Tecnología

Dictaduras y democracias (tecnológicas)

·

Ayer ya mencioné lo de los debates entre firmas de medios tecnológicos, y hoy aprovecho de nuevo esa idea pero cambiando un poco de tercio. En esta ocasión el artículo que ha originado la discusión ha sido What the Heck is Happening to Windows?, una diatriba de Paul Thurrot en su famoso blog dedicado a Windows en el que pone a caer de un burro las decisiones que se tomaron y se están tomando con Windows 8 y con Windows 8.1.

Thurrot no se corta un pelo criticando el desastre de diseño que ha sido Windows 8, pero para mi lo más interesante es la idea en el trasfondo de esa crítica: la de que las dictaduras tecnológicas pueden funcionar mejor que las democracias (también tecnológicas). (Aviso: Me ha salido un post algo largo, así que si queréis seguir leyendo, ya sabéis, pinchad un poquito más abajo y a la derecha)

Y cito:

Windows 8.1 Update 1 again proves that design by committee never works, and that by not strictly adhering to a singular product vision, the solution that is extruded out to customers on the other side is messy, convoluted, and compromised. 

Qué bien suena eso de design by committee, y qué difícil traducirlo de forma que quede igual de bien en español. Da igual. Aquí la comparación es obvia, y es la misma a la que alude Thurrot. Por un lado tenemos la forma de operar de Steve Jobs, ese singular genio que dejó claro desde el principio que todo lo desarrollado por Apple eran lentejas. Ya sabéis, las comes o las dejas. My way or the highway. O como dijo el propio Jobs en una frase que resume buena parte de su política de desarrollo de productos:

People don’t know what they want until you show it to them

Qué frase más cojonuda. Pocos podían decirla, claro, pero desde luego Jobs –la personificación de las dictaduras tecnológicas– era uno de ellos. Solo había una visión, y lo que opinasen los usuarios importaba (o eso ha parecido siempre) poco o nada.

Y  luego tenemos el otro lado. Una actitud mucho más disciplente con los usuarios. La de una Microsoft que en los últimos tiempos no solo escucha a los usuarios: les hace caso y atiende sus demandas. Está pasando con Windows 8, Windows 8.1 y el Update 1 de esa última versión, que precisamente trata de responder a las críticas de muchos usuarios. Casi todas ellas, como sabéis, relacionadas con el protagonismo que la interfaz Metro tenía respecto al escritorio clásico. Pero lo importante en esa reflexión de Thurrot es esa certificación de que en Microsoft tenemos un buen ejemplo de democracia tecnológica. Al menos en los últimos tiempos, porque como explica Thurrot en su post, Windows 8 fue en realidad el “bebé” de Sinofsky, otro genio con una actitud muy Jobsiana (mon dieu, qué palabro) al que el fracaso de este SO probablemente le haya costado no ser ahora mismo el próximo CEO de Microsoft.

Thurrot tenía una idea muy clara de cómo debería ser Windows. Básicamente menciona que debería ser lo que era hasta que salió Windows 8. Deberían, dice este analista, centrarse en lo que funciona. En los usuarios empresariales y en los usuarios que lo utilizan con un único objetivo, la productividad:

But given the way things are going, Windows should evolve into a system that is laser targeted to the customers who will in fact continue using it regularly. That’s mostly business users, but even when you look at the consumers who will use Windows, that usage is almost entirely productivity related. Windows should focus on that. On getting work done. On an audience of doers. Job one should be productivity.

Argumentos poderosos que parecen convincentes hasta que uno se encuentra con la respuesta de WinBeta, redactada por Mark Wilson, y que concede mucho valor (¿quizás demasiado?) a esa democrática actitud de Microsoft. No le falta razón en su penúltimo párrafo:

There is absolutely nothing wrong with presenting users with choice, and there is even less wrong with listening to them and adopting Windows to meet requirements. The claim that Microsoft is “trying to please everyone” is one that sticks. Of course Microsoft wants as many people as possible to like and use Windows — this just makes sense — and it follows that their product would be adapted as deemed necessary.

