Incognitosis

Hasta nunca, 100 Montaditos

·

Hace literalmente años que me moría por escribir este post.

Siempre ocurría lo mismo. Uno llegaba a una reunión de amigos o conocidos, o entablaba conversación con alguien que no lo sabía, y salía el tema.

— Sí, tengo un 100 Montaditos – admitía yo con la boca pequeña.

— ¿En serio? Siempre está petao, qué buen negocio. 

Esa es la imagen que daba y da el 100 Montaditos. La de que siempre está petao. De repente esa persona te miraba distinto. Respect, majo. Tienes un Montaditos. Estás un escaloncito por encima, qué suerte, cómo te lo has montado -y nunca mejor dicho-, eso sí que es una bicoca. De repente te convertías en un winner para muchos de los que se enteraban.

Mentira.

Aquella nueva aventura de la que hablaba hoy hace casi cinco años empezó en realidad unos meses antes. Mi hermano Nacho y yo nos aplicábamos el cuento de “el que no apuesta no gana” y echamos el resto en una apuesta que no nos ha salido bien. La ilusión era máxima, pero supongo que esa misma ilusión nos cegó, como también lo hizo nuestra inexperiencia en estas lides. Mil cosas fallaron desde el comienzo y mil más lo hicieron después. De hecho, la sensación es que pocas cosas malas faltaban por pasarnos en un negocio que ha sido una pesadilla desde el día uno.

Todo eso daba igual para el resto de la gente. De repente lo único que parecía hacer en mi vida era poner cervezas y estar al frente del negocio. La mayoría de la gente casi nunca me preguntaba y pregunta qué tal en mi trabajo -el de verdad-, no. Me preguntaba y pregunta qué tal el montaditos. No se enteraban de que el 100M era -o debió ser- algo que concebimos como inversión, que teóricamente tenía que haber ido medio solo y que por supuesto -“el ojo del amo engorda al caballo” y todo eso- nunca fue así. Ni yo ni mi hermano nos pasábamos las horas contando billetes porque el local estaba siempre petao. Teníamos y tenemos dos trabajos que eran los que gracias al cielo nos seguían dando de comer. Como esperásemos comer del 100M (aunque lógicamente la casa siempre invitó si se terciaba) íbamos apañados.

Hay tanto que contar que podría escribir un libro. Uno que probablemente ayudaría a que muchos incautos no cometieran los mismos errores que nosotros y que reflejaría muchas lecciones aprendidas. Eso es, creo yo, lo único ganado que nos llevamos mi hermano y yo, porque en todo lo demás hemos perdido. En tiempo robado a nuestras familias (benditas mujercitas, que trataron de hacernos entrar en razón con aquel mítico Cónclave), en tiempo robado a nuestras vidas, y en tiempo robado al tiempo. Y todo para nada. Por no hablar de un balance económico en el que tampoco quiero entrar pero que desde luego dista mucho de esa imagen de winner que podía uno dar al mundo cuando se sabía que era el poderoso propietario de un local de esta franquicia.

Cuántos sinsabores. Cuántos problemas. Cuántas decepciones y engaños. Hay tantos, de unos y de otros, que como decía hace literalmente años que quería escribir este post. Qué estúpidos fuimos por no acabar de verlo claro. “Quizás el mes que viene levante”, nos decíamos. Qué estúpidos, una y otra vez. Qué estúpidos.

Hoy el 100 Montaditos de Avenida de Europa 11, en Pozuelo de Alarcón, ha quedado cerrado para siempre. Hasta el final, que parecía que al menos iba a ser mínimamente digno, ha acabado siendo una pantomima. Es como si la idea, la apuesta y el negocio hubieran estado malditos desde el principio.

Pero todo eso da igual. Unos flecos más, y listo. Se acabó por fin la agonía. Me queda la duda, claro: ¿Me preguntará la gente por algo en mi vida ahora que ya no tengo un 100 Montaditos? ¿Ahora que ya no soy (tan) interesante? Mon dieu, acabo de darme cuenta: vuelvo a ser una persona normal, ya no estoy un escalón por encima de nadie. Ya no estoy montado en el dólar. Ya no soy un winner.  Ya no soy copropietario de un local que siempre está petao.

