Tecnología

Una de sistemas operativos, por favor

·

Hace 20 años en mi casa había dos sistemas operativos dominando el panorama doméstico. Uno era Windows 3.1, pero yo aquello no lo tocaba salvo error porque me daba bastante repelús. El otro era un AmigaOS 3.1 que mereció mucho más de lo que acabó dándole aquella empresa llena de gestores incapaces que fue Commodore. ¿Qué opinaba entonces? Recuerdo que para mi AmigaOS no tenía parangón, que en la facultad debatía con algún compi lo poco de vida que le quedaba a Apple (¡ja!) y que Microsoft ya apuntaba maneras con aquel Windows 95 que cambió la historia.

Hace diez la cosa ya había cambiado mucho: Windows XP era absoluto protagonista desde hacía años, pero también lo era en mi caso Linux: me había convertido en todo un distrohopper y disfrutaba cambiando de aroma linuxero como quien cambia de camisa. Por entonces, por cierto, no se hablaba apenas de sistemas operativos móviles (diría que yo que aguantaba con un R600), pero creo recordar que aún le sacaba partido al Pocket PC  con Windows CE. ¿Qué opinaba entonces? Pues que AmigaOS sí tuvo su parangón, que Microsoft conquistó el mundo, y que Apple logró resucitar de sus cenizas y hacerlo además con un sistema operativo asombroso. Yo, no obstante, tenía claro que Linux no tenía parangón.

Actualmente mi realidad es muy distinta. Trabajo a diario con Windows 10 -hasta hace nada, con Windows 8.1-, pero lo he hecho de forma paralela casi a diario con (Mac) OS X, un sistema operativo que gradualmente está desapareciendo de mi vida. Linux, por su parte, acabó cansándome. Y mientras tanto, he probado casi todas las plataformas móviles del mercado. Algunas mucho (iOS, Android), otras menos (Windows Phone) y otras básicamente como parte de análisis de productos (Firefox OS, BlackBerryOS, Ubuntu, Sailfish OS). ¿Qué opino hoy en día? Pues para empezar, que Linux también tenía parangón. Y sobre todo, que el mejor sistema operativo es el que hace lo que necesitas en cada momento, y que la mejor receta es dejarse de guerras estúpidas, combinarlos, y coger lo que más te convenga de unos y de otros. Me he vuelto totalmente agnóstico y puedo trabajar en cualquiera de las tres grandes plataformas de forma más o menos cómoda, pero tengo claro dónde me siento más a gusto y hago las cosas más rápido actualmente. Aquí podría haber debates éticos (el Open Source te salvará) y técnicos (seguridad, protección de memoria, planificación de procesos, eficiencia), pero ya lidié esas batallas y las perdí. Todas. Así que no volví a molestarme en luchar contra lo que era sencillamente cómodo y conveniente.

La viñeta de Randall Munroe en XKCD de ayer es otro prodigio de ese humor ácido y friqui de un autor alucinante que casi siempre dibuja muy bien las realidades. Porque da igual lo que uno utilice hoy en día, y da igual que crea que es lo mejor. No tendrá (tendréis, tendré) razón. Yo lo creí en el 95 de AmigaOS, en 2005 de Linux y en 2015 de Windows 10. Puede que en 2025 TinderOS, Nest y Algo.js (qué grandes nombres para los SO del futuro) dominen nuestra realidad, pero lo que no cambiará es que miraremos atrás y probablemente esbozaremos una media sonrisa nostálgica. Porque aquello que nos parecía la pera limonera, aquello que iba a cambiar el mundo, no lo hizo. O quizás sí, pero no lo suficiente para perdurar.

Hasta que llegue GNU/Hurd, claro.

 


