Tecnología

Una retirada a tiempo es una victoria

·

¿Que de qué me arrepiento en mi vida? De unas cuantas cosas. Así a bote pronto, de la aventura con el 100 Montaditos. No quiero ni pensar cómo lo habrán pasado los franquiciados de la cadena estos meses. Como todo el sector de la hostelería e incluso peor, diría.

Si pudiera volver atrás no lo hubiera montado, desde luego. Hay quien me escribe o me llama de cuando en cuando, interesado en abrir uno, y yo le cuento lo que me pasó. Siempre les digo lo mismo: busca otros testimonios, no solo el mío, porque puede que a otros les vaya mejor, sin duda. Eso sí: si me pides consejo, bastan cuatro palabras: ni se te ocurra.

Pero hay otras cosas de las que me arrepiento. De lo que más, probablemente, de haber estudiado Ingeniería Informática en la UPM. Lo he mencionado a lo largo de los años en algún que otro post, pero esta entrada me da la oportunidad de insistir en esa idea de que estudiar una ingeniería apesta. A mí me apesta, desde luego, pero parece que no soy el único.

Este post podría salirme caro. Me imagino a mis infantes dentro de unos años. «Pero papá, ¡tú dijiste que estudiar una ingeniería apestaba! ¡Es más, lo escribiste en tu blog!«. Efectivamente. Apestaba. No sé si apestará cuando ellos tengan esa opción en su futuro, pero yo hubiera hecho las cosas de distinta forma. Para empezar, no me hubiera empeñado en acabar. Fueron demasiados años agrios centrado en algo que no me gustaba y que tenía el peligro de convertirme en un personaje agrio.

Me salvó PC Actual: empecé a trabajar allí cuando aún estaba con cuarto factorial (o casi, ya sabéis, alguna asignatura de cuarto junto a alguna de tercero, segundo y primero) y para mí el salto al mercado laboral, y más concretamente a ese sitio en el que pasé momentos mágicos, fue como ver la luz tras tanta oscuridad.

Pocas cosas se salvan de aquella época en el infernal campus de Montegancedo. Muy pocas. Con los deditos de una mano podría contarlas. Por eso el otro día me sentí bastante identificado cuando en Xataka publicamos el artículo titulado ‘Informática sigue siendo una de las carreras con más abandono: intentando entender los posibles motivos‘. Allí contaban la experiencia de un programador que lo había intentado y había abandonado la carrera. Su testimonio se contrastaba con alguna gente más, algunos docentes y responsables de algunas universidades españolas, y todos reconocían lo obvio:

La gente abandona porque encuentra algo que le compensa más.

En concreto, abandona porque encuentra un trabajo en el que le pagan. Entre esa opción y seguir estudiando X años sin saber si eso va a llevar a algo (mejor) la decisión es para muchos obvia.

Para mí no lo fue. Encontré un trabajo que me apasionaba y aún así seguí con una carrera que no solo no me gustaba: cada vez la tenía más atragantada. Sin motivación alguna (salvo el hecho de acabar), aquello fue como una tremenda espina clavada que me costó demasiados años y esfuerzo sacarme. Y como ocurrió con el 100 Montaditos, no me apliqué ese viejo y cada vez (para mí) más certero refrán que dice que una retirada a tiempo es una victoria.

Ahora me lo aplico a menudo en todo tipo de situaciones, incluso muchas que son triviales. Probablemente en algún momento y escenario valga la pena no retirarse, pero para mí la carrera es un ejemplo de que si encuentras algo que te compensa más y en lo que crees que hay recorrido, debes seguir ese camino.

Tenía el tema guardadito desde hace tiempo, de hecho. En diciembre El Mundo publicaba un tema muy similar e indicaba en el titular que los matriculados en carreras tecnológicas habían caído un 30% porque «no compensa el esfuerzo».

Por supuesto que no compensa. Lleva tiempo sin compensar, pero la gente tiene otra mentalidad desde hace tiempo. Dejan de luchar. Se rinden antes en todo. No digo solo en los estudios, sino en cualquier faceta de la vida. ¿Es eso malo? Por un lado evidentemente sí: estamos transformándonos en drogatas de las gratificaciones instantáneas. Todo en dosis pequeñitas, asumibles para nuestra microcapacidad de atención. Es la cultura del no-esfuerzo. Yo soy más de su variante, la cultura del no-esfuerzo-cuando-no-compensa, y estoy aprendiendo con los años que es una filosofía bastante maja. Está la dificultad de averiguar si la cosa (sea lo que sea) compensa, pero voy cogiendo práctica.

Me hubiera gustado tener esa actitud hace 20 años. No la tenía: lo importante era acabar. Lo demás era secundario. Aquello, como digo, me sirvió para bien poquito. Podía haberlo dejado cuando encontré trabajo en PC ACtual y no hubiera pasado nada. Cuando entré en aquella redacción supe a lo que querría dedicarme el resto de la vida, pero por alguna estúpida razón quise mantener la tortura. Aguantar temarios vetustos, asignaturas que no tenían sentido y sobre todo profesores y catedráticos que en la mayoría de los casos (pocos se salvaban, y hay alguno al que ahora me gustaría darle unas collejas) no inspiraban a que pensaras que podías llegar al algo, sino más bien te recordaban que probablemente no ibas a llegar a nada. Era un ambiente de mierda, la verdad.

El post me está saliendo un poco agrio y personal, pero es que la experiencia fue lo que fue. Veo la universidad como algo importante, pero solo como requisito, como medio para un fin, no como fin en sí mismo. JJ Merelo, que es profesor en la Universidad de Granada —ha colaborado alguna vez en temas xatakeros, y es (o fue) además bloguero de la vieja guardia)— lo expresaba especialmente bien en Twitter al comentar aquel post de El Mundo.

No todo es negativo en el discurso. No diría en ningún caso que «ni se te ocurra estudiar una ingeniería». Cada persona es un mundo, y creo que es importante afrontar esos estudios superiores sí o sí. Puede que alguna ingeniería compense. Estudiar, a buen seguro, lo hace. Te prepara para el futuro, te abre oportunidades que no tendrías de otro modo.