Gracias al cielo que vuelvo a ser normal.

Hasta nunca, 100 Montaditos.

Dedicado al que ha sido mi socio durante cinco años, pero que ha sido, es y será algo mucho más importante toda mi vida: mi hermano y mi amigo. Gracias, Nacho.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Reloj inteligente TicWatch E: con Android Wear 2.0 y un buen diseño, aunque sin GPS. Una opción muy barata para contar con esa plataforma, porque está a 95,99 euros en Amazon. Buen regalo navideño para experimentar con los smartwatches.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 400 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 150,80 euros en Banggood con Banggood.
  • iPhone Xr: el telefonazo de Apple en su modelo de 64 GB con el A12 Bionic y su pantalla de 6,1 pulgadas está a 803 euros en eBay.
  • Reloj Casio F-91W: un súper clásico de Casio con cronómetro, alarma, calendario y duración de batería de, atención, 7 años. AÑOS. Básico y maravilloso por 10,94 euros en Amazon. Ríete tú de los relojes inteligentes.
  • Samsung Galaxy Note 9: el telefonazo con S-Pen está de rebajas. Pantalla de 6,4 pulgadas, Exynos 9810 Octa, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara dual 12+12 Mpíxeles y una batería de 4.000 mAh. Difícil pedir más, y está a 609 euros en eBay.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, lector de huellas, está a 629,83 euros en Banggood con el cupón 1B2G11710.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor LG 29 pulgadas: un monitor panorámico 21:9 con resolución 2560×1080, conectores HDMI, Display Port y USB-C y soporte AMD FreeSync, está a 219 euros en Amazon.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Monitor LG 38 pulgadas: esta maravilla ultrawide con formato 21:9, diagonal de 38 pulgadas y resolución de 3.840 x 1.600 píxeles es una pasada si necesitáis área horizontal a lo bestia. Tiene dos altavoces estéreo de 10W y 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 USB-C y 2 USB 3.0. Está a 859,99 euros en Amazon.
  • Altavoz Bluetooth Sony SRSXB31B: un modelo que además de contar con extra Bass, y modo fiesta cuenta con resistencia al agua y al polvo, hasta 24 horas de autonomía y un sistema de iluminación simpático. Está a 99,90 euros en Amazon, casi la mitad de su precio normal.
  • Zotac NVIDIA GeForce RTX 2070: una de las gráficas más potentes del momento y con ese plus de la arquitectura Turing de NVIDIA que puede ser interesante (más en el futuro que ahora). Está a 499,99 euros en Amazon Alemania.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest y en color negro a 328,52 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 506,10 euros en GearBest, impresionante. Mola además que tienen 2 años de garantía en España.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 70,54 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277,92 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,05 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,68 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

38 comentarios en “Hasta nunca, 100 Montaditos

  1. Ya te había leído que tenías un Montaditos, pero no tenía ni idea de que fuera el de Avenida de Europa. Qué cosas, varias veces he tomado algo yo allí. Una pena que cierre, aunque si solo era un incordio, es comprensible. Ole por ti.

  2. Pakillo dice:

    Bueno, yo me he enterado de que has abierto un 100 Montaditos el mismo día que me he enterado que lo has cerrado… así que siempre has sido normal… jajajajaja

    Y, hablando en serio, creo que todo el mundo debería tener un negocio propio alguna vez, para poder ver las cosas desde los dos lados.

    Un abrazo,

    • Efectivamente creo que esa es una buena idea y una buena propuesta para todo el mundo. Eso sí: a poder ser, que el resultado, aun con el fracaso, no sea tan horroroso como el mío y de mi hermano. Cinco años dan tiempo para demasiadas desgracias. Ya decía yo que me tratabas muy de tú a tú, FAIL 😛

      • SrCapicci dice:

