Tecnología

Samsung Galaxy S7: mis sensaciones cinco meses después

Llevaba retrasando mucho este artículo porque quería probar cosas que finalmente no he probado y no sé si probaré. Sobre todo, los pagos móviles, que eran uno de los motivos que me atrajeron a un terminal que tiene tantas luces como sombras, pero que en mi opinión brilla sobre todos los demás smartphones del mercado en una sola cosa:

La cámara.

Ese es para mí el único factor decisivo del Galaxy S7, así que podríais dejar de leer aquí. La cámara es asombrosa, es estratosférica, es un absoluto prodigio. Es lo que compensa todos los pequeños y grandes errores de un teléfono que es absolutamente imperfecto, pero que aún así cuenta con ese factor decisivo.

Esto no es un análisis al uso. Es una reflexión sobre sensaciones. Cero números (o casi) y muchas opiniones contundentes. Para eso estáis en Incognitosis, chavales, ese blog en el que caen gigantes y se levantan mindudis. Ya me entendéis.

Un diseño perfecto para blandengues

Empecemos por uno de los factores vendemotos de cualquier cacharrito tecnológico de hoy en día. Esto es, su diseño. Ese aspecto absolutamente subjetivo que como en otras industrias unos cuantos iluminados tratan de unificar.

El diseño de mi Samsung Galaxy S7 no existe. Es un ladrillo de goma negro y cristal, sin más. No es bonito, no es llamativo, no es molón. Para mí mi smartphone es una herramienta, y la trato como tal. (Casi) Nadie diría que mi telefonazo es un telefonazo a simple vista.

Eso me encanta.

A ver, me gustaría no ser un blandengue. Me encantaría no tener que haber puesto una carcasa como esta, pero es que como ya comenté en ese análisis preliminar con aquel S7 de Verizon que tuve que devolver, este móvil tiene un diseño y construcción destinados a que se te caiga de las manos y te haga la puñeta. El omnipresente cristal y las curvas de los bordes lo hacen estupendo para esas fotos promocionales, pero malo malísimo para agarrarlo con firmeza.

A ese motivo se le sumó un aspecto económico-práctico. La carcasa que protege mi teléfono de caídas también protege mi inversión, porque cuando en algún tiempo —espero que dos años mínimo, veremos si aguanto— surja mi próximo objetivo, espero poder vender el S7 y recuperar parte de la inversión actual. Es cierto que la carcasa no me salva de todas las situaciones, pero sí de unas cuantas.

¿Qué tal de tamaño? Pues lo cierto es que con la carcasa y sus marcos las diferencias con el OnePlus One son en muchos casos hasta despreciables. Aquí Samsung ha hecho un trabajo estupendo con los S8 y los S8+, pero desde luego el S7 no es un prodigio del aprovechamiento del frontal. Pierdes pulgadas, pero no pierdes demasiado en dimensiones o peso total.

Parece mentira, pero esa diagonal de 5,1 pulgadas no es tan pequeña como pensaba: me cuesta llegar a las esquinas superiores bastante aun sin tener que lidiar ya con las 5,5 pulgadas del OPO, pero aquí debo decir que he ganado en un apartado lógico pero estupendo: ocupa menos en el bolsillo, así que molesta menos incluso en ese gesto de montarse en el coche en el que el OPO puso a prueba las costuras de los vaqueros o del pantalón de urno. Con el S7 eso no ocurre, aunque siempre acabo sacándolo del bolsillo para conducir porque soy un poco maniático en un montón de cosas que no vienen al caso eso.

La falacia casi total del hardware de gama alta

Otra sorpresa: el Snapdragon 820 o (en este caso) el Exynos 8890 del Galaxy S7 no hace que el smartphone “vuele”. Todo va fluido, seguro, pero no especialmente. Puede que sea todo culpa de la ROM y el firmware oficial de Samsung y Movistar, cuyo logo, la verdad, me repatea que salga en cada reinicio. Menos mal que no lo reinicio muy a menudo.

No me saltéis al cuello, amigos lectores. Sé perfectamente que me puedo librar de esa molestia —y puede que ganar en fluidez— instalando algunas de las muchas ROMs que existen para el S7. ¿Por qué no lo hago? Pues porque quiero seguir teniendo la opción de probar Samsung Pay algún día. No sé cuándo, quizás cuando me dé el flus y me vaya a una sucursal de la Caixa. Pero lo de hacer root y perder esa opción (ahora sé para lo que sirve realmente KNOX, qué listos los chicos de Samsung) no me mola nada.

En aspectos hardware puro, hay que destacar desde luego que esa pantalla te atrapa totalmente. No es exactamente el efecto pegatina del S7 Edge o de los nuevos S8/+, pero se le acerca mucho. La tecnología Super AMOLED muestra aquí sus poderes, sobre todo en exteriores, donde poder ver el móvil es mucho más cómodo que en la mayoría de smartphones que he probado. Eso es útil en muchas situaciones, pero lo es especialmente para comprobar qué tal esa foto maestra que has sacado unos instantes antes. Pantallote, sin duda ninguna.