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Reloj inteligente TicWatch E: con Android Wear 2.0 y un buen diseño, aunque sin GPS. Una opción muy barata para contar con esa plataforma, porque está a 95,99 euros en Amazon. Buen regalo navideño para experimentar con los smartwatches.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 400 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 150,80 euros en Banggood con Banggood.
  • iPhone Xr: el telefonazo de Apple en su modelo de 64 GB con el A12 Bionic y su pantalla de 6,1 pulgadas está a 803 euros en eBay.
  • Reloj Casio F-91W: un súper clásico de Casio con cronómetro, alarma, calendario y duración de batería de, atención, 7 años. AÑOS. Básico y maravilloso por 10,94 euros en Amazon. Ríete tú de los relojes inteligentes.
  • Samsung Galaxy Note 9: el telefonazo con S-Pen está de rebajas. Pantalla de 6,4 pulgadas, Exynos 9810 Octa, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara dual 12+12 Mpíxeles y una batería de 4.000 mAh. Difícil pedir más, y está a 609 euros en eBay.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, lector de huellas, está a 629,83 euros en Banggood con el cupón 1B2G11710.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor LG 29 pulgadas: un monitor panorámico 21:9 con resolución 2560×1080, conectores HDMI, Display Port y USB-C y soporte AMD FreeSync, está a 219 euros en Amazon.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Monitor LG 38 pulgadas: esta maravilla ultrawide con formato 21:9, diagonal de 38 pulgadas y resolución de 3.840 x 1.600 píxeles es una pasada si necesitáis área horizontal a lo bestia. Tiene dos altavoces estéreo de 10W y 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 USB-C y 2 USB 3.0. Está a 859,99 euros en Amazon.
  • Altavoz Bluetooth Sony SRSXB31B: un modelo que además de contar con extra Bass, y modo fiesta cuenta con resistencia al agua y al polvo, hasta 24 horas de autonomía y un sistema de iluminación simpático. Está a 99,90 euros en Amazon, casi la mitad de su precio normal.
  • Zotac NVIDIA GeForce RTX 2070: una de las gráficas más potentes del momento y con ese plus de la arquitectura Turing de NVIDIA que puede ser interesante (más en el futuro que ahora). Está a 499,99 euros en Amazon Alemania.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest y en color negro a 328,52 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 506,10 euros en GearBest, impresionante. Mola además que tienen 2 años de garantía en España.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 70,54 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277,92 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,05 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,68 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

22 comentarios en “Una de sistemas operativos, por favor

  1. Jajaja me pude reir con lo de Hurd… PERDON PERDON GNU/Hurd.

    Por cierto, con respecto a Windows 10, esta bien que lo pruebes pero la verdad ni Microsoft lo recomienda en modo producción, no solo por los bugs, sino que esta en modo «debug» y esta capturando mucha información para tener más datos de pruebas.

    La verdad, yo no usaria.

    • Gracias por los comentarios, pero aquí me fío lo mismo de MS que de otras muchas. Soy medio paranoico con estos temas, pero el remedio perfecto sería vivir en una cueva, y esto de ser un friqui me lo pone difícil :/

  2. Como antiguo lector asiduo de MuyLinux -y de tu blog despues que te fuiste- ya me había dado cuenta de muchas cosas con respecto a Linux. Yo empecé contento leyendo wikis, foros y blogs de usuarios de Ubuntu por allá en 2008. Ubuntu tenía Compiz, era medianamente rápido (XP volaba) y había software nuevo y todo ese feeling de que estás cambiando al mundo. Asistí a un FLISOL en mi ciudad, hice el curso de la Linux Foundation, compilé algunos paquetes, me instalé una distro rolling release -y reinstalé varias veces- a lo largo de un año, la wiki de Arch, llegué a decir que Microsoft tenía un monopolio y que yo aportaba mi granito de arena usando Ubuntu.

    Ya en la Universidad hace varios años, me di cuenta que trabajaba mucho más comodo con Windows, MS Office y cualquier otro programa que usaba, pero me empeciné en formatear mi PC para usar Linux. Reinstalaba, volvía a instalar, leía tutoriales y blogs. Una vez mi hermano me dijo que mi PC se vivía dañando. Habiendo usado Linux como único sistema operativo durante 2013 y 2014 di vida a mi blog, al costo de perder mucho tiempo arreglando desperfectos. Una de mis mayores molestias era no poder usar drivers privativos, tener peor rendimiento en los juegos, y privarme de aplicaciones profesionales que no había en Linux, como el AmpliTube o el Guitar Rig.

    Pensando que me hago algo más mayor, y con sueños y metas bien lejos de vivir pegado al PC, volví a usar Windows 8.1. A decir verdad me ha encantado, y no espero a que salga Windows 10 para actualizar. Prendo mi PC para trabajar, navegar, tocar la guitarra y jugar, que es para lo cual lo compré. No me podría llamar fan de Microsoft, pero la empresa a mi parecer ha cambiado para bien sus productos y su imágen a un público más juvenil y moderno y eso me gusta.

    Con algunos años de experiencia, soy más pragmático y menos idealista. Si no está dañado, no lo arregles.

    • Como digo, se pueden aprovechar las ventajas de unos y otros, y yo lo he estado haciendo hasta ahora. Si estás a gusto con parte de Linux, aprovéchalo, y lo que no puedas hacer allí lo puedes resolver con virtualización o con una partición separada con Windows o OS X… o puedes solo usar un SO y dejarte de historias, pero como digo, aquí lo importante es estar a gusto. Todo tiene sus ventajas e inconvenientes.

  3. SrPerroverde dice:

    Igual que tu, yo también he pasado por varios sistemas operativos (de escritorio y móviles) y llegado a dos conclusiones: La primera es que ya no me apetece pelearme con el PC, lo que quiero es que funcione y no me de problemas. La segunda, que es mejor utilizar aplicaciones multiplataforma, para no tener problemas si quiero cambiar en cualquier momento.

