Tecnología

Solo los tontos pagan por el contenido

·

David Carr escribía esto en 2005 y comenzaba de forma aplastante. Lo hacía, insisto, no ayer, sino en 2005.

En una habitación en Nueva Jersey, hay un santuario dedicado a la revista ‘Entertainment Weekly’. Una chica de 17 años que vive allí —mi hija Erin—, tiene las portadas de la revista en su pared, y adivina el valor artístico y las perspectivas de negocio de una película con lecturas detalladas de la revista.

Ella recibe Entertainment Weekly gratis, cortesía de su padre, que a su vez recibe copias en la oficina. De vez en cuando llego a casa con las manos vacías, y cuando Erin se quejó recientemente de mi entrega irregular, le mencioné que podía bajarse a la calle y pagar 3,50 dólares, como todo el mundo.

«Como si fuera a hacer eso», dijo, añadiendo un majestuoso giro de ojos para dar énfasis.

Como mucha otra gente s de su edad, Erin recibe música gratis, su cuenta de MySpace es gratis, y puede navegar para encontrar cualquier cosa que necesite. Ella y su hermana gemela usan la programación del vídeo para grabar sus programas favoritos y luego se saltan los anuncios, igual que en el caso de TiVo (excepto que tendrían que pagar por ese servicio). Cuando recientemente me compré la versión de pago online de ‘The U.S. News and World Report’, ella y su hermana Meagan actuaron como si yo hubiera caído preso de un esquema Ponzi.

Su mensaje era claro: sólo los tontos pagan por el contenido.

Más allá de ese viaje al pasado —¿grabar programas con vídeo VHS para saltarse los anuncios? ¿¿¿¿MySpace????— la realidad que pintaba Carr con aquel artículo es bastante similar a la que se nos presenta hoy en día con las jóvenes generaciones. Supongo que sus hijas habrán cambiado bastante en esa opinión en estos 15 años, pero lo cierto es que la mayoría de la gente cree que, efectivamente, solo los tontos pagan por el contenido.

Yo ciertamente tengo esperanzas de que eso no sea ya tan cierto. Está siendo un camino difícil, pero cada vez más gente se da cuenta que pagar por el contenido (de calidad) y hacerlo además por ese acceso cómodo y directo a ese contenido es coherente. Ya no es tan de tontos, vaya. Lo han demostrado los Netflix y Spotify del mundo, y ahora están intentando lograrlo los medios online, periódicos generalistas o de nicho que buscan en el muro de pago —el célebre paywall— una forma de escapar de la caída de los ingresos publicitarios.

He hablado mucho del tema aquí, en Incognitosis. Lo hice por ejemplo al hablar del sueño de ser el próximo The New York Times, y más recientemente con esa incursión de El Mundo en este modelo, aunque con un acercamiento con bastantes medias tintas. En aquel momento decía esto:

Para mí lo importante no es tanto que El Mundo haya lanzado este paywall con miedo a cagarla, sino lo que harán los demás. Estoy esperando como agua de mayo que El País haga lo propio, y quizás después lo hagan otros como el ABC, la Razón, El Confidencial, Público o El Español.

Hoy se ha cumplido lo que esperaba. El País —no entiendo esa manía de hacerse nombrar en mayúsculas, eso en internet es como gritar, queda mal— ha anunciado que lanza su suscripción digital. Se trata de un modelo prácticamente idéntico al de The New York Times, mucho más agresivo: podrás leer 10 artículos gratis al mes, pero a partir de ahí se detectará que ya has alcanzado tu cuota de temas mensuales gratuitos y solo se mostrará un pequeño fragmento del contenido y el aviso de que si quieres leerlo completo, toca apoquinar.

El modelo se activará «en pocas semanas», explicaba su directora, Soledad Gallego-Díaz, aunque no aclaraban en este anuncio su alcance. Tampoco lo hacía, por cierto, en el podcast interno en el que la entrevistan para también complementar el anuncio (bien hecho). Me quedo de ese podcast con esa frase en la que Gallego-Díaz afirma que «no hay otra manera de hacer periodismo que esa. Se terminó, eso es así» al referirse al modelo de suscripción y el periodismo de calidad.

En El País actualmente ofrecen todos sus contenidos de forma gratuita, aunque algunos —como las columnas de opinión— son contenidos bajo registro: tienes que usar usuario y contraseña (que se consiguen gratuitamente) para acceder a ellos.

Entiendo que cuando se active este modelo definitivamente, en El País todo será de pago. Puede que algunos temas excepcionales se abran a todos los públicos, como también hacen de cuando en cuando en el NYT, pero aquí parece haber muchas menos medias tintas que en El Mundo. Esto es un todo o nada. Eso me mola, pero claro, hay un factor esencial en ese cambio radical, claro.

El precio.

Ese es, a mi modo de ver, el problema.

El País pide 10 euros al mes, pero se puede probar el servicio un mes por un euro. De momento esa oferta aparezca en sus opciones actuales de suscripción: están las antiguas que combinaban papel+digital y la última, «Digital», que incluye el diario, «suplementos y experiencias y ventajas exclusivas» y cuesta 13,99 euros al mes. Con este nuevo modelo supongo que cambiará un poco ese esquema actual (la edición impresa en tu domicilio todos los días y la digital por 37 euros al mes, por ejemplo), y será interesante ver cómo combinan una y otra.