Ahora bien: sé práctico y avispillas. Si empiezas algo y aparece una oportunidad laboral que puedes aprovechar, hazlo. Si puedes y quieres (y tienes las narices) termina los estudios mientras aprovechas esa oportunidad. Seguro que muy pronto descubres qué es lo que te compensa y qué es lo que no. Es algo que yo no supe hacer con esas dos pequeñas tragedias de mi vida: en ambas vi que la cosa no me estaba compensando y seguí con ellas. Como si algún día fueran a compensar. Mentira.

Coge lo que compensa.

PD: Vaya rollo de autoayuda que me ha salido, ups.

Imagen | Unsplash


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas —la mayoríarealm (si no todos) de los enlaces son afiliados— casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . ¡Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo!

  • ASUS VivoBook 14 K413EA-EB362T: un portátil de 14 pulgadas Full HD con un Core i5-1135G7, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, Intel Iris Xe Graphics, Windows 10 Home, está a 579 euros en Amazon (baja de 749).
  • Microsoft Surface Laptop Go: Ordenador portátil 2 en 1 de 12.4" (Intel Core i5-1035G1, 8GB RAM, 128 GB SSD, Intel Graphics, Windows 10) Platino - Teclado QWERTY Español, está a 486 euros en Amazon (baja de 799).
  • Xiaomi 12: 6,28" a 120 Hz, Snapdragon 8 Gen 1, 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (50+13+5), 4.500 mAh, Carga rápida a 67 W, NFC, está a 637 euros en Amazon (baja de 899,99).
  • Apple AirTag: las pequeñas balizas que permiten encontrar todo tipo de objetos que extravíes, compatibles con iPhone, resistentes al agua, autonomía de un año, está a 28 euros en Amazon (baja de 35).
  • LG 43UP7690-ALEXA: 2021-Smart TV 4K UHD 108 cm (43") con Procesador Quad Core, HDR10 Pro, HLG, Sonido Virtual Surround, HDMI 2.0, USB 2.0, Bluetooth 5.0, WiFi, está a 299 euros en Amazon (baja de 479).
  • Western Digital 8 TB (WDBVXC0080HWT-EESN): disco duro externo, app My Cloud Home, almacenamiento en la nube personal, 8 TB de capacidad, Color Blanco y Gris, está a 206,40 euros en Amazon (baja de 399,99).
  • Huawei Matebook 14s (2021): fantástico, 14,2" a 90 Hz, resolución 2.520 x 1.680 px, un Core i7-11370H, 16 GB de RAM, 512 GB de RAM, Windows 10, batería 60 Wh, lector de huella, está a 949 euros en Huawei (baja de 1.399).
  • Apple MacBook Pro 14 (M1 Pro, 16 /512 GB): con pantalla retina XDR de 14", chip M1 Pro, 16 GB de RAM, 512 GB de capacidad, MagSafe 3, SDXC, HDMI, TB4, está a 1.999 euros en Amazon (baja de 2.249).
  • TV Samsung 43TU7095: una Smart TV de 43 pulgadas con resolución 4K, HDR 10+, Crystal Display, procesador 4K, PurColor, sonido inteligente, One Remote Control, asistentes de voz, está a 359 euros en Amazon (baja de 490).
  • MSI Modern 15 A11MU-682XES: un portátil de 15,6" FullHD con un Core i5-1155G7, 16 GB de RAM, 512 GB de SSD, sin sistema operativo, está a 599 euros en Amazon (baja de 849).
  • Pandora Box Wifi: consola retro en formato bartop sin monitor, con dos mandos y seis botones por mando, 8.000 juegos, perfecta para emular plataformas antiguas, está a 122,99 euros en AliExpress con el código SD6ES49 (baja de 189,99).
  • Oppo A94 5G: 6,43" a 90 Hz, MediaTek Dimensity 800U, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara quad (48+8+2+2), 4.310 mAh, NFC, está a 269 euros en Amazon (baja de 379).
  • Monitor Huawei MateView GT 34": un monitor curvo (1500R) ultrapanorámico 21:9 con resolución 3.440 x 1.440, tasa de resfresco con 165 Hz, doble altavoz de 5 W, control táctil de volumen, está a 439 euros en Huawei (baja de 549).
  • Samsung The Frame (55"): una Smart TV con panel QLED de 55 pulgadas, resolución 4K UHD, HDR10+, formato "cuadro" con la famosa versión The Frame, está a 718,99 euros en PcComponentes (baja de 999,99).
  • Sapphire PULSE AMD Radeon RX 6600: una estupenda tarjeta gráfica con 8 GB de memoria de vídeo, está a 329,89 euros en PcComponentes (baja de 360,99).
  • LG 29WP500: un monitor de 29" ultrapanorámico (2.560 x 1.080), 75 Hz, 5 ms de tiempo de respuesta, inclinación ajustable, está a 197,45 euros en Amazon (baja de 260).
  • Auriculares Sennheiser HD 350BT: unos auriculares inalámbricos, plegables, circumaural, 30 horas de duración de batería, controles intuitivos, Bluetooth 5.0, carga rápida por USB-C, está a 50,32 euros en Amazon (baja de 99).
  • Logitech POP: un ratón inalámbrico con emoji personalizable, tecnología SilentTouch, precisión y velocidad, Bluetooth y USB, está a 32,98 euros en Amazon (baja de 41,50).
  • Razer Seiren Mini: Micrófono compacto para USB para streaming, (compacto con patrón polar supercardioide, soporte inclinable, amortiguador integrado) Negro, está a 36,34 euros en Amazon (baja de 59,99).
  • Realme GT Neo 3 + Buds Air 3: 6,7" a 120 Hz HDR10+, CPU potentísima, Dimensity 8100, 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (50+8+2), 5.000 mAh, carga a 80W (uauh), NFC, regalan auriculares chulos, está a 549,99 euros en Amazon (baja de 679).
  • OPPO Find X3 Pro 5G: 6,7" a 120 Hz HDR10+, Snapdragon 888, 5 G, 12 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara quad (50+50+13+3 MP), 4.500 mAh, Carga Rápida 65W, Dual SIM, NFC, está a 749,11 euros en Amazon (baja de 1.169).
