Tecnología

Revisitando Star Wars (4/6)

·

Lenta. Así es “Star Wars Episode IV: A New Hope“. La película que lo inició todo, la que casi nadie quiso apoyar y financiar económicamente y la que George Lucas acabaría logrando convertir en el bastión de toda su carrera. La película tiene muchas virtudes: es creíble en muchos apartados en su tratamiento del genéro, y sobre todo es revolucionaria en materia de efectos especiales para la época. Unos efectos que no cantaban demasiado y que ayudaban al desarrollo de la historia sin maquillarlo. 

Pero claro, las películas de ciencia ficción pierden mucho más que cualquier otro género con el paso del tiempo, porque son las que más puede enfrentar uno a lo que se hace hoy en día. Y cuando han pasado casi 40 años desde su estreno, aquella “Star Wars” original es  un poco choni. 

Eso se nota en el vestuario o en la elección de algunos decorados y personajes, pero aún así el resultado es meritorio. Sobresaliente para la época en la que se hizo, desde luego. 

c3po

La historia tampoco es que sea la pera, y vista en perspectiva yo diría que incluso pierde enteros también con el paso del tiempo. Pasan muchas cosas de repente, sin transiciones y sin que eso se note en ese ritmo lentorro en temas bastante poco relevantes. Aquí un ejemplo claro: Luke se convierte en Jedi casi de buenas a primeras y logra acertar en el blanco para destruir la Estrella de la Muerte en cinco minutos, y Lucas nos tiene un buen rato asistiendo al “rapto” de R2D2 y C3PO que eso sí, forman una pareja extraña, simpática y hasta entrañable. Claro que aquí influye el hecho de que uno lo ve con la perspectiva de los años: quizás en aquella época me hubieran caído tan gordos como Jar Jar. 

La entrada en escena de Luke es tan aburrida como debería serlo, pero lo cierto es que mola ver a Mark Hammill tan jovencito con su traje de Judo y tan voluntarioso a la hora de salir de ese tostón de granja en la que vive en Tatooine. La relación con los tíos -que ejercen de padres- es bastante fría, diría yo, y de hecho eso se nota al final de la peli: los soldados imperiales dejan carbonizados a sus tíos y el tipo se muestra afectadillo, sí, pero cuando vuelve de destruir la Estrella de La Muerte parece sentir mucho más el hecho de que durante los combates en su X-Wing han dañado a R2D2. Por dios, ni que fuera su hijo. Si acabas de conocerle, alma de cántaro. Y es un robot, para más INRI.

star3

Las inconsistencias aparecen en algunos momentos más y dejan claro que a Lucas se le escaparon algunos detalles. Obi-Wan Kenobi (Ben Kenobi para Luke) ni se acuerda de R2D2 y de C3PO, que compartieron con él unos cuantos momentos en las pelis anteriores. Y sin embargo el desarrollo en general es muy correcto. Alec Guinness se sale en su papel de Obi-Wan Kenobi -en realidad todos lo hacen de lujo, pero de nuevo aquí me afectan los años transcurridos- y el encuentro con Han Solo y un Harrison Ford al que el papel le vino como anillo al dedo es también brutal. En ese momento de la peli es en el que llegan algunas frases míticas (hay muchas más en realidad) como la de “These aren’t the droids you’re looking for” y la citada escena del bar que luego yo diría que Lucas vuelve a adaptar en el Episodio II cuando Anakin y Obi-Wan persiguen a la mercenaria que intentaba acabar con Amidala. 

Pero me estoy desviando del tema. Como digo, todo el desarrollo es muy correcto pero la peli, a pesar de todo lo que ocurre, es de todo menos emocionante. Al menos si uno la compara con las entregas modernas, contagiadas ya del ritmo frenético de las pelis de acción en las que uno es incapaz de ver nada de tanto detalle que hay y de tanto que ocurre por segundo. En esta entrega todo es más pausado, como más artesanal. Aunque haya ausencias curiosas como la de Palpatine, que parecía reservarse para el Episodio V. Un apunte solo: James Earl Jones es la voz de Darth Vader en la versión original en inglés. Pues bien, no tiene nada que hacer ante el doblaje de Constantino Romero, que aquí quedó para siempre en nuestro recuerdo. Mítico.

El rescate de la princesa Leia es otra de las tramas bastante simploncillas de la peli. Eso sí, grande Carrie Fisher con sus ensaimadas y sus aires de princesa decidida, no como la cacho pan de su madre, Amidala. A partir de ahí, escapada y primer gran combate de espadas láser de la saga: el de Obi-Wan Kenobi con Darth Vader. En la anterior entrega decía que el combate entre ellos dos había sido el mejor de la trilogía moderna. Pues bien, este es una castaña pilonga, una especie de chotis jedi en el cual los dos apenas sí se movían o hacían algún tipo de alarde de la fuerza o de cierta destreza con el sable láser, “an elegant weapon for a more civilized age“. Qué pena desperdiciar así uno de los momentazos de aquella entrega. 

star5

Lo curioso es que el rescate de Leia dura más o menos 40 minutos, mientras que el ataque final a la Estrella de La Muerte, teóricamente mucho más relevante, 20 minutos. Aquí vemos como Luke de repente se licencia como piloto de X-Wing sin pasar por la academia y sin L en el parabrisas trasero, así, por las buenas, y cómo las naves rebeldes logran ir poniendo en algunos (pocos) aprietos al Imperio y a esos TIE Fighter que eran prodigiosos más por el sonido que hacían que por otra cosa. Los combates espaciales, eso sí, molan más para mí que los que aparcen en la trilogía moderna, a pesar de las explosiones de palo y lo simplón de toda la puesta en escena. Da igual. Molan. 

