Tecnología

Audiófilos y el amor imposible a Spotify

·

No hace mucho hablaba de mi pequeña experiencia con equipos de sonido de alta fidelidad (y calidad) y me declaraba oficialmente un hombre trompeta. Mi sensibilidad auditiva es la de una patata, y no lograría diferenciar un MP3 de un FLAC en la mayoría de los casos. 

Pero hay oídos para todos los gustos, y probablemente muchos de ellos hayan asistido con cierto estupor a la aparición de servicios de streaming de audio que presumían de mejores o peores calidades de sonido. El último en saltar a la escena ha sido Apple Music, y eso ha hecho que en The Verge hayan tenido una idea curiosa: un test ciego para valorar si este nuevo servicio (AAC, 256 kbps) sonaba mejor que Spotify (MP3 OGG, 320 kbps) o el llamativo Tidal (ALAC/FLAC, 1.411 kbps) que precisamente parece tener ventaja en este apartado.

La idea es simple: se les ponen tres canciones de tres géneros distintos a varios redactores del equipo sin decirles desde qué servicio de streaming se está emitiendo, y ellos eligen la que creen que es superior en calidad. 

En el vídeo la verdad es que uno no se entera mucho de cuáles son las conclusiones de la gente (maldita manía de los yanquis de hablar con el chicle), pero al final el editor principal lo deja claro: no hay ganador claro, y Tidal no solo no muestra ventaja clara, sino que en realidad parece perder en la mayoría de las valoraciones. 

El problema no está tanto en la calidad de la emisión como en el público objetivo de estos servicios: la mayoría de los que pagan por ellos los utilizan en el móvil, y cuando lo hacen suelen llevar unos cascos que no son precisamente de audiófilos. Vamos, que son rollo Beats -seguro que visteis el famoso despiece, aunque luego dijeron que era un fake-. El caso es que con un móvil, por muy de gama alta que sea, y unos cascos  normalitos, parecía bastante difícil apreciar las diferencias, y eso solo nos puede llevar a una conclusión: que la calidad de audio no debería ser un parámetro si estáis estudiando apuntaros a uno de estos servicios. A no ser, claro, que los utilicéis en equipos de escritorio conectados a sistemas de sonido del copón, claro. Ahí la cosa podría posiblemente cambiar. 

Lo que sí que deberíais tener en cuenta es qué aporta cada servicio en otros apartados, y aquí me gustó mucho el artículo que Miguel Ángel Uriondo publicó en su casi recién estrenado nuevo medio, Sabemos Digital, hace unos días. 

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

12 comentarios en “Audiófilos y el amor imposible a Spotify

  1. Christian dice:

    The Verge no es precisamente la pagina que yo tomaría como referencia de nada, en especial para valorar algo de apple, en español seria (en su medida) algo similar a lo que pasa con hipertextual o una review de Penalva (ha mejorado un poco), imposible ya tomarlos en serio.

    Esperemos que con la competencia mejoren los servicios y los precios.

    • De los demás no puedo opinar porque no les conozco en persona, pero aquí mi lanza por Penalva, que es un tío cabal y objetivo donde los haya. Todos tenemos nuestras preferencias, claro, y eso se nota cuando analizas cualquier producto o servicio, pero aún así aquí prima la profesionalidad.

      Sea como fuere, bien por lo de la competencia. Efectivamente, eso hará que mejoren tanto calidades como precios, como tú dices.

  2. JEAN dice:

    A mí este tipo de pruebas me parecen penosas y conllevan a un cierto relativismo injustificado en las percepciones individuales. Me explico: la gente que por X o Y razón no tiene un criterio y unos estándares justificados para apreciar, o crear, X o Y cosas, tendrá por lo general concepciones difusas acerca de dichas cosas. Sucede con el audio, con la literatura, con el periodismo y hasta con la política. Es mejor, en ese sentido, guiarnos por expertos (en este caso, músicos, ingenieros de sonido, personas con oído absoluto, y audiófilos), quienes con una serie de estándares rigurosos nos digan claramente qué debemos esperar de cada servicio a partir de las características analizadas desde X o Y condiciones. De esa forma, aunque algunos no podamos apreciar las diferencias entre los distintos servicios, sí podremos disponer de una serie de conocimientos sobre los cuales podamos reconocer aspectos a elegir. Creo que en ese sentido es válido afirmar que no existen ni «mejores» ni «peores» experiencias; solo enfoques y soluciones distintas. Este tipo de pruebas, como la planteada por The Verge, vistas así mismas, conllevan a creer que las experiencias son relativas, y aunque en parte sea así (solo en el sentido de los usuarios, tengan estos las habilidades y capacidades que tengan); lo cierto es que el sonido de cada servicio no es relativo, está codificado mediante estándares plenamente definidos. Esto no varía, y es lo que vale la pena estudiar…

    • La opinión de expertos está muy bien para tener esa referencia de gente que conoce en profundidad esos temas (uno de los que hacen ese test es audiófilo, por cierto), pero yo valoro especialmente las pruebas a ciegas que obvian detalles técnicos -que pueden engañar, digan lo que digan- y se centran en la experiencia. Cada vez es más importante para mi esto. Las especificaciones son solo parte de la ecuación.

  3. pablo dice:

    Que no!!! Que no!!! Que no estoy de acuerdo!!!
    Tidal es el rey.
    Con un móvil y unos auriculares baratos nos se oye música, se escucha reggaetón.
    Unos auriculares de 80-120€ y un amplificador-cajas de 220-400€ son más que suficiente para que alguien como Javi dejen de ser hombre-trompeta, y pasen a disfrutar de uno de los mayores placeres de nuestra especie mamífera: la música (oída con dignidad).
    Y por favor, Javi, te pido que no vuelvas a meter en el mismo saco a i-tunes o Spotify con Tidal. O lo harías con Freixenet y Möet Chandon?
    (Soy suscriptor de Spotify y Tidal. Uno por sus listas, muy útiles para caminar, y otro para DISFRUTAR de la música )
    Salud!

    • No sé yo, no sé yo Pablo, pero igual algún día si me dan las perras para este capricho invierto. ¿Te imaginas siendo un un hombre-no-trompeta? 😛

      En cuanto a lo de Freixenet y Möet Chandon, mala comparación: mi paladar para vinos y bebidas espirituosas también es de trapo. Se ve que tengo desarrollado el sentido de la escritura, pero poco el del gusto y el oído 😀

      ¡Saludos!

  4. Soy muy de escuchar música, lo que mucha gente llamaría un melómano, tengo en casa muchos cds, y vinilos, siempre he comprado música y sigo haciéndolo, pero consumo tanta que no puedo permitirme comprar todo lo que quisiera. A mi estas plataformas de streaming me han salvado, me permiten no tener que recurrir a las descargas ilegales. Soy usuario de deezer, y me parece muy razonable lo que pago y lo que me ofrecen. No se si es ogg u mp3 ni el nivel de calidad, sé que para escuchar en el móvil, o en el pc es más que suficiente. Cuando quiero disfrutar del sonido me dejo de tonterías y me pongo un buen vinilo. Lo único que me interesa del streaming es que tengan un amplio catálogo, si me gusta mucho el disco compraré el vinilo o el cd.
    El artículo que enlazar me parece muy acertado.

Comentarios cerrados