Tecnología

La oficina-trampa

·

Ayer Antonio Ortiz compartía un artículo de The New Yorker titulado “The Open-Office Trap” (he osado extender ese concepto trampa a las no diáfanas) y muchos le respondíamos con nuestras objecciones a ese bonito modelo de espacio diáfano de trabajo en el que los empleados (e incluso el jefe) están como más cercanos los unos de los otros. Love is in the air y todo eso.

Mi idea era dejar el tema ahí –las respuestas al citado tuit ya dejaron todo bastante claro– pero un post de hoy en Mashable con sus “13 entornos de trabajo alegres” me ha obligado a retomar la idea y dedicarle una pequeña crítica a esa filosofía en la cual el espacio de trabajo se concibe últimamente como algo que de repente tiene que ser divertido.

Mi experiencia en tema oficina es, creo, suficiente para darle a la tecla un poco y hablar de ello. Trabajé unos cuantos años en la redacción de PC Actual, y luego hice lo propio durante cierto tiempo en otros puestos que ocupé más adelante. Fijaos el buen concepto que me quedó de aquellos años, que –y esto es un adelanto de esa futura oda al teletrabajo– difícilmente cambiaría mi actual puesto de trabajo en casita.

Hasta cierto punto entiendo y respeto (incluso admiro) que las empresas –sobre todo las tecnológicas– traten de hacer de esos espacios de trabajo unos sitios confortables y en los que hasta cierto punto apetezca estar. Eso no creo que lo consigan una mesa de ping pong o una salita con sillones de masaje (al menos, no a medio y largo plazo), porque lo que hace que te apetezca estar en un sitio trabajando normalmente son 1) el propio trabajo y 2) los compañeros, algunos de los cuales llegan a convertirse en amigos. Si el trabajo te motiva, lo puedes hacer igual de bien (mejor, según mi experiencia, pero soy un caso ciertamente especial) en casa. En cuanto a los compañeros, el trabajo no es un sitio de fiesta. Vas a tener tus buenos ratos, pero la idea es que allí se va a trabajar. Digo yo… y eso que como ya conté en mi particular despedida a PC Actual, tuve la suerte de vivir fantásticos años (no todos lo fueron, cuidado) en una redacción muy del palo de las oficinas tradicionales.

Pero es que aparte de eso están los interminables inconvenientes de una oficina física, sea abierta, de diseño y con saloncito con piano (telita para echarse la siesta) o sea un espacio rollo Matrix, en el que los grises y los cubículos dominen el panorama. Voy a echar mano de las respuestas a ese tuit para citar algunos de esos inconvenientes. Coged aire.

Gente que habla a todo volumen por teléfono a tu lado, luces fluorescentes descontroladas, aire acondicionado (o calefacción) descontrolado,  gente comiendo a tu lado, gente charlando y riéndose a tu lado mientras tú tratas de terminar un brownie impepinable, otras distracciones –llamadas, miniproblemas, charlas y reuniones estúpidas–, el hecho de ir y volver –por mucho que uno aproveche para leer–, gestionar el tema tupper o las comidas fuera, no ver a la familia, y, en mi caso algo que me quema especialmente , ver actuar live in concert (no es lo mismo que sólo sentir esa inconfundible presencia) al escaqueao de turno.

