Tecnología

Dictaduras y democracias (tecnológicas)

·

Ayer ya mencioné lo de los debates entre firmas de medios tecnológicos, y hoy aprovecho de nuevo esa idea pero cambiando un poco de tercio. En esta ocasión el artículo que ha originado la discusión ha sido What the Heck is Happening to Windows?, una diatriba de Paul Thurrot en su famoso blog dedicado a Windows en el que pone a caer de un burro las decisiones que se tomaron y se están tomando con Windows 8 y con Windows 8.1.

Thurrot no se corta un pelo criticando el desastre de diseño que ha sido Windows 8, pero para mi lo más interesante es la idea en el trasfondo de esa crítica: la de que las dictaduras tecnológicas pueden funcionar mejor que las democracias (también tecnológicas). (Aviso: Me ha salido un post algo largo, así que si queréis seguir leyendo, ya sabéis, pinchad un poquito más abajo y a la derecha)

Y cito:

Windows 8.1 Update 1 again proves that design by committee never works, and that by not strictly adhering to a singular product vision, the solution that is extruded out to customers on the other side is messy, convoluted, and compromised. 

Qué bien suena eso de design by committee, y qué difícil traducirlo de forma que quede igual de bien en español. Da igual. Aquí la comparación es obvia, y es la misma a la que alude Thurrot. Por un lado tenemos la forma de operar de Steve Jobs, ese singular genio que dejó claro desde el principio que todo lo desarrollado por Apple eran lentejas. Ya sabéis, las comes o las dejas. My way or the highway. O como dijo el propio Jobs en una frase que resume buena parte de su política de desarrollo de productos:

People don’t know what they want until you show it to them

Qué frase más cojonuda. Pocos podían decirla, claro, pero desde luego Jobs –la personificación de las dictaduras tecnológicas– era uno de ellos. Solo había una visión, y lo que opinasen los usuarios importaba (o eso ha parecido siempre) poco o nada.

Y  luego tenemos el otro lado. Una actitud mucho más disciplente con los usuarios. La de una Microsoft que en los últimos tiempos no solo escucha a los usuarios: les hace caso y atiende sus demandas. Está pasando con Windows 8, Windows 8.1 y el Update 1 de esa última versión, que precisamente trata de responder a las críticas de muchos usuarios. Casi todas ellas, como sabéis, relacionadas con el protagonismo que la interfaz Metro tenía respecto al escritorio clásico. Pero lo importante en esa reflexión de Thurrot es esa certificación de que en Microsoft tenemos un buen ejemplo de democracia tecnológica. Al menos en los últimos tiempos, porque como explica Thurrot en su post, Windows 8 fue en realidad el «bebé» de Sinofsky, otro genio con una actitud muy Jobsiana (mon dieu, qué palabro) al que el fracaso de este SO probablemente le haya costado no ser ahora mismo el próximo CEO de Microsoft.

Thurrot tenía una idea muy clara de cómo debería ser Windows. Básicamente menciona que debería ser lo que era hasta que salió Windows 8. Deberían, dice este analista, centrarse en lo que funciona. En los usuarios empresariales y en los usuarios que lo utilizan con un único objetivo, la productividad:

But given the way things are going, Windows should evolve into a system that is laser targeted to the customers who will in fact continue using it regularly. That’s mostly business users, but even when you look at the consumers who will use Windows, that usage is almost entirely productivity related. Windows should focus on that. On getting work done. On an audience of doers. Job one should be productivity.

Argumentos poderosos que parecen convincentes hasta que uno se encuentra con la respuesta de WinBeta, redactada por Mark Wilson, y que concede mucho valor (¿quizás demasiado?) a esa democrática actitud de Microsoft. No le falta razón en su penúltimo párrafo:

There is absolutely nothing wrong with presenting users with choice, and there is even less wrong with listening to them and adopting Windows to meet requirements. The claim that Microsoft is «trying to please everyone» is one that sticks. Of course Microsoft wants as many people as possible to like and use Windows — this just makes sense — and it follows that their product would be adapted as deemed necessary.

Así es: escuchar a los usuarios suele ser lo acertado, porque son ellos los que acaban utilizando tu producto. Hay excepciones raras en que las dictaduras tecnológicas funcionan, y Apple era (atentos al tiempo verbal) una de ellas. Y lo era (insisto, en pasado) porque tenían a alguien que además de ser un gestor fantástico, tenía un don irrepetible: el de saber qué productos funcionarían y cuáles no. Esa visión ha desaparecido en Apple en mi opinión –el incoherente iOS 7 es un buen ejemplo– y aunque no dudo de la capacidad de innovación e incluso disrupción de esta compañía, sí que tengo serias dudas sobre si esa visión que tienen de sus futuros productos llegará siquiera a ser minimamente acertada.