        Pues resulta que conozco a Pakillo, y me ha recomendado tu artículo para que le echara una lectura… y me he sentido totalmente identificado contigo. Yo también me aventuré con un par de socios a montar un negocio franquiciado de comida rápida, mi suerte que nuestra agonía no duró nada más que 2 años, aunque aún esté pagándolo (en todos los sentidos). Al final, aunque fue una mala decisión desde el minuto 1, me quedo con bastantes cosas positivas de la experiencia, siendo la más importante de todas la que comenta Pakillo… Mi enhorabuena por empezar a ser otra vez normal, al principio te notarás raro pero pronto te acostumbrarás. 😉

      • Perdona SrCapicci que casi no veo tu comentario. Qué te voy a decir que ya no sepas… lo siento en el alma pero por lo que dices ya está todo casi asumido así que chapeau. Yo cosas positivas muy poquitas, la verdad. Más bien el tortazo rollo lección aprendida. Ya puedo irme a EE.UU. a decir que he fracasado, que eso vende mucho allí (aquí más bien poquito).

        ¡Saludos y bienvenido!

  3. Anonmox dice:

    La hostelería es lo que tiene que o va muy bien o te da para sobrevivir, además de ser muy muy esclavo en los dos casos (lo digo por experieenncia).lo mejor en un negocio es cerrarlo cuando da dolores de cabeza, pero…. Es la vida, a mi me paso algo parecido con el mio hace años (no con la hostelería que era de la familia) yo cerré el mio por que me absorbía la vida trabajaba de lunes a lunes y llega un momento en el que te da cuenta que hay otras cosas mas importantes. FAMILIA.

    • Ahí le has dado. Muy esclavo aun cuando nosotros ni siquiera estábamos allí más que una ínfima parte del tiempo. Hacíamos mucho trabajo por detrás claro, pero una de las lecciones aprendidas es que este modelo es válido probablemente para un autoempleo, y no tanto para un perfil inversor. Al final hubiera dado lo mismo, porque hubiéramos acabado sin vida a este paso. Mejor salir del atolladero.

  4. Pues yo debo ser de los pocos, que si entendía que este negocio era una inversión. No te hacía poniendo cervezas y tapas, sino más bien gestionando proveedores, trabajadores y franquicia. Pensaba que al menos te aportaba algún ingreso, no mucho porque entre pagar franquicia y sueldos no debe de salir muy rentable. Espero que al menos no tengas muchas perdidas. Ahora lo bueno es que ya tienes una experiencia, que generalmente en España se ve mal, gente pensará eso de “tenía un 100M y lo cerro” como si fuera una derrota, pero que yo al menos lo veo como un “supo dirigir un 100M” cosa que no parece sencilla cuando además te dedicas a otra cosa.

    • Como decía en el post, prefiero no entrar en detalles económicos pero el balance ha sido desastroso, créeme. Lo de que supimos dirigir un 100M no lo tengo tan claro. Desde luego aprendimos a llevarlo y a optimizarlo todo, pero ni por esas. Hay cosas que no están en la mano de uno, y cuando todo eso queda claro, mejor la retirada a tiempo. O la retirada tardía, como ha sido nuestro caso.

  5. Mi padre, que trabajó durante más de 30 años tras la mesa de la oficina de un banco, siempre me dijo que lo que más le oía a los pequeños comerciantes que acudían a él para realizar las gestiones era que costaba más echar el cierre que abrir la puerta por primera vez.

    Me alegro de que finalmente, si suponía un lastre para ti y para tu hermano, hayas decidido aparcarlo. Te habrá costado lo tuyo, entre tiempo, dinero y disgustos, pero piensa que como mínimo te llevas el aprendizaje. Hay demasiadas cosas que hacer como para apostar al caballo perdedor.