En tema conectividad también va muy bien servido, y la presencia de una ranura microSD es una bendición porque créeme, vas a agotar la capacidad disponible (en mi caso, 32 GB) rápido si empiezas a usar el teléfono para lo que debes usarlo, o sea: para tirar fotos. Yo no tardé en hacerme con una tarjeta de 128 GB que conseguí baratita (bien por los Incognichollos, que me ayudan a detectar estas cosas), y ya tengo margen de maniobra en este tema.

No he probado la resistencia al agua ni pienso hacerlo: me gusta que esté ahí, pero dudo que vaya a sumergir el teléfono, así que sobre todo veo esa característica como una que me permite usar el móvil en la cocina y también en esas entretenidas visitas al WC que nunca en la historia lo fueron tanto. Apuesto a que el  tiempo medio en página en el WC ha aumentado de forma brutal desde que el iPhone apareció en nuestras vidas. Vamos, que bien por ese seguro que espero no tener que utilizar nunca.

En lo demás, poco que deciros. Quizás el tema del sonido, con unos altavoces que sin ser una castaña tampoco es que sean la alegría de la huerta. Si te pones los cascos como siempre la cosa mejora, pero incluso con mis oídos de corchopan he notado que en el tema audio el S7 es un smartphone bastante mediocre. Sin alegría ni mimo. Cumple, sin más.

¿Y qué pasa con la batería, JaviPas?“, os preguntaréis algunos. Pues como el sonido, diría yo. Mediocre. El S7 llega a final de día sin problemas con un uso ligero, pero ayer por ejemplo le metí bastante tralla en una excursión en la que hice unas cuantas fotos y vídeos, y el pobre S7 estaba pidiendo a gritos un enchufe después de comer. Aquí de nuevo es probable que la ROM no ayude, pero lo cierto es que la batería del S7 no es en ningún caso destacable. Una vez más cumple.

Afortunadamente para aliviar este tema, como ocurre con muchos otros smartphones, está la carga rápida, que permite que en un ratito vuelva la sonrisa al S7. Más o menos, ya me entendéis. Lo cierto es que ni siquiera uso el cargador rápido porque al trabajar en casa en el despacho tenemos un hub USB para cargar varios cacharritos al mismo tiempo, y me parecería algo ridículo usar otro enchufe aparte solo para el S7. No majo no. A compartir con tus primitos de la familia de los dispositivos móviles. De nuevo paso de cifras: el móvil carga notablemente rápido incluso sin el cargador oficial. Ahí he ganado enteros frente al OPO (la cosa cambiaría con los nuevos), aunque a este la batería le aguantaba mejor.

Maldito, maldito, maldito lector de huellas

Llegamos al punto crítico de este “análisis experiencial”. Ese que me ha hecho plantearme alguna vez venderlo y tirarme a otro móvil que no me agobie tanto con un tema tan estúpido.

¿Por qué Samsung tiene un botón de inicio que hay que presionar?

De verdad, no lo aguanto. Es algo que me supera, sobre todo porque no hay manera de solucionarlo. Bueno, la hay, pero la solución (una aplicación en Google Play que probé y de cuyo nombre ya ni me acuerdo) no es completa, consume batería y no funciona de forma óptima. Vamos, que no la hay.

Es el peor segundo peor sensor de huella que he visto en mi vida. El primero es el del Galaxy S8+ que probé hace unos días, pero es que el S7 no se le queda demasiado lejos. No es porque yo no lo haya intentado: he registrado las huellas más de una y más de dos veces (o sea, tres) y la cosa no ha mejorado. O colocas el dedo como le gusta a Samsung y a su sensor, o estás apañado. Diría que mi ratio de aciertos en el uso del lector de huella es de 3 de 10. Aproximadamente. Es lamentable, y eso me hace querer recuperar a toda costa el desbloqueo que tenía en mi OPO, que con dos toques en pantalla me presentaba el patrón para desbloquear. Al final puedo acceder al patrón deshabilitando la huella, pero es que me revienta no poder usarla.

Estoy, como veis, en una situación digna de una leyenda griega. No puedo vivir sin el lector de huella ahora que lo tengo, pero tampoco puedo vivir con esta mierda de lector de huella. Es una situación absurda, irónica. Una estúpida broma tecnológica que no entiendo como una empresa como Samsung no ha resuelto siquiera en el S8.

Sé que no ocurre en todos los casos, sé que hay de todo en la viña del señor y que a algunos el lector os funciona muy bien. Pues que sepáis que hay gente a la que no. No soy un abuelete que se queja sin saber, chavales: este lector no funciona bien. No está bien hecho. Lo sé porque he probado muchos lectores que funcionan bien porque están bien hechos. De otras cosas podré no opinar, pero de esto, opino. Lo dicho.

Es algo duro de aceptar cuando uno ve cómo incluso teléfonos de 150 euros de Xiaomi lo hacen tan bien. O cuando móviles como el Huawei P10 incluso añade gestos táctiles al sensor de huella para que si quieres no tengas que acceder a los botones virtuales típicos de Android. O cuando casi todos los fabricantes (si no todos) logran algo básico: que la precisión y rapidez del sensor de huella sea infinitamente mejor que la de unos teléfonos que como los de Samsung cuestan 4 o 5 veces más. Es increíble, triste y lamentable.

