Tecnología

Historias de un Centro de Cálculo

Guardo muy pocos recuerdos gratos de mi paso por la facultad -por cierto, a ver si gastan unos euritos en su web-, pero uno de ellos es el del Centro de Cálculo («el CC») en el que pasé más horas de las que probablemente debía. Aquel era el único sitio en el que la carrera tenía un poco de sentido: había ordenadores. (Acabo de ver que el legendario JC sigue al frente, qué fuerte)

De las primeras visitas al CC recuerdo aquellos dos Macintosh Classic que encabezaban el bloque de puestos que había al entrar. Ya eran casi piezas de museo en aquel momento (comencé mi exitosa carrera en la facultad en el 91), así que la mayoría de la gente pasaba de ellos y se iba a los otros maquinones que había: PCs mediocres con MS-DOS y, en una gran parte de la sala, montones de terminales VAX/VMS. Habría como 40 o 50, no sé. Tampoco sé cómo aguantaron tanto, porque si los Macintosh Classic ya eran casi piezas de museo, imaginad esos terminales tontos que casi pertenecían a otra era.

Y aún así dieron mucho juego. Y lo dieron por internet.

Ese es otro de los recuerdos gratos que tengo de la facultad. Fuimos unos privilegiados por tener acceso a internet, pero mis recuerdos de aquel encuentro con la red de redes son borrosos. No conocí internet viendo la primera página web jamás creada. Eso era imposible, porque los que teníamos cuenta en ZIPI, (yo era a910353@zipi.fi.upm.es) no teníamos acceso a una máquina con interfaz gráfica y navegador. Eso era para otra gente, pero luego hablaré de ellos.

Yo conocí internet a través del protocolo FTP. Es mi primer recuerdo de ese contacto con todo lo que podía ofrecerte la red de redes. De repente te podías conectar a un sitio y bajarte un fichero para luego leerlo. La pera. Se rumoreaba que un alumno se había bajado un fichero 1 MB (creo recordar que era el típico «ls-lR» de la raíz con el listado recursivo de todo lo que tenía ese servidor). Se contaba además que se loco había gastado toda su cuota de impresora del mes imprimiéndolo. Tiempos locos. Gente viviendo al límite. Qué os voy a contar.

Era mi exitoso primer año de carrera y con FTP no se podía hacer mucho, claro, pero un buen día alguien nos habló de que en los terminales VAX/VMS se podían usar FINGER y TALK para chatear con gente de otros lados. Evidentemente nadie dijo «chatear». Supongo que diríamos «hablar» o algo así. El caso es que aquello molaba un montón, y allí nos veías a unos cuantos haciendo FINGER a gente de la Escuela Técnica para ver con quién podíamos hablar. Sé que había algún método para ver quién estaba conectado, pero a saber cómo era aquello. Da igual: pirulaba, y efectivamente hablabas con otra persona a través del ordenador. Sin verle la cara. Flipas.

Una cosa que recuerdo de forma aún más borrosa es Gopher, una aplicación que era como un navegador hiperbásico que permitía acceder a ciertos servidores (pocos pero organizados) en modo texto. Se parecía bastante a esta emulación-homenaje que montaron en el CERN con su navegador WorldWideWeb en modo texto, pero aún así era bastante peor. Aquello era un poco patata, y no creo que le sacáramos mucho partido ni que hiciéramos las locuras que hacíamos con FTP o con TALK cuando los usábamos en plan hackers.

El caso es que así transcurrieron aquellos primeros meses en los que ni siquiera recuerdo que hablásemos de internet abiertamente. No creo que entendiéramos qué era aquello ni qué dimensión tenía. No hasta que alguien bajó a uno de los equipos potentillos del CC y se conectó a su cuenta de departamento. Estudiantes de 3º o 4º que tenían ciertos privilegios al estar en esos departamentos como las cuentas chulas de ASTERIX, que es la que más recuerdo. Aquellas cuentas eran la pera.

Así es como por primera vez vi a uno de estos reyes del mambo iniciar sesión en ASTERIX con telnet, supongo, y luego lanzar la interfaz gráfica. Ante mis ojos, el milagro.

El maravilloso, prodigioso y milagroso CDE. Si os suena ese dock de abajo, es porque Mac OS X se lo copió a este entorno alucinante (en parte, NeXTSteip ya usaba una barra similar). Todos copian a todos. Fuente: Wikipedia

Aquello era la pera para quienes como nosotros, grupo de nerds que pasaban demasiadas horas en el CC, acostumbrábamos a lidiar con la línea de comandos. Pero es que la cosa no se quedó ahí. Un buen día alguno de estos pollos fue más allá y nos mostró por primera vez lo que era un navegador.