  4. Àfrika dice:

    Gracias, Javier. ¡Cuántos recuerdos! La guerra de sistemas operativos me recuerda un chiste de mediados de los años noventa, cuando el escritorio de Windows dominaba el mundo:

    Comentario de un oficinista ex-programador: “Odio Windows, Microsoft es un monopolio que se está comiendo al resto. Por eso yo sólo uso MS-DOS”.

  5. Sebastian dice:

    En mi caso, soy DBA de BBDD/Hurd, en casa para navegar y que mi hija use los juegos flash tengo windows 8.1, pero en el trabajo.. desde el 2004 ubuntu, Uso las apps para administrar las bases, la mayoría en java y ademas como tengo que administrar los AIX donde están las bases linux me viene al pelo teniendo en cuenta ademas que las mismas aplicaciones java en windows demoran una eternidad en ejecutarse. Recuerdo dos cosas que sucedieron en la empresa que le dieron razón a mi decisión, la primera un virus que se le escapo al antivirus y dejo infectadas a muchas maquinas de mis compañeros, la 2da el recambio a SATA, que luego de un ghost les generaba blue screen a los winxp (en ese momento), mientras que mi maquina funcionó en 30 minutos que es lo que demoro el clonado del disco.

  6. Coincido en el tema de como los tiempos cambian, pero creo que no se hace justicia con Linux. Linux puede gustar no gustar, servir para el escritorio o solo para servidores, eso me parece normal, pero creo que detrás de linux hay un concepto de libertad para modificar, crear, copiar, aprender, etc… que ha hecho mucho bien a este mundo. Por supuesto esto es aplicable a todo el software libre, al cual creo que nuestro internet, el internet que ahora disfrutamos todos le debe mucho.

    • Por supuesto. Hay muchas cosas buenas en Linux, y desde luego la filosofía que hay detrás de todo el software libre y Open Source es fantástica. Lamentablemente, eso no se traduce necesariamente en la mejor propuesta para el usuario en todos los escenarios.

  7. Alex dice:

    Lo mejor: Algunos ya estamos mayores para pelearnos con el PC.

    Yo recuerdo la época en que todos los meses formateaba el PC. Tuve mi etapa linuxera, empecé con un MINIX que venía en el libro de SSOO, SLACKWARE, SUSE y RedHat. Ya entonces andábamos con boot dual y tal porque por aquel entonces Linux era un dolor de cabeza para hacer funcionar casi cualquier dispositivo de E/S. Con Windows 95 ya era plug & “pray” que era todo un avance.

    Después Windows 2000 y posteriormente XP desbancaron a Linux que aunque había mejorado, seguía siendo un dolor para muchas cosas, especialmente el aspecto gráfico de la interfaz. Justamente con lo que trabaja el usuario, era lo que menos cuidado tenía Linux, y daba igual usar KDE o Gnome.

    Pero se pusieron las pilas, Ubuntu quiso cambiar las cosas y parecía convincente, pero el software no. Las aplicaciones para linux en general siguen teniendo el mismo problema que hace 20 años: la interfaz. Parece que está sin acabar, sin pintar y sin amueblar. Lo que el usuario ve no resulta atractivo. Y ahí radica mucho del éxito de Windows, que a la gente le gusta y se acostumbra. Cambiamos del W95 al XP, luego al Vista/7, después al 8 y le gente se acostumbra. A la interfaz eternamente inacabada del software para linux no te acostumbras nunca. Comparas y literalmente te parece una mierda, pero como dicen algunos, es gratis.

    A los pocos meses volví a Windows ¡Vista! pero sólo como rampa de lanzamiento a OSX. Primero fue un Hackintosh y desde entonces OSX es mi sistema operativo de escritorio. Tengo que utilizar unas herramientas profesionales que sólo corren en Windows y ahí está VMware Fusion para que yo pueda vivir sin pelearme con el PC.

    Desde hace 7 años no formateo, no reinstalo y tengo todo lo que necesito. Y sobre todo, eso me hace muy feliz.

  8. Daniel dice:

    Pues yo he conseguido utilizar Linux en un campo en donde no es común, la arquitectura. Y van para seis años con Ubuntu, el paso lo di por cuestiones de licencias. Decidí optar por no seguir pagándolas y no piratear nada.

    No puedo decir que no me costase un esfuerzo importante, pero hoy por hoy estoy razonablemente satisfecho. Lo peor fue AutoCad, aún lo echo de menos, jeje, pero con Bricscad y, sobre todo, DraftSight, he cubierto mis necesidades.

    Bueno, y con Wine. Aún recuerdo el año entero que me pasé dándole el coñazo a los de Cype Ingenieros en el foro de Soloarquitectura para que hiciesen correr sus aplicaciones en Linux.

