Tecnología

Dell UP2715K: así es la vida en 5K

·

Hace algo más de tres años declaré por aquí mi amor por los monitores 4K. Esas resoluciones mágicas que nacieron en smartphones pueden no tener sentido allí, pero sí lo tienen —y mucho— en diagonales mucho más amplias en las que más píxeles sí aportan tanto una mayor área de trabajo como una mayor definición.

Durante algún tiempo estuve planteándome la compra de uno de esos primeros modelos que irían apareciendo en el mercado en 2014, y de hecho aquel verano lo tenía casi totalmente claro. Había varios candidatos como ese Samsung U28590D que fue el primero que rompió los precios y arrastró a la competencia.

Logré aguantar las ganas, y de hecho tuve la oportunidad no solo de trastear con algún 4K (o más bien UHD, pero ya me entendéis), sino con aquel iMac Retina 5K que desde luego ofrecía una pantalla alucinante pero una configuración hardware que no era apta para gente normal con un poquito de criterio.

Acabé decidiendo que era mejor no había llegado mi momento, y me acabé comprando un BenQ GW2765HT, un excelente monitor 1440p que de hecho acabó siendo mi salvación tras una de mis particulares historias de terror con compras en el lejano oriente. Lo barato, comprobé una vez más, salía caro.

En esas andaba, feliz e ignorante con mi monitor 1440p. Y entonces me llegó una particular revelación friqui. Lo que yo necesitaba no era un monitor 4K, sino uno 5K. Tenía claro que una resolución de 3.840 x 2.160 era chula, pero en los modelos de 27 pulgadas que aparecían en el mercado el escalado ideal del 200% dejaría estas pantallas en una especie de “Retina 1080p”. Válido para muchos escenarios, pero no para mí. Yo quería más.

Eso es precisamente lo que prometían los monitores 5K, que con una resolución de 5.120 x 2.880 píxeles facilitaban jugar con todo tipo de escalados pero sobre todo con uno perfecto para mí, el 1440p que estaba utilizando ya pero que en estos monitores ganaría en definición de forma asombrosa. El problema era que había pocos monitores 5K. No solo eso: los que había eran caros. Carísimos. Tocaba esperar.

Maravilla de las maravillas.

Durante los últimos meses he estado ojeando la evolución de los precios de los monitores 5K, y había un modelo que era especialmente atractivo: el Dell UP2715K (dios mío, Dell tenía que ser), que había cosechado excelentes críticas en los análisis que había visto y que era bastante más económico que sus competidores. Rondaba los 1.000 euros, aún demasiado para mí, así que gracias al servicio CamelCamelCamel puse una alerta. Si baja de los 700 euros, camellito, avísame que me tiro a la piscina.

Dicho y hecho. El pasado 10 de marzo me llegó el correo mientras andaba de parranda, pero en un momento de lucidez consulté el teléfono y vi la oferta. Un modelo reacondicionado por 688,19 euros en Amazon, barato gracias a ese dato y que no podía dejar escapar. Era demasiado tentador. Pero claro, ante compras de este calibre tocaba preguntarle a mi bienamada esposa, que entre sus muchas virtudes tiene una que me gusta especialmente: me apoya en casi todas mis compras friquis. Imaginad la escena:

—¡Sally, Sallyyyyy! ¡Que el monitor de Dell está de oferta! —grité con los ojos desorbitados. Pulso subiendo. Telele en desarrollo.

—Ay Harry, de verdad, relax. ¿Lo cualo? —respondió Sally paciente.

—¡Pues el monitor 5K de Dell que llevo meses persiguiendo! Es reacondicionado, pero a este precio me parece una ganga! ¿Qué hago Sally? ¿Me lo compro? ¿No me lo compro? ¿Me escapo con Blake?

—No seas tonto —dijo Sally cortando cualquier opción. Harry se había equivocado, no era el momento —. De Blake olvídate, que me queda cuerda para rato.

—Bueno, vale —contestó Harry derrotado parcialmente—, pero ¿Y el monitor? ¿Qué hago?¿Qué hagooo?

—Pues cómpratelo, Harry. Bastantes pocos caprichos te das en la vida. Además, si alguien lo va a disfrutar ese eres tú. A por él, esposo mío.