Fue Mosaic, el navegador que el NCSA lanzó en 1993. Supongo que lo vi en mi exitoso segundo año de carrera, pero no recuerdo la fecha: solo recuerdo que de repente todo cobró sentido. Todos queríamos aquellas cuentas, pero claro, nunca las conseguimos. Afortunadamente dos o tres años después lo de navegar por internet desde la facultad con un navegador estaba más o menos disponible para todos. Me suena que era con cuentas en máquinas Unix en las que teníamos hasta nuestra sesión con interfaz gráfica. Sí. así era, me empiezan a llegar recuerdos maravillosos con aquel fvwm con el que como imaginaréis hacíamos locuras en plan hackers totales.

Recuerdo una de ellas: un compañero (¡si me lees saluda, David M! ) logró cambiar el gestor de ventanas por defecto, que creo que era fvwm, y utilizar amiwm, en plan guiño al ordenador que ambos manejábamos en aquella época, el Amiga. Loco a tope. Nerd.

Aquello, claro, empezaba a molar, pero dudo que ninguno de nosotros pudiera entender el alcance de aquello una vez más. Ni entonces ni algo después. La última historia es de 1999, cuando estaba en mi séptimo u octavo exitoso año de carrera (tardaría unos cuantos más en acabar). Dominábamos ya internet a tope y por aquel entonces Altavista era de lejos el mejor buscador que existía en internet. Y entonces recuerdo que David M. se acercó y me dijo algo tipo:

— ¿Has visto cómo mola lo de Google?

— ¿Gúgl?

— No, hombre no. Google. Mira.

Creo recordar que la primera vez que vi Google era algo así.