Maldito, maldito, maldito lector de huella.

Touchwiz se salva en Nougat

El tema de la interfaz visual es un poco como lo del diseño. Samsung te va a decir que Touchwiz es la pera limonera y tú tendrás que creértelo si no tienes ni idea de móviles o si no has tocado otra cosa en tu vida. Pero es que ocurre como en todo en esta vida: que la opinión de Samsung no es objetiva, sobre todo porque existen otras cuantas opiniones subjetivas más.

Como la mía, claro. La diferencia es que yo no estoy vendiendo el móvil y que además, como decía, he probado unas cuantas ROMs y unas cuantas interfaces visuales a estas alturas. Por ejemplo: me mola MIUI en los Xiaomi aunque a mucha gente le echa para atrás, y creo que la interfaz de iOS está absolutamente sobrevalorada (aunque no está mal, ojo). No es del todo coherente y su usabilidad en según qué apartados (notificaciones, accesos rápidos) no tiene nada que hacer contra una buena ROM Android. Como por ejemplo, una ROM stock como la que proponen los chicos de CyanogenMod LineageOS o la de un Android puro.

Pues bien: Touchwiz no está del todo mal. Se salva, sobre todo, gracias a la nueva edición en Nougat, que llega con las mismas mejoras que han desembarcado en los Galaxy S8/+, y que hacen que tanto en el apartado de los ajustes como en las notificaciones o los accesos rápidos la experiencia sea, la verdad, bastante potable. Los iconos no me gustan especialmente, el lanzador cumple, el cajón de aplicaciones me parece un poco castaña, pero vamos, que cumple. Mi versión oficial de Android (con logo de Movistar incluido) se actualizó justo con la salida a la venta de los nuevos Galaxy S8/+, así que llevo pocos días con ella, pero debo decir que Touchwiz mejora en esta edición porque es, como decimos en muchos análisis, menos intrusivo.

Menos tocapelotas, si me permitís la expresión. Porque muchas capas de personalización se empeñan en forzarnos a usar cosas de una forma que ya estaba inventada y que funcionaba bien, cambiando hábitos y forzando a crear otros que como siempre no nos apetece crear. Touchwiz sigue haciéndolo en algunos apartados, pero no tienes que pelearte tanto con él. Aceptamos pulpo como animal de compañía, pues.

Una cámara de la que no me quiero despegar

Como veis por el resto de apartados de este artículo experiencial, no estoy flipado con mi Galaxy S7. Lo hubiera cambiado la primera semana por otro smartphone que solventase esos apartados (y hay unos cuantos que lo hacen) si no fuese por LA cámara. Atentos a las mayúsculas en el artículo determinado, que están puestas adrede.

Es, como decía, una cámara estratosférica. Prodigiosa.

Es además una cámara alegre. Falsilla, un poco hipócrita, un poco mentirosa y exagerada. Poco honesta, vaya. Porque todo lo presenta algo distinto de lo que es en realidad. Algo mejor. Es todo más luminoso, todo tiene más contraste, pero sobre todo en lo que es una fantástica mentirosa es en el color.

La cámara del S7 nos miente con el color.

Una y otra vez. Los colores son más vivos casi siempre. En Samsung lo saben y les funciona, porque llevan aprovechando esta técnica hace tiempo. Presenta una realidad un poco HDR, la verdad, pero en plan HDR tuneado, muy optimista. Y claro, ves esas fotos y te alegran el momento. Los ojos de tu niño son más azules, la sonrisa de tu niña más luminosa y el patatal en el que están jugando es más verde que las montañas austriacas de ‘Sonrisas y lágrimas’.

Estoy exagerando, claro, pero seguro que me pilláis. La conclusión es que uno es feliz sacando fotos con esta cámara. Lo es porque los resultados son como de un mundo más colorido y mejor. No en plan sobresaturado. Solo ligeramente saturado. El puntito justo para que te creas la mentira.

De hecho la mentira se la cree todo el mundo, porque no hay foto que no haga y comparta que amiguetes y conocidos no vean con admiración. “¡Qué fotaza!” es la frase habitual cuando uno ve una foto del S7 en la pantalla del S7, que también ayuda a resaltar esos coloretes tan alegres.

A eso se le suma una aplicación de cámara que era fantástica y que ha ganado enteros en Android 7.0 con su Touchwiz, porque ahora tenemos más gestos táctiles (lo de cambiar entre frontal y trasera con un gesto del dedo es genial) y filtros y preferencias más accesibles cuando las necesites.

Debo decir aquí que si hay algo por lo que quizás (solo quizás) salvaría el botón de inicio físico del Galaxy S7 es por ese acceso rápido a la cámara que tienes cuando lo presionas dos veces rápido. Antes se me escapanan un montón de momentos de mis niños. Ahora se me escapan algunos, ciertamente, pero capto muchos más.

Eso, amigos míos, no tiene precio. Es priceless a tope.