Y cierro con mi opinión personal sobre ese debate, ya que estamos. Ambos puntos de vista vuelven a tener argumentos contundentes: estoy de acuerdo en que Microsoft debería centrarse en los usuarios que seguirán usándolo de forma habitual, pero también me parece esencial el otro punto: las opciones son importantes, y facilitar a los usuarios un método de trabajar en modo táctil o no ha sido y es un acierto de Windows 8. De hecho, Windows 8 me parece también un acierto por esa mirada a un futuro en el que lo táctil parece que conquistará irremediablemente nuestro mundo.

El único error (grave) de ese sistema operativo ha sido cederle de buenas a primeras todo el protagonismo a la interfaz Metro. Si lo hubieran hecho al revés y la hubieran dejado casi como un campo de experimentación, otro gallo hubiera cantado. Seguro.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

8 comentarios en “Dictaduras y democracias (tecnológicas)

  1. Miguel dice:

    Llevo dos semanas utilizando windows 8.1 Pro en un entorno de producción, he de decir que hasta antes de instalarlo he sido excéptico y todo porque he leido mucho y lo mucho que he leído en su mayoría se queja de la interfaz Metro y de que no se accede directamente al escritorio.
    He de decir que después de estás dos semanas, no entiendo tanta crítica, más aún cuando en la versión 8.1, puedes configurar el acceso directo al escritorio y el hecho de que para acceder a las aplicaciones (siempre y cuando no te hayas creado accesos directos en el escritorio) es tremendamente fácil desde la interfaz Metro, además creo que con ello consiguen tenerlo todo más ordenado. Y no se necesitan más clics de ratón que con el botón de Inicio.
    Si que encuentro que la gestión de la memoria es un poco deficiente, comparado con Windows 7.
    Pero también creo que toda evolución requiere de adaptación. Y otra cosa más importante. Todo está pensado en pro de la convergencia con Windows Phone, tarea que no es nada fácil y si compleja.
    Para mí creo que van por el buen camino, el único inconveniente, es que nos encontramos casi a la mitad de él.

      • Pues todo lo contrario ocurre en mi empresa. Sólo metí un W8Pro y tengo que decir que ya no meto más. Estoy renovando todos los equipos con W7Pro los que necesitan mucho Office 2010 para usurios avanzados y para los «pcs-simples» paso de XP a Linux Mint.

        W8 exige demasiados cambios innecesarios para el uso en la empresa y aunque a mi pueda llegar a convencerme (que no lo hace en abosluto) menos lo hace a todos los usuarios de una empresa que necesitan trabajar rápido.

        Creo que, al igual que ocurrió con WVista, las empresas esperarán a W9 o una versión de W8.x que recupere la forma de trabajar de W7

    • Miguel dice:

      Hago una puntualización que me acaba de pasar. No se que le han hecho a la gestión de actualizaciones, para aplicar una actualización del sistema, ha tenido que reiniciar 8 veces antes de volver al escritorio. Eso si que es un punto donde deben mejorar y mucho, en Windows 7 no me había pasado nunca.
      En Linux no quiero hablar, le da sopas con hondas en estos menesteres.

  2. AnonimoX dice:

    Yo ya lo he dicho es el futuro va a ser el primero en hacer que cualquier programa funcione en cualquier aparato pero metro sigue sin gustarme, yo soy pro-Linux pero…… y lo de la gestión de memoria Miguel en que te basas para decir que es peor que w7? yo todo lo que he probado va mucho mejor consume menos y una vez cargado todo va como un tiro si no fuera por metro seria mi S.O de cabecera

    • Miguel dice:

      Me baso en aplicaciones como Photoshop o Virtualizando con Virtualbox o VMWare. Consume entre un 5 y un 6% más haciendo lo mismo.
      Vuelvo a decir que para mí está muy bien y más después de probarlo y sacar mis propias conclusiones.
      Para nada estoy de acuerdo con todo lo que he leido.

  3. Filo dice:

    Utilizo únicamente Ubuntu para trabajo y ocio desde hace cinco años, así que la última versión de Windows con la que trabajé fue Xp. Pero hace un par de semanas estuve trasteando con Win 8.1 con Metro y he de reconocer que me parece lo mejor que ha diseñado Microsoft nunca… Eso sí, necesita de un entorno táctil.
    Aún así, me podría plantear tranquilamente tener una tablet o un portátil con pantalla táctil con Win8 Metro.

Comentarios cerrados