El resto, como suele decirse es historia. Otra historia.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • OnePlus 7 Pro: el nuevo pepino de esta fabricante. 6,67? 90 Hz, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, 256 GB capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara retráctil frontal de 16 MP, lector bajo pantalla, batería 4000 mAh. Tremendo por 666 euros en GearBest.
  • RiME: el juego de Tequila Games distribuido por Epic Games se puede conseguir gratis en Steam. Es un juegazo, dicen los críticos, así que a por él.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 182,13 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 148 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 165 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • Xiaomi Mi 9 SE: la versión ‘compacta’ del telefonazo de Xiaomi, 5,97?, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara triple (48+13+8), 3.070 mAh, lector huella bajo pantalla. Está a 267,24 euros en Banggood con el código 5BGM96SE
  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 458,64 euros en AliExpress.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 495 euros en GearBest
  • Lenovo IdeaPad 330-15ICH: atentos a la configuración. 15,6? FullHD, Core i7-8750H, 16 GB de RAM (uauh), 1 TB HDD, 256 GB SSD (uauh uauh), y una GTX 1050 para jugar. Teclado español, sin sistema operativo. Brutal por 799,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3,01 euros en Amazon, perfecta para este equipo que se venden sin sistema operativo
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Auriculares inalámbricos Xiaomi AirDots TWS: los competidores económicos de los AirPods de Apple con Bluetooth 5.0, 4 horas de autonomía y 12 más en el estuche, control táctil. Están a 20,60 euros en Banggood con el código BGredmi666.
  • Tarjeta gráfica RVGA RTX 2070: una súper tarjeta gráfica para jugar con 8 GB de memoria GDDR6, arquitectura Turing (raytracing, DLSS) y margen para jugar a tope en cualquier juego. Está a 516,65 euros en Amazon. Incluso más barata (450 €) en sección «Nuevos».
  • Kit Arduino: una placa UNO R3 compatible con Arduino y el kit Freenove RFID con un tutorial de 252 páginas y 49 proyectos distintos, buena idea para niños. Está a 29,95 euros en Amazon. Y si queréis ir aún a más creatividad, este pack de 37 sensores para ARDUINO es brutal, está a 18 euros en Banggood.
  • Xiaomi Mi 9: atentos a la bajada brutal de precio. 6,39», Snapdragon 855, 6 GB / 64 GB, cámara triple (48+16+12), lector de huella en pantalla, carga rápida e inalámbrica. Está a 362 euros en Banggood con el código BGMI964.
  • Nintendo New 2DS XL: es el modelo más grande y actualizado de la portátil de Nintendo: tiene doble cámara trasera y una frontal, y es compatible con los juegos de la Nintendo 3DS. Está a 133,90 euros en Amazon, regalo comunión perfecto.
  • Battlefield 1 (Xbox One): mi juego favorito desde hace tiempo, está en ofertón y regalan el ‘Battlefield 1943’. Está a 1,59 euros en CDKeys
  • Gimbal Xiaomi Mijia SJYT01FM: un gimbal para grabaciones con una estabilización perfecta. Pesa 340 gramos, buena construcción y tomas perfectas para estas vacaciones con el móvil. Como si fueras un pro. Está a 73 euros en Banggood con código BGSJYT01FM
  • Pendrive USB Toshiba 64 GB: una llave USB con interfaz USB 3.0 súper rápida, hasta 150 MB/s y con 64 GB de capacidad. Muy buena opción por 8,99 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi Air 12: el pequeño de Xiaomi con 12,5? Full HD, un Core M3-7Y30, 4 GB de RAM, 128 GB de SSD, Windows 10 y teclado en inglés, estupendo por 484 euros en Banggood con el cupón BGXM469
  • FIFA 18 PS4: la edición del año pasado sigue siendo un gran juego, sobre todo a 7,80 euros en Amazon. Para la Xbox One, a 13,99 euros.
  • Chuwi HeroBook: un portátil muy modesto y muy barato: 14,1» (1366×768), Atom X5-E8000 (quad-core), 4 GB de RAM, 64 GB eMMC de capacidad (con M.2), Windows 10, teclado en inglés, salida Micro HDMI, 2xUSB3.0. 165 euros en Banggood con el código BGCH510
  • Tarjeta gráfica NVIDIA GTX 1650: fabricada por PNY, perfecta para jugar a 1080p a 60 FPS. Supera a la 1050 Ti en un 33% de rendimiento y su precio es brutal, 122 euros en AliExpress Plaza con código «plazaoff«, envío desde España, 2 años de garantía.
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 268 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal. La versión con 128 GB de capacidad está algo más cara pero esos gigas más son muy chulos. Está a 313 euros en Banggood con el cupón 5BGM9SE
  • Office 2019 Professional Plus: licencia para un PC, solo para Windows 10, licencia perpetua, envío del código de licencia por correo. Se dan instrucciones para descarga, instalación y aplicación. Está a 11,10 euros en Amazon.
  • SSD SanDisk 480G: y si queréis más capacidad, esta opción es aún más asequible con sus 480 GB de capacidad, un disco SSD SATA III con hasta 535 MB/s de velocidad de lectura. Está a 58 euros en Amazon
  • Xiaomi Airdots Pro: la versión mejorada de estos auriculares, con control táctil, más autonomía, mejor conectividad y más calidad de sonido. El diseño recuerda a otros… ? Están a 45,88 euros en AliExpress con este cupón
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,61 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 comentarios en “Historias de un Centro de Cálculo

  1. José luis sanchez dice:

    Dios, que recuerdos .
    Yo iba alli ( de tapadillo, pues no era alumno ) a conectarme a compuserve , no recuerdo como habíamos conseguido acceso, y nos bajábamos software que luego compartíamos por las BBS ( seguro que tienes una historia sobre esto .. ) para así ser los más populares en ese fanststico mundillo de los sysops, cosysops y foros.

    Si, el C.C. Que recuerdos

    • Qué curioso, ¡¡infiltrados en el CC!! En cuanto a las BBS, cero historias. Pasaron por mi vida como de refilón, creo que jamás llegué a conectarme a una 🙁 diría que eran justo «lo anterior a mi era», porque no tuve módem hasta bastante tarde y en la facultad ni sabía que se podía conectar uno a las BBS. Malditos frikis infiltrados amantes de las BBS 😛

  2. mbaz dice:

    Buf. Yo empecé en el 87, en la escuela de industriales de Gijón. hasta tercero no teníamos informática, pero no sé cómo conseguí cuenta en el VAX cuando estaba en segundo. Finger y talk, ni me acordaba. ¡Qué bueno!

    Poco después empecé a colaborar en el área de medios continuos (diseño estructural) y ya fue la explosión. IBM PC-AT, Mac, una estación de trabajo Textronix con pantallón Trinitron de 19′ e interfaz gráfica, estaciones HP-UX… Conservo grandes y competentes amigos de esa época. Uno ha acabado siendo mi socio en proyectos de los que hablaremos dentro de otros 25 años como ahora de internet. Otro, responsable de que un periódico de alcance mundial se pueda leer en la web todos los días. Otro, responsable tecnológico de uno de los grandes del IBEX35…

    Precisamente en la Textronix usé por primera vez Mosaic, en el 93. Menos mal que ya estaba acostumbrado al hipertexto gracias a Hypercard en el Mac.