  • Lenovo IdeaPad Duet Chromebook: un convertible modesto pero súper resultón. Pantalla de 10,1" Full HD, MediaTek P60T, 4 GB de RAM, 128 GB eMMC, ChromeOS, teclado español desmontable, está a 193,46 euros en Amazon (baja de 279,99).
  • Apple iPhone 13 mini (512 GB): versión compacta, 5,4" de pantalla Super Retina XDR, procesador A15 Bionic, cámara dual de 12+12 MP, grabación de vídeo en 4K HDR con Dolby Vision, IP68, Apple Pay, 5G, Face ID, está a 999 euros en Amazon (baja de 1.159).
  • Garmin Venu: un reloj intelignete elegante y muy llamativo, pantalla AMOLED de 1,2", 5 días de autonomía, GPS, Garmin Coach, ritmo cardíaco, multiples actividades deportivas (sumergible, natación), Garmin Pay, está a 269 euros en Amazon (baja de 379,99).
  • Medion Akoya S15449: un portátil de 15,6" con un Core i5-1135G7, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, gráficos Intel Xe, sin sistema operativo, está a 455 euros en Amazon (baja de 599).
  • Sony SRS-XB43: Altavoz Bluetooth Potente, con Luces, Extra Bass, Resistente al Agua, Polvo, óxido y Larga duración de batería de hasta 24h, Negro, está a 143,20 euros en Amazon (baja de 239).
  • HP Pavilion Aero 13-be0006ns: portátil de 13,3" WQXGA (2.560 x 1.600), AMD Ryzen 7 5800U, 16 GB de RAM, 512 GB de SSD, Windows 11 Home, está a 729 euros en Amazon (baja de 799).
  • ASUS TUF Gaming F15 FX506HCB-HN200: un portátil gaming de 15,6" Full HD a 144 Hz con un Core i5-11400H, 16 GB de RAM, 512 GB de SSD y una RTX 3050 para jugar, sin sistema operativo, está a 799 euros en Amazon (baja de 1.099).
  • HP Pavilion 14-ec0008ns: un portátil de 14" Full HD con un Ryzen 5 5500U, 16 GB de RAM, 512 GB de SSD, Windows 11 Home, está a 579 euros en Amazon (baja de 599).
  • Motorola edge 20 Lite: antalla 6.7" Full HDR+ OLED, Procesador MediaTek Dimensity 720, TurboPower™, cámara 108MP, batería 5000 mAH, Dual SIM, 8/128GB, Android 11, está a 259 euros en Amazon (baja de 349).
  • MSI Modern 15 A5M-010XES: un portátil de 15,6" Full HD con un Ryzen 7 5700U, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, sin SO, WiFi 6, está a 659 euros en Amazon (baja de 899).
  • LG Slim 13U70P: un portátil ultraligero (980 g) de 13" Full HD con un Ryzen 7 4700U, 16 GB de RAM, 512 GB de SSD, Windows 10, está a 769 euros en PcComponentes (baja de 1.089).
  • Honor MagicBook X15: un portátil ultrafino de 15,6" Full HD con un Core i3-10110U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, está a 449 euros en Amazon (baja de 469).
  • Realme Book Prime: un portátil de 14" 2K (2.560 x 1.440, formato 3:2), con un Core i5-11320H, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, gráficos Intel Iris Xe, Windows 11, USB-C (TB4), lector de huella, sonido DTS, está a 704,16 euros en Amazon (baja de 999,99).
  • Motorola Moto g51 5G: 6,8", Snapdragon 480, 5G, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara triple (50+8+2), 5000 mAh, NFC, radio FM, minijack, carga rápida a 20 W, Android 11, está a 189 euros en Amazon (baja de 259).
  • Huawei MateBook 16: un portátil estupendo de 16" con resolución 2,5K (2.520 x 1.680, formato 3:2), un Ryzen 7 5800H, 16 GB de RAM, 512 GB de SSD, Windows 11 Home, está a 999 euros en Amazon (baja de 1.349).
  • Lenovo IdeaPad 3 14ALC6: un portátil de 14" Full HD con un Ryzen 5 5700U, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, USB-C, HDMI, Windows 11 Home 64 bits, está a 575 euros en PcComponentes (baja de 709).
  • Xiaomi Smart TV P1E (2021, 55"): una Smart TV de 55 pulgadas con resolución 4K UHD, HDR 10, triple sintonizador, Android, HDMI 2.0, USB, BT, WiFi, altavoces de 10+10 W, está a 347 euros en PcComponentes (baja de 569).
  • Apple Mac Mini M1: el nuevo modelo del Mac mini basado en el procesador M1, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, fantástico como equipo de trabajo, está a 699,99 euros en Amazon (baja de 799).
  • Logitech ERGO M575: Ratón Trackball Inalámbrico, Control sencillo con el pulgar, precisión y seguimiento suave, diseño ergonómico, para Windows, PC y Mac, con Bluetooth y USB, Blanco, está a 32,99 euros en Amazon (activad cupón, baja de 37,99).
  • Impresora Fotos Móvil con Batería Recargable: Liene WiFi Impresora Fotográfica Portátil con 20 Papeles 10x15cm, Impresora Foto de Calidad Instantánea, Sublimación Térmica 300PPP para iOS/Android/PC, está a 118 euros en Amazon (activad cupón, baja de 169).
  • SanDisk microSDXC (128 GB): una tarjeta MicroSD de 128 GB de capacidad, con licencia de Nintendo, hasta 100 MB/s, está a 19,54 euros en Amazon (baja de 39,99).
  • Motorola Moto g41: Pantalla 6.43" Full HD+ OLED, cámara Triple 48MP, procesador Octa Core, batería 5000 mAH, Dual SIM, 128GB/6GB, Android 11, Negro [Versión ES/PT], está a 219 euros en Amazon (baja de 259,90).
  • Monitor LG 32UN500: un monitor de 32 pulgadas con resolución QHD (2.560 x 1.440), HDMI, DP, Hub USB, HDR10, ajustable en altura, está a 309 euros en Amazon (baja de 435,84).
  • Samsung Galaxy A52s 5G: 6,5", Snapdragon 778G, conectividad 5G, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara quad (64+12+5+5), 4.500 mAh, NFC, minijack, está a 285 euros en Amazon (baja de 289,99).
  • Lenovo IdeaPad 3 Gen 6: un portátil de 15,6" Full HD con un Core i5-1135G7, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, gráficos Intel Iris Xe, sin SO, está a 529,90 euros en Amazon (baja de 549).
