Tecnología

Todos éramos programadores

·

Este comienzo de curso parece que está dando mucho que hablar sobre educación y tecnología. Antonio Ortiz publicaba recientemente dos artículos estupendos (ya guardaditos en Flipcognitosis, mi revista en Flipboard, que sigue creciendo en suscriptores, cerca ya de 1.250). Tanto el primero de ellos, en Xataka: ‘Programación en la escuela: nuevos temas, viejos errores‘, como el segundo, en El Confidencial ‘Suenan las campanas por el libro de texto‘, darían para al menos un par de reflexiones paralelas en Incognitosis.

Querría centrarme sobre todo en el primero de esos textos -de hecho, repetiré ideas de aquel ‘De nativos digitales, nada‘-, en el que el resumen es claro y contundente: las intenciones del programa educativo español, ya de por sí muy tocado los últimos años, son absurdas. No se puede pretender que con tres cursitos CCC los profesores de toda la vida estén capacitados para enseñar programación, como tampoco se puede pretender que nuestros hijos salgan de sus colegios bilingües hablando inglés como Shakespeare cuando la única garantía que tenemos de la calidad de la enseñanza suele ser una plaquita del Ministerio de Educación al lado del nombre del cole.

Los problemas son, como decía Antonio, semejantes a los que ya se vivían con la enseñanza del inglés en nuestra época. En aquellos tiempos –modo cebolleta on– existía una única alternativa válida: que un profesor de inglés especializado (nativo o no) diera 3 o 4 horas de inglés a la semana, y, por supuesto, que los alumnos trataran de aprender en clase. En mi colegio se daba francés como idioma obligatorio -hice la selectividad con ese idioma como opción, no con el inglés- pero desde los 11 años asistía a una hora de inglés a la hora de comer y eso me permitió a mi y a otros muchos canijos tener una oportunidad de aprender algo casi imprescindible para el futuro.

No tengo nada claro que la programación vaya a ser tan imprescindible dentro de 20 años como lo es el inglés ahora, así que toda esta moda de enseñar programación como parte fundamental de la educación me parece, sinceramente, postureo. De hecho, hay muchas otras disciplinas que parecen igualmente importantes (o más) y de las que no se habla apenas en los programas educativos. No vendría mal que los infantes recibieran una iniciación a la economía, por ejemplo, pero es tan solo un ejemplo de una educación que hace aguas en otros muchos apartados. Por ejemplo: ¿qué es eso de que ahora los padres tengamos que estar haciendo trabajos de clase y ser profesores auxiliares por las tardes?

La situación es aún más curiosa cuando uno se da cuenta de que en los 80 tuvimos la suerte (que no desgracia) de tener una relación con la programación mucho más natural. Los Spectrum, Amstrad, C64 o MSX te obligaban a ello, porque no había ni ventanitas, ni pantallas táctiles, ni ratón, ni teclado. Solo tenías una especie de “modo consola” en el que uno tenía que introducir comandos para lograr lo que se proponía. No es que BASIC fuera una opción especialmente adecuada para el futuro, pero por entonces el acceso a otras alternativas (Unix y C hubieran sido las perfectas) era prácticamente imposible. Y sin embargo, todos éramos programadores. Al menos, en cierta medida.

Hoy veo a mis hijos manejarse sin problemas con los smartphones, los tablets o incluso el portátil y me quedo asombrado de su aparente facilidad para adaptarse a cosas que a mucha gente le cuesta un mundo. A los 3 años la pequeña Lucía aprendió a poder escribir palabras como “princesas” o “Rapunzel” en el portátil para buscar vídeos en YouTube, pero por mucho que eso me haga sonreír al imaginármela como una pequeña Trinity en potencia en pocos años-sin guantes de latex, por favor-, tengo claro que lo de los nativos digitales es una soberana tontería.

Y eso me hace plantearme qué hacer con la educación tecnológica de mis pequeños. Mi lado friqui me insta a comenzar a meterles en temas como Scratch dentro de un par de años (al menos, a la mayor), o quizás a seguir alguno de los servicios de programación para niños que empiezan a surgir y que son algo así como el Codecademy de los pequeños. Un buen ejemplo podría ser Codarica, una alternativa de la que hablaba un artículo reciente en FastCompany que os sugiero leer a fondo si os interesa este tema: ‘Should I teach my kid to code?‘.