    En fin batallitas de abuelo…

    • Recuerdo ver a un profe con una trinitron de 19 también en su departamento y una cuenta con HP-UX con CDE. Aquello era como del futuro 😉 Veo que te juntaste con gente inquieta, caray. De mi época en la facultad conocí a mucha gente pero que yo sepa todos nos hemos quedado en nivel currito.

      Y sí, son batallitas de abuelo cebolleta, pero mola comentarlas de cuando en cuando. Que nos quiten lo bailao!

  3. Alex (b940086) dice:

    Asterix era el IBM RS6000 del que colgaban los terminales X que tenían Netscape Lara navegar y solo tenias cuenta en tercero con las prácticas de Cálculo Numérico y después en 4° en Arquutectura para las prácticas de Microporcesadores porque tenía el emulador de M68000.

    • Carallo qué control Álex. No recuerdo haber tenido prácticas en numérico, y las de arquitectura no recuerdo tampoco que se hicieran con el M68000, me extraña porque yo por entonces tenía el Amiga 1200 con una 060 montada, así que probablemente me hubiera venido muy bien para eso. Pero igual las hice más tarde que tú y eran otras, es bastante probable porque tardé un huevo en ir avanzando.

  4. Iván López dice:

    Buff, qué tiempos. Yo era «e97» y recuerdo que estábamos todo el día en los terminales enviándonos emails. Cada vez que leías «Ean mail at zipi» te ponías nervioso…
    Eso y navegar en modo texto con Lynx, el ftp que has comentado, los grupos de news,… Y luego, las cuentas en otras máquinas mucho más potentes para hacer prácticas: Asterix, Batman, Merlin,…
    ¡Qué tiempos!

    Saludos, Iván.

    • Ostras «Ean Mail at ZIPI» era un clásico, sí. Aquella fue también mi primera dirección de correo electrónico. Gracias a ella, de hecho, empecé a hablar con un estudiante de la UPC que fue en gran medida responsable de que ahora esté donde estoy. Me ofreció mis primeras colaboraciones en Amiga.InFo, la revista que montó con un compañero suyo de allí.

      Los nombres de las máquinas de la facul, por cierto, eran estupendos. Aunque no aprovechasen los héroes de Mavel, ahí estuvieron poco visionarios de quién se llevaría el gato al agua 😉

  5. Luis dice:

    JaJaJa…Según lo voy leyendo me van viniendo a la cabeza un sinfín de recuerdos idénticos. Incluso soy algo más precoz ya que yo comencé la carrera en 1989 y lo mejor de todo sigo trabajando en uno de ellos…si, trabajo en un CPD y en la parte de redes así que te puedes hacer una idea de los recuerdos que me trae la lectura de tu post.
    Hacía MUCHO tiempo que no oía a nadie hablar de GOPHER, creía que ya nadie lo conocía…
    Sería divertido una reunión de «Incognitosis nerds-followers» contando batallitas de este tipo…
    Un placer saber que no somos «tan raritos» o que no estamos sólos…

    • xDD Qué gracia! No sabía que había tanto ex-UPM por aquí, qué bueno. Podíamos crear un grupo rollo «Yo también sobreviví a Montegancedo» o «Montegancedo’s Hell’ 😛

      Yo recuerdo Gopher pero como súper cutre y limitado, como ha dicho Iván afortunadamente alguien nos descubrió Lynx, que se podía usar en los terminales VAX/VMS, y aquello tenía mucha más gracia, claro.

      ¡No estamos solos, no estamos solos!

  6. En el 92 mi profesor colgó el examen de la asignatura en el FTP una semana antes del examen y en las clases insistió para que fuéramos a probar por nuestra cuenta … nadie fue esa semana con el agobio de los exámenes y perdimos la oportunidad de sacar un 10!!!

    • xDD Luego estarían las historias de los enunciados de los exámenes. En algunas asignaturas recuerdo que solo leer las dos o tres páginas de los enunciados (para entenderlas bien) me llevaba mi buena media hora. Qué horror de pruebas maratonianas de 4 o 5 horas, ya ni recuerdo las burradas que hacían allí.

  7. Francisco Branch dice:

    Tremenda publicación nostálgica 🙂
    Yo llegué un pelín más tarde a esto de internet, con el IRC y demás.

    ¿Para cuándo unas camisetas negras con la leyenda «IncogNERDtosis»? 😉