  • Xiaomi 11 Lite 5G NE: 6,55” AMOLED FHD+ de 90 Hz, Snapdragon 778G, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara triple (64+8+5 MP), 4.250mAh, está a 254 euros en Amazon (baja de 369,99).
  • Auriculares Samsung Galaxy Buds Live: unos auriculares totalmente inalámbricos con sonido AKG, hasta 6 hora de autonomía (24 con el estuche), cancelación activa de ruido, está a 86,10 euros en Amazon (baja de 199).
  • SSD WD Green SN350 2 TB: una unidad SSD interna en formato M.2 NVMe PCIe 3.0, hasta 3.200 MB/s de transferencia, 2 TB de capacidad, está a 184,99 euros en Amazon (baja de 235,99).
  • HP OMEN 16-c0043ns: un portátil de 16,1" Full HD con un Ryzen 5800H, 16 GB de RAM, 512 GB de SSD y una Radeon RX 6600M para jugar, sin SO, está a 969 euros en PcComponentes (baja de 1.149).
  • Apple AirPods MAX: los auriculares de diadema de gama alta de Apple con cancelación activa de ruido, sonido envolvente, hasta 20 horas de autonomía, está a 451 euros en Amazon (baja de 629).
  • Huawei Matebook D15: un portátil de 15,6" FullHD con un Core i3-10110U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD, Windows 10, teclado en español, está a 449 euros en Amazon (baja de 649).
  • OPPO Find X3 Neo 5G: Pantalla 6,55 (OLED 90 Hz, 12+256 GB, Snapdragon 865, Batería 4500 mAh, Cuádruple cámara 50 + 16 + 13 + 2, carga rápida 65W) Negro, está a 474,64 euros en Amazon (baja de 500).
  • ASUS Chromebook Flip CM1400FXA-EC0021: ortátil 14" Full HD, Táctil y Convertible (AMD 3015Ce, 4GB RAM, 64GB eMMC, Radeon Graphics, Chrome OS) Plata - Teclado QWERTY Español, está a 299 euros en Amazon (baja de 349).
  • LG UltraGear 32GN650B: un monitor gaming de 32 pulgadas y resolución 2.560 x 1.440, formato 16:9, 350 cd/m2, 3000:1, 144 Hz, DP, 2 x HDMI, AMD Freesync Premium, HDR10, está a 279 euros en Amazon (baja de 399).
  • Sony WH1000XM4: auriculares con cancelación activa de ruido, Bluetooth, soporte Alexa y Google Assistant, control táctil, está a 262,99 euros en Amazon (baja de 380).
  • Realme 8i: un smartphone de 6,6" a 120 Hz con un Helio G95, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), cámara triple (50+2+2), 5.000 mAh, sin NFC, minijack, está a 176,34 euros en Amazon (baja de 199).
  • Lenovo G34w-10: un monitor ultrapanorámico de 34 pulgadas y resolución 3.440x1.440 píxeles, soporte de 144 Hz, curvatura 1500R, puertos HDMI y DisplayPort, está a 461,99 euros en Amazon (baja de 599).
  • Seagate One Touch SSD (500 GB): 500 GB, velocidad de hasta 1030 MB/s, con app para Android, 1 año de Mylio Create, 4 meses del plan Adobe Creative Cloud Photography y servicios Rescue (STKG1000400), está a 94,99 euros en Amazon (baja de 129,99).
  • Realme Pad: WiFi Tablet, 2K Display 10,4 Pulgadas WUXGA+, Quad Speakers Dolby, MTK Helio G80, Batería de 7100mAh, Quick Charge 18W, Cuerpo Metálico, 6.9mm, Android11, 4GB+64GB, up to 1TB,Grey, está a 198 euros en Amazon (baja de 259).
  • Fitbit Versa 2: un smartwatch deportivo para mejorar salud y forma física, control por voz, sumergible (50 m), monitor de sueño, ritmo cardiaco, Fitbit Pay (NFC), está a 139,98 euros en PcComponentes (baja de 163,20).
  • ASUS ZenBook 13 UX325EA-KG407T: un portátil con pantalla OLED Full HD de 13,3", Core i5-1135G7, 16 GB de RAM, 512 GB de SSD, gráficos Iris Xe, Windows 10 Home, está a 799 euros en Amazon (baja de 849).
  • TicWatch GTX Shadow Black: un smartwatch con pantalla de 1,28 pulgadas, 14 modos de entrenamiento, protección IP68, hasta 10 días de autonomía seguimiento de sueño, está a 37,99 euros en Amazon (baja de 59).
  • Samsung LS32A600NWUXEN: un monitor de 32 pulgadas con resolución QHD (2.560 x 1.440), HDMI, DP, Hub USB, HDR10, ajustable en altura, está a 322 euros en Amazon (baja de 399).
  • Huawei MateStation B515: C de sobremesa con un Ryzen 5 4600G, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, incluye teclado con lector de huella, está a 439 euros en PcComponentes (baja de 959).
  • Monitor BenQ Mobiuz EX2710R: un monitor gaming curvo de 27 pulgadas, resolución 2.560 x 1.440 px, 1 ms de tiempo de respuesta, HDR 400, FreeSync Premium Pro, control remoto, 144 Hz, está a 303,99 euros en Amazon (baja de 599).
  • Mini PC UM700: AMD Ryzen 7 3750H, 16 GB RAM 256 GB PCIe SSD | Radeon RX Vega 10 Graphics | Dual WiFi BT 5.1| HDMI 2.0, DisplayPort, USB-C, 2.5" HDD Slot, 1 x RJ45, 4 x USB 3.1, está a 458,99 euros en Amazon (activad cupón, baja de 659,99).
  • Samsung Galaxy Watch4: Smartwatch con caja de 42 mm, Control de Salud, Seguimiento Deportivo, Batería de Larga Duración, Bluetooth, Color Negro (Version ES), está a 199 euros en Amazon (baja de 369,90).
  • Samsung Galaxy M12: un móvil de 6,5" con un Exynos 850, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), cámara quad (48+5+2+2), 5.000 mAh de batería, NFC, está a 169,90 euros en Amazon (baja de 209).
  • Apple Watch Series 6 (GPS + Cellular, 40 mm): caja de 40 mm, Wi-Fi, GPS, 4G, ritmo cardíaco, TCG, pantalla retina siempre activa y más brillante, chip S6 SiP, SpO2, monitor de sueño, está a 389 euros en Amazon (baja de 529).
  • AOC Monitor Gaming C24G2AE: un monitor curvo (1500R) gaming de 24 pulgadas Full HD, 165 Hz, 1 ms de tiempo de respuesta, FreeSync Premium, VGA, 2 x HDMI, 1 x DP, está a 169,90 euros en Amazon (baja de 239).