—Ay, Sally. TALT —contestó Harry—. Eres la mejor. ¿Lo pagamos a pachas, no?

—Vas listo.

Tenía que probar con aquella última pregunta, pero lo importante era lo importante. El WAF (Wife Acceptance Factor) era del 100%, así que procedí a la compra y recé para que el monitor reacondicionado no acabara siendo un modelo castigado y un pequeño fraude.

Mientras el monitor llegaba, por cierto, había planteadas dudas importantes. La más relevante, la de si podría conectarlo a mis equipos actuales. En el Dell XPS 13 (9343) estaba claro que no había opción: su salida DisplayPort sí daba soporte a una resolución 4K, pero no a una 5K. La cosa era algo más probable en mi PC de sobremesa, en el que como alguna vez he comentado tengo una AMD Radeon R9 280 de Powercolor, una tarjeta que conectaba por DVI al 24 pulgadas de BenQ pero que, atención, tiene dos salidas Mini DisplayPort.

Mi duda, claro era si esas salidas serían suficientes.

Teóricamente sí: precisamente el Dell UP2715K soporta resoluciones 5K gracias a la conexión simultánea de dos cables DisplayPort. Lo que no tenía tan claro es que lograra aprovechar esa resolución con una tarjeta algo más “madurita” como esta. La compra del monitor podía implicar otra compra interesante: una nueva gráfica que ya tenía mirada: sería la MSI Radeon RX 480 de 4 GB, sobre todo por el poco ruido que genera. El problema, claro, es que no es una gráfica del todo barata: a 245 euros en Amazon actualmente la opción era intentarla conseguir más barata en otras tiendas como Amazon.fr, donde con el envío incluido saldría por 210 euros. Hasta me planteé la compra del modelo de 8 GB de VRAM, que en PC Componentes está a 279 euros.

Tendría que esperar a resolver el enigma, y además para comprobar si tendría que hacer la inversión o no habría coste adicional: tenía que comprar dos adaptadores de Mini DisplayPort a DisplayPort, así que busqué en San Amazon y encontré estos de la marca Ranki por 7,99 euros. A por ellos, que son pocos y cobardes.

El pasado 15 de marzo se produjo el milagrito. El monitor llegó (lo avisé en Twitter con un mensaje poco definido, pero creo que nadie lo vio) al mismo tiempo que los dos adaptadores, así que en cuanto tuve un ratito libre por la tarde me puse manos a la obra. Quité el BenQ de en medio (con mimo), puse el Dell UP UP2715K encima de la mesa, conecté los adaptadores y…

Mon dieu.

Qué cambio, amigos lectores. Qué maravilla. Qué p*** maravilla. ¿Recordáis cuando hablé del salto de calidad HD vs SD? Pues el salto visual es más o menos el mismo.

Los píxeles desaparecen. Adiós.

En todos los análisis que se pueden leer del monitor 5K y de muchos monitores 4K veréis casi siempre lo mismo: perfiles de color, tiempos de respuesta, comportamiento en videojuegos y (con suerte) algún comentario sobre el escalado. Y siempre, siempre, siempre, comentarios sobre si se puede jugar en estos monitores y cómo es la experiencia en juegos 4K o 5K.

Estos monitores no son (casi nunca) para eso. Estos monitores son para trabajar, y hacerlo además con una experiencia visual que os aseguro que es difícil de trasladar con palabras.

Algunas de las cosas que caben en resolución 5K. Entre otras, una peli en 4K y espacio para una buena ventana del navegador. La imagen en su resolución original, aquí.

Es como si uno leyera y escribiera sobre papel. Ya no lees sobre pantalla. La sensación es esa que alguna vez comenté en el Galaxy S7 Edge, cuya pantalla parece que sea una pegatina por lo bien que se ve. En este monitor todo es como una pegatina. Para alguien que se pasa leyendo y escribiendo el 99% del tiempo en su ordenador, eso, creedme, es una bendición.

Pero claro, no uso el monitor con la resolución nativa. ¿Podría? Bueno, os aseguro que tengo una vista que salvo por cierta presbicia latente es privilegiada. De lejos, de hecho, veo (o al menos veía) en plan halcón. Recuerdo que en la facultada daba igual que me pusiera lejos de la pizarra: los compis no miraban la pizarra, acababan copiando de mis apuntes, los muy listos.

