que mis peques veían por enésima vez un par de películas mientras se quedaban en el refugio con el fuego encendido.

Así transcurría el día cuando de repente me encontré con ‘The Refragmentation‘, un ensayo de Paul Graham en el que este desarrollador demostraba una vez más ese talento de las mentes preclaras para poner por escrito lo que muchos pensamos. El tema se aparta un poco de mis lecturas habituales, porque toca más lo económico, social y político que lo tecnológico, pero desde el primer momento comencé a hacer analogías con lo que escribía sobre Estados Unidos y lo que está ocurriendo en estos momentos, justo ahora, en nuestro país.

En el comienzo de ese ensayo explicaba cómo la fragmentación de todo y todos es cada vez una realidad más patente en EE.UU., donde la desigualdad económica es cada vez mayor por una causa que él resumía de forma muy poética:

La causa [de esa fragmentación] no es una fuerza que nos esté separando, sino la erosión de las fuerzas que nos mantenían unidos.

Aquí Graham nos habla de las causas que llevaron a ese país a cohesionarse más que nunca. En primer lugar, la II Guerra Mundial, cuyos efectos económicos y sociales fueron mucho más duraderos que el conflicto bélico en sí. Y en segundo, el auge de las grandes corporaciones nacionales. Esas empresas que acababan convirtiéndose en monopolios de facto y que dominaban la vida de los ciudadanos haciendo que todo se aplanase casi de forma literal.

dinero

Creo que lo he comentado por aquí alguna vez: no soy muy dado a hablar de política, pero lo cierto es que las analogías con los Estados Unidos son evidentes en nuestro país, aunque como siempre se produzcan con retraso. En España lo que nos unió esta última vez fue la transición y aquella constitución que ahora algunos abogan por reformar, pero lo cierto es que al menos en el tema de los monopolios ya estábamos bien serviditos. De hecho el efecto económico de esas empresas dominantes era igual de plano, y la situación a la que alude Graham era paralela a la que vivíamos aquí. Mi padre trabajó prácticamente toda su vida en la misma empresa, todos veíamos TVE (hoy en día, “La 1“) o el canal UHF (=”La 2?), y no había ni de lejos las opciones que hay hoy en día. Había pocas marcas, pero incluso en esas marcas, como apuntaba este gurú, había poca diferenciación. De hecho el caso de mi padre era el clásico de toda una generación de profesionales:

Una de las cosas más valiosas que las grandes empresas de mediados del siglo XX le ofrecían a sus empleados era la seguridad en el trabajo, y eso tampoco aparecía en las devoluciones de impuestos o las estadísticas de ingresos. Así que la naturaleza del empleo en esas organizaciones tendía a ofrecer números equivocadamente bajos sobre la desigualdad económica. Pero incluso teniendo en cuenta eso, las grandes empresas pagaban a sus mejores empleados menos del precio de mercado. No había mercado; la expectativa era la de trabajarías para la misma empresa durante décadas, si es que no lo hacías durante toda tu vida.

Tu trabajo era tan poco líquido (¿’illiquid’?) que había muy pocas opciones de lograr el precio del mercado. Pero esa misma falta de liquidez también te forzaba a no buscarlo [un cambio de trabajo]. Si la empresa prometía tenerte como empleado hasta que te jubilases y darte una pensión después, no querías exprimirla tanto como podrías haberlo hecho. Necesitabas cuidar de la empresa para que ella pudiera cuidar de ti. Sobre todo cuando habías estado trabajando con el mismo grupo de gente durante décadas. Si tratabas de apretar a la empresa para ganar más dinero, estabas apretando a la organización que iba a cuidar de todos ellos. Además, si no ponías a la empresa en primer lugar no podrías promocionar, y si no podías cambiar de escalera, la promoción era la única forma de subir.

El discurso es fantástico por parte de Graham, que a partir de ahí analiza trata de analizar los factores por los que se produjo la vuelta a un modelo en el que la fragmentación era el pilar fundamental. Antes no había incentivos por crear una empresa, o eran incentivos mucho menos atractivos, pero hoy en día el cuento ha cambiado y tenemos más opciones que nunca, una (en mi opinión) celebrada vuelta a la meritocracia, pero también más desigualdad y ganas de montárnoslo por nuestra cuenta (y no hablo de emprendedores ni de personas). Como decía Graham, ahora una startup es una empresa que empieza en pequeño y crece a lo grande. En aquella época comenzar un negocio significaba empezar en pequeño y seguir en pequeño para siempre:

Lo que en esos días de grandes empresas a menudo significaba escaparse para evitar ser aplastado por los elefantes. Daba más prestigio ser miembro de la clase ejecutiva que dirigía al elefante.

El texto continúa unos cuantos párrafos más con reflexiones sobre el impacto que la informática tuvo en esa desregularización -menos privilegios a las grandes corporaciones- y su efecto directo, la ‘desoligopolización’, o lo que es lo mismo: que los monopolios lo tenían crudo. Aquel socialismo capitalista -si es que eso puede existir- acabó desapareciendo para encontrarnos con lo que tenemos ahora, que es básicamente una situación en la que han mejorado muchas cosas -que vivan las opciones- pero han empeorado muchas otras -como la desigualdad social y económica-.

No soy economista ni sociólogo y no tengo respuestas para esos problemas, y aunque de cuando en cuando como viendo ‘Al Rojo Vivo‘, -ese ‘Sálvame’ de tertulianos un poco más cultos y educados, pero a menudo casi igual de poco útil- no tengo nada claro lo que se puede hacer. Creo que todo parte de la educación -que como decía Manu Contreras esto sea lo más visto de YouTube en nuestro país dice mucho (o muy poco) de nuestros jóvenes-, pero aún con esa reforma el impacto no se dejaría sentir probablemente en décadas, y los partidos políticos solo piensan a cuatro años vista.

Mal panorama. Me temo que en esto soy tan pesimista como don Arturo Pérez-Reverte, que en su Historia de España por entregas no deja muchos títeres ni muchas cabezas. Termino casi como empecé, citando a Graham, por si os hacéis el flaco favor de no leeros ese ensayo prodigioso:

Esta forma de fragmentación, como las demás, está para quedarse. O mejor dicho, vuelve para quedarse. Nada es para siempre, pero la tendencia hacia la fragmentación debería ser más eterna que la mayoría de las cosas, precisamente porque no se debe a una causa específica. Es simplemente una vuelta a lo normal. Cuando Rockefeller dijo que el individualismo había desaparecido, estuvo en lo cierto durante un siglo. Ha vuelto de nuevo, y será realidad aún más tiempo.

Me preocupa que si no nos damos cuenta de esto, tendremos un problema. Si creemos que la cohesión del siglo XX desapareció por algunos pequeños cambios en la regulación, nos engañaremos pensando que podemos recuperarla (salvo por las partes malas, de alguna forma) con algunas contrarreformas. Y entonces perderemos nuestro tiempo tratando de eliminar la fragmentación, cuando haríamos mucho mejor en reflexionar sobre cómo mitigar sus consecuencias.

Ole. Ahí lo dejo.


Si os ha gustado el artículo, quizás queráis aportar. Significa mucho más de lo que imagináis. ¡Gracias!


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

8 comentarios en “Antes y ahora

    • Gracias Arturo… sí, sé que el RSS parcial no es del gusto de todos, pero si me has leído en los últimos meses sabrás que he convertido esa opción en una característica para patrones de la campaña en Patreon :/ Si algún día te decides, puedes y quieres, fenomenal 😉

      ¡Un saludo!

Comentarios cerrados