Tecnología

Cuando pagábamos por ir a las bibliotecas

En las últimas tres semanas he leído dos libros. Uno de ellos lo compré con ilusión, pero acabé algo decepcionado -mejor no lo mento- y no me gustó mucho. El otro, ‘Sabotaje‘, de Arturo Pérez-Reverte, lo cogí prestado en una biblioteca y me lo leí en dos patadas porque disfruto como un enano de las novelas de mi pequeño referente literario. Por cierto, la biblioteca no era física. Era una digital, porque donde vivo hay una plataforma llamada eBook Pozuelo que permite acceder a un buen catálogo de libros y revistas de forma totalmente gratuita.

La única desventaja de esa biblioteca digital, como ocurre con las físicas, es el hecho de tener que esperar por los libros que quieres leer. Ya ves tú. Big deal, como dirían los sajones. Te puedes apuntar a la reserva y te avisan cuando los que están delante terminan la novela o se les acaba el préstamo (18-20 días creo), a partir de lo cual puedes leer la novela o bien en la aplicación o bien descargarla para leerla con Adobe Digital Editions.

Lo gracioso de todo esto, por si no os habéis fijado, es que pagué por la novela que no me emocionó y no lo hice por la que me dejó entusiasmado. Milagros modernos. No tenía muy claro de qué escribir hoy, pero tenía esta idea apuntada en borradores y un viaje estos días me recordó la reflexión: pasé un rato en un pueblecito que era normalito en casi todo menos en su plaza central, absolutamente estupenda por su pequeña iglesia, su parque lleno de vida (kiosko de música incluido) y, atentos, una biblioteca que parecía como que no pegaba porque era estupenda, con una mezcla de parte antigua y parte nueva con una gigantesca cristalera y una escalinata de madera fantásticaque me llamó muchísimo la atención.

Investigando un poco he descubierto que el edificio era antiguo y significativo de esa villa, y que el ayuntamiento invirtió un dinerito para adaptarlo y convertirlo en esa joya. Una joya, por cierto, en la que no vi a nadie dentro, y a la que nadie pareció acceder durante el rato que estuve allí. Qué desperdicio.

Lo es entre otras cosas porque si hay algo milagroso de las bibliotecas es esa función de regalarte conocimiento y entretenimiento así, por la cara. Eso no fue siempre así: hubo un tiempo en el que la gente pagaba por poder coger prestado un libro. Los alquilaban. La gente alquilaba libros y pagaba por ese privilegio. De hecho lo siguen haciendo.

Locos.

Lo contaban hace tiempo en la BBC al hablar una biblioteca llamada Bromley House Library que, atención, sigue cobrando a sus usuarios. «Mientras que las bibliotecas públicas en todo el país han cerrado o han perdido miembros en los 10 últimos años, esta ha visto duplicarse su número de usuarios, y las bibliotecas con una suscripción están viendo un aumento de su popularidad».

Para los que la usan, esta biblioteca es algo así como «un hogar fuera del hogar», un sitio en el que sentirse a gusto y escaparse un rato de la rutina diaria. En el Reino Unido una ley de 1850 comenzó a declarar la mayoría de bibliotecas como servicios públicos, pero hay algunas que siguen cobrando esa suscripción y tratan a sus miembros casi como accionistas. En Liverpool, menciona el artículo, el Ateneo tiene un precio de nada menos que 795 libras al año para los miembros de «categoría A», que supongo tendrán acceso a ciertos privilegios. Eso, diría, es impensable para la mayoría de la gente.

Esa situación me recuerda en cierta medida al estado de los medios hoy en día y a ese «todo gratis» que impera en blogs y periódicos de pequeño, mediano y gran tamaño salvo excepciones. Y entonces pienso que quizás acabe ocurriendo lo mismo -está ocurriendo ya- y la información esté siempre libremente disponible por las buenas y solo algunos locos paguen por ella. Y recuerdo que no hace mucho las bibliotecas eran esos lugares -junto a los bares o ciertas empresas- en los que poder leer el periódico sin pagar. Quién nos hubiera dicho entonces que hoy en día pagar por un periódico sería casi un anacronismo.

Y entonces me digo que no puede ser. Que algo tiene que cambiar. Que los medios necesitan un cambio –no el que propone Apple News, que tiene poco de «News»- y también lo necesita la gente.

Y también me digo que debería visitar de vez en cuando alguna biblioteca. Parece mentira la suerte que tenemos: cuánto conocimiento y cuánto entretenimiento a nuestro alcance -fuera de las pantallas o incluso en ellas cuando se trata de libros- y ahí estamos, empapuzados con el Fortnite, el FIFA o el Battlefield de turno.

Que de todo puede haber, desde luego. A ver si me aplico el cuento y equilibro un poco la balanza. Estas últimas semanas lo he logrado. A seguir.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, versión internacional (soporte OTA), Snapdragon 855, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 363 euros en GearBest
  • Xbox One X + Metro Exodus: la consola más potente de Microsoft está de rebajas, incluye Metro Redux, un mando, 1 TB de capacidad y también Metro 2033 y Metro Last Light. Está a 349 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Teléfono Nokia 3100 Mini: una réplica del antiguo móvil estrella de Nokia, perfecto para usar el teléfono móvil como eso, como un teléfono. Tiene conectividad 2G, teclado físico y minipantalla. Prodigioso por 10,78 euros (sí, 10,78) en TomTop.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 1,99 euros en eBay, perfecta para este equipo que se venden sin sistema operativo
  • Xiaomi Mi 9 SE: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (uauh), triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a tan solo 270 euros en GearBest
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 170 euros a través de Amazon.
  • Amazfit Verge Lite: sin NFC, pero con una autonomía de hasta 20 días. Pantalla AMOLED de 1,3″ 360×360 Corning Gorilla Glass. Frecuencia cardíaca, gran variedad de modos deportivos. GPS + GLONASS. Está a 89,18 euros en AliExpress
  • Amazon Echo Dot + Philips Hue White Kit: el conjunto de 2 bombillas LED E27 con tonos de blanco regulables, el puente y el altavoz inteligente en formato mini de Amazon para controlarlo todo. Está a 69,99 euros en Amazon, suele estar al doble.
  • Memoria SanDisk doble USB-C / USB-A 128 GB: esto es la primera vez que lo veo en ofertas. Un pendrive con dos salidas a elegir (no se ve en la foto) USB-C y USB-A, 128 GB e interfaz USB 3.1 para transferencias rápidas. Está a 24,99 euros en Amazon.
  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 comentarios en “Cuando pagábamos por ir a las bibliotecas

  1. Lambda dice:

    Buen post. Me parece que el éxito de esas bibliotecas británicas reside, en parte, en que damos valor a lo que se paga si eso nos sastiface con creces. Y ya que estamos, si te gusta algo ligero de leer, Kokoro de Natsume Soseki, o La Sombra del águila de A. Pérez Reverte. Leídos hace poco, me gustaron 😉

  2. Francisco Branch dice:

    No está mal darse un garbeo de vez en cuando por las bibliotecas. Y mejor aún, enseñárselas a las nuevas generaciones, que hay niños que no han visto una ni en pintura.
    Las pantallas nos absorben.