Y luego llega Han Solo en el Halcón Milenario -qué gran nave, pero lo de la antena parabólica en cubierta como que no, por mucha rectenna que fuera-, le deja campo libre a Luke y ale, a convertirse en el héroe del momento y disfrutar un poco de las mieles del triunfo con chupa chillona incorporada (los cascos de los soldados rebeldes son de traca también). 

Lo cierto es que hacía muchos años que no veía la peli y tras las tres “modernas” uno quizás esperaba algo más sorprendente, pero lo cierto es que la peli es simplona y lenta, con una historia decente pero igualmente plana y con unos personajes que han ganado con los años, como los buenos vinos. No sé, no me emocionó, y tampoco a mi compañero de fatigas en esta revisita a la saga, porque de nuevo cayó unos minutos en los brazos de Morfeo. Yo aguanté, pero también tuve algún momento de flaqueza. Supongo que ni el mito puede salvar a esta entrega de Star Wars de la realidad: es muy, muy normalita en muchos apartados, por mucho que otros hayan acabado pasando a formar parte de nuestra historia colectiva. De nuevo, sobrevalorada. Al terminar ni siquiera tenía muy claro que me gustase más que las tres que ya habíamos visto, pero la nostalgia va a su favor. 

Nota IMDB: 8,7/10

Mi nota: 6,6/10

Otros posts de esta particular serie:

  1. Revisitando Star Wars (1/6)
  2. Revisitando Star Wars (2/6)
  3. Revisitando Star Wars (3/6)
  4. Revisitando Star Wars (4/6)
  5. Revisitando Star Wars (5/6)
  6. Revisitando Star Wars (6/6)

 

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

9 comentarios en “Revisitando Star Wars (4/6)

    • Muchas gracias Fabrizio 🙂 Buena definición para la peli, y curiosa. Cierto que parece un cuento antiguo… del futuro 😉 Para mí el mejor es el Episodio V, pero me temo que se me va a caer otro mito. Esta semana toca, a ver qué sale de aquí.

      • Francisco Sánchez dice:

        No hay mito que vaya a caer. El episodio V es la mejor película de la saga casi en cualquier aspecto, ha tenido un envejecer mucho mas bueno que cualquier otra de ellas. De hecho hasta las de la segunda trilogía se les están empezando a notar los años, haber metido tanto gráfico por ordenador ahí sin tenerlos tan perfeccionados como ahora ya se está notando.

  1. Vecino comuna dice:

    Gran analisis de nuevo conocido mio!
    Totalmente agree en todo, aunque en mi puede mucho mas el efecto nostalgia y la admiracion por lo dificil y rompedor de la peli en su estreno hace unos casi escalofriantes 40 años…
    A pesar de no haber pasado mi test del «8 minutes nap» (si cabeceo significa q no es tan buena) le voy a dar un BUENA.
    No veo las horas de ver la 5 querido Javi!

    • Bueno, la primera no, eso seguro: tenía 4 años. Creo recordar que la única que vi en el cine y me enteré de algo fue la tercera (el episodio VI) con los Ewoks. Aquí la estrenaron en noviembre del 83, así que con 10 años digo yo que la vería, pero si te digo la verdad, no me acuerdo. Está claro que en esos años fue en los que vi todas, probablemente gracias a los legendarios videoclubs.

      • No, te entiendo… lo que quería decir si las viste hace tiempo ya… Yo recuerdo haberlas visto cerca del 90 (5 años) cuando llegó a Chile en la TV abierta (y mi viejo las grabó en VHS…. en EP específicamente para poder meter las 3 en un cassette). Y si bien la verdad podemos hacer análisis súper «duros» de como son ahora, creo que es bien difícil… yo cuando recuerdo SW, pienso en las noches con mis hermanos, mi papá y mi mamá viendo las películas una y otra vez (el VHS terminó rayadísimo).

        Recuerdo que el contaba que fue a ver el episodio 4 al cine, y todos estaban impactados la escena inicial que primero pasa el Corvette por sobre la pantalla (y que todos exclamaban WOW, por lo grande), pero se transformó en unos gritos impresionantes cuando seguido de él viene el destructor estelar (que vendría siendo gargantuesco).

        En fin, siento que con estas películas viajo en el tiempo 🙂

  2. sebastian dice:

    En el duelo del Luke y Vader en episodio VI hay una toma desde arriba que junto con la música están entre mis preferidas. Otra es la toma de apocalipsis now en la que encuentran un avión de punta en un arroyo, se asoma la cola y Martin Sheen lo mira desde la lancha.

Comentarios cerrados