En el artículo de The New Yorker se centran únicamente en ese concepto de oficinas sin barreras que parecen ser la norma desde hace años, y confirman que el ruido con el que conviven los trabajadores en dichos espacios es un problema real y demostrado. Para esa circunstancia, no obstante, existe una solución: unos buenos cascos que te aislen del mundanal ruido, y que en mi caso he usado mucho y muy bien. Un buen día alguien me dijo que eso de ponerse los cascos “no hacía equipo”, y como en muchas otras ocasiones, tuve la sensatez de no soltar lo primero que me vino a la cabeza. Mi filosofía de trabajo es otra. La de trabajar, básicamente. Cómo lo haga cada cual, mientras produzca, debería dar igual.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Reloj inteligente TicWatch E: con Android Wear 2.0 y un buen diseño, aunque sin GPS. Una opción muy barata para contar con esa plataforma, porque está a 95,99 euros en Amazon. Buen regalo navideño para experimentar con los smartwatches.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 400 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 150,80 euros en Banggood con Banggood.
  • iPhone Xr: el telefonazo de Apple en su modelo de 64 GB con el A12 Bionic y su pantalla de 6,1 pulgadas está a 803 euros en eBay.
  • Reloj Casio F-91W: un súper clásico de Casio con cronómetro, alarma, calendario y duración de batería de, atención, 7 años. AÑOS. Básico y maravilloso por 10,94 euros en Amazon. Ríete tú de los relojes inteligentes.
  • Samsung Galaxy Note 9: el telefonazo con S-Pen está de rebajas. Pantalla de 6,4 pulgadas, Exynos 9810 Octa, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara dual 12+12 Mpíxeles y una batería de 4.000 mAh. Difícil pedir más, y está a 609 euros en eBay.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, lector de huellas, está a 629,83 euros en Banggood con el cupón 1B2G11710.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor LG 29 pulgadas: un monitor panorámico 21:9 con resolución 2560×1080, conectores HDMI, Display Port y USB-C y soporte AMD FreeSync, está a 219 euros en Amazon.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Monitor LG 38 pulgadas: esta maravilla ultrawide con formato 21:9, diagonal de 38 pulgadas y resolución de 3.840 x 1.600 píxeles es una pasada si necesitáis área horizontal a lo bestia. Tiene dos altavoces estéreo de 10W y 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 USB-C y 2 USB 3.0. Está a 859,99 euros en Amazon.
  • Altavoz Bluetooth Sony SRSXB31B: un modelo que además de contar con extra Bass, y modo fiesta cuenta con resistencia al agua y al polvo, hasta 24 horas de autonomía y un sistema de iluminación simpático. Está a 99,90 euros en Amazon, casi la mitad de su precio normal.
  • Zotac NVIDIA GeForce RTX 2070: una de las gráficas más potentes del momento y con ese plus de la arquitectura Turing de NVIDIA que puede ser interesante (más en el futuro que ahora). Está a 499,99 euros en Amazon Alemania.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest y en color negro a 328,52 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 506,10 euros en GearBest, impresionante. Mola además que tienen 2 años de garantía en España.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 70,54 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277,92 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,05 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,68 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

5 comentarios en “La oficina-trampa

  1. nahiko dice:

    Jejeje, no voy a decir que tu manera de pensar es discutible, pero te diré que el teletrabajo es un arma de doble filo.
    Estoy seguro (lo demuestras no solo aquí, sino también en xataka, que creo que desde que escribes ahí ha subido bastante el nivel, toma peloteo!!) que en tu caso el teletrabajo es la clave, no solo para ti, sino también para las empresas para las que trabajes, no sabes lo caro que es el mantenimiento de cada puesto de trabajo físico en una oficina física. A la empresa le ahorras unos costes enormes, tú eres más eficiente, más eficaz, no pierdes el tiempo en viajes, estás más concentrado, no te molesta nadie, no te agarras cabreos viendo a escaquer de turno, etc…

    Pero… qué pasaría si le das el teletrabajo al escaquer? Si en la oficina ya se lo curra para hacer las del escaquer… imagínate en casa que no tiene a quien le controle.
    Estando tú en la oficina física, siempre puedes hacer las del justiciero y hacerle ver, sutilmente al escaquer que es un escaquer y que te das cuenta, vale que no sea tu trabajo controlarle, pero si el no trabaja, muy posiblemente te salpique y parte de su trabajo te toque hacerlo a ti, así que justicieros powah, al menos es lo que me ocurre a mi en ciertas ocasiones.
    Luego, en función de tu trabajo, es más que recomendable y está más que justificado el no poder hacer teletrabajo. Llevo 7 añazos y poco en mi actual trabajo, programo web java (mayormente) y aun no he visto un análisis, un funcional, un técnico, vamos, cada dos por tres tengo que estar preguntando qué hay que hacer. Desde casa iría mucho más despacio, hablando por teléfono para preguntar y tal… uffff no pudiendo dibujar a distancia… no lo termino de ver. Y los jefes no pueden dejar de arreglar el mundo durante un rato para ponerse a arreglar el mundo… vamos, que no pueden “perder el tiempo” en hacerte un análisis decente, además el cliente está tooodo el rato cambiando los requisitos.

