Incognitosis

Lucía a los 6

·

Mi queridísima y preciosa hija:

Cuando naciste eras muy feíta. Un montón. En unos años podrás defenderte y decirme que no hay recién nacido que no sea un pequeño monstruito. Créeme: tú ibas más allá. Llamábamos a la familia para avisar ante lo que podía ser un shock fatal. A tu abuela Paqui le dio igual, por supuesto. Para eso era una abuela en condiciones. El resto callaron con muecas imposibles de descifrar.

Todos menos uno. Tu tío Nacho no pudo callar y soltó en plan gracioso aquello de «anda, si se parece a un gremlin«. Todos reímos con cierta incomodidad. En unos años podrás decirme al ver tus fotos: «Cierto, cierto, pero todos los recién nacidos son como gremlins«. No, hija mía. De nuevo créeme. Tú ibas más allá. Y entonces tu tío añadió un algo más:

Tiene mucho  margen de mejora

La frase pronto se hizo realidad. Tanto que al poco ya te habías convertido en una pequeña preciosidad. Creíamos que no había margen de mejora más allá, pero mejorabas en todo. Era alucinante. Un día tras otro. Siempre parecía haber margen de mejora.

lucia

Hoy has cumplido seis años, y una vez más me pregunto si puede haber margen de mejora. Y una vez más lo veo difícil. No sé si alguien puede ser más preciosa y mejor niña con seis años.

Lo dudo, la verdad.

Dudo que puedas ser más noble, buena, generosa, cariñosa, obediente, cuidadosa y prodigiosa. Dudo que haya nadie más que tenga mejor conformar, que piense tanto en su hermanito como lo haces tú o que tenga menos maldad. Dudo que haya nadie más puro.

Eres un pequeño milagro de seis años. Lo eres cuando resuelves esos puzzles imposibles, o cuando ordenas todo como si realmente fueras la miniyo de mamá, o cuando te esfuerzas incluso en cosas que sabemos que no te acaban de convencer pero que haces para agradarnos. Lo eres porque siempre pides perdón cuando debes -qué importante es eso- y porque a esos seis años es un milagro que sigas teniendo esa bendita inocencia.

Y luego está lo otro. Cuando te ríes.

Tenemos que practicar para las fotos, mi vida. Tiene que haber alguna cámara de vídeo megatecnológica que sea capaz de captar esa risa de verdad. Porque no es una risa normal. Tu risa de felicidad literalmente te ilumina, e ilumina tu alrededor. No me canso de verla, y por eso no me canso de tratar de hacerte reír. Me gusta que nos ilumines todos los días, un día tras otro.

Eres un milagro de seis añitos. Un prodigio que parece imposible que tenga más margen de mejora un día tras otro.

Te quiero, mi pitufi.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

27 comentarios en “Lucía a los 6

    • Gracias José! Me temo que me he quedado muy corto, y aunque no soy muy de usar esto como diario personal, hoy me apetecía. Seguro que coincides conmigo: tenemos tesoritos entre nosotros 🙂 un abrazo!

  1. Vicent dice:

    Precioso …
    Esto lo guardará como oro en paño . Felicidades a tu Lucia .
    Mi Lucia, (coincidimos ) , la peque de casa , cumplió 6 años el 5 de agosto , eso sí , nació bellezón, nada de Gremlins.
    No creía yo que tuviese margen de mejora . Me equivocaba. Sigue cada día más bonita . Y lo digo de forma objetiva .( La objetividad que puede tener un padre , por supuesto )

    • 🙂 qué gracia. Pues felicidades por lo que te toca y por ese orgullo de padre. Lo de bellezón nada más nacer como que no me lo creo, pero igual es envidia sana sin más 😉

      De un orgulloso padre a otro. Gracias y abrazo.

  2. Gemma dice:

    Precioso, Javi.
    Y preciosa mi Lucía, que nos ha robado a todos el corazón.

    Totalmente de acuerdo contigo… No la hay ni más noble, ni más dulce, ni más bonita que ella.
    Tiene a quién salir..

