Tecnología

30 años de Macs, 15 de irrelevancia

·

Mi primer recuerdo de un Mac es bastante tardío. En 1991 comenzaba a estudiar en la Facultad de Informática de la UPM, y en aquel Centro de Cálculo que sería mi particular patio de recreo durante unos años había un Mac Classic que ya mostraba claros signos de pertenecer a otra época. Era como un pequeño homenaje a una plataforma que en esa época era muy de nicho . El Mac, decían, era para diseñadores, maquetadores, o músicos. Y ya.

Probablemente por eso no tenga recuerdos conscientes de la existencia (que supongo que sí) o relevancia de esta plataforma que en Estados Unidos sí tenía su aquel pero que en la España ochentera yo creo que pasó totalmente desapercibida. Bastante –demasiado, diría yo– teníamos con los 8 bits y con aquel paso de finales de esa década a los 16 bits. El Amiga 500 era para mi la verdadera maravilla del sector, y aquello de “trabajar” en esos sectores de mercado carecía de importancia. Lo que molaba eran los juegos, claro.

Aquellos primeros años de facultad coincidieron con el peor periodo histórico de Apple, y sí recuerdo comentar de vez en cuando lo complicado que lo tenían con un compañero que sí tenía o había tenido uno de esos equipos. La cosa no cambiaría hasta la vuelta de Jobs en el 96 y sobre todo hasta la llegada de los iMac originales del 98, unos equipos divertidos y originales en formato que comenzarían a sentar las bases de la verdadera relevancia de esa familia. De hecho, las cosas mejorarían casi de forma sostenida durante varios años. Primero con esos diseños en los que el plasticucho era protagonista absoluto, y luego con equipos –sobre todo portátiles– que eran una verdadera declaración de intenciones, como los Powerbook G4 que ya sí pude tocar de refilón en PC Actual y que ciertamente estaban muy curiosos.

Yo diría que de esos 30 años del Mac solo los últimos 15 (quizás menos) han tenido relevancia. El verdadero punto de inflexión no lo marcaría el hardware de esos equipos. Aquí seguro que muchos me machacan, pero en mi opinión, y siempre desde esa capacidad que hablar a toro pasado y desde la distancia, en esos primeros 15 años el hardware (con honrosas excepciones) era más bien mediocre. Por supuesto, nada de eso importó demasiado cuando en Apple se centraron en solucionar su primer gran problema: el sistema operativo.

La llegada de Mac OS X (hoy solo OS X) fue absolutamente crucial para el despegue de una plataforma que estaba anclada en un sistema operativo obsoleto y limitado. En aquella época había margen de maniobra, desde luego: Microsoft había logrado un sistema operativo bastante más decente (comparativamente con la versión de Mac de ese año) ya en 1995, y otras plataformas aparentemente mejores (Amiga OS, OS/2) habían muerto por el camino. Apple lograría darle la vuelta a la tortilla, y lo cierto es que este sistema operativo –con 12 años ya a sus espaldas y versiones que al fin y al cabo solo han consolidado la idea original– es una joyita por su interfaz de uso y por sus muchos aciertos. Que ojo, no le libran de unos cuantos defectos clásicos de todo desarrollo made in Cupertino.

El segundo gran responsable de la relevancia fue, desde luego, la adopción de micros Intel de enero de 2006. Ese salto cualitativo fue el que le dio verdadero sentido a unos equipos que han terminado madurando realmente bien gracias a ese componente de diseño diferencial que siempre estuvo en el mantra de la empresa. Yo mismo acabé formando parte del redil –con reservas– al comprar aquel primer Macbook Air en diciembre de 2010, y quedé encantado, como se puede ver en mi súper-análisis de aquel primer modelo. No creo que mi relación personal con el Mac dure mucho más, pero hay que reconocer que un mundo sin Macs hubiera sido un mundo un poquito más triste. Por cierto, de las celebraciones –el vídeo conmemorativo de Apple es muy de la casa– destacaría sin lugar a dudas una muy friqui: la de iFixit, que ha destripado un Mac 128K con todo lujo de detalles.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

4 comentarios en “30 años de Macs, 15 de irrelevancia

  1. Alex dice:

    No me digas! estudiamos en el mismo sitio Yo era un b94, un poco más joven que tu… Que cosas.

    Sólo tengo un pequeño desacuerdo contigo y es que realmente el acierto de pasar a Intel era poder correr Windows en el Mac. Por lo demás, la tecnología POWER es notablemente mejor que la Intel. Así que yo no lo llamaría salto cualitativo, sino estratégico aunque fuera un paso atrás en tecnología. Según benchmarks de la propia SuSE el rendimiento por core en POWER es hasta 5 veces superior que en Xeon.

    Saludos

    • Oletros dice:

      Discrepo,, por lo menos en el día a día, el rendimiento de programas como ffmpeg, handbrake y demás era bastante mejor en mi Intel que en mi iMac G5 a igualdad de memoria y velocidad de CPU

  2. Qué gracia. coincidiríamos seguro 🙂 En cuanto al salto a Intel, desde luego estratégico era, pero otras cosas pesaron, creo yo. Por ejemplo, la capacidad de Intel a la hora de fabricar.

  3. Gosz dice:

    “No creo que mi relación personal con el Mac dure mucho más”
    ¿Ya no piensas gastar tanto en una lap/compu de escritorio? ¿o por que lo mencionas?

Comentarios cerrados