Tecnología

El formato 16:9 no está tan mal

·

El formato panorámico me parece estupendo. No solo porque el mundo del cine y la televisión lo ha adoptado totalmente, sino que también ha demostrado su utilidad en todo tipo de portátiles. El problema es que no todos los formatos panorámicos molan igual.

En The Verge parecen tener un odio particular a las pantallas panorámicas, y desde hace años abogan por los equipos con pantallas en formato 3:2. ‘Los portátiles panorámicos son absurdos‘, afirmaba hace un parde años uno de sus editores estrella, Vlad Savov, que escribía temas fantásticos y que acabó dejando la publicación para irse al lejano oriente. El tipo tenía ideas estupendas en muchas cosas y coincidía con su visión en muchos apartados, pero desde luego no en este, como ya comenté entonces.

Hace un par de días aparecía un tema que cogía el testigo de aquel. ‘Adiós y hasta nunca al formato 16:9‘, titulaba la autora, Monica Chin. Se refería a la inexorable desaparición de ese formato de pantalla en portátiles, y de cómo ahora el mundo es de los portátiles en formato 3:2 y, por supuesto, de los 16:10 que por ejemplo se ha utilizado siempre en los MacBook.

Supongo que ellos querrían que todo el mundo hiciese portátiles 3:2. El motivo es evidente: trabajar con aplicaciones maximizadas es estupendo en esas pantallas. El problema es igual de evidente: no todo el mundo trabaja con aplicaciones maximizadas. Yo, por ejemplo, no lo hago, y mi escenario de trabajo es constantemente este (imagen editada a partir de la original de Freepik):

Así es básicamente como trabajo. Bueno, sin el Mac, el bonsai y ese puesto de trabajo minimalista. Pero os hacéis a la idea, ¿no? Siempre con dos ventanas de aplicación una al lado de la otra. En monitores de ordenador, por cierto, la norma se aparta totalmente de lo que hablan en ese artículo: el formato 16:9 domina de forma absoluta este firmamento, y que yo sepa no existen monitores 3:2 y los monitores 16:10 son más bien escasos (aunque en el caso de los de resolución 1.920 x 1.200, haberlos haylos).

Con portátiles, como digo, el problema está en que el formato 16:9 no es del todo óptimo porque no deja mucho espacio para la resolución vertical. Los 1.920 x 1.080 que nos encontramos en la inmensa mayoría de portátiles del mercado son el mal (según The Verge), y solo te puedes salvar de la quema si acudes a formatos de pantalla 16:10 que, como digo, se caracterizan por resoluciones como 1.920 x 1.200 o 2.560 x 1.600).

Yo la verdad, no veo tanto problema. Es cierto que ganar resolución vertical mola, pero es que mi condena aquí sería no al formato 16:9, sino a la resolución 1080p. Me gustaría que todos los portátiles del mundo llegaran como mínimo con resolución 1440p, más conocida popularmente (por alguna razón extraña) como 2K. Es la QHD de toda la vida, 2.560 x 1.440, y es la que considero óptima para trabajar prácticamente en cualquier diagonal. Luego tú ya puedes escalar y hacer todo más grande o más pequeño si quieres, pero al menos da algo de margen de maniobra. Con la resolución 1080p puedes aplicar escalado, pero el margen de maniobra es mucho menor.

De hecho mi condena personal no es al formato 16:9, sino que voy totalmente en contra del formato 3:2, que a mí no me parece óptimo en nigún caso. La razón es simple:

  1. Formato 3:2
    1. Trabajar con aplicaciones maximizadas -> bien
    2. Trabajar con ventanas enfrentadas -> mal
  2. Formato 16:9
    1. Trabajar con aplicaciones maximizadas -> bien*
    2. Trabajar con aplicaciones enfrentadas -> mal

*Cuidado, proque puede que te sobre un montón de espacio a los lados. Uuuuh, qué horror.

Puede que muchos de vosotros penséis de otra forma, pero la postura de The Verge aquí me parece bastante errónea: ¿por qué quitar opciones al gran público? No veo que la gente proteste en foros ni monte manifestaciones porque haya portátiles 16:9. Entiendo que los 16:10 son mejores en la panorámica, sí, pero de verdad, no es para tanto.

Ale, opinad. Os lo he puesto a huevo.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

16 comentarios en “El formato 16:9 no está tan mal

  1. Winston dice:

    Depende del tipo de trabajo. Como tú, yo trabajo con 2, 3, o más ventanas simultáneas, copiando de todas y creando en una. Para eso, trabajo con 2 monitores y a veces, hasta con tres. No me imagino trabajando solo con un portátil, así que me da igual que pantalla tenga, porque solo la usaré en algún momento nómada.

    Sin embargo, mi mujer es arquitecta y solo trabaja con un programa cada vez. AutoCAD, 3Dstudio, Word o Excel, pero solo uno cada vez. Le viene mejor el panorámico, pero no sé queja si tiene que usar el 4:3. Es como si no percibiera la diferencia. Una vez le puse el AutoCAD en la TV 4k de 50″ y… meh! «Está muy lejos» fue lo que dijo.

