Tecnología

Las cinco redenciones de Apple

·

Este 2019 ha sido un año en el que Apple ha hecho cosas obvias. No ha hecho cosas alucinantes, o cosas de esas que «lo cambian todo». Simplemente ha hecho las cosas que queríamos que Apple hiciera.

El párrafo no es mío, me temo. Se lo he robado a Dieter Bohn, estrella rutilante de los vídeos de The Verge, que iniciaba así el análisis de MacBook Pro. No hablando del equipo como tal, sino de lo que le rodea.

Y lo que le rodea, amigos míos, es una Apple que busca la redención.

Hasta yo, hater de los haters que soy especialmente crítico con esta empresa —quizás, entre otras cosas, porque otros muchos no lo son— debo admitir que la cosa ha cambiado en 2019. Dieter hablaba de esos pasitos hacia la redención, algunos de los cuales yo mencionaba hace un par de meses cuando decía aquello de que esta Apple me gusta un poquito más. Son ya unas cuantas las cosas que la empresa ha hecho para corregir el camino de años pasados, y yo diría que las más destacables son las siguientes:

  1. iPadOS: este lanzamiento que convierte a las tabletas de Apple en productos cada vez más estupendas para producir y no solo consumir. La llegada del soporte de unidades USB, de un navegador más potente o de ese soporte parcial del ratón fueron estupendas noticias que se sumaban al lanzamiento de un iPad básico en edición de (2019) que soportaba no solo ya el Apple Pencil, sino la funda Smart Keyboard. Otra cosa es que el iPad de 32 GB cueste 379 euros (un precio casi aceptable) y que el lápiz y el teclado cuesten unos ridículos 278 euros, pero oye, la opción está ahí.
  2. Mac Pro: que está a punto de estar disponible y que propone un formato y unas prestaciones que por fin satisfarán a los más usuarios más pijos ambiciosos y con más necesidades. Es un equipo que yo creo que no vale la pena —tirad con un Hackintosh (con un Ryzen 9 3950X si es posible), queridos, que os ahorraréis un dineral aunque os cueste algo montarlo—, pero al menos corrige muchos de los fallos de ese bonito cubo de basura que Apple lanzó en 2013. No llamaría al Pro Display XDR ni a su ridículo soporte puntos álgidos del año de Apple, y me da a mí que estos son herencia de tiempos pasados porque me parece un producto equivocado en casi todo de principio y fin.
  3. iPhone 11: con los nuevos súper teléfonos de Apple la cámara volvía a ser súper tope de gama —creo que solo el P30 Pro y el Pixel 4 compiten ahora mismo— y en los que además había otra mejora aún más llamativa que también ha contagiado al MacBook Pro de 16 pulgadas: la batería crece porque tanto en el móvil como en el portátil el grosor también lo hace. Fantástico.
  4. AirPods Pro: una iteración mucho más ambiciosa de los AirPods que cambia diseño -más ergonómico- y mejora prestaciones con protagonismo claro de la cancelación de ruido. Esa opción los pone al nivel de otros auriculares de gama media-alta y se justifica así un precio enorme que cuidado, probablemente sea una inversión que os dure 2 o 3 años funcionando decentemente, como sucede con los anteriores AirPods (y supongo que con otros rivales de este segmento) por el problema de la degradación de baterías.
  5. MacBook Pro 16″: todos los que lo han analizado parecen muy contentos por un equipo que parece poner punto y final al problema con los teclados y que también presta atención a detalles demandados. Pequeñas tonterías —que Apple casi nunca descuidaba antes— como devolver la tecla Esc o los cursores en forma de T invertida, y que se unen a unos altavoces que hacen «que te explote la cabeza» (no sé si usáis mucho los altavoces del portátil, yo no, pero bien por ellos), a una mejor refrigeración y sobre todo, como decía, a esa mayor batería al hacer el equipo más gordito.

Algunos meterán en ese saco a otros productos como el Apple Watch Series 5, pero no creo que una iteración tan reducida en mejoras lo merezca. Pero oye, si queréis, metedlo en plan bonus.

No sé. Es como si Apple se hubiera dado cuenta de que su reputación se venía un poco abajo y se ha dedicado a enmendar el camino de una vez. Casi nadie parece haberse dado cuenta —sí lo ha hecho MacWorld— de que esa redención coincide con otro hecho importante de este 2019 en Apple: Jony Ive se ha pirado —hasta nunca, chavalote—, y es como si tras su marcha Apple hay podido respirar hondo y hacer las cosas que la gente les estaba pidiendo que hicieran. No sé si Ive tenía tanto poder como para frenar este tipo de cambios, pero sé que estaba obsesionado con la delgadez y la ligereza y eso llevaba a compromisos que como se ha podido ver acababan perjudicando a los productos que Apple sacaba al mercado.

No todo es de color de rosa, ojo. Apple sigue teniendo problemas en el ámbito del software: Siri no avanza y por ejemplo los problemas con iOS 13 han sido tan patentes que han acabado anunciando que en iOS 14 se centrarán en hacer que iOS sea más estable y fluido en lugar de añadir muchas chorraditas más. Están también los escándalos con sus Apple Card, de las puede que no sean completamente culpables —el algoritmo lo controla Goldman Sachs— pero en las que desde luego tienen su responsabilidad. Luego están eso de la estúpida manía de ponerle a todo el «Pro» por las buenas o, claro, lo de lanzamientos mediocres como los de Apple Arcade o Apple TV+. Ambos me dejan frío, pero al menos mejoran el desastre de Apple News+. No todo puede ser perfecto ni siquiera en las doradas colinas de Cupertino.

Sea como fuere, insisto, esta Apple tiene su puntito. Parece que escucha a los usuarios. Parece que quiere ofrecerles lo que ellos demandan. Parece que quiere enmendar el camino.

Eso me da esperanzas de un 2020 estupendo para los chicos de Cook. Supongo que habrá MacBook Pro 14 para sustituir al 13, supongo que habrá iPhone SE 2, y espero que haya MacBook Air para corregir estos problemas, pero lo que ya no espero demasiado, sobre todo tras los comentarios que han hecho sobre iOS 14 (y que afectan a todos los forks de iOS) es que veamos ese MacBook ARM con iOS —o más bien, iPadOS— del que llevo hablando años y que Apple, por una u otra razón, se esfuerza en no lanzar cuando lo tendría a capón. Precisamente hoy salía una noticia sobre un concepto —no os perdáis el vídeo— llamado imaginariamente «macOS 11 Ventura» que permitiría adaptar iPadOS un poco mejor aún. Diría que ahora están a otras cosas, sobre todo con tantos rumores como están generando con su interés por la realidad aumentada. Me pregunto si Apple podrá triunfar allá donde Google —nada menos— fracasó con sus Glass.

Pero oye, igual dan la sorpresa. Igual ahora que escuchan a la gente también me escuchen a mí.

Venga Tim, que no se diga. Que ya no está Jony. Dame el gusto, hombre.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

5 comentarios en “Las cinco redenciones de Apple

  1. Lambda dice:

    Apple «está» bien. Sin más. Va a rebufo, y en general ya no se puede decir que ofrezca un «imprescindible», sino que en general su oferta de productos y software ya no se desmarca radicalmente de la competencia. Usar un Android y un Win10 de alta gama dan lo mismo, y hasta mejor que un iPhone y un iMac. Para los maqueros, pues «more or less» , o «50/50». Un poco cal, un poco arena. Ya será en otro año.

  2. Trufeitor dice:

    Tu lo relacionas con Ive y quizás tengas razón. Yo lo relaciono con un año en que las ventas se estancaron preocupantemente en todos los segmentos (no así los beneficios por las constantes subidas de precio), porque, curiosamente, no solo han relajado su política de racanería extrema de la que tú has hablado profusamente, sino que han mantenido precios, incluso poniendo un modelo casi top por menos de mil euros.

    Hay cosas que siguen dando vergüenza, como partir de 64Gb de almacenamiento en terminales de mas de mil euros, pero all considered, mi impresión es que han visto que la gallina de los huevos de oro estaba agónica y han decidido dar este año algo de zanahoria después de tantos y tantos palos que parece que empezaban a hacer mella en su clientela.

    Y la verdad que creo que les va a ir fenomenal, habida cuenta lo que han apretado la correa sin que haya hecho demasiada mella en su legión de incondicionales, van a vender los productos nuevos como churros.

    • El caso es que no parecen demasiado preocupados por ventas hardware, sobre todo porque servicios va para arriba, pero quién sabe, supongo que algo habrá tenido que ver.

      Pero sí, este 2020 diría que les va a ir estupendamente en ingresos. Igual habría que meter unos eurillos en acciones de Apple 🙂

  3. Pingback: Un desastre llamado macOS Catalina | Incognitosis

Comentarios cerrados