Y esa es la razón de que el Galaxy S7 siga encima de mi mesa ahora mismo. Esa y solo esa. Por eso decía lo de “algún tiempo” cuando hablaba de renovar móvil. La idea es mantener este un par de años por la inversión que he hecho —que yo me gaste 460 euros en un móvil una cámara móvil me asombra hasta a mí, defensor de los teléfonos chollo— pero si de repente surge un móvil que logre igualar esta cámara y hacerlo a la vez que corrige los problemas del S7, y hacerlo además a un precio que ronde los 400 euros, habrá dudas y caos.

Aquí alguno me saltará con las cámaras duales, como la de un iPhone 7 Plus que efectivamente cumple en retratos —admito que aquí gana a las tomas con enfoque progresivo del S7— pero que en todo lo demás es inferior. Y como los retratos los tienes que sacar tal y como dice Apple (“Se necesita más luz”, “Ponte a 50 cm del objetivo”) la cosa pierde inmediatez y naturalidad. Me atrae incluso más la cámara de los Pixel, que nunca he tocado, pero espero que los Galaxy Note 8 sea dual y aproveche la magia actual de Samsung, pero por duplicado. Eso puede ser un puntazo. Creo que aquí sigue habiendo margen de mejora, sobre todo ahora que Google ha demostrado que la fotografía computacional funciona y que además lo puede hacer increíblemente bien incluso en tomas nocturnas como estas.

Dicho lo cual, insisto, la cámara del S7 es absolutamente prodigiosa. Es la razón última (y única) por la que sigo con un teléfono que en otras cosas es claramente imperfecto.

Ale, ahí tenéis mis conclusiones. Incompletas, claro, porque en algún momento probaré (espero) lo de los pagos móviles. O alguna ROM. O ambas cosas, si es que Android Pay desembarca de una vez por aquí. De momento, lo dicho. Muy contento con el S7 con la cámara del S7 (y su pantalla).


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo 🙂

  • Xiaomi Air 13 Ultimate Edition 4G: una revisión “potente” del fantástico Xiaomi Air 13 que llega con el Core i7-6500U, 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, y una segunda ranura M.2 para otro SSD. Está a 711,99 euros en GearBest con el cupón Air1No.
  • Xiaomi Mi 5 64 GB: la versión internacional de este móvil tope de gama y con precio absolutamente ridículo. Ni Motorolas G5s ni leches. Si buscáis un móvil de garantías compradlo ya, porque además ha bajado de precio: Está a 199,97 euros en GearBest
  • Xiaomi Air 13: el portátil más chollo de los últimos tiempos vuelve a estar a precio destacado. Ya sabéis, no tiene desperdicio y es una gran opción si buscáis portátiles de esta gama. Está a 596,29 euros en GearBest con el cupón XM13LPES. Atención: ¡envío desde España, llega en 2-4 días!
  • Huawei P9 Lite 16 GB: gran precio para esta versión algo más modesta del P9 que se nota en que ya no tenemos la cámara dual. Aún así llega con pantalla de 5,2 pulgadas 1080p,  Kirin 650, 3 GB de RAM, 16 GB de capacidad ampliables, cámara de 13 Mpíxeles de Sony, soporte de la banda 800 en 4G y lector de huella. Nada mal por 134,99 euros en eBay.
  • Volante Logitech G920 Xbox One/PC: si os gustan los juegos de coches este es el periférico ideal para poder disfrutarlos a tope. El volante (con pedales incluidos) sirve tanto para consola de Microsoft como para PCs con Windows. Está a 259 euros en Amazon (35% dto). Buen regalo de comunión 😉
  • Memoria flash SanDisk iXPAND USB 32 GB para iPhone e iPad: un producto curioso que permite liberar espaciode estos productos de Apple sin acudir a la nube (eso me gusta). Está disponible en varias versiones, pero ésta es la más interesante por precio. La tenéis a 39,90 euros en Amazon.
  • Xiaomi Air 12: y si queréis ahorrar algo de dinero en un modelo algo más modesto, el 12,5 pulgadas con un Core m3. 4 GB de RAM y 128 GB de SSD es una fantástica opción. Está a 423,81 euros en GearBest con el cupón XM12AIRDES, pero es que además se envía desde España y tiene 2 años de garantía.
  • Xiaomi Mi6: el súper telefonazo de este fabricante sigue bajando de precio: todo un Snapdragon 835 con 6 GB de RAM y 64 GB de ROM a un precio de escándalo: 414,12 euros en Banggood con el cupón XIAOMI6
  • Elephone S7: este “primo lejano” del Galaxy S7 destaca por esa pantalla curva de 5,5 pulgadas tan llamativa y por unas especificaciones que son más modestas, lógico, pero notables: un Helio X25 deca-core, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad y cámara de 13 Mpíxeles muy decente. Está a 186,89 euros en GearBest con el cupón ES74G. Es la versión internacional con soporte de banda de los 800 MHz.
  • Lenovo IdeaPad Air 12: un portátil muy del estilo del Xiaomi Air 12 pero con la marca Lenovo, lo que puede que os convenza a muchos. Es un 12,2 pulgadas con un Core M3, 4 GB de RAM y 128 GB de SSD. Está a 391,59 euros en GearBest con el cupón Air1N.
  • Chuwi Hi10 Plus con teclado: este tablet convertible que incluye teclado es una versión más compacta y barata del que yo analicé, pero que conserva la CPU Intel Atom x5-Z8350, 4 GB de RAM y 64 GB de capacidad ampliables, además de tener Windows 10 y Android 5.1. Está a 155,18 euros en GearBest con el cupón H10PES.
  • Pulsera cuantificadora Xiaomi AMAZFIT: la competidora de las Fitbit, mucho más avanzada que las viejas Xiaomi Band 2 —hablé de ella en Xataka—, está a 95,22 euros en GearBest con el cupón MIAMAZ.
  • Huawei Mate 9: telefonazo que analicé con muy buenas sensaciones. Kirin 960, 4 GB de RAM, 64 GM de capacidad (ampliables), súper pantalla de 5,9 pulgadas (en un cuerpo compacto) y una doble cámara muy, muy llamativa. Está de oferta especial, 444,99 euros en GearBest con el cupón HMATE9.
  • Xiaomi Mi 5s: la versión más potente del Mi5, que llega con el Snapdragon 821, 3 GB de RAM y 64 GB de capacidad, además de esa cámara de 12 Mpíxeles con el mismo sensor de los Google Pixel. Está a 222,49 euros en GearBest con el cupón HMi5s.
  • LeTV LeEco Le Max 2: un señor telefonazo: 5,7 pulgadas de diagonal 1440p, Snapdragon 820, 4 GB de RAM, 64 GB de capacida, lector de huella, cámara de 21 MP. Y el precio, brutal, 169,09 euros en GearBest con el cupón MYLEMAX.
  • Xiaomi Mi Drone 4K: este dron es un rival para modelos mucho más caros como el DJI Phantom 4, pero con este precio es una propuesta brutal si quieres controlar su vuelo y grabar desde el cielo con calidad 4K a 30 fps. Su velocidad máxima es de 18m/s, tiene una autonomía de 27 minutos y cuenta con GPS. Está a 435,21 euros en GearBest.
  • Rasbperry Pi 3: el miniPC por excelencia, que sigue destacando por integrar WiFi y por ser perfecto para todo tipo de pequeños (y grandes experimentos). La tenéis a 33,81 euros en GearBest. En Amazon, por si preferís la opción “segura”, cuesta 38,26 euros.
  • Xiaomi Redmi 4X 16 GB: atentos que si queréis móvil barato para niños por ejemplo este es un fantástico candidato: 5 pulgadas 720p,  lector de huella, cámara de 13 Mpíxeles, 2 GB de RAM y 16 GB de capacidad ampliables, además de un Snapdragon 435 y de 4.100 mAh de batería. Está a 95,22 euros en GearBest con el cupón M4X4G.
  • Chuwi Hi12: hace poco analicé este tablet convertible con Windows 10 y Android 5.1. Con un Atom x5-z8350, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables) y esa pantalla 1440p es una alternativa chula y barata a los Surface Pro 4. Más con este precio: 195,79 euros en GearBest.
  •  Xiaomi Mi MIX 128 GB: el 6,4 pulgadas sin marcos que alucinó a todo el mundo hace unas semanas baja de precio, así que si queréis una alternativa al S8 de Samsung, atentos. Está a 465,88 euros en Banggood
  • LG Watch Urbane: este es mi reloj inteligente, así que puedo recomendarlo con criterio, sobre todo a este precio: 163,19 euros en Amazon. Elegante y funcional, aunque no tiene GPS así que como reloj deportivo no cumple.
  • Xiaomi Mi WiFi Router 3: con enchufe europeo, este router 802.11ac es una buena forma de ganar en cobertura y calidad de la conexión. Y como casi siempre, a precio de risa: 24,02 euros en GearBest con el cupón GBM3CEP.
  • Disco duro externo Maxtor 1 TB: Backups al poder, chicos. 49,40 euros en Amazon (43% dto.). 2 TB a 79,90 euros en Amazon (31% dto.) y 4 TB a 125 euros en Amazon (35% dto.)

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

23 comentarios en “Samsung Galaxy S7: mis sensaciones cinco meses después

  1. Muchos puntos de acuerdo, pero algunas cositas que no me hubiera aguantado (como la bateria). Razón por la cual opte por el S7 Edge (y obviamente, co su carcaza, que tampoco soy adorador de las mismas).

    Voy tambien por los 2 años minimo (a ver si cumplo el objetivo), y lo tengo hace ya 8 meses. Va corriendo el tiempo.

  2. Darío dice:

    Yo también me compré el móvil por la cámara, pero yo me tiré a por un Lumia 950XL. Lo sé, Windows se ha vuelto a morir, pero es una pasada hacer fotos con esta cámara y usar el móvil como un PC para trabajos sencillos.

    • La cámara del 950XL se porta bien, pero no llega a lo que te da el S7. Aún así lo del escritorio con Continuum es una chulada, lástima que no hayan avanzado mucho por ahí. Hasta Samsung parece haberles adelantado con DeX. De todos modos mola Darío.

  3. Lambda dice:

    Macho, me emociono y todo con estos análisis hechos con el corazón en la mano. Bromeo, claro. El tema es que es verdad. Hoy en día, si pagamos tropecientos euros por un “smarfon”, es por la cámara. Casi, casi, en la mayoría de los casos de los “casual users” que no son maestros del IT en remoto “on the move”, o viciados del Call of Battlefield 835. Sí, y bueno, mejores antenas, y “ese toque eléctrico” (aunque eso va por capas de Android) Así que enhorabuena. Disfrútelo mucho. Hasta que toque serle infiel por otro pretendiente más “tetudo”.

    Por cierto, una sugerencia. Analizad el Huawei P10 lite. A mí me está sorprendiendo mucho, y sobre todo, demuestra que ese punto de las huellas dactilares se puede hacer muy bien incluso bajando de categoría.

    Ale, feliz semana.

    • 🙂 Totalmente: la cámara es, diría yo, el factor diferencial real cuando pagas mucho por un móvil. Todo lo demás por lo que pagas un precio “Premium” suele ser supérfluo, pero si quieres una buena cámara, la pagas, no hay más.

      Bien por lo del P10 Lite, tiene buena pinta, voy a comentarlo aunque es más artículo de Xataka Android o Xataka Móvil que nuestro (no prometo nada ojo). Saludos Lambda.

  4. Me parece un gran análisis (y también me sorprende que no te estén cayendo tortas por sacarle peros al todopoderoso flagship de Samsung).

    By the way, yo acabo de renovar mi Nexus 5 por un OP3T, justo por el lector de huellas. Estaba decidido a cogerme un Mi5S, pero lo de su lector que no acaba de ir bien me tiró para atrás.

    Y estoy encantado. Gané en fluidez (sí noto que va más rápido que el Nexus, que tenía Marshmallow puro y ya me encantaba por eso), gané en cámara (la anterior era pobre) y batería (muchísimo en batería); pero sobre todo gané en experiencia de usuario, principalmente con el lector de huellas y un par de cosas que no sé si son de Nougat o de la capa de personalización minimalista de OnePlus (OxygenOS), que son la pantalla partida y los gestos en O y en V sobre la pantalla apagada para lanzar la cámara y la linterna respectivamente, que me parecen un inventazo.

    Sí tiene un defecto notable respecto al Nexus, que es el peso y el reparto de peso. Estar tirado en cama viendo vídeos de Youtube con el Nexus era agradable porque no pesaba nada de nada. Con este, que es metálico, se resbala más, y sobre todo, pesa más, acaba cansando. Ahí sí que perdí (y no se me había ni pasado por la cabeza que me encontraría con este paso atrás).

    Por lo demás, no le encuentro defectos. Satisfecho de haberme comprado este chisme. Y JaviPas, con sus influencias, tiene buena parte de culpa.

    • Land-of-Mordor dice:

      “…los gestos en O y en V sobre la pantalla apagada para lanzar la cámara y la linterna respectivamente, que me parecen un inventazo…”

      Eso viene de OPPO, compañía hermana de OPO dentro de BBK Electronics. Creo que el primer modelo en el que lo vi fue en el R819 de 2013. Siempre he considerado un opción interesante los OPO, pero la ausencia de microSD siempre me ha hecho que al final pase de ellos.

    • Grande Uxío 😉 Tu OP3T es un señor telefonazo, y cumple con creces en todo, incluso en cámara aunque ahí haya limitaciones lógicas. Bien por la batería, y lo de los gestos táctiles en pantalla efectivamente es una chulada. Curioso lo de que se te resbale, acabamos acostumbrándonos a cosas y cuando nos las quitan nos matan un poquito :/

      Y gracias por los agradecimientos, parece que vamos acertando, genial!

  5. Anelsy dice:

    Como poseedor de un S7 no podría estar más de acuerdo. La cámara es lo mejor del móvil. La batería te rinde medianamente al final del día sin destacar demasiado. He podido estirarla más gracias a las opciones nuevas que llegaron con Nougat como las reducir la resolución en pantalla. En la parte del sensor de huellas no he tenido problema alguno. Me ha funcionado perfectamente a diferencia del Galaxy J7 Prime que tengo por el trabajo y es un tormento usarlo. Always on creo que es lo que más me ha disgustado del móvil. Después de usar Glance Always On se me queda corto y creo que pudieron esforzarse más en vez de sacar esa opción tan irrelevante y que sirve para poco. En cuanto a la funda yo le puse una como esta que mola y sorprendentemente sí protege el móvil contra caídas:
    http://m.ebay.com/itm/Natural-Wood-Wooden-Hard-Phone-Case-Cover-For-Samsung-Galaxy-S7-S7-Edge-Shell-/252617954834?nav=SEARCH

    • La Pantalla Activa a mí me mola y no le pido más aunque consuma algo de batería… y lo de la huella, como decía, varía según usuario. Gracias por la experiencia y por lo de la carcasa (no creo que cambie, pero bueno es saberlo).

      Saludos!

      • Yo tengo configurada la huella 2 veces como si fueran distintas (y uno en la otra mano por si me quedo sin la misma ?)
        Una huella de manera horizontal y la otra perpendicular.
        Así me mejoro mucho la experiencia.
        El máximo son 5 huellas registradas.

  6. Eduardo dice:

    Hola Javi,

    Yo siempre he tenido Nexus (desde el one hasta el 5) hasta que me regalaron el S7 Edge, a lo que no me pude negar.

    La cámara es una pasada, la batería aguanta dos días con uso normal y la pantalla es una gozada. Vamos, que estoy encantado.

    Hay un punto que jamás pensé que usaría y que se ha convertido en imprescindible…Samsung Pay. Una maravilla, no he vuelto a sacar la tarjeta. Muy cómodo, te recomiendo probarlo. La app va extrañamente bien, y compañeros que han probado otras me han comentado que han vuelto a Samsung Pay.

    Por cierto, inicialmente pensé en cambiar touchwiz, pero al actualizar a Nougat la verdad es que va sorprendentemente bien. Me he quedado con él, y eso que estaba acostumbrado a Android puro…

    Vamos, que estoy encantado con el regalo 🙂

    Un saludo,
    Eduardo

  7. Vicent dice:

    Ni un dato técnico en el post, y pedazo review te has marcado.
    Me dejas sorprendido con lo del lector de huellas. No pensaba yo que Samsung tuviera problemas con ello. ¿Puede ser una cosa muy puntual de tu terminal, o has comprobado que es habitual?
    La cámara es una pasada. Mi mejor amigo tiene el S7 Edge y son fotos espectaculares. Pero a mi me tira para atrás lo que tu defines como gran virtud.
    “Es además una cámara alegre. Falsilla, un poco hipócrita, un poco mentirosa y exagerada. Poco honesta, vaya. Porque todo lo presenta algo distinto de lo que es en realidad. Algo mejor. Es todo más luminoso, todo tiene más contraste, pero sobre todo en lo que es una fantástica mentirosa es en el color.” (Que gran párrafo; te ha quedado bordado).
    De este amigo, con quien comparto salidas, vacaciones, y días de relax familiares, tengo un montón de fotos. Y salvo en las nocturnas, que son lo mejor que he visto, donde agradezco esa luminosidad, en las otras tengo un gran pero.
    Mis hijas salen guapísimas, mi mujer parece una modelo de Instagram. Hasta yo me veo resultón y guapete, pero es que no somos nosotros. Parecemos “filtrados”. Mi hija pequeña parece caribeña, mulata. Los ojos azules de mi mujer, preciosos ya de por si, parecen los de Frodo en el Señor de los Anillos, y yo saco un color a rayos UVA que ríete tu de Zaplana. Mi Castellón natal, con sus playas, naranjos y pinos, parece un país nórdico y sus fiordos.
    Fotos espectaculares, ideales para compartir en redes, pero no para construir mi biblioteca de fotos familiares.
    Igual que te digo esto, te digo que mis hijas adolescentes “adoran” esas fotos. De hecho una de ellas se ha puesto una de fondo de pantalla. Cuestión de gustos, o casi de generación, me temo.

    • Jajajjj es cierto que falsean un poco la realidad, pero ahí siempre tienes la opción de desaturar las fotos para que sean algo más honestas. A mí el resultado me encanta pero admito que plantea una realidad un poco distorsionada. Muy de compartir fotos, efectivamente. Gracias por el comentario Vicent, muy bueno 😀

  8. Land-of-Mordor dice:

    Creo que te lo dije en el artículo sobre el S7 “Verizon” que te colaron desde Hong Kong, Odin es tu amigo.

    Busca el firmware de los S7 libres que se corresponden con tu modelo y así te quitas la personalización de Movistar. Al ser firmware firmado por Samsung y tal no debería darte problemas con Knox. Y no hace falta ser ni root ni gaitas. Lo usé bastante con mis antiguos S y S3 y es lo más recomendable.

    • Gracias Land, sí cierto. Ya sabes que con la aventura del S7 de Verizon estuve trasteando bastante con Odín aunque no tuve éxito. No tengo muchas ganas de toquetear para algo tan chorra como quitar el logo de Movistar en el arranque, sobre todo porque como digo no reinicio casi nunca. Era por criticar algo más, ya sabes que me mola sacar puñales cuando puedo.

      ¡Saludos majo!

  9. Raúl dice:

    Hola Javi,
    A mi el tema de la huella en mi OP2 no me iba muy fino, hasta que alguien, creo que del foro, recomendó grabar el dedo que usas habitualmente para el desbloqueo 2 ó 3 veces, de hecho yo tengo solo el pulgar de ambas manos grabado (3 veces el derecho y 2 el izquierdo) y no me da fallo alguno …

