Tecnología

Alexa y la condena de los jardines amurallados

·

Reyes Magos 2020. En casa ha aparecido como quien no quiere la cosa un Amazon Echo Dot, un aparato infernal que igual sus majestades no saben que yo no veo con buenos ojos. El tema es que como son muy avispillas se han dado cuenta de que mis niños querían poder escuchar las canciones que les gustan de forma cómoda.

Ahí admito que los pequeños altavoces inteligentes son una buena opción, así que la idea de los Reyes es aceptable: lo colocas en la habitación, configuras la cuenta de Amazon y a tirar millas. ¿No?

No.

El problema del Amazon Echo Dot es uno que yo no había tenido en cuenta al escribir la carta a los Reyes Magos: resulta que este altavoz se lleva bien con Amazon Music y medio se ajunta con Spotify, Deezer o Apple Music. De YouTube Music —que de momento es lo que usamos en casa— no quiere ni oir hablar.

Como digo a pesar de mi sabiduría infinita no tenía ni idea de esto, así que tras levantarnos esta mañana a las 8 AM —hemos aplacado a las fieras durante una hora y pico, pero ya no había forma de dormir más— me he puesto a investigar un poco y rápidamente me he dado cuenta del pastel. Se supone que de hecho hay formas de conectar el Echo Dot a YouTube, aunque no están destinadas a usuarios finales. Hay que hacer una serie de historias con la consola de desarrolladores de Google y la de Amazon.

Lo explica por ejemplo muy bien un youtuber llamado Paul Hibbert aquí, y aunque he seguido el tutorial de principio a fin, el resultado es nulo. Quizás por el idioma (no reconoce mi perfecto español y tampoco mi cuasiperfecto inglés) o quizás porque Amazon trata de capar estas cosas rápido. El caso, insisto, es que a mí no me ha pirulado y no tengo muchas ganas de perder el tiempo con esto.

Tras perder un ratito con eso he perdido otro ratito tratando de configurarlo con Spotify, pero solo puedes enlazar el servicio si tienes cuenta Premium, algo que no se cumple en mi caso. Al final hemos optado por lo que Amazon quería: vinvular el Echo Dot no a una nueva cuenta limpia de Amazon, sino a la cuenta que usamos para Amazon Prime en casa.

No me mola nada, sobre todo porque esa cuenta tiene asociada una tarjeta en la que podría haber gastos insospechados, pero al menos es cierto que así la cosa funciona más o menos. Y digo que más o menos porque al pedirle que ponga música de M-Clan ha puesto bien la primera canción y luego ha empezado a poner música que desde luego no era de M-Clan. Tras decirle diez veces «Alexa, siguiente» me he cansado y he pasado a una lista de reproducción distinta que más o menos ha tirado.

Mi queja no es con el dispositivo, ojo. El sonido está bastante logrado para un cacharro tan pequeñito, y lo cierto es que el reconocimiento de órdenes de voz es estupendo. El problema es que odio estos jardines amurallados, y de hecho pensé que no habría problemas cuando por ejemplo el Chromecast ya se lleva bien con Amazon Prime Video y el Fire Stick ya se lleva bien con YouTube. Eso no es cierto (al menos de momento) en el caso de los servicios de música en altavoces inteligentes, y es una verdadera patata.

El problema, claro, no es solo del Echo Dot o de cualquier otro dispositivo de la familia Amazon Echo. Tampoco del Home Mini (que creo que tampoco se lleva bien con Amazon Music).

El problema es de los malditos jardines amurallados.

Cada cual —lógicamente— quiere que el usuario de turno lo haga todo con sus aparatitos, sus serviciitos y sus aplicacioncitas. Que no salga del redil y lo pueda encontrar (casi) todo en su bonito ecosistema. Y el problema es que eso limita opciones. Y las opciones siempre, siempre, siempre, son buenas.

Así que, Reyes Magos, no sé qué decir. Para 2021 voy a poner en mi carta a Sus Majestades que a ver si pueden romper esos jardines amurallados y lograr que todos se lleven bien con todos para que sea el usuario quien decida.

Igual es pedir demasiado. Maldición.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

18 comentarios en “Alexa y la condena de los jardines amurallados

  1. Eduardo dice:

    Feliz día de reyes, Intuyo que ya lo habrás hecho, pero por si acaso te recomiendo desactivar las compras desde el dispositivo, tarea que se puede hacer desde el móvil que hayas usado para la configuración, en la sección de opciones. Así nos quitamos sustos. Yo casi tengo uno con mi sobrino de 2 años que no sabía lo que estaba haciendo…

  2. Iván López dice:

    Ya te han comentado que se pueden desactivar las compras por voz.
    Respecto a Spotify, tienes dos opciones:
    – Puedes usar la app de Spotify en el móvil/ordenador y usar el Echo como altavoz bluetooth.
    – Hace poco anunciaron que en breve se iban a poder usar cuentas gratuitas de Spotify.

    Saludos, Iván.

  3. Trufeitor dice:

    No sólo creo que pedir el derribo de las murallas va a ser demasiado, es que me parece que las empresas van a hacer esas murallas cada vez más infranqueables siempre que puedan.

    P##a vida…

  4. Gustavo dice:

    Buenas,

    he podido probar con un Sonos One, la experiencia de tener a Alexa durante casi un año y la verdad, no fue positiva. Tanto es así que ahora he activado Google Home (en el Sonos puedes activar los dos).

