Tecnología

Long reads: «largo» no implica «bueno»

·

Hasta no hace mucho en Internet parecía premiarse aquello del «lo bueno, si breve…«. Yo mismo adopté el formato de escritura kitkat (ya sabéis, para consumir en pausas) en The Inquirer ES, donde el 99% del contenido no pasaba de cuatro párrafos breves, sin imágenes y que iban totalmente al grano. El formato triunfaba, y de hecho la cosa fue aún a más con la popularización de Twitter, un medio que hace de la expresión breve un arte.

Y de repente comenzaron a llegar los artículos largos. Long-forms, o long-reads, los llamaban. Aquellos tochos de cole solían recuperar el gusto por el periodismo profundo que parecía haber quedado relegado al papel, y sobre todo al principio supusieron un verdadero soplo de aire fresco. Los que los pusieron en marcha los utilizaron para desarrollar de forma mucho más atractiva contenidos que podían dar mucho de sí. En el segmento de la tecnología The Verge ha sido sin duda el referente –de hecho el primer artículo de su historia fue precisamente todo una declaración de intenciones en este sentido–. Muchos le siguieron dentro y fuera del sector de la tecnología, y el año pasado vivimos un verdadero frenesí de los artículos largos.

Los long reads molaban en todos los sentidos. Como indica Jonathan Miller en un fantástico (y no muy largo) artículo al respecto, ese término aplicado al contenido «confiere respetabilidad y tiene una connotación especial, algo literaria«. Así es: los artículos de este tipo parecían devolver el periodismo al periodismo. Y en muchos casos se aprovechaban de otra corriente editorial muy de moda, la de los artículos art-directed, en los la forma es tan importante como el fondo.

Pero pasó lo que tenía que pasar. Lo que era inevitable. Que los artículos largos, que nacieron (o mejor dicho, re-nacieron) como una forma de abogar por los contenidos de valor, se convirtieron en un mero reclamo. Y cito de nuevo a Miller:

The problem is that long-form stories are too often celebrated simply because they exist. And are long. […] When you fetishize — as opposed to value — something, you wind up celebrating the idea of the thing rather than the thing itself.

Así es. Y Marco Arment comentaba a su vez sobre el artículo de Miller en un no menos brillante resumen de la situación en el que desvelaba un efecto colateral: sitios como Instapaper se han convertido en almacenes de long-reads. Mi cuenta en Instapaper es una demostración evidente de ello: si tienen 6 u 8 párrafos lo leo directamente en el sitio. Si tiene más, pero pinta bien –y eso se suele saber pronto– va directo al Instapaper. Y de paso, a Flipcognitosis.

Lo malo es que son pocos los artículos largos que logro acabar leyendo. Acumulo tanta lectura larga –teóricamente apasionante– que me da hasta pereza abrir Instapaper y comenzar a ir leyendo esos textos. Arment lo explicaba muy bien aludiendo a cómo los contenidos cortos nos permiten hacer lo que nos gusta. Es decir: nada de centrar nuestra atención más de 2 minutos en la misma cosa: Que viva la procrastinación y el cambio de contexto.

El otro problema es el que verdaderamente está comenzando a ser el principal hándicap de esta corriente editorial que estamos convirtiendo en fetiche y con la que los que estamos trabajando en medios deberíamos tener mucho cuidado. Y cito (de nuevo, y por última vez) a Arment, que lo explicaba la mar de bien:

The problem is that long doesn’t mean good — it just doesn’t look like most of the junk. Too many people now ask for (and produce) “long-form” when they really want substantial. It’s entirely possible to be substantial without being long, and good editors have helped writers strike that balance for centuries. Emphasizing and rewarding length over quality results in worse writing and more reader abandonment.

 

Que sea largo no significa que sea necesariamente bueno. Grabaos eso en la cabeza. Yo ya lo he hecho.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

2 comentarios en “Long reads: «largo» no implica «bueno»

  1. Juan Cabrera dice:

    Totalmente de acuerdo con que lo largo no es necesariamente bueno por el hecho de ser largo. Y eso lo demuestran Enric González o el metafórico Manuel Vicent, o aquel Monterroso de los cuentitos de una línea. La verdad es que cuando veo un artículo en Internet de varias páginas o de 150 líneas, me arrugo. Un abrazo.

    • A Monterroso no le conozco, pero le echaré un vistazo… Y sí, esos artículos dan perecita. Con lo a gusto que está uno leyendo tuits de 140 caracteres que resumen nuestra existencia 😉

Comentarios cerrados