    S2!!

  2. Gracias por el peloteo 🙂 Bueno, como he comentado hay situaciones en las que obviamente ese ambiente de trabajo es favorable para ciertos temas, pero incluso en esos casos creo que las opciones que hay a nuestra disposición (videoconferencia / compartir escritorio, herramientas de trabajo colaborativo como Google Docs) que pueden solventar muchos problemillas.

  3. A ver… una cosa es una oficina agradable, donde se pongan medios para que los trabajadores puedan desconectar un momento, relajarse o incluso descansar, y otra cosa es el infierno de una oficina ruidosa donde la gente no sabe comportarse.

    Yo he pasado por muchas oficinas y he visto de todo.

    En mi actual oficina las vistas son muy buenas, tengo la suerte de tener luz natural (imprescindible para mí, odio la luz artificial), un buen ventanal por el que ver la calle y de vez en cuando silencio.
    Y digo ‘de vez en cuando’ porque a ratos se convierte en una oficina infernal, cuando muchos escaqueados empiezan a pasearse montando jaleo en voz alta, o alguien decide que su conversación telefónica debe ser compartida con toda la oficina a voces.

    Aún así, no la cambiaba por la anterior ni loco, porque vivíamos en un zulo, sin luz natural y donde ni siquiera llegábamos a saber si hacía Sol o estaba nublado, pese a ser más silenciosa.

    Sobre el teletrabajo reconozco que a veces está bien, pero que en el día a día prefiero venir a la oficina, meterme en el ambiente de trabajo y poder contar con los compañeros cerca para tratar algún tema o duda que nos surja.
    Para mí es fundamental porque así separo lo personal de lo laboral, siendo mucho más fácil para mí desconectar del trabajo y los problemas de aquí para llegar a casa con la cabeza ‘fresca’.

    Y los escaqueados me sobran, en casa o en la oficina. Es algo que nunca he entendido, que en una oficina existan y sobre todo que se mantenga durante años y años sin que nadie ponga remedio porque ‘son caros de echar’. No señor mío, caro es mantenerlos cobrando un sueldo por no hacer nada o hacer cosas que entorpecen a los demás.

    • Disculpas por haber aprobado tan tarde este comentario Manuel, se me quedan en spam por alguna razón que no entiendo y hasta que no me acuerdo de mirar no los puedo sacar.

      Coincido contigo en casi todo, y como dices hay quien prefiere la oficina. El teletrabajo (como la ofi) no es para todo ni para todos. Lo bueno es que existan las opciones. Saludos!

  4. Matias dice:

    ¡Buenas! no suelo comentar por estos lares pero recordé una película que tuve que ver cuando cursaba RRHH y se llama “La tregua”. Está basada en un libro, que no pude leer, de Mario Benedetti y resalta muy fielmente el ambiente de una oficina densa, aburrida, en donde sus empleados no desempeñan su trabajo como debe ser, en resumen: todos los aspectos negativos jaja.

    Me ha gustado tu frase: “Mi filosofía de trabajo es otra. La de trabajar, básicamente.”. Yo soy de Argentina y en varias ocasiones pude leer aspectos de la sociedad de ustedes que son completamente similares a nosotros (fuimos buenos niños y aprendimos bien ja ja) en cuanto a temas como el esquivar las tareas de trabajo, los puestos y desempeño en el empleado público o la falta de planificación. Y por eso es que resalto algo que debería ser obvio, porque parece que cada día nos alejamos de la esencia… en fin, me extendí más de lo que pretendía jaja, te recomiendo que veas esa película y un saludo a la distancia para ti y tus fieles comentaristas que le dan un gustito extra muy rico 🙂

Comentarios cerrados