  • SanDisk Ultra Luxe: Memoria flash USB 3.1 de 256 GB y hasta 150 MB/s de Velocidad, está a 20,99 euros en Amazon (baja de 30,57).
  • Apple AirPods (3ª Gen, 2021): nueva versión de los auriculares totalmente inalámbricos de Apple con audio espacial, ecualización adaptativa, resistencia a salpicaduras y sudor, sensor de presión, está a 179 euros en Amazon (baja de 199).
  • LG OLED48A16LA: na Smart TV con panel OLED de 48 pulgadas, resolución UltraHD 4K, webOS 6.0, dos altavoces de 20 W, HDR, HDR 10 Pro, HLG, está a 698,99 euros en PcComponentes (baja de 884,72).
  • Samsung QE55Q80AATXXH: una Smart TV con panel QLED de 55" con resolución 4K UHD, HDR 10+, HLG, Quantum HDR1500, altavoces 60 W, puerto HDMI 2.1, está a 718 euros en PcComponentes (baja de 809,89).
  • Lenovo D27-30: un monitor de 27" con resolución FullHD, panel VA a 75 Hz, HDMI, VGA, FreeSync, está a 139,99 euros en Amazon (baja de 159,99).
  • Monitor AOC CQ27G2U: un monitor gaming curvo de 27" con resolución QHD (2.560 x 1.440), 1 ms de tiempo de respuesta, 144 Hz, altavoces incorporados, está a 303,90 euros en Amazon (baja de 349).
  • Logitech G604 Lightspeed: ratón gaming inalámbrico con sensor Captor Hero 25K, hasta 25600 DPI, 15 botones programables, batería de 240 horas, está a 64,69 euros en Amazon (baja de 105).
  • WD_BLACK D30 (1 TB): una unidad SSD externa especialmente pensada para las Xbox Series S/X o las PS5. Cuenta con 1 TB de capacidad, transferencias de hasta 900 MB/s, está a 135,80 euros en Amazon (baja de 254,99).
  • SanDisk Extreme: Tarjeta de memoria microSDXC de 64 GB con adaptador SD, A2, hasta 160 MB/s, Class 10, U3 y V30, está a 15,99 euros en Amazon (baja de 24,99).
  • Razer Barracuda X: Auriculares Gaming inalámbricos y móviles multiplataforma (PC, Playstation, Nintendo Switch y Android) Negro, está a 69,99 euros en Amazon (baja de 99,99).
  • Viewsonic VX Series VX2758: un monitor gaming de 27 pulgadas con resolución 2K (2.560 x 1.440), VGA, DP, HDMI, 144 Hz, 1 ms de tiempo de respuesta, altavoces integrados, está a 255 euros en Amazon (baja de 299).
  • Samsung Galaxy A22: 6,6", MediaTek Dimensity 700 5G, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), cámara triple (48+5+2), 5.000 mAh, NFC, está a 163,51 euros en Amazon (baja de 229).
  • Samsung 980 SSD 1 TB: na unidad SSD interna en formato M.2 NVMe con una capacidad de 1 TB, hasta 3.500 MB/s de transferencia, está a 108,04 euros en Amazon (baja de 139).
  • Philips 43PUS8506: una Smart TV de 43 pulgadas con resolución 4K UHD, asistentes de voz, Ambilight de 3 lados, HDR, Dolby Vision, Dolby Atmos, está a 519 euros en Amazon (baja de 749).
  • AMD Ryzen 7 5800X: Procesador (8C / 16T, 36 MB de caché, hasta 4.7 GHz Max Boost) , está a 304 euros en Amazon (baja de 434,39).
  • Logitech Keys-To-Go: Teclado Inalámbrico Bluetooth para iPhone, iPad, Apple TV, ligero, Ultraportátil, Disposición QWERTY Español, Negro, está a 47 euros en Amazon (activad cupón, baja de 71,99).
  • Medion Classmate E11201: un portátil orientado a la educación. 11,6" HD (1.366 x 768), Celeron N3450, 4 GB, 64 GB de eMMC, Windows 10, está a 179 euros en Amazon (baja de 299,99).
  • Benq EL2870UE: Monitor 28", panel LED, resolución UltraHD 4K, soporta AMD FreeSync, está a 259 euros en PcComponentes (baja de 286,24).
  • Samsung Galaxy Tab A8 LTE: una tableta de 10,5" con Unisoc Tiger T618, 4 GB de RAM, 64 GB de almacenamiento (ampliables), cámara de 8 MP, Android 11, conectividad 4G/LTE, 7.040 mAh, está a 205,74 euros en Amazon (baja de 259).
  • TCL 20Y 64GB: Smartphone de 6.52" HD+ con NXTVISION (MediaTek Helio P22, 4GB/64GB Ampliable MicroSD, Dual SIM, Cámaras 48MP+2MP+2MP, Batería 4000mAh, Android 11) Negro, está a 129 euros en Amazon (baja de 149,99).
  • Monitor Philips 273V7QDAB: un monitor de 27" Full HD a 75 Hz con resolución Full HD, montura VESA, VGA, HDMI, está a 169 euros en Amazon (baja de 189).
  • Sabrent Rocket Q SSD 1 TB: una unidad SSD con formato M.2 NVMe, hasta 3200 MB/s de transferencia, 1 TB de capacidad, está a 116,99 euros en Amazon (baja de 129,99).
  • Samsung Galaxy S21 5G: smartphone con pantalla de 6,4" Dynamic AOLED a 120 Hz, Snapdragon 888 5G, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara triple (12+8+12), 4.500 mAh, NFC, WiFi 6, está a 648,48 euros en Amazon (baja de 859).
  • Huawei Watch GT 3 (42 mm): n smartwatch con caja de 42 mm, monitorización cardiaca y SpO2, 100 modos entrenamiento, llamadas por BT, hasta 7 días de autonomía, sumergible 5 ATM, está a 183 euros en Amazon (baja de 209).
  • Micro SD SanDisk Extreme 128 GB: una tarjeta microSD con su adaptador para SD y velocidad de hasta 160 MB/s, clase 10, está a 22,99 euros en Amazon (baja de 46,99).
  • SSD Crucial BX500 1 TB: si buscábais una unidad SSD para el portátil o el PC asequible, atentos: esta de Crucial ofrece hasta 540 MB/s de transferencias, formato SATA, 2,5 pulgadas, está a 83,96 euros en Amazon (baja de 111,36).
  • WD_BLACK SN850 1 TB: SSD interna para juegos ; tecnología PCIe Gen. 4, velocidades de lectura de hasta 7000 MB/s, M.2 2280, 3D NAND, está a 153 euros en Amazon (baja de 199).
  • SSD Crucial MX500 1 TB: una unidad interna con conexión SATA, hasta 560 MB/s, 1 TB de capacidad, está a 93,90 euros en Amazon (baja de 115,99).

