Tecnología

Me he terminado ‘Ninja Gaiden’ 20 años después

Por aquí he contado alguna vez que mi primera consola fue la PlayStation original. Recuerdo conectarla a la tele del salón de casa —una Sony «enorme» de unas 20 pulgadas— para probar el Gran Turismo y alucinar. Para entonces yo ya era mayorcito —22 palos—, pero claro, las consolas «de verdad», las que competían con los PCs de la época, tardaron en ser factibles técnica y económicamente.

Disfruté de la PSX mucho y bien, y el caso es que no recuerdo por qué no seguí por la senda de Sony. No sé qué vi en la Xbox que me convenció más que la PS2, pero lo que sí tengo claro es que jamás me planteé comprar la nueva consola de Sony. Seguramente tuvo mucho que ver el hecho de que la Xbox era pirateable —no llegué a usarla virgen, de hecho, un colega me la modificó en cuanto la compré— y que eso, para alguien que quería probar muchos juegos y no tenía apenas ingresos, era importante.

De entre los muchísimos juegos a los que jugué recuerdo con especial cariño el ‘Dead or Alive 3’ (DoA 3), que de hecho compré en eBay en noviembre de 2021 tras enterarme de que la Xbox Series X lo soportaba gracias a una actualización de juegos retrocompatibles. Fue y sigue siendo uno de los mejores juegos de lucha de toda la historia, y dio pie para muchos buenos ratos con mi hermano y con amigos. Con alguno de ellos sigue habiendo cuentas pendientes (Juanky, ya sabes 😉 ).

El caso es que en 2004 los creadores de DoA 3, con Tomonobu Itagaki, lanzaban un nuevo título llamando ‘Ninja Gaiden’. En realidad el videojuego había aparecido por primera vez en 1988 para las recreativas —creo recordar que alguna moneda de cinco duros sí cayó en esa máquina—, pero la versión ideada por Itagaki y Team Ninja era muy distinta a aquel título original.

Con unos gráficos 3D alucinantes heredados de la serie Dead or Alive y vista en tercera persona, este ‘hack and slash‘ era espectacular por la velocidad del juego, aunque uno tenía que acostumbrarse a la vista de la cámara, que a veces te jugaba mañas pasadas —cosa que se acabó corrigiendo con actualizaciones posteriores—.

El juego, la verdad, era dificilillo entonces. No imposible, pero sí dificilillo. Yo lo disfruté mucho, pero por entonces disfrutaba de muchos más juegos en paralelo, así que supongo que me cansé de intentar pasármelo. Había demasiadas opciones a mi disposición, así que con el tiempo lo fui dejando aparcado. Luego llegarían la Xbox 360, el ‘Ninja Gaiden II’ y el ‘Ninja Gaiden 3’ (con número arábigo, no romano), pero esos juegos no me capturaron como lo hizo el original. De hecho no recuerdo jugar al 3, por ejemplo, que ni siquiera estuvo dirigido por Itagaki. El genio japonés abandonó Team Ninja y desde entonces no ha hecho nada especialmente reseñable. Lástima.

El tiempo pasó, y también llegaron nuevas consolas. Me compré la Xbox One y volví a disfrutarla bastante aunque ya no disponía de tanto tiempo. Igual me estaba volviendo mayor para jugar, pensé. No era así, y cuanto más lo pienso, más creo que seguiré jugando aun siendo un abuelete.

En 2017, eso sí, pasó algo gordo: Microsoft anunciaba en el E3 de aquel año que la Xbox One ofrecería retrocompatibilidad con diversos títulos, y entre ellos estaría el ‘Ninja Gaiden Black’, la versión «mejorada» del título original. En octubre se confirmó aquella novedad, así que ni corto ni perezoso, me compré la edición digital (por menos de 10 euros) en Xbox y la instalé.

Desde entonces estuve coqueteando con el juego de rato en rato, pero la mayoría del tiempo simplemente pasaba de él. La cosa siguió así varios años, y de hecho acabé comprando la Xbox Series X en 2021 sin que la historia cambiara.

Pero por alguna razón el otro día puse otra vez el juego. Empecé a jugar un buen rato y me dije: «oye, igual puedo intentar pasarme esta fase que nunca me pasé». Resulta que no me había pasado prácticamente nada, y no recuerdo por qué, pero poco a poco logré ir avanzando y completando el juego.

Y por fin el pasado fin de semana logré terminármelo. Es algo que no hacía demasiado en el pasado —jugaba cierto tiempo a los juegos pero luego los dejaba— y que ahora estoy empezando a hacer cuando el juego me convence. Curiosamente he aprovechado ya para terminarme alguna que otra reliquia más, y con ‘Ninja Gaiden Black’ he conseguido además quitarme esa astillita que tenía desde hace casi 20 años.

Qué juego tan maravilloso.

Y qué satisfacción terminarlo, oye 🙂

Standard

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 comentarios en “Me he terminado ‘Ninja Gaiden’ 20 años después

  1. Juanky dice:

    Muy bien hecho, amigo 😉 Qué recuerdos! No he olvidado nuestras conversaciones en 2004, cuando llegábamos a la redacción de PC Actual después de haber estado jugando la tarde anterior a ‘Ninja Gaiden’ en nuestra Xbox. Esa versión, la original, no la ‘Black’, la terminamos a la vez ese mismo año. Nuestro compi Miguel se animó al ver nuestro entusiasmo, y también lo terminó poco después. Qué juegazo. Creo que voy a seguir tus pasos y voy a intentar terminar ‘Ninja Gaiden Black’ en Xbox Series X. Qué lástima que Itagaki esté, al parecer, fuera de combate. No sé si te he contado (creo que sí lo he hecho) que tuve la oportunidad de hablar con él durante la presentación en Madrid de ‘Ninja Gaiden 2’. Aproveché la ocasión y me firmó mi copia de la primera entrega 😉 Y sí, desde luego, amigo, tenemos varias deudas pendientes en ‘Dead or Alive 3’. Otro juegazo. Y qué recuerdos de aquellas partidas inolvidables en el laboratorio de PC Actual. Y en Guadarrama 😉

    • Juanky uy!! El caso es que ahora que dices lo de Miguel Angel me está sonando que si acabé el original, pero igual solo te lo acabaste tú porque no recordaba nada de las fases finales cuando me las he pasado ahora… Pero oye, que nos quiten lo bailao.

      Recuerdo lo de Itagaki, tienes ahí un buen recuerdo 🙂 y nosotros tenemos pendientes unos combates al DoA3 eh?