Eso no es suficiente para utilizar un monitor de 27 pulgadas con resolución 5K. Evidentemente puedes manejarte un poco, pero sin escalar tipografías estarás perdido, y yo diría que con 4K pasa básicamente lo mismo. Se ve todo de tamaño pulguita, y aunque las capturas de pantalla dejan claro que con esa resolución se pueden meter muchas cosas en una pantalla, la realidad es distinta. Esos pantallazos, lo reconozco, son para molar.

Otro ejemplo más de todo lo que cabe. La imagen en resolución original, aquí.

De hecho aún estoy experimentando con los escalados de Windows, que te ofrece escalar a 125%, 150%, 175% o 200% para encontrar la resolución de trabajo con la que te encuentres más cómodo. Ahora mismo estoy con un 200%, que es la que me proporciona ese modo “Retina1440p” por llamarlo de algún modo en el que cualquier comparación con mi BenQ de 27 pulgadas deja a ese pobre monitor en muy mal lugar. Os prometo que no se veía nada mal, pero es que este se ve tan bien que la diferencia es patente. Como ha dicho alguno más por ahí, será difícil que dé un paso atrás algún día y me vuelva a un monitor “normal”. Esto es demasiado bonito. Demasiado definido.

Los problemas de escalado son visibles, pero no especialmente molestos. Este es un ejemplo que podéis ver mejor en resolución original, aquí.

¿Existen problemas de escalado en Windows 10? Lo cierto es que sí, algo que a estas alturas resulta un poco chocante. Dicen que la Creators’ Update corregirá los problemillas de modos HiDPI que aún existen, pero yo estoy con al última compilación ahora mismo escribiendo esto como parte del programa Windows Insider y los problemas persisten. Ahora bien: ¿son importantes esos problemas?

No.

Es cierto que en algunas aplicaciones y con algunos escalados efectivamente pasan cosas raras. En Slack, Spotify e incluso en alguna instancia de Office de repente los clientes aparecen con todos los elementos visuales desenfocados, síntoma evidente de que algo falla en el escalado. Puedes trabajar con ello, pero es como ver el pasado y el futuro en un mismo monitor. Lo cual, por cierto, te hace valorar aún más la calidad que te da el monitor.

Trabajar en 5K con un escalado del 200% da como resultado este modo “Retina 1440p”. Brutal. La imagen en resolución original, aquí.

Con un escalado adecuado (como este de 200% que estoy usando) eso ya no pasa, pero si quieres aprovechar algo más la resolución de pantalla lo suyo es como digo aprovechar esas distintas escalas y ponerte, por ejemplo, a un 150% de escalado o a un 175%. En Windows 10 puedes seleccionar una resolución de partida y escalar sobre ella, algo que te permite jugar con combinaciones de todo tipo.

En mis limitados experimentos he dejado la resolución 5K, y lo que hago es escalar sobre ella. De hecho si bajo resolución y escalo la cosa empeora notablemente: El modo 5.120 x 2.880 con un escalado del 200% se ve increíble. Si elijo el modo 2.560 x 1.440 con un escalado del 100% debería ver todo igual de bien… pero no es así. Se ve todo borroso. Aún sigo haciendo experimentos, porque tengo que empaparme un poco del tema HiDPI que de hecho en Microsoft explican por ejemplo un poco por aquí.

Sea como fuere, insisto, la calidad de imagen es asombrosa. A mí no me interesa ver más, sino ver mejor, así que en lugar de usar un modo con mucha resolución y mucho área de trabajo me centro en usar un modo con un escalado que me permita ver todo como lo veía antes (1440p) pero mejor. De hecho el modo de 200% es un poco exagerado, y probablemente acabe trabajando con un escalado del 175% o incluso del 150%. Por debajo de eso la cosa se pone peligrosa.

Lo decía Linus en ese videoanálisis de hace dos años, por ejemplo, y aunque de nuevo insistía en el tema de los juegos en 5K, en el resto de temas daba claves interesantes. Pero seguro que estáis preguntándoos qué tal se porta el monitor en juegos a pesar de todo lo que he dicho, ¿a que sí?

