Tecnología

Amazon Echo y la innovación

·

Esta mañana nos hemos desayunado con noticia sorpresa: la llegada de Amazon Echo (199 dólares, 99 dólares si eres suscriptor de Amazon Prime), la nueva apuesta hardware de la empresa de Jeff Bezos. El cacharrito es algo así como meter “Siri en un bidón”, porque este pequeño altavoz cilíndico se conecta a los servidores de Amazon para ofrecer un asistente de voz propio -que se sepa, no depende de Apple, Google o Microsoft, pero se asemeja mucho a Siri- al que poder acudir en diversas situaciones.

En el vídeo lo explican todo muy bien y, como todos los vídeos de este tipo, a priori parece un dispositivo muy curioso. No es la primera vez que Amazon hace uso del reconocimiento de voz -el original mando a distancia de su Fire TV también ofrece este tipo de función, aunque no como asistente de voz, sino como mero reconocedor de órdenes o búsquedas-, pero sí una incursión súper interesante de este tipo de servicios en el hogar. Aún quedan dudas por resolver: entre ellas la de la privacidad, que parece resuelta ya que Amazon Echo no escucha hasta que no usas la palabra clave que eliges para “despertarlo”, pero en esencia parece un producto muy bien pensado y que lleva a otro escenario la utilidad de los asistentes de voz.

 

 

Hasta ahora estos singulares desarrollos habían quedado relegados al móvil, con una tímida entrada en sistemas operativos de escritorio, pero este cacharro de Amazon podría darle un interesante giro a los acontecimientos. De hecho, parece el tipo de producto con el que nos hubieran sorprendido Google o Apple, pero mira tú por donde, Amazon se lo ha sacado de la manga sin apenas fanfarria, algo curioso teniendo en cuenta que podría ser un desarrollo mucho más relevante que su lamentable Fire Phone.

Precisamente del Fire Phone habla mucho y mal Dustin Curtis, que precisamente escribió un post poco después de conocer el lanzamiento y lo hizo con saña, metiéndose con la estrategia hardware de Amazon. El chico no se corta, y no entiende como Amazon sigue dándose cabezazos con ese tipo de soluciones:

There is simply no rational explanation for its products. The only thing I can come up with is this: Amazon continues to make hardware because it doesn’t know that it sucks, and it has a fundamentally flawed understanding of media. With Amazon.com, it can heavily and successfully promote and sell its products, giving it false indicators of success.

Yo no creo que lo estén haciendo tan mal, a pesar de todo. No están destacando -salvo en el sector de los lectores de libros electrónicos, donde sus últimos productos son, creo yo, fantásticos- pero a excepción de ese patético Fire Phone sus apuestas han sido siempre bastante decentes. Incluso sus tablets están bastante bien aunque capen las opciones para centrar el uso de estos dispositivos en la lectura y, cómo no, en el consumo de contenidos servidos por Amazon.

Puede que en Amazon no se enteren a veces de qué es lo que funciona en un producto hardware y qué no, y que estén demasiado centrados en utilizar su hardware como vía para vender más en su tienda online -el error más grave de Amazon, a mi modo de ver- pero lo que no se le puede negar a Bezos y sus chicos es el hecho de que lo están intentando. Que tratan de innovar. Y eso para mi es hoy en día más importante que muchas otras cosas. Minipunto y punto para Amazon.

PD: Relacionado con el tema quizás queráis echarle un vistazo a mi post en Xataka de hace unos días, ‘Asistentes de voz y la lucha por la conquista de nuestra confianza‘.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard