Tecnología

¿Te gusta leer libros o te gusta leer?

·

Uno se cree que hace las cosas mínimamente bien hasta que llega alguien y te pone en tu sitio. Me pasa con lo de escribir: que lo haga todo el día profesional y personalmente no quita para todos los días me encuentre con textos alucinantes. De gente a la que envidio por cómo escribe y por cómo es capaz de expresar de forma simple ideas y conceptos complejos.

Me pasaba hoy al leer en Aeon un artículo prodigioso de Craig Mod titulado “Future Reading” en el que este escritor nos hablaba de su particular experiencia con el Kindle y de cómo este cacharro transformó su forma de leer. El lector de libros electrónicos de Amazon que inició su andadura en 2007 transformó su concepción de los libros. La de él y la de muchos otros millones de personas, por supuesto.

kindle1

Pero esa experiencia se veía comprometida por una realidad palpable para este autor. La de que un libro es mucho más que su contenido. O la de que al menos puede serlo. Es por eso por lo que finalmente este autor acababa hablando de cómo los libros impresos pueden ser mucho más especiales que cualquier libro electrónico, porque en realidad juegan con ventaja. Al tocarlos, olerlos, y verlos uno revive cosas. Eso no pasa con los libros electrónicos. Al menos, no en mi caso.

Yo veo en un rincón “La sombra del viento“, de Carlos Ruiz Zafón, y recuerdo un viaje en el metro en el que tuve que contener las lágrimas. Toco las novelas de la serie del Capitán Alatriste –bien por Don Arturo– y rememoro una conversación con mi padre. Y claro está, huelo el número uno de Spiderman (Cómics Forum, y sí, para mí es como un buen libro) que guardo en casa y me vienen a la cabeza decenas, cientos de paseos al kiosko de Esteban Arteaga  con esa infantil impaciencia y esas ganas de que esas aventuras de Spidey y compañía le sorprendieran a uno. Y vuelvo a citar a este chico:

To return to a book is to return not just to the text but also to a past self. We are embedded in our libraries. To reread is to remember who we once were, which can be equal parts scary and intoxicating

Ole. Y seguimos. En todas esas experiencias pasaba y pasa lo que normalmente no suele pasar en el mundo de los libros electrónicos. Que la experiencia va más allá del texto. Que como decía Mod:

Containers matter. They shape stories and the experience of stories. Choose the right binding, cloth, trim size, texture of paper, margins and ink, and you will strengthen the bond between reader and text. Choose badly and the object becomes a wedge between reader and text.

Qué parrafazo. Otro de muchos del que -repito- es un texto prodigioso. En realidad esa idea de que todo el mundo juzga el libro por la portada es también cierta para cualquier cosa que uno ve en Internet. Lo comenté en ‘La forma y el fondo‘, donde hablaba de varios medios en Internet que cuidan tanto el contenido como el continente. Y de cómo eso ayuda a que como dice Mod “se fortalezca el vínculo entre el lector y el texto“.

El caso es que el autor se quejaba de cómo el libro electrónico no podía a menudo proporcionar esa experiencia. Que el Kindle te deja elegir apenas unas pocas tipografías y que es imposible comparar eso con lo que ofrece un libro como ‘The Conference of Birds‘. Entre otras cosas porque un libro electrónico ronda los 15 euros y ese libro en particular, en esa edición en particular, cuesta 2.980,46 euros.

La comparación es odiosa e injusta, pero tiene su punto. Y lo tiene porque como afirma Mod al final la experiencia de los libros electrónicos está más despersonalizada que la de un libro impreso -que en muchos casos tampoco es que esté especialmente cuidada-:

Designers working within this closed ecosystem are, most critically, limited in typographic and layout options. Amazon and Apple are the paper-makers, the typographers, the printers, the binders and the distributors: if they don’t make a style of paper you like, too bad. The boundaries of digital book design are beholden to their whim.

Al final Mod hace una defensa total de esos libros impresos que para él ofrecen mucho más de lo que un libro impreso podrá ofrecer nunca. Una perspectiva válida que seguramente el citado Don Arturo también defienda y que contrasta con la que aportan los lectores de Aeon, que por una vez demuestran que en los comentarios puede haber debate. Muchos de ellos apuntan a un factor práctico: los libros electrónicos les permiten evitar quedarse ciegos gracias al zoom de las tipografías. O a otro, como el hecho de que uno puede guardar anotaciones. O a otro más democratizador: el de acceder a virtualmente cualquier texto publicado en nuestro planeta a golpe de clic.

Pero el comentario más curioso es el que ha dado título a este artículo. El de que estamos haciendo la pregunta incorrecta y debatiendo sobre el tema equivocado. Lo que habría que preguntar no es si nos gustan los libros, sino si nos gusta leer.

Equilicuá.

Imagen | Unsplash


Si os ha gustado el artículo, quizás queráis aportar. Significa mucho más de lo que imagináis. ¡Gracias!


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 138,51 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Red Dead Redemption 2 (Xbox One): el juego del año y uno de los mejores de la historia según las críticas. Está a 51 euros en Amazon Alemania envío incluído.
  • Juego de mesa Catán: uno de los más populares de los últimos años puede ser un gran regalo de navidad, está a 28,4 euros en Amazon. Hay otros como Carcassone (16,99 euros) o Cara Splash (13,99 euros) igualmente curiosos.
  • Procesador Intel Core i7-7740X: no es el más moderno, pero es de la familia X, así que es una opción brutal para gamers. Con 4 núcleos a 4,3 GHz soporta Hyper Threading y tiene un TDP de 112W, así que es glotoncete. Pero el rendimiento es fantástico, como muestra AnandTech en este análisis. Está a 229,90 euros en Amazon.
  • Memoria RAM Ballistix Sport 16 GB DDR4: dos módulos PC4-21300 de 8 GB que pueden darle mucha vidilla a vuestro equipo. Están a 121,73 euros en Amazon Alemania, envío incluido. La opción son los módulos G.Skill Aegis 2x8GB por 123,82 euros en Amazon (España).
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 719 euros en GearBest con el cupón GB$XMLAPAIR03.
  • ZTE Axon 7 Mini: un móvil de hace dos años pero que aún así tiene su encanto por esos altavoces frontales. La pantalla de 5,2 pulgadas FullHD está acompañada de un Snapdragon 617, 3 GB de RAM y 32 GB de capacidad (ampliables). La cámara trasera es de 16 MP, y el precio es escandaloso: 90,95 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 960 500 GB: una unidad M.2 NVMe que da velocidades de lectura de hasta 3.200 MB/s, una burrada. Está a 124 euros en Amazon UK envío incluido. Con esta capacidad, súper chollo, os lo dice alguien que compró la 970, algo superior en rendimiento, por 100 euros hace poco… con la mitad de capacidad. Argh.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Patinete eléctrico Ninebot ES1: hasta 20 km/h y autonomía de hasta 25 km para este patinete plegable que además tiene dos años de garantía en España. Bastante chulo por 287,47 euros en GearBest con el cupón GB12ES1. No os olvidéis de desactivar el nuevo seguro de envío activado por defecto.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Xiaomi Redmi Note 6 Pro: con pantalla de 6,26 pulgadas FullHD, Snapdragon 636, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad, cámara trasera dual de 12+5 MP y cámara frontal dual de 20+2 MP, este es un estupendo candidato para la gama de entrada con su batería gigante de 4.000 mAh. Está a 159,82 euros en GearBest, mientras que la versión con 4 GB de RAM y 64 GB de capacidad está a 177,58 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG.
  • Tarjeta MicroSD Kingston 64 GB: buena capacidad para ampliar la capacidad de vuestro móvil, por ejemplo. Incluye adaptador a SD. Estupenda por 9,57 euros en Amazon. Si queréis ir mucho más allá, la SanDisk Ultra de 200 GB está a 35,90 euros en Amazon. Otra opción: la Samsung EVO Plus de 128 GB está a 16,19 euros en JoyBuy.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución 4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,94 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 336 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 336 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • Auriculares Xiaomi con conector USB-C: sin adaptadores de por medio, curioso tener esta alternativa barata para conectarla a vuestros dispositivos. Son de tipo in-ear y el precio como siempre parece bastante interesante. Están a 13,77 euros en Banggood con el cupón 6baf92.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 254,29 euros n AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 456,85 euros en GearBest con el cupón GBMPBF17.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497 euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,61 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

19 comentarios en “¿Te gusta leer libros o te gusta leer?

  1. Kheldar dice:

    Me gusta leer, también me gustan los libros, han sido prácticamente el eje de mi vida desde que aprendí a leer a los 5 años. Y desde hace mucho soy usuario de los libros digitales, leía en mi viejo ordenador con Windows Me y Adobe Reader 5.0, ahora leo en un tablet, y la razón es por economía, En México los libros son extraordinariamente costosos, puede que el vínculo que tengo con los libros impresos que me ha ido acomulando con los años sea diferente al que pueda hacer con un archivo .epub, pero creo que lo importante y lo que nos despierta recuerdos son las historias y no el formato en las que se nos presentan.

  2. ASDFG dice:

    Pues yo tengo esas sensaciones con consolas y con libros electrónicos, para mí mi viajhe a Escocia es “El gen egoista” y “El gen egoista” es mi viaje a Escocia y tengo asociaciones similares con videojuegos o páginas webs.

    Esa asociación psicológica entre un libro y un momento de mi vida existe también con lo digital, ¿Que igual es mas fuerte si va asociada a un libro físico? pues seguramente, porque genera más estímulos pero eso no hace que con lo digital desaparezca.

    EMHO esto es una forma de racionalizar la nostalgia al papel no algo real, diferenciado o único de los libros en papel.

