Tecnología

Los marcos digitales vuelven a molar

·

Hace más de un año le daba la bienvenida (de nuevo) a los marcos digitales. Era una bienvenida más bien fría, porque en realidad no volvían los marcos digitales como tales: llegaban las pantallas inteligentes, y entre sus funciones estaban las de mostrar fotos de una biblioteca en la nube.

El Google Home Hub (ahora rebautizado a Nest Hub) era un buen ejemplo de ello: se conectaba a tu cuenta de Google Photos e iba mostrando fotos de ella en su pantallita. En The Verge lo ponían por las nubes, y el editor decía que incluso si no hiciera nada más, los 109 euros que cuenta compensarían solo por esa función.

Con los Amazon Echo Show, lo mismo: como explican aquí, metías las fotos que quisieras en el servicio Amazon Photos (o en tu cuenta de Amazon) y a tirar millas. Diría que los dispositivos basados en el software de Google (Lenovo y su Smart Display es otra opción) son superiores aquí, pero como la parte del asistente de voz y el propio altavoz también pueden importar, en conjunto la cosa puede estar más disputada.

Pero claro, igual no quieres una pantalla inteligente. Igual no quieres un omnipresente asistente de voz por ahí pegado. Igual solo quieres un marco digital de fotos sin más. Uno simplón, uno de andar por casa. Uno tontaina que haga solo lo que se supone que debe hacer un marco de fotos digital. Ya sabéis: mostrar fotos y ya.

Afortunadamente hay fabricantes que siguen apostando por este tipo de dispositivos. Son fabricantes de los que probablemente nunca has oído hablar, pero hay unos cuantos en Amazon: este modelo de 8 pulgadas de la célebre Crosstour está a 38,99 euros (la resolución no está mal, 1.200×800) y este modelo de un gigante como SeeKool de 10 pulgadas está a 49,99 euros (1.024×768).

Cuanto más grandes más caras, y cuanto más resolución más caras también., y por ejemplo esta tercera opción de 17 pulgadas (un tamaño ya muy decente) está a 169,99 euros con resolución Full HD. En la descripción este está aún más pintón porque por lo visto tiene sensor de movimiento y no se enciende si no detecta que hay alguien que ha pasado y podría verlo (eficiencia al poder), y además tiene hasta montura de pared.

Ojo: no tengo ni idea de qué tal serán en cuanto a calidad o prestaciones ninguno de ellos, pero son ejemplos de lo que os podéis encontrar ahora mismo por ahí. Parece como si los fabricantes grandes no estuviesen interesados en este tipo de cosas, así que si queréis un dispositivo de marcas conocidas tendréis que dar el salto a las citadas pantallas inteligentes, que como digo tienen esta función de marco digital como una de sus muchas prestaciones, pero probablemente no como la principal.

O quizás no. Muchas Smart TV actuales permiten conectar una unidad USB y crear una presentación de diapositivas con las fotos que haya dentro. La máxima expresión de ese concepto es probablemente la Samsung The Frame, una tele 4K (mola) pensada para colgar de una pared y cuyo diseño precisamente encapsula la pantalla en un marco muy similar al que tendría cualquier cuadro o foto de gran formato.

La idea de Samsung es la de mostrar en ella tanto obras de arte —tiene un Art Mode— como fotos, y desde luego el concepto es singular y aprovecha también ese sensor de movimiento que apaga la tele cuando te vas para no gastar energía. El modelo de 43 pulgadas (2018) tiene un precio de 581,62 euros en Amazon (la versión de 49 sale por 1.005,93 euros), lo que teniendo en cuenta lo que cuesta esa de 17 de antes no es mal precio. Son además Smart TVs 4K muy pintonas, y de hecho la familia de 2019 mola mucho y hay variante de 65 pulgadas (1.599 eurazos) por si os va lo de ver la tele, las fotos y las obras de arte a lo grande 😉

Lenovo también se ha apuntado a esta idea aunque con una propuesta algo más modesta: acaban de presentar en el CES el llamado Smart Frame, un marco digital con una pantalla de 21,9 pulgadas con resolución FullHD que por 399 dólares permite contar con esa opción de un gran marco digital que solo es eso pero que da el pego con ese marco alrededor que realmente es pintón. Eso sí: no llegará hasta agosto de 2020.