    ¡Suerte en lo que ocupes tu tiempo ahora, aunque confío en leerte más a menudo! 😉

    • Buena frase la de esos comerciantes. Es difícil admitir la derrota, supongo, aunque yo lo tenía claro desde hace bastante y simplemente nos podía ese estúpido optimismo de creer que la tendencia no podía seguir así mucho más tiempo. Y seguía, y seguía… Efectivamente, muchas lecciones aprendidas, y mucho tiempo que le ganaré al tiempo a partir de ahora. Seguro que parte de él lo dedico a escribir más por aquí… y quién sabe qué nuevos proyectitos surgen ahora que no tengo ese infierno detrás 🙂

  6. Marc dice:

    Tranqui, Javi. No eres el primero que se estrella montando (pun not intended) un negocio. Hay que trabajar duro y tener suerte, especialmente en un país donde ser emprendedor se dice mucho de boquilla pero en la práctica es como un juego de plataformas de esos que siempre acabas perdiendo las vidas en alguno de los infinitos niveles, trampas y orcos asesinos.
    Lo importante es lo que has aprendido por el camino y, sobre todo, tu familia.
    ¡Suerte!
    Marc

    • Muchas gracias Marc, sí, lo de montar algo -y dale con la palabrita- por aquí no es fácil y el factor suerte es importante, pero hubo muchos otros factores que nosotros mismos no supimos ver… o a los que no les dimos la importancia que tenían. A pasar página y a disfrutar de la familia, amigos y estos ratitos con vosotros. Ele.

  7. Vicent dice:

    Adaptando un refrán. “Negocios montes y los sobrevivas”.
    Quédate con la experiencia y el bagaje (el bueno y el malo).
    Yo si te había leído lo de los 100 Montaditos y eso no me hizo pensar en ti como Winner, tranquilo, jeje. Ser un ganador en la vida es otra cosa, afortunadamente.
    A disfrutar dentro de lo que puedas de otras facetas profesionales tuyas y de la familia, y a darle al teclado para que te leamos (modo lector egoísta ON)

    • Hemos sobrevivido, que es lo importante, desde luego. Afortunadamente (para nosotros) hay problemas mucho más graves que montar un negocio y fracasar: tengo demasiadas cosas buenas a mi alrededor como para no darme cuenta de eso. Seguro que todos habéis entendido lo de los winners 😉 porque como dices lo de ser un ganador en la vida es otra cosa muy distinta. Y no te preocupes que esto me libera un poco para otras cosas y entre ellas -espero- para escribir tanto o más por aquí. ¡Abrazo!

  8. Jordi.- dice:

    Hola,

    Pues de estas luces y estas sombras bien valdrían algún otro post, sino un ebook. Estas experiencias y reflexiones siempre vienen bien cuando te planteas abrir un negocio, bien sea tecnológico o clásico.

    Ánimos.
    Jordi.-

    • Sí, es una idea, pero como digo de momento toca tranquilidad. Hay mucho publicado sobre gente que montó un negocio y fracasó -hoy un tipo hablaba de su fallida empresa de hoverboards– así que no sé si mi experiencia podría aportarle algo a alguien. Casi sería más un ejercicio propio para expulsar demonios, pero como digo, ya se verá si me animo a ello. No prometo nada, ¿eh? Saludos Jordi.

  9. Enhorabuena por el paso. Siempre cuesta mucho salir de una mala inversión, especialmente en la cabeza.

    Yo sí te veía como un winner, pero no por imaginar unos ingresos espectaculares (que imaginaba que no, dado lo que cuesta amortizar una franquicia), sino por tener el valor y la fuerza de meterte con un negocio con local, empleados, proveedores, almacén y todas esas cosas. Me parece admirable.

    Me interesa muchísimo tu experiencia. Dices “qué estúpidos”, pero no dices en qué estuviste tan ciego y qué aprendiste ¿Podrías dar más detalles en futuros posts, cuando mires atrás y veas los errores sin rencor? Sería súpervalioso

    Ya sé que ahora mismo estás muy cansado y harto de todo esto, pero con la experiencia y los contactos adquiridos ¿no tendría sentido para ti/vosotros montar un negocio similar, pero sin franquicia?

    La mecánica ya la conoces y lo que quiere la clientela ya lo conoces. Además ahora sí podrías aportar algún valor realmente diferencial y único y no estar condenado a replicar las limitaciones de 100M ¿No sería perfecto? ¿O es que hay alguna cláusula de exclusividad y periodo de cuarentena con la franquicia que te impide hacerlo? ¿O es que, directamente no hay margen en ese tipo de negocio (aun sin franquicia) como para que compense el trabajo de meterse en ello?