    Así que la cosa creo que depende de la percepción que se tenga del espacio de trabajo. O lo ves como algo virtual y flexible donde más pixels y más pulgadas definen lo que puedes hacer o haces siempre lo mismo haya el espacio que haya.

  2. Juan Carlos dice:

    Yo tengo una Surface Go y mi empresa me ha proporcionado un portátil HP ProBook. Es curioso, porque tienen los formatos de pantalla opuestos para su uso natural. A la Surface Go, más orientada a reproducir contenidos multimedia, seguramente le vendría bien el 16:9. Y, por contra, al ProBook, orientado a trabajo ofimático (al menos, en mi caso), le vendría genial el 3:2 (y una pantalla de más resolución que la infame HD que trae el mío, pero eso es otra cuestión).

  3. Manuel dice:

    Hola. Pues no entiendo tu razonamiento. Si partimos de que ambos formatos tienes la misma resolución horizontal, ¿que problema hay que la vertical sea mayor?
    Por ejemplo, si tenemos una pantalla de 1920*1600, ¿porque esta mal para trabajar con aplicaciones enfrentadas? no tiene la misma horizontal que 1920*1080?
    El mayor espacio en vertical siempre será aprovechable, por ejemplo usando un navegador enfrentado a un procesador de textos…

    • No digo que no prefiera 16:10: más resolución vertical mola. Lo que digo es que no es para tanto, y que se puede trabajar y disfrutar del equipo sin mucho problema.

      No hay pantallas de 1920 x 1600, que yo sepa (en formato 3:2 serían 2400×1600, por ej). Supongo que te refieres a 2.560 x 1600 (que sí las hay, 16:10), frente a 2.560 x 1.440 (16:9).

      Está bien ganar esos píxeles en la vertical, insisto. No obstante, no es un factor tan decisivo para mí, y porque un portátil sea 16:9 no lo elimino de mi lista.

  4. Bardwolf dice:

    Yo soy uno a los que el 16:9 saca de quicio. Me da igual que la ventana esté maximizada o que sean dos en paralelo, el espacio vertical me sigue pareciendo tremendamente reducido y me siento agobiado de ver “4 líneas y media” antes de tener que hacer scroll vertical.

    El 16:10 me parece el más versátil con diferencia.

  5. Trufeitor dice:

    Bueno, yo creo que el 16:9 no es una solución perfecta (aunque seguramente ninguna lo es), pero se ha terminado imponiendo porque es una solución de compromiso, todoterreno, y como todas estas soluciones flaquea a veces más y a veces menos, pero cumple sobradamente en todos los escenarios.

    Los talibanes del formato parecen olvidar que los ordenadores son multi propósito y pocas veces se van a dedicar cien por cien a un uso. Como tú bien dices el 16:9 es un estándar multimedia hoy en día y los fabricantes quieren vender la máxima cantidad de equipos (no solo a los redactores de The Verge, que presumo no serán un grupo muy numeroso).

    A partir de ahí algunos pueden orientar sus formatos a algún nicho con los 16:10 o 3:2, pero a medida que se alejan del estándar todoterreno su mercado se reduce. Yo creo que no hay mucho más misterio aquí.

    Y ya en lo personal no me parece que trabajar con aplicaciones maximizadas en panorámico sea ninguna tortura, mientras que partir una pantalla 3:2 debe quedar bastante incómodo. De hecho he recomendado monitores ultra panorámicos a gente cuyo flujo de trabajo implica tres ventanas simultáneas con gran resultado en experiencia de uso.

    Como tú dices a menudo bienvenidas las opciones y que cada cual compre lo que le es más útil (incluidos los talibanes del formato) pero pretender erradicar la opción más generalista y obviamente preferida por la mayoría no va más allá de la fantasía de unos cuantos puristas.

    • Eso es. En cuanto a lo de ventanas enfrentadas en pantallas 3:2, cada vez que he probado un equipo con ese formato siempre me ha resultado incómodo: acabo haciendo escalado por debajo de lo ideal (para mí) para tener el tamaño de los elementos visuales y tipografías como me gusta. Y aún así me sigue resultando extraño.

      Bien por las opciones, desde luego.

    • Bardwolf dice:

      La parte que yo no tengo clara es la de “preferida por la mayoría”. Es cierto que es la más vendida, pero también es cierto que cada “muggle” al que he mostrado un 16:10 ha dicho que estaba agobiada con lo poco que ve en vertical en su 16:9, que entre barras y demás se queda en dos libras, y lo mejor que se siente en un 16:10.

      Una cosa es que la industria haya elegido ese camino y mucha gente no técnica compre lo que le vendan y otra cosa es que sea con lo que estén cómodos.

  6. inthenite dice:

    Me gustan las relaciones de aspecto 16:9 y 16:10, sobre todo con resoluciones 2k y 4k. Lo que no me gusta son las resoluciones de 1366×768 que siguen vendiendo en portátiles. Es algo vergonzoso e incluso hay ventanas que no caben y acaban cortándose por abajo.

Comentarios cerrados