Así es: escuchar a los usuarios suele ser lo acertado, porque son ellos los que acaban utilizando tu producto. Hay excepciones raras en que las dictaduras tecnológicas funcionan, y Apple era (atentos al tiempo verbal) una de ellas. Y lo era (insisto, en pasado) porque tenían a alguien que además de ser un gestor fantástico, tenía un don irrepetible: el de saber qué productos funcionarían y cuáles no. Esa visión ha desaparecido en Apple en mi opinión –el incoherente iOS 7 es un buen ejemplo– y aunque no dudo de la capacidad de innovación e incluso disrupción de esta compañía, sí que tengo serias dudas sobre si esa visión que tienen de sus futuros productos llegará siquiera a ser minimamente acertada.

Y cierro con mi opinión personal sobre ese debate, ya que estamos. Ambos puntos de vista vuelven a tener argumentos contundentes: estoy de acuerdo en que Microsoft debería centrarse en los usuarios que seguirán usándolo de forma habitual, pero también me parece esencial el otro punto: las opciones son importantes, y facilitar a los usuarios un método de trabajar en modo táctil o no ha sido y es un acierto de Windows 8. De hecho, Windows 8 me parece también un acierto por esa mirada a un futuro en el que lo táctil parece que conquistará irremediablemente nuestro mundo.

El único error (grave) de ese sistema operativo ha sido cederle de buenas a primeras todo el protagonismo a la interfaz Metro. Si lo hubieran hecho al revés y la hubieran dejado casi como un campo de experimentación, otro gallo hubiera cantado. Seguro.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Reloj inteligente TicWatch E: con Android Wear 2.0 y un buen diseño, aunque sin GPS. Una opción muy barata para contar con esa plataforma, porque está a 95,99 euros en Amazon. Buen regalo navideño para experimentar con los smartwatches.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 400 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 150,80 euros en Banggood con Banggood.
  • iPhone Xr: el telefonazo de Apple en su modelo de 64 GB con el A12 Bionic y su pantalla de 6,1 pulgadas está a 803 euros en eBay.
  • Reloj Casio F-91W: un súper clásico de Casio con cronómetro, alarma, calendario y duración de batería de, atención, 7 años. AÑOS. Básico y maravilloso por 10,94 euros en Amazon. Ríete tú de los relojes inteligentes.
  • Samsung Galaxy Note 9: el telefonazo con S-Pen está de rebajas. Pantalla de 6,4 pulgadas, Exynos 9810 Octa, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara dual 12+12 Mpíxeles y una batería de 4.000 mAh. Difícil pedir más, y está a 609 euros en eBay.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, lector de huellas, está a 629,83 euros en Banggood con el cupón 1B2G11710.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor LG 29 pulgadas: un monitor panorámico 21:9 con resolución 2560×1080, conectores HDMI, Display Port y USB-C y soporte AMD FreeSync, está a 219 euros en Amazon.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Monitor LG 38 pulgadas: esta maravilla ultrawide con formato 21:9, diagonal de 38 pulgadas y resolución de 3.840 x 1.600 píxeles es una pasada si necesitáis área horizontal a lo bestia. Tiene dos altavoces estéreo de 10W y 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 USB-C y 2 USB 3.0. Está a 859,99 euros en Amazon.
  • Altavoz Bluetooth Sony SRSXB31B: un modelo que además de contar con extra Bass, y modo fiesta cuenta con resistencia al agua y al polvo, hasta 24 horas de autonomía y un sistema de iluminación simpático. Está a 99,90 euros en Amazon, casi la mitad de su precio normal.
  • Zotac NVIDIA GeForce RTX 2070: una de las gráficas más potentes del momento y con ese plus de la arquitectura Turing de NVIDIA que puede ser interesante (más en el futuro que ahora). Está a 499,99 euros en Amazon Alemania.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest y en color negro a 328,52 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 506,10 euros en GearBest, impresionante. Mola además que tienen 2 años de garantía en España.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 70,54 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277,92 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,05 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,68 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