Pero como decía, esos 10 euros al mes me parecen muchos euros. Comparativamente es más barata que la de El Mundo, que cuesta 7,99 euros al mes y solo te abre ciertos contenidos especiales. El resto siguen siendo gratuitos allí, pero intuyo que no tardarán mucho en copiar a El País y aprovechar el movimiento de la cabecera más conocida en España. Comparemos lo que costarían teóricamente un año de suscripción en varios medios actuales (sin tener en cuenta promociones):

MedioPrecio anual (euros)
El País120
The New York Times52
El Mundo80
The Wall Street Journal212
The New Yorker45
Wired30
The Atlantic45
Bloomberg109
Financial Times338
Medium45

Esa tabla es solo una pequeña referencia. En Nieman Lab, medio espectacular para seguir este tipo de temas, hicieron recientemente un estudio y la conclusión era que de media los medios generalistas piden 15,75 dólares al mes por sus suscripciones.

¿Eso es mucho o es poco? Pues como dice la canción, depende. Si eres un ávido lector de alguno de esos medios está claro que la cantidad es razonable: comprar la edición impresa sale bastante más caro, y por ejemplo un ejemplar de El País sale actualmente por 1,70 euros en días normales: las de los domingos con el suplemento salen por 2,80. La portada de hoy, por cierto, no mencionaba nada del salto al paywall en su edición digital, curioso.

El caso es que a mí se me hace muy duro pagar 10 euros por un periódico como El País del que leeré 40 o 50 artículos al mes. Es el que más leo con diferencia y me plantearía pagar algo, pero esa cantidad me parece excesiva. Estoy suscrito a Wired desde hace años, por ejemplo, y pago gustoso los 30 dólares (han subido, cuando me apunté eran 20, pero el primer año está tirado a 5), y creo que esa es mi barrera de entrada para un medio que consulto ocasionalmente: 20 o como muchísimo 30 dólares al año. Los pagaría por otros como Bloomberg (que se ha subido a la parra) o The Verge, si tuvieran muro de pago. O por Xataka, si lo impusiera en algún momento y yo estuviera fuera, claro.

Pero que un medio como El País pida 120 euros al año por su suscripción y The New York Times pida 52 es algo que me duele. Sobre todo cuando los sueldos de allí no son los de aquí, y nuestros 120 euros son muchos más si comparamos esos sueldos: a un tipo de EEUU no le cuesta demasiado pagar esos 52 euros al mes porque los sueldos medios (3.392 dólares al mes según Wikipedia) son mucho más altos que en España (1.806 euros al mes -1.992 dólares al mes- según Wikipedia).

No digo que la información sea ya mejor o peor: digo que hay que tener en cuenta dónde estás vendiendo tu producto para ponerle precio. Las suscripciones a Spotify no cuestan lo mismo aquí que en India, por ejemplo —el negociete de suscribirse allí con una VPN es ya un clásico, por cierto—, y eso mismo debería hacerse cierto con los medios online.

Sea como fuere, la decisión está tomada, y solo espero que El País tenga éxito. Si lo tiene otras grandes cabeceras se unirán, y esa competencia pondrá probablemente las cosas en su sitio: no a todo el mundo le funciona el paywall y hay toda una psicología detrás, pero creo que es la decisión adecuada para llegar a la solución final, que para mí es evidente: que aparezca de una vez por todas ese (o esos, que pueden ser varios) Spotify de los medios que reúna a todos los grandes y nos permita acceder a esa «tarifa plana» de contenidos como la que ahora disfrutamos en vídeo y audio.

A ver si alguien me lee y aprovecha la ideaza.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

10 comentarios en “Solo los tontos pagan por el contenido

  1. José Antonio dice:

    Y que es Apple News si no ese Spotify de los medios que comentas? Otra cosa es que en ese barco no quieran entrar todos los medios que a uno le gustaría…

  2. pepito dice:

    Yo creo que el problema no son los 10 euros de El País. El problema es que con esos 10 euros «solo» tienes derecho a ese periódico. Si quieres estar más informado ya debes pagar (si quieres) otros 7,99 por la suscripción al El Mundo y otros 10 a la semana para algún diario regional. Solo con estas tres suscripciones ya nos plantamos en casi 28 lereles. Pienso que las cosas deberían ir más por un Netflix de medios que plantear suscripciones aisladas que al final, creo yo, espantan a la gente. Algo tipo Zinio con las revistas. pero con tarifa plana.

  3. Miguel Angel dice:

    Otro problema añadido es que cuando te suscribes a estos medios, no te libras de la publicidad… Para mi tan importantes son los contenidos a los que te permite acceder mediante la suscripción como la calidad y comodidad de los mismos. ¿Es de recibo que te suscribas a, por ejemplo, movistar plus y sigas teniendo que tragar publicidad…?
    Conmigo que no cuenten, desde luego, si esto va a ser así.

  4. Pingback: El Confidencial se apunta al paywall | Incognitosis

Comentarios cerrados