Pues el caso es que solo he probado un juego. Adivinad cual. Lo cierto es que no tenía todas conmigo: ¿afectará que la resolución nativa sea tan alta? ¿Irá todo a pedales? ¿Dejaré de poder mejorar mi nivel a ese juego al que demostré que con un GTX 1080 no sería mejor?

Battlefield 1 a 1.920 x 1.200. La imagen en su resolución original, aquí.

Pues no. El juego va igual de bien en este monitor. Diría que mejor, pero probablemente eso es porque el panel es mejor y porque, todo hay que decirlo, que la pantalla sea glossy, como las de los iMac o MacBook Pro, le da ese toque molón especial que cuando uno trabaja en interiores es un plus y no un minus. ‘Battlefield 1’ se movía perfecto, igual de bien (o de mal, según se mire) que en mi antiguo monitor, y aunque no he hecho pruebas si mantengo mi resolución de juego de siempre, 1080p, adecuada para mi gráfica, disfruto como un enano. Pero claro, tengo un monitor 5K. ¿Qué pasa si cambio la resolución de juego a esta bestialidad?

Battlefield 1 en 5K. La imagen en resolución original, aquí.

Pues que el juego apenas se mueve. Mi pobre Radeon R9 280 se queda totalmente tirada, y va a aproximadamente 1 fotograma por segundo. Quizás menos. Demasiada tralla. Lo poco que he aguantado en ese modo (hacer nada es imposible) he intentado detectar si las diferencias eran tan grandes y la verdad, no he visto tampoco una revolución. Pero claro, a esa velocidad es difícil apreciar: probablemente si tuviera un par de GTX 1080 Ti funcionando en SLI estaría diciendo otra cosa. Es cierto que si uno compara las dos imágenes de arriba las diferencias sí comienzan a hacerse evidentes, pero a la velocidad a la que se mueve en 5K creedme, difícil hacerlo. Además, como no tengo esas GTX en SLI, yo feliz. ¿Funcionan bien los juegos? Check.

El único inconveniente de aprovechar el modo 5K es que tengo que hacerlo, como decía al principio, desde el sobremesa. Eso hace que vuelva a usar con frecuencia un equipo que tenía algo abandonado, sobre todo porque buscaba menor consumo dado que utilizo muchas horas seguidas el ordenador. ¿Qué tal se porta el monitor conectado al Dell XPS 13?

Pues igual de estupendo. Curiosamente mi cable de mini DisplayPort a DisplayPort (el que usaba con el BenQ) no funciona, y he acabado usando el mini DisplayPort a mini DisplayPort que viene con el Dell UP2715K porque las otras dos entradas están ocupadas para conectar el PC de sobremesa claro. Es uno de los pocos peros de este monitor: tiene pocas entradas, y además no le vendría mal contar con al menos una HDMI. Es una lástima (no puedo conectar la RPi directamente, porras), pero tampoco me quejo: para lo que yo quiero, me sobra.

I’m lovin’ it.

Al conectar el Dell XPS 13 tengo que seleccionar la entrada, algo que hace que inmediatamente el Dell XPS 13 quiera trabajar en 4K UHD. A lo bestia. Al final hago lo que en el PC: utilizo la resolución de 3.840 x 2.160 que detecta nativamente, pero le aplico un escalado del 150% para poder trabajar como yo quiero y necesito. El resultado, de nuevo, es espectacular, y de hecho tengo serias dificultades para notar diferencias entre lo bien que se ven las cosas en 4K y en 5K. No sé si hay diferencias de hecho, pero eso me hace plantearme una duda: quizás me hubiera bastado con un monitor 4K. Pero entonces veo el modo 5K al 200% con el PC y me digo “¡pamplinas!”.

Tengo que probar unas cuantas cosas más, y entre ellas ver qué tal se ve alguna distro Linux en este prodigio de monitor, pero lo cierto es que esta es una de esas compras que enamoran. Es probablemente la mejor compra tecnológica que he hecho en mucho, mucho, mucho tiempo, y creo que este monitor me va a durar un porrón de años.

Por cierto, si os interesa comprarlo, la cosa está difícil. No lo veo disponible en ningún lado, y en Amazon.fr, donde sí aparece a 1.299,90 euros, te indican que está fuera de stock. No sé si Dell estará a punto de presentar una renovación, pero lo cierto es que apenas ha habido novedades en el mercado de monitores 5K, parece que este segmento ha quedado contento con las unidades 4K que, desde luego, pueden ser una buena opción si buscáis ese “efecto pegatina” que ahora estoy disfrutando en mi Dell UP2715K.