    Un abrazo y, sobre todo, enhorabuena.

    • Ole por tu comentario Uxío, como siempre súper positivo y con sugerencias importantes. Yo efectivamente ahora admiro un poco a toda la gente que monta negocios después de la experiencia -lo hacía antes, pero ahora más- y entiendo que sería interesante contar qué ha fallado y en qué nos equivocamos. Fueron tantas cosas que como digo daría para mucho más que un post, así que quizás me plantee algo en el futuro, pero dedicarle aún más tiempo a esto cuando lo que quiero hacer es precisamente olvidarlo no es algo que me apetezca a corto plazo.

      Y no, lo de montar algo con la experiencia adquirida no es una opción. No solo esas hipotéticas cláusulas -de esto no puedo comentar- sino porque creo que para montar algo de este tipo lo ideal es que sea autoempleo. O sea: que uno tenga vocación hostelera, cosa que no es nuestro caso. Puede que de montar algo distinto en este ámbito, ya con la lección aprendida, lográsemos que la cosa fuera mejor, pero desde luego esta experiencia no nos aseguraría el éxito ni de lejos. Muchas otras cosas pueden fallar, de eso estoy convencido.

      Así pues, a otra cosa mariposa. Gracias como siempre por el comentario, ¡un abrazo Uxío!

  10. C.A.G. dice:

    Ufff, es verdad, ¿de qué te vamos a preguntar ahora? Creo que es hora de que te plantees en serio lo del “libro”, para que tengas por lo menos algo de lo que hablar.
    Ya sabes, en la coctelera: el cierre de un restaurante por la muerte de un socio, un cementerio guanche bajo ese negocio, un poquito de inteligencia artificial, algo de patentes, sobornos a través de Snapchat, una historia secundaria con alguna referencia a la guerra civil… Mezclas con tu estilo, sabiduría y algunos “estupendamente” (qué bajón, no me acuerdo si era otro “mente”), y best seller en Amazon seguro.
    Yo me ofrezco a ser uno de los primeros lectores.

    En serio, mucha suerte en todas esas vidas que todavía te quedan.

  11. batlander dice:

    Pues aunque lo siento por ti me perece normal lo que ha pasado. Yo tengo la experiencia de 3 hermanos que llevaban un Lizarran de los de anes (ahora lo explico) y estaban todo el dia alli metidos y al final tambien terminanron cerrando, asi que si te pasas solo de vez en cuando independientemente de si va bien o mal tienes un sobrecoste enorme. Y mas en una franquicia de estas que tiene margenes bajisimos y cuando conoces lo que cuesta comprar el franquiciado y mantenerlo la cosa cambia mucho.

    Decia “de los de antes” porque el Lizarran antes era un bar “normal” pero para competir con 100 Montaditos y similares tuvo que cambiar y me imagino que sacarle rentabilidad ahora sera mucho mas dificil, ya que antes el precio de la cerveza y el de los pinchos eran el de un bar normal mas o menos. aunque he de decir que la calidad ha empeorado en mi opinion.

    En fin, al menos te quitas un peso de encima.

    • Sí, es un negocio complicado a tope y si has tenido hermanos con una experiencia similar ya sabrás bien por dónde van los tiros. Dejarlo ha sido lo mejor que podríamos hacer. En realidad podríamos haberlo hecho mucho mejor dejándolo antes, pero oye, más vale tarde que nunca.

  12. Beatriz Pastor dice:

    Mi querido hermano Javi,
    Qué artículo tan bonito, sincero, triste y valiente a la vez. Un artículo escrito con todo tu corazón, algo que tenias ahí dentro y que por fin lo has sacado fuera. Y que a gusto que te has tenido que quedar. Pues sois unos campeones, los dos, por haberos lanzado a invertir en un negocio, por haberos arriesgado. Eso habla mucho de quién sois, y de cómo sois. No lo olvides nunca.
    Esto os habrá unido más que nunca, si cabe, y ni me imagino lo que habeis aprendido, y vuestras familias que os han apoyado también.
    Ahora borrón y cuenta nueva.
    Y a vivir, y a acumular memorias buenas, y a disfrutar, que os lo merecéis los dos, mis hermanos tan queridos, Javi y Nacho.