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

28 comentarios en “Una retirada a tiempo es una victoria

  1. promeu dice:

    El 40% de los empleado de Google no tienen carrera (quiero pensar que los relacionados con desarrollo y demás). Lo leí el otro día pero no encuentro la noticia.
    Por lo que respecta a la carrera: me arrepiento de haberla hecho, del desconocimiento que tenían los docentes de las nuevas tecnologías, de las soberanas mierdas que nos hacían de optativas, de lo por faena que iban los del superior al entrar, ellos terminabans proyectos, nosotros creo que, completos, hicimos 2 programas, y ninguno funcionaba fino…
    Ah, y la mejor frase de la carrera fue: Me cago en la madre de Kruskal.
    Hice buenos cmopañeros, me chiflaba redactar memorias, hacer análisi y diseño, aprender patrones que me parecían cojonudos (patrón estados), diseñar las BBDD, convertirlas, las PKs, etc. pero no la repetiría. Y eso que ese título ahora me abre unas puertas muy importantes, la verdad, pero lo que se de «PCs», como dice el resto del mundo, lo he aprendido solo.
    Gracias por abrirte un poco más, Javi.

    • De nada Pol, tampoco es para tanto, no es súper personal e íntimo 😉 Sea como fuere, a mí no me chiflaba nada de la carrera salvo, quizás, el centro de cálculo, del que hablé en un post pasado (lo enlazo en el texto). No me apasionaba hacer memorias ni prácticas, desde luego. Hubo quizás un par de asignaturas de las 50 o 60 que tuve que hacer que me molaron. Poco ROI ahí.

  2. Pues yo sí recomiendo estudiar una ingeniería clásica (industrial, caminos o aeronáutica). Informática creo debería ser más transversal ya que hace falta en tantos ámbitos que debe formar parte de cualquier carrera técnica. Aunque es cierto que la Informática pura, más cercana tal vez a las matemáticas si que le veo entidad.
    En cuanto a seguir hasta tener el título, creo que si has invertido unos años ya es lo único razonable a hacer por que si no serán todos en balde.
    Yo lo que siempre recomiendo es hacer un grado y si te va bien y te gusta ir por el máster, nunca máster del tirón.
    Y recuerda, tú por lo menos sabes lo que es un problema n-p completo o el teorema fundamental del cálculo.

    • Me suenan ambos conceptos (más el de los problemas NP completos) pero soy incapaz de decirte qué son. Todo lo que estudié, o el 99%, se quedó ahí, estudiado y olvidado. No recuerdo demasiadas cosas concretas, pero una cosa es cierta: la carrera podía ser vetusta en tu temario, pero debo reconocer que te preparaba para asumir básicamente cualquier tema con cierta soltura. Una vez vistas las bases, todo lo demás se coge con algo de facilidad.

      Y aún así, a mí no me compensó, desde luego, pero insisto en que esto no es un alegato contra la universidad: yo recomendaré a mis hijos que como poco empiecen estudios superiores. Una vez en el fregao ya veremos qué oportunidades surgen, pero no dar ese paso sí que creo que es perder oportunidades (o gente, que también) que sí aparecen gracias a ese entorno.

      • Un tema paralelo, es que mi familia emigró a Alemania y todos mis tíos se quedaron allí. De mis primos ninguno ha hecho carrera universitaria, todos FP. Su nivel de vida creo que es mejor que el mío y no invirtieron de golpe tanto tiempo de su vida. Luego se han ido especializando en varias cosas y son grandes profesionales en distintos temas: electrónica, contabilidad, etc. Creo que muchos ingenieros como yo nos habríamos sentido mucho mejor con una FP de calidad.

      • José Antonio dice:

        Creo que uno ha de ser inquieto si quiere progresar y tener cada vez un trabajo mejor (entiéndase como mejor trabajo aquel que te completa en el plano profesional, personal y económico).
        En mi caso he vivido diez años en USA, dos en Andorra y ahora vivo en México después de once años en España. Y la verdad es que me gusta ser un poco trotamundos porque gracias a estas vivencias puedes adquirir mejores experiencias y más «mundología».

  3. Fran dice:

    Me he sentido muy identificado con tu entrada…en mi caso fue con la carrera de Derecho.

    Me tire años amargado y frustrado, muchas asignaturas inútiles y nada prácticas, profesores del mesozoico y compañeros que solo compartian banco como puedo hacerlo con cualquier desconocido en la calle.

    Al final llegué a cuarto (con asignaturas de 1-2-3) pero no podía más, el ambiente era nocivo y solo perdía año tras año. Finalmente tanteé alternativas para no tirar todos esos años a la basura y decidí “bajar” el listón y hacer la Diplomatura de Relaciones Laborales, teniendo como objetivo aprobar unas oposiciones bastante complicadas.

    Me daba muchísima pereza empezar de nuevo y mezclarme con pipiolos (yo tenía 26 y mis compis 18). Tras unos primeros meses duros, poco a poco fui entablando amistad con unos cuantos compañeros, las materias eran mucho más amenas y prácticas, además pude convalidar bastantes asignaturas de mis años de Derecho.

    Al final de rozar la mediocridad en Derecho, terminé con varias matrículas en RRLL, amigos y con un subidón anímico y de moral.