  3. Monica dice:

    Qué bonito! Que sepas que yo nunca pensé que era un bebé feita eh! Sí que os dije que cuando fuera mayor se lo diría lo que vosotros comentasteis.
    Este verano cuando lleve a los castillos de San Rafael a Lucia me hizo mucha ilusión ver trepar con sus manitas y agarrarse bien al castillo y deslizarse. Cuando se puso a llorar por qué no podía y su prima Alejandra y la otra niña Paula estaban ya pasando al siguiente castillo, le dije una Pastor no llora por no conseguir algo, una Pastor se seca las lágrimas y lo vuelve a intentar porque yo sé que tu puedes, así que Lucia, siéntate un poquito, descansa coge aire y venga lo intentas de nuevo! Y solo por intentarlo si llegas a la mitad te invito a un helado porque los premios motivan y si te consigues subir después de intentarlo 3 veces entonces además invitas a tu prima y a Paula a un helado, porque ha sido trabajo en equipo (Paula de 5 años le mostraba como subirse porque ella ya tiene mucha experiencia subiéndose todo el verano y Alejandra la estaba ayudando como prima mayor) pero el esfuerzo último es el tuyo. Y así fue, después de un intento consiguió subir a la mitad, descanso tomó aire y volvió a intentarlo esta vez subiendo al completo. Chocamos en alto las manos y le dije «ves Lucia una Pastor lo intenta y muy posiblemente lo consigue!». Mi pequeño pececito!
    Feliz cumpleaños renacuaja!

  4. Beatriz dice:

    IMPRESIONANTE, bonito, bonito. Vamos, que me han salido lagrimillas y todo hermano.
    Qué padrazo estás hecho.
    Lucia es maravillosa y lindisima. Lo más precioso que tiene es su corazón y su personalidad. Que nunca cambie en eso, porque la hace muy especial.
    Felicudades a tu princesita, y a ti y a Japi por el buen trabajo que hacéis cada día como papas,
    Os quiero mucho,
    Bea ?

  5. Ignacio Molina dice:

    ¡Felicidades a tu hija, y enhorabuena al papá orgulloso! 😉
    Curiosamente, yo también fui papá en 2010, pero a diferencia de ti (y de los demás comentaristas), vinieron dos de una vez (la parejita).
    Yo soy de los que opinan que los recién nacidos son feítos por naturaleza, pero hay niveles. Los míos eran mejorables, pero vi otros que tenían un margen de mejora muchísimo mayor ?.

  6. Pepa Valle dice:

    Así es. No podrías haber hecho una descripción mejor de tu hija. No estoy de acuerdo con la etapa bebé en absoluto. Es un sol radiante y además es un portento… Tiene a quienes parecerse!
    Tiene una sensibilidad y una empatia difícil de encontrar a esos años!!!
    Seguro que a los 16, 26, 36 todo continuará creciendo. Es una niña especial!

  7. Overcorp dice:

    Felicidades a ti y a tú peke, será que soy un padre muy pero muy amoroso porque yo a mi niña siempre la he visto preciosa eso si cada día más y aunque todavía es chiquita (2 años) no hay día que no me sorprenda con algo que ha aprendido en la escuela o ver lo rápido que asimila lo que le enseñamos en casa.

    Felicidades por tú hermosa familia y me da mucho gusto ver que cada día habemos más padres involucrados con la crianza (no sé en tú país pero en el mío aún es raro).

    Saludos

  8. nahiko dice:

    Muchas felicidades a toda la familia!!

    La mía, que casualmente también se llama Lucía cumplirá 4 en Diciembre, y me parece que tiene mucho más que el nombre en común con la tuya. Si bien de pequeña no tenía tanto margen de mejora como dice tenía la tuya, ha mejorado mucho y ahora es preciosa guapísima. Pero es que también es buena como ella sola (o como tu Lucía).
    Me he emocionado un poco al leerte, por lo que he leído y porque he visto a mi hija reflejada.
    Parece que vamos por el buen camino, si bien con mucho trabajo y dedicación por nuestra parte, también achaco parte a la suerte (al menos en mi caso) es milagroso, y más aun cuando veo otros niños e, inevitablemente comparo.

    Un saludo y lo dicho muchísimas «zorionaks» para ella y enhorabuena para ti (y por supuesto para la madre que estoy seguro que también pone mucho de su parte)!!

    • Muchas gracias Nahiko! Pues por lo que dices sí que son parecidas, qué gracia. Como dices yo creo que hay mucho de suerte -tengo también un niño de 4, Javi Jr., y es distinto pero increíble también a su manera- porque aunque parece que hemos hecho lo mismo con los dos luego salen cada uno por donde les da.

      Está claro que nosotros también nos lo hemos trabajado, of course 😛 Y sobre todo la madre (¡que me lea, que me lea!) 🙂 Un abrazo y gracias por este comentario, ole.

Comentarios cerrados