    Lo que debo admitir es que Win 8.1 es un buen SO. Y con la versión 10 igual me planteo una instalación dual, por aquello de que será prácticamente soft gratuito.

    ¿Lo peor de Linux…¿ ¡¡Los drivers gráficos!! Pesadilla el intentar disfrutar de las últimas versiones y pesadilla la instalación manual. Actualizar el kernel se convierte luego en un parto, estoy aburrido de los casques de las X…

    • Pues sí que tienes mérito, sí, ¿Lo usas profesionalmente? En cualquier caso el tema es que yo diría que inevitablemente llega un momento -creo- en el que uno ya no tiene demasiadas ganas de pelearse con el PC, como decía SrPerroVerde: queres que funcione y no dé problemas, y eso implica también acudir a soluciones que antes quizás rechazábamos por otros temas.

      • Daniel dice:

        Sí, profesionalmente utilizo Ubuntu. Ya te digo que no fue sencillo y que hay aplicaciones que he tenido que suplir con ingenio, pero funciono razonablemente bien y no tengo que andar gastándome un pastizal en licencias ni pirateando nada. Es más, como voy haciendo proselitismo por ahí 😉 ya he reclutado algunos colegas para la causa. Estoy convencido de que si Autodesk y Adobe publicasen versiones para Linux, en breve todo el sector cambiaría de SO. Aún teniendo que pagar licencias. En fin, ahí sigo.

  9. AnonimoX dice:

    Yo personalmente he pasado por todos los S.O del mercado (gratuitos, free y de pago) y actualmente como a Javi Windows 10 me cubre perfectamente lo uso a diario y sin ningún problema, aunque sigo teniendo mi linux (ubuntu) que llevo sin formatear desde la primera versión publica ese disco duro a ido pasando de pc a pc y lo unico que he adaptado a sido pasarlo a x64 pero virtualmente he ido actualizandolo a version superior desde la 4.10 sin ningun (casi putas tarjetas graficas ati y linux…) problema, como he dicho he probado todo tipo de S.O y sinceramente el que mas me dura y me aguanta es ubuntu, aunque siendo casi un fanboy de linux me parece que le voy a poner los cuernos con 10 como he leido a ciertos años lo que interesa es que el pc funcione y no de problemas y con win 10 eso parece que se va a cumplir 😉

  10. Christian DC dice:

    El cambio o no de sistema operativo creo que esta más basado en las necesidades, para muchos nuestra profesión no requiere de grandes programas. Para lo básico linux va sobrado, más que windows, sobre todo en computadoras de bajos recursos, que me parece que es donde mejor se dan las ventajas de Linux. Igual, si en algún momento falla mi Arch Linux o necesito de algo más, siempre estará ahí la partición con windows que ya viene con el pc y pague por ella. Son OS nada más, herramientas y usas la que necesitas.

  11. Hola Javier,

    Siempre te leo, pero casi nunca comento, pero ahora me siento impulsado a hacerlo porque me indigné un poco :P. Estoy muy de acuerdo respecto a que es una lata el tener que “pelear” con el computador. Sin embargo, creo que esta actitud “práctica” de “no me jodan” es un fiel reflejo de la sociedad acelerada y sin tiempo (“lo urgente no deja tiempo para lo importante”).

    Linux (GNU, para que no se nos enoje RMS xD) tiene un montón de otras ventajas, y en la medida de que entendamos que nuestro entorno (en todos los aspectos) requiere de un esfuerzo, podemos avanzar como sociedad. Por ese mismo simplismo estamos dónde estamos: llenos de políticos corruptos, con multinacionales que nos gobiernan, etc.

    Esto es un síntoma, no la enfermedad…

    Por último, hoy en día, las distros más amigables dan problemas raras vez, mi instalación con Arch lleva no sé cuántos años ya, y tampoco ha fallado. Puedo optar a entornos gráficos que jamás podría en OSX o Windows (como usar tiling windows manager por ejemplo).

    • El problema no es solo nuestro: los fabricantes no allanan demasiado el camino, y a menudo para solucionar un problema uno acaba optando por la solución cómoda porque la compleja no compensa. Lo hace al principio sí, cuando uno tiene más tiempo y ganas de aprender. Y aprendes, y te encuentras con cosas que vuelven a ser un reto… hasta que no tienes tiempo o ganas para afrontarlos. Son cosas que están resueltas en otras plataformas y eso es suficiente para mucha gente que no se plantea dilemas morales. Es el camino fácil, desde luego, pero en mi caso sé que puedo volver a Linux (o a cualquier otra opción) cuando me apetezca y coger cositas majas de aquí y de allá. Si a la gente se lo ponen difícil, suele rendirse tarde o temprano. Ahí las prioridades (tiempo, familia, amigos) no dan tregua.

      Siento la desilusión :/ pero gracias por el comentario, no te cortes y sigue interviniendo cuando te apetezca!

Comentarios cerrados