8 comentarios en “Dictaduras y democracias (tecnológicas)

  1. Miguel dice:

    Llevo dos semanas utilizando windows 8.1 Pro en un entorno de producción, he de decir que hasta antes de instalarlo he sido excéptico y todo porque he leido mucho y lo mucho que he leído en su mayoría se queja de la interfaz Metro y de que no se accede directamente al escritorio.
    He de decir que después de estás dos semanas, no entiendo tanta crítica, más aún cuando en la versión 8.1, puedes configurar el acceso directo al escritorio y el hecho de que para acceder a las aplicaciones (siempre y cuando no te hayas creado accesos directos en el escritorio) es tremendamente fácil desde la interfaz Metro, además creo que con ello consiguen tenerlo todo más ordenado. Y no se necesitan más clics de ratón que con el botón de Inicio.
    Si que encuentro que la gestión de la memoria es un poco deficiente, comparado con Windows 7.
    Pero también creo que toda evolución requiere de adaptación. Y otra cosa más importante. Todo está pensado en pro de la convergencia con Windows Phone, tarea que no es nada fácil y si compleja.
    Para mí creo que van por el buen camino, el único inconveniente, es que nos encontramos casi a la mitad de él.

      • Pues todo lo contrario ocurre en mi empresa. Sólo metí un W8Pro y tengo que decir que ya no meto más. Estoy renovando todos los equipos con W7Pro los que necesitan mucho Office 2010 para usurios avanzados y para los “pcs-simples” paso de XP a Linux Mint.

        W8 exige demasiados cambios innecesarios para el uso en la empresa y aunque a mi pueda llegar a convencerme (que no lo hace en abosluto) menos lo hace a todos los usuarios de una empresa que necesitan trabajar rápido.

        Creo que, al igual que ocurrió con WVista, las empresas esperarán a W9 o una versión de W8.x que recupere la forma de trabajar de W7

    • Miguel dice:

      Hago una puntualización que me acaba de pasar. No se que le han hecho a la gestión de actualizaciones, para aplicar una actualización del sistema, ha tenido que reiniciar 8 veces antes de volver al escritorio. Eso si que es un punto donde deben mejorar y mucho, en Windows 7 no me había pasado nunca.
      En Linux no quiero hablar, le da sopas con hondas en estos menesteres.

  2. AnonimoX dice:

    Yo ya lo he dicho es el futuro va a ser el primero en hacer que cualquier programa funcione en cualquier aparato pero metro sigue sin gustarme, yo soy pro-Linux pero…… y lo de la gestión de memoria Miguel en que te basas para decir que es peor que w7? yo todo lo que he probado va mucho mejor consume menos y una vez cargado todo va como un tiro si no fuera por metro seria mi S.O de cabecera

    • Miguel dice:

      Me baso en aplicaciones como Photoshop o Virtualizando con Virtualbox o VMWare. Consume entre un 5 y un 6% más haciendo lo mismo.
      Vuelvo a decir que para mí está muy bien y más después de probarlo y sacar mis propias conclusiones.
      Para nada estoy de acuerdo con todo lo que he leido.

  3. Filo dice:

    Utilizo únicamente Ubuntu para trabajo y ocio desde hace cinco años, así que la última versión de Windows con la que trabajé fue Xp. Pero hace un par de semanas estuve trasteando con Win 8.1 con Metro y he de reconocer que me parece lo mejor que ha diseñado Microsoft nunca… Eso sí, necesita de un entorno táctil.
    Aún así, me podría plantear tranquilamente tener una tablet o un portátil con pantalla táctil con Win8 Metro.

Comentarios cerrados