Si tenéis preguntas, sugerencias o comentarios, disparad. Las leeré y contestaré todas con paciencia y buena disposición. Y en resolución 5K, claro 😉


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

21 comentarios en “Dell UP2715K: así es la vida en 5K

  1. CarlosRM dice:

    Gran artículo Javi, muy currado, disfruta mucho de tu compra, seguro que le das buen uso, yo también ando buscando un monitor para mí pc gaming, (¡qué ganas de echarme un Battlefield!), las dudas entre 4K y 1440p me quitan el sueño. Tú que tienes ambas posibilidades en ese pedazo de monitor, con cuál te quedarías?

  2. ¡Enhorabuena por la mega-compra!

    Te has adelantado un par de años al mundo : D

    Por cierto, yo sigo flipao con mi nuevo portátil. Va de maravilla. Y sí, me ha servido para reconciliarme con Windows (10); y también me está permitiendo disfrutar de Linux como nunca antes lo había hecho (siempre he trabajado en Debian headless) y ahora con Apricity OS (Arch Linux) resulta que voy más rápido que con Windows y me entusiasma.

    No obstante, pese a que ya le he cogido el tranquillo al trackpad con todos sus gestos a uno, dos, tres y cuatro dedos, frente al sobremesa con su par de monitores, un teclado completo y un buen ratón, la productividad se dispara en comparación.

    Me alegro de que te hayas dado el lujo. Tienes afición y especial paciencia para lidiar con los peros de adelantarte tecnológicamente a la masa; así que esa compra es perfecta para ti : )

    • ¡Gracias Uxío!

      Cómo me alegro de lo del Xiaomi y de confirmar que el equipo va tan bien como dices (y como prometía). ¿Por fin instalaste una licencia comprada de Windows 10 o lo intentaste por otro lado?

      Curioso lo de Apricity, voy a tener que probarla 😉 Me pica la curiosidad, ¿por qué trabajas más rápido con ella? ¿Qué haces en tus sesiones de trabajo que hagas más rápido en uno que en otro?

      Y evidentemente con un teclado y un ratón en condiciones la productividad es mucho mayor. Yo el Dell XPS 13 lo utilizo la mayor parte del tiempo conectado al monitor (ahora en modo 4K con escalado, je), teclado y ratón. Ganas muchos enteros, desde luego.

      No estoy seguro de lo de haberme adelantado, y creo que las pantallas 5K serán más bien escasas si es que se lanza alguna más (como la LG Ultrafine 5K para los Mac), que lo dudo. El mercado parece estar contento con los monitores 4K, que se ha convertido en el estándar de facto. Difícil luchar contra eso. Quizás con el tema de que al final con el escalado 200% tienes un 1440p que podría ser opción también para gamers, pero de nuevo, lo dudo.

      Aún así, yo feliz como una perdiz.

      • Sí, sí, instalé desde el principio una licencia comprada de Windows (me dio un poco de guerra grabar el usb de instalación, pero nada más) y va todo perfecto.

        En Apricity OS vs Windows 10 voy más rápido porque el ordenador va (si cabe) aún más rápido. En Apricity todo es instantáneo, frente a Windows, que simplemente es muy muy rápido. El SO carga antes, el explorador de archivos también, etc. Pero estamos hablando de percepción difícil de medir. La sensación es de fluidez total en ambos sistemas, pero en Linux incluso un poco más “instantáneo”.

        Al final, casi todo lo que hago es navegador (Chrome) + editor de textos liviano (tipo Notepad++) y explorador de archivos, por lo que la experiencia en ambos sistemas operativos es prácticamente idéntica.

        No he probado Photoshop o Camtasia, pero sinceramente para eso prefiero el sobremesa y sólo me meteré con ello por necesidad específica.

  3. Enrique dice:

    Pues yo ya llevo tiempo disfrutando de las 5k y coincido en que una vez pruebas ya no hay marcha atrás.

    Po cierto, mi ordenador es un iMac y esos problemas de escalado que comentas en macOS no los he tenido jamás!