    Beatriz Pastor

    ” Solo una cosa es más dolorosa que aprender de la experiencia, y es, no aprender de la experiencia”

    • Gracias hermanita, ya sabes que sí: nos hemos quedado muy tranquilos tras dar el paso, y ole por lograr que este pequeño infierno no haya hecho más que unirnos más. Borrón, cuenta nueva y a disfrutar del lastre que hemos dejado por fin atrás. ¡Un beso gigante, guapísima!

  13. Claudio dice:

    Dos cosas. Una, que siendo que sabes tanto de informática, no tenía sentido que dedicaras tu tiempo a algo que no requiere tanta capacitación, ni tanto de estar à la page, ni tanta tecnología (léase compre ingredientes, enseñe al personal, pague y cobre).
    Dos: los 100M me parecen muy malos como comida. Atraen con esa general inquietud del ser humano, de conseguir “mucho” pagando poco, pero en cuanto los montaditos llegan a la boca, desilusionan el alma y las papilas gustativas.

  14. Monica dice:

    Leyendo esto me afirmo mas a mi gran orgullo, efectivamente el que no apuesta no gana.
    Con este articulo espero muchos que tengan conocidos pensando abrir franquicias se lo piensen otra vez o te envien un mensaje y te pregunten para que no tengan que pagar el precio de una derrota psicologica y de bolsillo.
    Pero de nuevo estoy tan contenta que habeis cerrado este capitulo y que teneis por delante muchos años de “normalidad”.
    Enhorabuena!

    • Gracias también a ti hermanita, sí lo de las franquicias es telita, pero supongo que habrá de todo y nuestra experiencia desde luego no debería animar a nadie a apostar por un negocio de estos. Pero oye, cada cual es cada cual…

      ¡Besos mil, bonita!

  15. david dice:

    Ánimo Javi, me ha encantado leer tu experiencia y recuerda, en EEUU si no fracasas o te arruinas una vez, nunca llegarás a nada en el ámbito empresarial.
    Ahora llega el tiempo de disfrutar de los tuyos, de tus hobbies y de ti mismo, ya vendrán tiempos mejores y máxime cuando la persona reúne todas las cualidades y aptitudes, como es tú caso.

    Un abrazo fuerte y a seguir siendo el Gran Javipas!!!

    • Mira, justo estaba contestando a otro comentario y poniendo lo de EE.UU. sin haber visto el tuyo, qué curioso 😉

      Como dices, a disfrutar un poquito más -tampoco hay que ponerse dramático, lo demás va realmente bien- y a aprender de la experiencia. ¡Muchas gracias por los piropos -qué barbaridad-, y un abrazo!

  16. A mi me gustan bastante, como solución de restauración, y voy de vez en cuando, aunque como diga un amigo mío, “a comer demasiado pan”.

    conozco otras franquicias de otros sectores por dentro. No sé como será ésta, pero estuve dando una conferencia y otro ponente era el dueño de la cadena, que es de aquí de Valencia.

    Personalmente creo que es un bobo de solemnidad. Iba de winner, diciendo que habia fracasado dos veces y arruinado, y bla , bla… pero vamos. no me gustó ni un pelo.
    A veces la primera impresión es la que cuenta.
    Es mi opinión.

    • Winners de ese pelo los hay en todas partes. El fundador de la franquicia es -entre otras muchas cosas- sevillano , no sé quién dio esa charla pero si era de valencia seguro que no era él. Capítulo casi cerrado, así que ahí lo dejo.

  17. Pingback: Una historia sobre Joylent | Incognitosis

  18. Pingback: 43 castañas | Incognitosis

  19. ManuelV dice:

    Hola, ¿podrías hablarnos un poco mas de tu experiencia? ¿cuales fueron los principales problemas que tuviste? Pensaba que podría generar ingresos a modo de inversión y no un autoempleo.

    Es una lastima que lo hayas cerrado, siempre iba a comer ahí, di con tu post ayer cuando fui y lo vi cerrado 🙁

Comentarios cerrados