  10. Daniel C. dice:

    Hola, Javi.
    Estoy cumpliendo estos días un año con mi S7 y coincido en muchas cosas con tu experiencia y en otras no tanto. En lo importante totalmente de acuerdo: la cámara es espectacular y solo eso me hace afirmar que estoy satisfecho con el móvil. Conste que a mí me gusta ese “embellecimiento” que consigue Samsung en las fotos y fue divertido comparar fotos simultáneas sacadas con mi S7 y las que sacaba mi cuñado con su Pixel estas vacaciones de Semana Santa. Las suyas eran más fieles y reales, pero las mías más bonitas de ver.
    Luego está la pantalla que también coincido en que es fabulosa. Y sí me gusta mucho el Always On -sabiendo que consume muy poco por la tecnología AMOLED-.
    Por último, saco mucho partido al Samsung Pay y al menos en mi caso sí que es algo que me fideliza y echaría mucho de menos si cambiara de terminal por otra marca.
    En cuanto a los puntos débiles, inevitable comentar tu frustración sobre el lector de huellas. Conste que a mí nunca me falló tanto como a ti, pero a lo mejor me fallaba un 30% de las veces y eso para mí no era aceptable en un móvil de esta categoría, más aún porque cuando usaba el Samsung Pay tocaba el lector de una forma un poco forzada y demasiado consciente, y creo yo que Samsung a estas alturas ya tendría que tener esto mejor resuelto. Curiosamente probé lo mismo que te apunta Raúl en comentarios, y grabé dos veces el pulgar, una vez en posición vertical y otra vez en posición horizontal. Y desde entonces es rarísimo que me falle, y ya no me preocupo cuando pulso el botón home. Sé que lo va a reconocer.
    Pero ojo, sé que algo le falla a Samsung porque le regalé a mi suegro un A3 hace un par de semanas y no hay forma de conseguir que a él le funcione el sensor con una efectividad medianamente decente. Inaceptable sabiendo que otros fabricantes lo tienen plenamente resuelto en gamas incluso mucho más económicas.
    Por lo demás, curiosamente a mí el cambio de Nougat me ha resultado agridulce. Me encanta el poder cambiar la resolución de pantalla y tener la opción de seleccionar FHD o HD para ahorrar batería. Always On ha mejorado con los iconos de notificaciones. Me resulta curioso el control que hace de consumo de apps y cómo las pone en inactividad, aunque me pregunto si realmente reducirá consumo. Y la app de correo ha mejorado. Pero me parecía más práctico y bonita la bandeja de ajustes rápidos de antes y en general la estética de los menús de ajustes e incluso de iconos en Marshmallow. En fin, cuestión de gustos. La verdad es que en este sentido de la interfaz sigo echando de menos algunos detalles de la de Sony en mi anterior móvil.
    En cuanto a la batería (una obsesión un poco enfermiza en mi caso), coincido en que es justita para terminar el día, aunque me pregunto cuántos móviles al año de vida duran más que el S7 con el uso que le doy yo. Teniendo en cuenta que tengo siempre encendida la ubicación, el bluetooth, que en el coche estoy todo el rato con Spotify o llamadas vía BT, que la señal móvil en mi lugar de trabajo y en mi casa es un poco inestable… Tampoco está tan mal. Tirado, lo que es tirado, no me ha dejado nunca. Y lo bueno es que compré el accesorio “backpack” de Samsung, léase una funda batería, que me permite estirar su uso sin el rollo de tener una batería externa con un cable conectado en el típico día muy intenso de excursión como el que describes en tu post.
    Ah, y me gusta el contador de pasos.
    Y que en general no he tenido problemas de compatibilidades con nada. Quiero pensar que la ventaja de tener un móvil como este es que tanto desarrolladores de apps como de accesorios lo tienen en cuenta y te da más posibilidades que si tienes uno minoritario.
    Otra cosa destacable en mi opinión: el altavoz funciona muy bien. No digo tanto en calidad de sonido, que para oír música no lo uso, sino sobre todo en volumen y calidad de conversación en llamadas. Uso mucho las llamadas en manos libres y es una maravilla comparado con mi anterior Sony Z3 Compact (de hecho este punto fue fundamental para mi decisión de cambiar de móvil).
    Por último, permíteme un comentario: si me cambio de móvil, me temo que no va a ser para irme al S8. Por mucho que leo análisis bastante positivos (el tuyo entre ellos), ni me atrae estéticamente, ni comparto esta obsesión por la ausencia total de marcos, ni me gusta que sea tan grande, ni soy fan del rollo “edge” (sabiendo que voy a llevar funda por respeto a las caídas, esos laterales desprotegidos se convierten en un motivo de estrés clarísimo), ni me convence la batería que lleva, y sólo pensar en lo del sensor de huellas detrás al lado de la cámara me parece motivo para descartarlo. Tiraría antes por el LG G6 que me parece mucho más bonito y porque me atrae la idea de la cámara de gran angular (aunque parece que los análisis la siguen poniendo por detrás de la de Samsung en calidad). Pero echaría mucho de menos el Samsung Pay, eso sí, y también la pantalla AMOLED.

  11. Yorch dice:

    Esperaba tu análisis con ganas, no me ha defraudado.
    Acabo de comprar el s7 negro en amazon porque lo necesito ya, a 464€. Llegó a estar a 450€ (hablo de precios de los vendidos directamente por amazon) pero no he visto que bajara más.

    El lunes me llega, y si me he gastado ese dinero en un móvil (quien me lo hubiese dicho hace años) es por la cámara. Me gusta que hayas destacado esa parte en tu análisis, porque es prácticamente lo único que me interesa en un teléfono. Con niños pequeños se le da mucho uso, y el tema de poder tomar las fotos de forma tan rápida lo valoro mucho. Ojalá lo hicieran en formato cuatro pulgadas. Ya sé que está el iphone se, pero la falta de estabilizador óptico me echa para atrás.

    Ya os contaré experiencias, un abrazo.

  12. Pingback: Me aterroriza Google Photos | Incognitosis