    Enhorabuena por el post, como siempre de lo mejor que se puede leer por ahí!

    • Yep, en macOS no hay problemas de escalado, esa es una de las grandes ventajas de los iMac sobre cualquier Windows en 4K o 5K. Aún así los problemas no son tan llamativos, al menos ahora que los estoy experimentando.

      Y como dices, de marcha atrás, nada.

  4. falogalego dice:

    Los problemas de escalado en alguna aplicación se pueden evitar deshabilitando en las propiedades de ejecución “el ajuste de escala de la pantalla si se usa la ….”.
    También hay una aplicación que ejecutándola en el inicio del SO evita esos problemas de letras borroras en las aplicaciones, se llama XPExplorer, a mi me ha funcionado siempre bien.
    Ya nos contarás si te ha servido de ayuda alguna de las soluciones.

    Saludos y a disfrutar de ese peazo monitor, yo tengo otro Dell más modesto U2415 y sigo encantado con el.

    • Genial FaloGalego, muchas gracias por esos consejos, seguro que me vienen bien, ya te contaré!

      Yo tuve durante bastante tiempo un HP LP2465 con esa misma resolución de 1.920 x 1.200 y desde luego se trabaja guay con ellos. Aún así esos 240 píxeles más de vertical que gané con el BenQ (más los 600 px horizontales, 2.560 x 1.440) se notaron mucho en mi productividad, dale una vuelta a la idea porque los monitores 1440p que no son de gaming tienen ahora buenos precios y la mejora es notable. O un 4K ya puestos.

      Pero vamos, si estás contento, fantástico. Lo dicho, ya te contaré pero tus soluciones prometen, thx!

      • Falogalego dice:

        Yo me acostumbré hace muchos años a trabajar con dos monitores, CRT en su momento y desde entonces he ido evangelizando allá por donde voy.
        Hoy en día, a pesar de haber esas resoluciones tan enormes, sigo prefiriendo tener los mismos pixeles, o incluso menos, repartidos en dos monitores que en uno solo. Reconozco que son costumbres y algo de manía, pero no se, ajusto mejor las ventanas.

        Gracias por seguir compartiendo tus vivencias, Saludos.

  5. Trufeitor dice:

    Muy interesante tu experiencia en monitores, según entiendo dejas la resolución nativa y pides a Windows que agrande las cosas y el se encarga de escalar todo, algo así como si ves contenido 720p en una tele 1080, no? Supongo que en vez de tener un chip de reescalado como las teles es el propio SO el que realiza la operación por software.
    Yo me inclino más por el 4k-UHD porque la resolución es múltiplo de 720 y 1080, con lo cual puedes configurar resoluciones menores (para jugar, por ejemplo) y tener una escala perfecta 2×2 o 3×3.
    En cualquier caso, que compartas tu amplia experiencia es siempre muy bienvenido. Muchas gracias.
    😉

  6. Primero el comentario: mi monitor apesta y envidio el tuyo (envidia de la buena 😛 ) .

    Ahora la pregunta, tu has tenido bastante contacto con varios gadgets entre ellos monitores, por eso creo que podrías tener más conocimiento que alguien como yo que solo ve esos productos en vitrina o en catalogo online, que recomendarías para un entorno de trabajo donde se aprecia el espacio (soy desarrollador herramientas: eclipse, visual studio, workbench mysql, etc, etc)? un monitor 4K/UHD/5K o un “monitor ultrawide”?

    Se que para gustos colores pero me gustaría saber tu opinion.

    Gracias y felicidades por el nuevo capricho! 🙂

    • Difícil acertar, pero dicen que los desarrolladores trabajan bien con un doble monitor (o triple, si me apuras). Creo que en tu caso tiraría más a ultrawide 1440p que a un UHD… pero como no soy desarrollador, tengo más bien criterio nulo :/

      Gracias por el comentario!

    • Trufeitor dice:

      Justo eso iba a decir cuando has comentado lo de si me animo con el 4k. De momento me tengo que conformar con monitores bananeros de poco más de cien euros en oferta (lógicamente si fuera mi herramienta de trabajo la inversión tendría un cariz completamente distinto).
      Pero descuida que si un día me puedo dar el capricho te lo cuento seguro.
      😀

Comentarios cerrados