    Lamentablemente no vivo de lo que estudié y tras invertir 3-4 años en las oposiciones sin éxito, tuve que reciclarme y coger la vía del autónomo, pero tengo claro que acerté con mi decisión y no descarto el día de mañana ejercer como Graduado Social.

    Muchas veces pienso que ojalá hubiera dejado Derecho al primer año y no malgastar tanto tiempo y esfuerzo, pero entonces quizás no hubiera conocido a la gente que conocí en el momento que la conocí, ni me hubiera esforzado tanto en la segunda carrera.

    • Pues qué penita Fran, lo siento por lo que te toca. En mi caso lo de los compis también fue bastante meh y no mantengo contacto con ninguno. El discurso de «en la universidad pasas los mejores años de tu vida» fue una falacia en mi caso. También es cierto que la gente iba a pasando de curso mientras yo no paraba de atascarme, y así es difícil. Y aunque parezca increíble, no aprobaba por no ir a clase o pasarme el día en la cafetería jugando al mus o la pocha. Iba demasiado a clase, de hecho. Otro fallo más. Simplemente no estaba motivado y aquello no me entraba.

      Un desastre. Me alegro de que en tu caso al menos disfrutaras de la segunda etapa. Bien por ese cambio.

  4. Land-of-Mordor dice:

    Duelen los ojos esas «Ciencias Jurídicas y Sociales». ¿Desde cuando el Derecho o la Economía son ciencias? ¿Aplican el método científico? ¿Ofrecen predicciones certeras de los fenómenos que estudian? En fin…

  5. Raúl dice:

    Yo estudie teleco y, por casualidad cogí una facultad en la que se enseñaba de forma bastante moderna, con prácticas en casi todas las asignaturas. No fue una tortura para mí, y acabé en plazo, pero no quiero pensar en lo que hubiera pasado de haber ido a una de aquellas facultades decimonónicas con exámenes imposibles (de «idea feliz» los llamábamos, porque te tenía que venir a ver la virgen para resolver el problema) y sin prácticas, que es lo que más he usado en mi vida profesional. Deberíamos abrir el melón de que una carrera no es mejor (enseña más y más práctico) por ser más difícil. No es mejor ingeniero al que se las hicieron pasar canutas.

    En cuanto a tu experiencia particular, yo antes pensaba que mejor hacer lo que sea y acabarla. Pero después de unos años de experiencia laboral… Pues estoy bastante de acuerdo contigo.

    Hay una «fábula» que leí por ahí que me parece muy oportuna: sobre un hombre que llega tarde al aeropuerto (en pandemias no funciona, ja) y decide coger un taxi. De repente se encuentra en un atasco de narices, y resulta que cree que podría llegar a tiempo si saliera del taxi y cogiera otro medio de transporte. Entonces le dice al taxista que le paga media carrera, porque no le ha llevado hasta el aeropuerto, y el taxista le dice que tiene que pagarle la carrera entera, que ese era el acuerdo. Por no tirar el dinero del taxi y pagar doblemente por el otro medio de transporte, se queda en el taxi y pierde el avión. Así que por no rectificar sobre la mala decisión original, resulta que ahora ha tomado dos malas decisiones, una por coger el taxi y otra por no dejarlo.

    • Qué buena metáfora. Y como comentas, en la FI de la UPM la filosofía era decimonónica. Mucha teoría y mucha idea feliz, o eso creo recordar. Prácticas había, pero bastante infumables, y tenías que aprender por ti mismo a programar en C, por ejemplo, para hacer la práctica de SSOO, que era un bash. Para cuando llegué a eso, que me hubiera probablemente molado en otro momento, ya estaba quemado.

      Tú lo has dicho. Tenía que haber pagado el taxi, bajarme y seguir andando.

  6. Leo dice:

    Yo no estudiado una carrera, he estudiado Formación Profesional, que parece que en este país es como si no existiese y fuera para perdedores o vagos que apenas acaban la ESO. Hice tanto el grado medio de informática como el grado superior de aplicaciones web. Esto fue tras acabar hasta las santísimas narices del instituto, donde la mayoría era estudiarse cosas de memoria en vez de aplicar el pensamiento y la práctica, y después de intentar acabar el bachillerato en un ambiente malsano. Luego ‘perdí’ el tiempo intentando acabar bachillerato a distancia en otro sitio para intentar meterme directamente en el grado superior. Al final mandé a la mierda los dos intentos de hacer bachillerato y acabé graduandome en el grado medio. Y obviamente, no todo son maravillas, pero estuve muy a gusto en el sitio donde me matriculé y con lo que estudié. Cuando estaba intentando acabar bachillerato me sentía la última mierda porque veía a mis compañeros que seguían con sus vidas y yo estaba atascado ‘perdiendo el tiempo’, pero ahora creo que me ha beneficiado haber hecho formación profesional con más edad y mayor madurez. De los momentos duros también se aprende, aunque en el momento no te des cuenta.

    • Sí, la formación profesional tiene muy mala imagen y muy mala prensa, necesitaría quizás un cambio de nombre pero creo que es una alternativa que podría reenfocarse y ponerse muy de moda ahora que mucha gente abandona carreras muy teóricas y demasiado generalistas (por necesidad). De hecho se me ocurre que al final los bootcamps que tan famosos se han hecho para aprender a programar no son más que cursos de FP en modo cool. Es bastante absurdo.

      Me alegro de que aquello te compensase aunque luego perdieras algo de tiempo. Créeme: yo perdí mucho más en la carrera, seguro. Yo sí que me siento estúpido con aquella decisión.

  7. Esther Montoro dice:

    Quizá lo no que no debería ocurrir, aún a día de hoy, es que te sigan dando clases con esas transparencias de los 80. Y no hablo por mí, que acabé la carrera, trabajé y trabajo en lo que me gusta y estoy encantada, aunque claro, yo no hice ingenieria. Pero a mi hija mayor, que está estudiando ahora, química, le dan clases con transparencias (si no me equivoco estamos en 2021) , y en este «jodido» año de pandemia, que lo «telemático» ha sido lo más, ha habido profesores que no han dado ni una clase on line, que tampoco es tan difícil conectarse a una plataforma y enseñarle a tus alumnos que el esfuerzo tiene recompensa, como hablábamos en otro post. Si cambiara la manera en que se imparten la mayoría de las clases en la universidad, probablemente nuestro alumnado estaría más motivado y habría menos abandono, en cualquiera que sea la carrera.
    En esta ocasión, estoy de acuerdo en que una retirada a tiempo es una victoria, en más de un ámbito de la vida. Sopesa tus opciones, planteate las perspectivas y haz lo que te haga feliz, que al final, es lo único que te va a hacer seguir adelante.
    Un saludo.