Precisamente en ese genial artículo su autora, Nicole Laporte, llamaba la atención de mi otro lado, el no friqui (que se bate en desventaja desde hace tiempo), con un párrafo tan coherente como simple:

As I watch my 2-and-a-half-year-old son skillfully scroll through my iPad, choosing between episodes of Thomas & Friends and Pingu, and my 5-month-old daughter already casting mesmerized glances at my iPhone, I hesitate to give them another reason to be glued to a screen. Go outdoors! Jump in a pool! is my perhaps futile idea of how kids should spend their free time.

Puede que efectivamente no necesitemos darles más razones a los canijos para que sigan pegados a la pantalla. Que jueguen a otras cosas, digo yo. No siempre podrán hacerlo. Y, desde luego, siempre podrán aprender a programar si realmente les apetece a ellos, y no a nosotros, sus padres, o a un grupito de empresarios y políticos que siguen demostrando no tener mucha idea de por dónde van los tiros.

Imagen | Walther Siksma


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

18 comentarios en “Todos éramos programadores

  1. Buenas.

    Mas que a programar, enseñaría la metodología de la programación. Es decir, el tema “si pasa esto, hace eso. Y si no, hace aquello.”. Esa metodología no tiene que implicar programación en sí, sino lógica, álgebra, etc.

  2. pablo dice:

    Solamente comentarte algo : sigo tu blog y tu flipboard con verdaderas ganas.
    Tengo 62 años y aún me asombra el sentido común que demuestran ambos. Los que venimos de los 60 solemos creer que nosotros rompimos el molde. Craso error. La vida sigue y tú eres un ejemplo que lo demuestra. Enhorabuena.
    Por cierto yo era de los del Spectrum y te juro que fué una época apasionante.

  3. SrPerroverde dice:

    Todavía no tenemos buen resuelto el tengas tema del ingles y ya nos estamos metiendo en el sarao de la programación. Para mas inri, cometiendo los mismos errores, como no tener suficientes profesores adecuadamente formados. Supongo que dentro de no mucho se les ocurrirá otra cosa súper importante que hay que enseñarle a los niños y acabaran haciendo una hora por semana de cada asignatura. Todo esto, claro está, hasta el próximo cambio de gobierno y su correspondiente reforma educativa, porque lo de hacer un pacto por la educación y crear un sistema que funcione a largo plazo no debe de ser tan importante.

    • Efectivamente, el sistema educativo debería ser concebido como algo a muy largo plazo. Adaptable en los contenidos, desde luego, pero no tanto en el formato o en los requisitos. Creo que ya hay suficientes datos para saber qué sistemas funcionan mejor y cuáles lo hacen peor para que en cada legislatura los políticos de turnos vuelvan a hacer experimentos.

  4. Antonio dice:

    Enseñar a programar no es malo, enseña lógica o álgebra tampoco, el problema es que estamos en España. Mi hijo de 8 años desperdicia 2 horas semanales en una asignatura que llaman religión, cuando estamos en un país laico y la religión debería de aprenderla cada niño en su casa o en su tiempo libre.
    Profesores desgraciadamente hay pocos motivados y capacitados, incluso diría más, si están capacitados, pero están totalmente desmotivados gracias a esos políticos obsesionados con cambiar lo que ha cambiado el partido anterior, hasta tal punto que se quedan sin siglas para denominar a sus reformas.

  5. aRCaNGeL dice:

    Estoy de acuerdo que hay cosas más importantes en la educación actual que poner la asignatura de programación, pero pensar en lo feliz que ha hecho el Ministerio a Movistar que va a ser la encargada de formar a los profesores que impartirán la asignatura (en lo feliz, y en lo ricos, porque seguro que un buen pellizco se llevan). Además se les ve el plumero cosa mala (a un año de elecciones adelante con las reformas populistas: fuera Ley del aborto, adelante con programación en las aulas, vamos a bajar los impuestos a pesar de que recaudemos unos miles de millones de Euros…)

  6. Todo correcto, pero un par de apuntes:

    – “Por ejemplo: ¿qué es eso de que ahora los padres tengamos que estar haciendo trabajos de clase y ser profesores auxiliares por las tardes?” Parte del trabajo de ser padre es implicarte en la educación de tus hijos. No todo puede dejarse en manos de los maestros.

