Tecnología

¿Por qué pagamos por jugar online?

·

Hoy es mejor día para jugar de lo que fue ayer. Hay más y mejores que nunca, y más y mejores opciones que nunca para jugar. Yo mismo he vuelto por mis fueros un poco gracias a ‘Battlefield 1’ —tengo bastante abandonado FIFA, imaginad—, y lo curioso es que entre esas opciones que han ido surgiendo hay desde hace tiempo una diferencia importante: o juegas online pagando, o juegas online gratis.

En consolas si quieres jugar online tienes que pagar. Ocurre con Xbox Live y con PS Plus, y supongo que pronto ocurrirá lo mismo con la plataforma que Nintendo monte alrededor de la Nintendo Switch.

En PC, en cambio, puedes jugar online de gratis, porque los desarrolladores de los videojuegos curiosamente se dan por satisfechos con que pagues por el juego sin más. Yo juego al ‘Battlefield 1’ en mi PC por ejemplo y no he pagado más que el juego —bueno, y el ‘Season Pass’ para ir pudiendo jugar a los nuevos mapas—, pero si quisiera hacer lo mismo en la Xbox One, tendría que estar suscrito a Xbox Live Gold.

Parece un poco injusto, y precisamente hacían referencia a ello hace unas semanas en Reddit con una imagen socarrona pero no por ello menos cierta:

Ahí le has dado. La plataforma Steam vende juegos para PCs (Windows 10, macOS, Linux), pero no una plataforma de juego online porque no hace falta: una vez compras uno de esos juegos, lo puedes disfrutar online sin pagar por esa parte un extra como sí haces en consolas.

Aquí el argumento de algunos de los que comentaban no es malo: como las consolas son tan baratas, las venden perdiendo dinero para luego recuperarlo con los servicios de suscripción. La idea no es descabellada, aunque en realidad yo creo que eso es un plus para un servicio online que lo único que quiere es actuar como la famosa App Store de Apple: que todo el desarrollo y distribución de videojuegos —que es donde está la pasta— se centralice en ellos.

Aquí surgen las odiosas comparaciones, porque en realidad uno puede montarse un PC para jugar decente por unos 500 euros y disfrutar de muchos juegos sin problemas y sin pagar suscripciones. Lo que pasa es que esas plataformas hacen que, como siempre, todo sea más cómodo y además haya ciertas recompensas adicionales. Por ejemplo, lo de regalar juegos cada mes (no es algo que yo haya aprovechado mucho en mi Xbox One, pero como todo, ha sido por falta d etiempo) y lo de contar con una plataforma teóricamente garantizada y que no se cae a la hora de jugar (ja).

La cosa, chicos, es que eso de pagar online no irá a menos, sino a más. Sobre todo por aquello que comentaba Harry hace unos días. Ya sabéis, lo de que tener una consola o un PC como tal podría quedar desfasado cuando el juego por streaming llegue (si es que llega finalmente) para quedarse. Ahí estar al ‘Netflix de los videojuegos’ de turno será lo que marque la diferencia, y no nos libraremos de pagar por esa suscripción, aunque luego esa cuota incluya un buffet libre de videojuegos como nunca jamás se ha visto.

Dicho lo cual, personalmente estoy encantado con la suscripción de Xbox Live Gold, y también estoy encantado con poder jugar a Battlefield 1 en mi PC sin tener que pagarla. Bien por poder disfrutar de ambos mundos (de momento). Probablemente dentro de unos años este post tenga mucho más sentido, y todos nos acordaremos de aquel tiempo en el que podíamos jugar online sin pagar un duro.

Qué tiempos aquellos, ¿eh? O estos, más bien. Ays.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

2 comentarios en “¿Por qué pagamos por jugar online?

  1. Andrés dice:

    Yo lastimosamente soy de esos que llegó tarde a este mundillo de pagar cosas. Por cuestiones de dinero he tenido que piratear los juegos y siempre me he visto limitado a jugar en servidores pirata (COD 4 por ejemplo) o bien simplemente disfrutar de la experiencia de un jugador y listo.

    Una de las primeras experiencias que tuve con servicios de paga fue con WoW donde esperaba rebajas de las expansiones y luego pagaba el mes (por dicha un mes es suficiente para aburrirme) y no lo volvía a pagar hasta mucho tiempo después (eso y lo de la rebaja de las expansiones siempre me provocó no poder disfrutar del material recien salido). Posteriormente lo que he jugado a online en la PC fue SW Battlefront 1 y los Battlefield 3 y 4.

    Hoy en día las cosas cambiaron. Ya tengo trabajo por mi cuenta por lo que ya puedo comprarme los juegos. El asunto es que el medio cambió. Antes era PC, ahora es PS4 que junto a mi hermano conseguimos comprarlo este diciembre del 2017. Desde ese tiempo he estado pagando el mes de suscripción y cada vez que me llega el correo de Sony diciendome que no hay fondos (mantengo la cuenta sin plata) me pongo a pensar si realmente la necesito. Actualmente el Plus lo uso para dos cosas: jugar Battlefield 1 el cual simplemente no puedo quejarme porque lo disfruto con ganas y los descuentos que muchas veces son muy suculentos. A partir de ahí, el online casi no se usa. Mi hermano esporádicamente lo utiliza para jugar con los amigos pero normalmente tira de juegos para un jugar (hace poco pasó el God of War).

    Además del citado Battlefield 1 sus hermosas Operaciones (son la razón de la compra o no del BFV), juego otros a un jugador. Hace poco compramos el Star Wars BFII y la verdad es que está muy bien.

    En resumen, tengo ese problema de percepciones con respecto a jugar gratis online en la PC. No he jugado demasiado tiempo en la PC online (o tal vez tiempo no, sino cantidad de juegos) como para sentir realmente que no debería pagar por el online en las consolas. Al fin y al cabo, ofrecen ciertas ventajas como los descuentos y los juegos gratis y eso se agradece.

    Por ahora estoy bien con la suscripción. Lo que si he notado y no me parece en absoluto es el hecho de tener que estar coenctado a internet para jugar porque cuando la PS4 no tiene internet, los juegos digitales les aparece un candado. Hombre, eso me parece muuuy sucio

  2. Land-of-Mordor dice:

    Como bien dice Javi, dependiendo de a lo que juegues un ordenador bastante barato te puede servir. Y viendo como rinden las APUs Ryzen son buena inversión para un equipo de principiante por poco dinero. El poder jugar online sin costes es un aliciente importante para ir «ahorrando» para ampliaciones de hardware o para adquirir más títulos. Por cierto, no están al mismo nivel que los gratuitos de los servicios mensuales para consola, pero GOG ofrece juegos gratis de vez en cuando. Pero gratis sin suscripción alguna.

    Sobre que los fabricantes de consola venden a pérdidas, pues no me lo trago. Es la excusa de siempre para justificar precios. Puede que al principio con la PS3 o la PS4 ganen, por así decirlo, sólo un 5% limpio por consola y que una vez están en la mitad de su vida comercial esos márgenes se multipliquen hasta el 15 o el 20%, pero perder dinero no pierden.

Comentarios cerrados