    La experiencia es que Alexa se activa mucho accidentalmente. Tanto es así que un niño de menos de 5 años la activaba sin querer en varias ocasiones. Algunas veces de forma ridícula. Luego tienes el problema de que Spotify sólo lo puedes vincular si es Premium (no era mi caso). El Amazon Prime Music (no Unlimited), es cómodo porque no tiene publicidad, pero en mi caso el problema fue que Amazon no tiene el catálogo de Spotify, y algunos álbumes no existían. No tiene que ver con la modalidad de la suscripción sino con que realmente no están en el catálogo de Amazon.

    Hace días he activado Google Home (a pesar de mi antipatía por Google). Y la verdad es que hasta el momento no ha habido activaciones accidentales. Quizás sea porque se requieren pronunciar 4 sílabas para activar «Ok Google» en vez de 3 «Alexa». Puedes vincular un Spotify free. Pero los problemas están viniendo con la invocación de órdenes, bastante más limitado comunicarse con el cacharro y pedirle cosas, que con Alexa.

    Para lo demás, la verdad que los veo todavía con una utilidad muy limitada. Lo de controlar bombillas o persianas por la voz, no es para mí. Y realmente el resto de funciones me parecen bastante irrelevantes.

    Sin más. Un aporte.

    Saludos y Feliz Año.

    • Bien por esa experiencia, curioso que el reconocimiento de voz de Google sea peor, precisamente en el móvil lo pilla todo (al menos a mí) bastante bien. Efectivamente el catálogo de Amazon Music parece peor, probaré unos días y veré qué hago porque al final acabamos devolviéndolo y sustituyéndolo por un Google Home Mini (o por ninguno)

  5. Alberto dice:

    Buen día, hice el tutorial mencionado, y eh de decir que me funcionó y realmente es una gran alternativa al uso de servicios como Spotify o Google play music (es el que yo uso). Aunque no los sustituye.
    Mi experiencia con echo ah sido buena a casi un año se tenerlo.

  6. Land-of-Mordor dice:

    A mí me llegó un correíllo de Google antes de Navidad diciendo que por ser suscriptor de GMusic/Youtube Music (uno todavía no sabe muy bien en qué servicio está suscrito XD) me regalaban el Nest Home Mini (creo que se llama). Como a caballo regalado, si sale malo, está la opción de familiar o Wallapop, lo acabé pidiendo y hemos estado tonteando un poco con él durante unos días.

    El sonido bastante potente y claro para el tamaño del aparatito (ahí no había sorpresas porque desde hace unos añetes tengo un altavoz-despertador blueooth Divoom que es una pequeña maravilla en sonido muy compacta). Se configura automáticamente con Youtube Music, pero puedes cambiarlo a GMusic sin problemas y también puedes hacer que use por defecto un altavoz bluetooth «tonto» como salida de audio (aunque eso apaga el sonido del Home Mini). También te deja vincular Spotify y Deezer y creo que otros servicios (Netflix por ejemplo si tienes un Chromecast). También se lleva bastante bien con las bombillas inteligentes de Xiaomi y la aspiradora (sólo es vincular la cuenta de Xiaomi Home y todos los dispositivos compatibles aparecen vinculados). La única pega es que la LG con WebOS (creo que 3.5 o 3.8) no es compatible con el aparatito.

    En resumen, no deja de ser una curiosidad y una «pijería» hoy en día, pero te da una idea de lo que puede traer el futuro tanto para lo bueno como para lo malo. Si no llega a venir regalado no lo hubiera comprado y si la opción viniera incluida en otro producto, no sería para mí algo definitivo para decidir la compra. Pero lo que sí me ha quedado claro es que si bien los asistentes de voz no tienen mucho sentido en el móvil o en el ordenador, sí tienen razón de ser en altavoces inteligentes con o sin pantalla.

    • Bien por esa experiencia Land, parece que el Google Home Mini es más adecuado para mi situación, puede que acabe como decía cambiando el Echo por ese (si es que al final no devuelvo este también y me quedo sin altavoces). Saludos

      • Land-of-Mordor dice:

        Si no tienes ninguno no te pierdes mucho, pero nunca está de más probarlos (más si no te cuesta un euro hacerlo) si tienes la posibilidad de que se relacione con otros dispositivos en la casa. Porque para música y que te responga a preguntas fáciles yo diría que no merece la pena (opinión personal).

  7. Lambda dice:

    Pero, honestamente, ¿son estos altavoces algo REALMENTE útil?

    Porque vamos, lo veo como otra cosa que va entre ocio y domótica de «postureo».

    Los asistentes de voz tienen bastante sentido en vehículos y teléfonos, e incluso en workstations (buscar por Cortana y abrir otros programas, p.ej: Skype/Hangouts/Slack con Voice Dragon mientras tecleo un artículo o estoy metiendo zarpa al WordPress, etc). Con dos monitores es una delicia hacer eso.

    En ocio, la cosa se difumina: suelo tener un altavoz Bose en el salón que mi móvil con Tasker al entrar ya se conecta él solito, y ya poner Spotify o cualquier podcast es casi inmediato. Incluso usando el Ok Google si se desea. Para los invitados dejo un código QR ahí impreso que los conecta al altavoz o al home cinema de la tele.

    De algún modo, ya los móviles son el micro suficiente para esto, y no me fío de tener un altavoz «inteligente» pero peor y con menos posibilidades del que ya tengo. Y encima con «peleas» entre esas empresas de la tecnología…

    Al final, es un poco capricho eso, no? Como quien se compra un ereader leyendo solo un libro al año o ni eso xD.

  8. Pingback: Tengo un altavoz inteligente en casa pero me da miedito usarlo – Radio Región

  9. Pingback: Tengo un altavoz inteligente en casa pero me da miedito usarlo - Tec Ofertas España

Comentarios cerrados