    – “Go outdoors! Jump in a pool! is my perhaps futile idea of how kids should spend their free time.” No es una idea banal, ni fútil, ni estúpida. Si quieres que tus hijos salgan a la calle o disfruten de una piscina… ocúpate tú de ello. Llévatelos al maravilloso mundo exterior. Es tu deber. Ellos aprenden del resto del mundo tanto o más que de ti.

    • Por supuesto que me implico en la educación de mis hijos en temas como vigilar su rendimiento (ahora mola, solo tienen que divertirse) o el nivel de educación del cole (de momento, perfecta, veremos más adelante). Una cosa es eso y otra muy distinta es tener un trabajo a media jornada como profesor particular.

      Y algo parecido respecto a lo de que jueguen en su tiempo libre a otras cosas: tendrías que verme en el parque 😉

      En cualquier caso, la educación padres-hijos es un tema demasiado personal y que puede dar lugar a malas interpretaciones y a muchos debates inútiles. Cada uno se basa -creo yo- en lo que ha vivido. Mis padres jamás me ayudaron con la lección -y no tengo reproche alguno- y tampoco se pasaban el tiempo jugando con nosotros -reproches cero, de nuevo-. Soy más de la opinión de que muchos padres actuales tienden (¿tendemos?) a sobreprotegerlos y a no parar de montar actividades para los canijos.

      Ni tanto, ni tan poco. Y de inclinarme por un lado, me inclinaría al “ni tanto” actual. Pero vamos, es como digo experiencia personal. Creo que no he salido tan mal, y tengo a mis padres en un pedestal tope de gama. No digo más.

      PD: casualidades de la vida, pudimos cruzarnos el sábado pasado. Yo también fui a ver al Atleti (invitado, soy medio seguidor -que no fanboy- del Madrid).

      • Concuerdo contigo en esta segunda reflexión. Mis padres tampoco se implicaron “tanto” en la educación y el tiempo libre y, sin embargo, son mis ídolos.
        El caso es que, actualmente, vivo miles de experiencias paternas (y maternas) en que los hijos son accesorios que solo se usan cuando “apetece”. Educar un hijo es mucho más que comprarle le última consola y dejarle el teléfono para que no nos dé el “coñazo”.
        A eso me refería. Tener un hijo es la mejor inversión a largo plazo. Y creo que no debemos perdernos ni un solo minuto de su evolución.
        En cuanto a lo del Atleti… yo también soy simpatizante del Real Madrid. Pero una invitación al fútbol nunca se desestima. 🙂

  7. Miguel dice:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, en el echo de que prefiero mil veces que sepan inglés, que no que aprendan programación. Porque a fin de cuentas, el Ingles no deja de ser un Lenguaje, que se puede considerar mucho más necesario para Programar el Futuro de nuestros “churumbeles”.
    Es más se puede considerar que el Inglés hoy día, en esta globalización, es el lenguaje de programación Universal.

  8. Maria dice:

    Soy madre y programadora. Personalmente a mis hijos les limito el uso de la consola a los fines de semana. Creo que es más importante que aprendan inglés que programación aunque bien es cierto que entre los informáticos está la moda de enseñar a programar a nuestros hijos.

    Este alejamiento hacia el ordenador, donde muchos padres apuntan a informática en extraescolares a sus hijos, me hacía sentir rara hasta que leí el siguiente artículo:

    http://actualidad.rt.com/sociedad/view/140431-steve-jobs-hijos-ipad

    Si alguno quiere programar, le apoyaré y enseñaré pero ojalá ninguno de los dos salga ingeniero y apueste por temas de salud. Que sean felices y disfruten como niños que son: que juegen en el parque… creo que el sistema educativo español no funciona y se necesitaría un gran consenso político. Gracias.

    • Gracias por el comentario María. Vi también hace unos días el artículo de Steve Jobs y de cómo sus hijos tenían bastante poco contacto con la tecnología, muy curioso, desde luego. La solución a nuestro sistema educativo parece imposible, la verdad, soy muy pesimista en ese apartado, pero si los niños te salen hachas en programación, ya sabes, a EEUU en cuanto puedas, que allí se valora ese talento como debe ser 🙂

Comentarios cerrados