La alternativa, claro, es montártelo por tu cuenta. Si sois un poco mañosos y os gustan estas cosas, hay unos cuantos tutoriales por ahí que permiten que os construyáis algo parecido a lo que hacen Samsung o Lenovo a un precio mucho más económico.

La cosa no tiene mucho secreto: la clave está en usar monitores asequibles que eso sí, tendremos que desmontar para que acabemos solo usando el panel y la circuitería, que además acabaremos conectando a una Raspberry Pi para que sea este pequeño y prodigioso miniPC el que controle al final el funcionamiento de todo el marco digital que tú mismo te montas.

Como digo los tutoriales están por todos lados. Aquí tenéis un excepcional ejemplo hecho con un monitor de 24 pulgadas, pero como digo hay otros como este o este que llegan a un resultado más que digno haciendo un poco de bricolaje electrónico. Configurar la Raspberry Pi para programar funcionamiento es sencillo, y hay hasta aplicaciones móviles como Framen para iOS y Android que permiten enviar fotos vía streaming. Buscando este tipo de cosas me he encontrado con este blog que está totalmente dedicado a este tipo de proyectos, por si queréis echarle un vistazo.

Es curioso, pero con la cantidad de opciones que existen hoy para que los grandes hagan algo parecido, las opciones por parte de esas grandes tecnológicas son más reducidas de lo que deberían ser. Afortunadamente hay muchas otras opciones en este ámbito, así que si estábais pensando en añadir uno de estos marcos en casa, ahí queda eso.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

8 comentarios en “Los marcos digitales vuelven a molar

  1. Jabitxu dice:

    Joe, que complicaciones.
    Yo tengo el chromecast en la tele de 42″, vinculado a un album concreto de Google Fotos, donde voy metiendo las (miles) fotos que merecen la pena.
    Si estás viendo la tele, no estás viendo fotos, así que no hay problema.
    Si la tele se queda encendida y salta el fondo dinámico del chromecast, cada vez que pasa mi suegra por delante, se queda embobada, y encantada. Viendo fotos desde hace 20 años, y a ese tamaño :-D.
    Y no hace falta comprar ningún nuevo aparatito. O si te sobra una pantalla, y quieres ponerla como un cuadro, pues lo mismo. Te sirve igual.

    Con el fondo del artículo estoy muy de acuerdo. Mola.

    • Es otra opción, desde luego. Soy bastante anti Google Fotos y por eso el Nest Hub no me va, por ejemplo, y tu solución, aunque cómoda, tampoco.

      Pero es una opción. Fácil, cómoda, sencilla. Se trataba de hablar de alternativas para unos y otros, sin más. Bien por el apunte, mola también.

  2. Land-of-Mordor dice:

    Si el tiempo y las ganas acompañaran, sería una buena idea para reutilizar el panel de un viejo portátil (seguramente consumirá menos que un monitor de sobremesa), con una RPI y poco más…

  3. Jose dice:

    Yo quise convertir un ipad 3 abandonado por casa, para convertirlo en un marco digital…..
    Al final lo único que conseguí fue bloquearlo, por no recordar la contraseña que utilizé en su momento en icloud ……

  4. Hace un par de veranos me monté un smart mirror con una raspberri pi 3+, un monitor de 24 pulgadas de segunda mano (con altavoces integrados) y un espejo de dos vías. El marco me lo monté yo, y quedó una especie de espejo vertical de unas 32 pulgadas. Le monté la función de servir como despertador, muestra datos de todo tipo (cotización del bitcoin, mi google calendar, el tiempo, esas cosas) y también puede ser marco de fotos. Hasta alguna vez produje vídeos de youtube, con sonido y todo. Pero, la verdad, al final tener los datos en crudo en el espejo es lo que termina siendo útil. Lo de las fotos es bonito… pero o las miras, o no las miras. Y lo normal es que, vistas una vez durante un rato, no las vuelvas a mirar.

Comentarios cerrados