    • Yo creo que las transparencias no son el problema: pueden ser útiles si se enfocan a algo claro, son herramientas y el problema es usarlas mal. Pero sí, está claro que la pandemia ha dejado claro que mucha gente no está preparada para la enseñanza a distancia ni en un lado ni en otro. Mi hermano siempre dice que un problema es una oportunidad de mejora, y espero que todos aquí saquemos algo positivo en todo tipo de ámbitos: teletrabajo, enseñanza remota cuando se necesite, etc. No sé, igual acabamos sacando algo positivo y viviendo mejor. Ojalá.

      100% de acuerdo con lo que comentas al final. La vida es cortita, así que cambiar de tercio si la cosa va mal (si puedes) creo que es una idea fantástica.

  8. KAZU dice:

    Muy interesante el post, yo fui uno de los que se salió “a tiempo” jejeje (y algún amigo que siguió pero ha estado varios años trabajando sin haber acabado la carrera). Me ha sonado mucho lo de dar clases con transparencias de hace 20 años, eso y programar en PASCAL. Empecé ingeniería informática de sistemas porque claro, tenía muchas salidas y era el futuro (yo iba para paleontólogo, así que imagina la presión que había en el ambiente). La gota que colmó el vaso fue cuando uno de los profesores nos dijo que lo más seguro es que terminásemos haciendo bases de datos para bancos, lo cual no era para mí un futuro nada halagüeño. Así que como buen aspirante a paleontólogo… bueno, me metí a magisterio. Mi vida universitaria parece la adaptación educativa de Resacón en Las Vegas…

    Y el caso es que me salió bien la jugada, descubrí mi vocación y 14 años después de terminar la carrera sigo más feliz que una perdiz.

  9. Sin duda, las dos cosas que menos me han compensado en la vida a mí también han sido terminar mi ingeniería industrial y tratar de sacar adelante una startup que acabó con hasta el último de mis recursos físicos, anímicos y financieros.

    O bien es pura casualidad, o bien tenemos un tipo de personalidad similar proclive a estos errores o es que, directamente, las ingenierías y los emprendimientos son malas inversiones por lo general.

  10. Totalmente de acuerdo, Javi. Yo también perdí mucho, mucho tiempo en aprobar ingeniería industrial. Bien es cierto que viví muy bien los primeros años, pero aquello se alargó mucho más de lo necesario. En mi caso, la experiencia vital si que fue positiva, ya que en Soria no hay facultad politécnica, así que me marché fuera, y eso si que con 18 años te hace abrir un poco los ojos.

    Pero poco más. Colegas y fiestas, y esa capacidad de poder absorber cualquier tocho, ya que como tu dices, tienes quizá las bases para hacerlo.

    • Vaya, pues te acompaño en el sentimiento, ya sabes. Este año no ha podido ser (maldición), pero el que viene podemos celebrar nuestras no-retiradas a tiempo en Sanjuanes si estás por allí (yo no me las suelo perder) 🙂

      • Desde que nació mi hija mayor (cumple 10 ahora) he huido en fiestas de San Juan. No soy muy bueno saliendo de marcha con el freno de mano echado, ya sabes a lo que me refiero. Suelo desquitarme en las pre-fiestas, lavalenguas y desencajonamiento.

  11. José Antonio dice:

    Pues yo la verdad sí que agradezco haber estudiado una carrera. Bien es verdad que me tuve que ir a USA para huir de las clases anquilosadas de España donde los profesores se vanagloriaban del % de suspensos en lugar de presumir de alumnos brillantes a lo largo de su carrera docente.
    En USA, donde estudié Business Administration (nuestro ADE de aquí) encontré una metodología de enseñanza mucho más orientada al mundo laboral, con profesores que te enseñaban a modelar en Excel y a resolver problemas que te podías encontrar en tu día a día laboral.
    Posteriormente tuve la suerte de poder complementar mi formación con un MBA del IESE y ahora mismo, con 45 años, sí que puedo decir que mi trabajo, mi retribución y mi categoría profesional se corresponden con aquello que he estudiado.

    • Claro, hay todo tipo de casos y seguro que hay mucha gente como tú a la que esa parte le ha aportado mucho. Yo solo digo que si no te aporta, escapes, no te quedes atrapado. Sobre todo si sale una oportunidad que puedes aprovechar y que te da buen feeling. Que luego puedes equivocarte, por supuesto, pero si lo haces siempre puedes volver a cambiar de tercio.

  12. Una retirada a tiempo es una victoria, desde luego, si de algo me arrepiento a mis 25 años, es de haberme empeñado en un bachillerato, que al final no terminé y salí huyendo de la educación reglada. Aquí donde si vas a un módulo medio o superior es que no vales:

    Llegué a los 20 años habiendo repetido dos veces, siendo honesto, ya ni iba a clase. Durante todos esos años «perdidos» pasé mucho tiempo delante de un ordenador, «cacharreando», me sacaba algún dinero montando ordenadores, limpiando, formateando, … siendo «el amigo» informático. También empecé a interesarme por la programación, a los 22 encontré un trabajo en el ya voy para 3 años como programador en una consultora, un proyecto grande. Muchas cosas de las que aprendí por mi cuenta es mi trabajo diario, otras, las aprendí a base de chocarme, bien podría haber hecho en su momento un módulo y ahorrarme horas de enfrentarme a un problema que aparece en cualquier curso de desarrollo, en ambos casos, he llegado al mismo destino.

    Hay que fomentar mas otros caminos, no puede ingeniar todo el mundo.

    • Di que sí Álvaro. Qué bien que al final hayas acabado en algo que te gusta hacer y en lo que eres bueno y serás mejor, seguro. Hay otros caminos y lo ideal es probar cosas y encontrar lo que se ajusta a cada uno.

Comentarios cerrados