  3. Xavi dice:

    En los últimos años he debatido este tema varias veces con lectores empedernidos, una editora e incluso un escritor, y casi siempre hemos coincidido entre nosotros y con el autor del artículo que citas. El libro es multisensorial. Sin darme cuenta termino asociando la lectura con su tacto, la textura del papel, el peso y, especialmente, el olor. Si abro y huelo mi primer libro (aventura en el castillo, de Enid Blyton), toda la historia vuelve a mi como un flash, en serio, y con ella vuelve también una nube de recuerdos difusos del tiempo en que leí ese libro.
    Nada de eso me sucede con los libros electrónicos. Peor aún, me distraigo -como buen friki- con sus controles y opciones.
    Pero no desprecio estos aparatitos. Al contrario: sin su Kindle Paperwhite, mi madre (casi ciega) no podría leer nada.

    • Creo que ya hablé de ese peligroso factor de las distracciones en los smartphones y las tablets a la hora de leer, y creo que por eso un lector de libros electrónicos es mucho más cercano a la experiencia tradicional.

      Sea como fuere, lo importante no es tanto el formato como la acción. Y toda esta revolución ha ayudado a que como poco leamos más. Ole.

  4. RFOG dice:

    ¡Pero cuantísima paja mental, tío!

    ¿Cuántas tipografías te deja elegir un libro en papel? Cero. La que trae. Si no te gusta, te jodes.

    Todo el error viene porque no hemos separado bien las cosas.

    Leer es una cosa. Para leer no hace falta nada más que un soporte físico. Punto pelota. Da igual si es en papel o en una pantalla o sobre tu propia retina. Lees. Punto.

    Luego está el disfrute de los libros. Libros con imágenes, con tipografías bonitas, con un lomo que aguante el hojeo… Pero eso no es leer. Eso es otra cosa, eso es lo mismo que acariciar a un gato (por no decir otra cosa y resultar sexista), o mirar un paisaje.

    Y son cosas diferentes tío. A mi me gusta leer y me gusta disfrutar de los libros. A mi novia solo le gusta leer. Por lo tanto yo tengo libros físicos (una primera edición Sáenz de Jubera de las obras completas de Verne, por ponerte un ejemplo muy querido por mi), y tengo las obras completas de Vernel (las mismas) en versión digital facsímil. ¿Y sabes? Cuando quiero disfrutar del libro, leo en el tomo real, cuando quiero leer a Verne, leo en la digital.

    Resulta increíblemente estúpido comentar eso del olor de la tinta, del tacto del papel, etc., cuando esas mismas cosas impiden la fluidez de la lectura. De ahí la separación.

    • Peni dice:

      Por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo contigo. El ‘ritual’ que acompaña a cada cosa es diferente, pero se puede disfrutar de una buena lectura en los dos casos. Creo que lo que proporciona placer en la lectura es el contenido, el soporte es importante, pero no tanto como para pasar a primer plano. Y además hay una cosa muy importante, la lectura digital ayuda mucho a que la gente se anime a leer, que es lo importante.
      En mi caso particular y si no fuera por los libros en formato electrónico apenas leería y las razones son muy sencilla, espacio, dinero y oportunidad.
      Espacio para poder almacenar el equivalente en libros físicos
      Dinero el que me ahorro comprando libros digitales (no siempre tanto como creo que debiera ser)
      Oportunidad de leer en cualquier momento sin tener que cargar con un libro ‘analógico’ para por si acaso puedo leer.
      Ahora llevo mi Kindle o mi móvil, leo en cualquiera de ellos, se sincroniza su contenido, tengo una enorme biblioteca siempre accesible, puedo comprar un libro sin tener que ir a ninguna tienda … esos factores también enriquecen en cierta medida la lectura.

    • Es que esto es un blog para esas pajillas mentales Rfog 😉 Pero creo que la reflexión del autor es buena, porque para mí la experiencia de lectura cambia de un libro impreso a un libro digital. Que uno asocie ciertos objetos a ciertos recuerdos es común, y eso como decía a otro lector también ocurre con obras digitales. Pero a mi no me ocurre con libros electrónicos, por ejemplo, aunque sí con juegos de ordenador.

      No creo que comentar esto sea estúpido. Tú mismo reconoces que esa primera edición es muy querida por ti, ¿verdad? Pues lo mismo para tantos otros libros para mucha otra gente que por esa existencia física tienen otro significado. Es una realidad, pero al final lo importante, como dices, es leer. Lo que yo digo es que una cosa no quita la otra.

  5. Pues a mí me gusta leer, pero la verdad es que desde hace algunos años (yo que trabajo en casa todo el día con el ordenador y tengo cierta/bastante adicción a internet) recurro a los libros como una alternativa sin pantallas, y de hecho sin tecnología.

    Ya sé que del kindle no salen rayos que deterioran mis ojos y esas cosas, pero aún así, no lo veo como una alternativa interesante para mí.

    • Yo leo mucho más en digital que en libro impreso desde hace un tiempo. Aquí mis razones coinciden totalmente con las de Peni, pero eso no quita para que de cuando en cuando no me guste coger un libro en papel para disfrutar de toda la experiencia.

      Es más: intuyo que haré cada vez más eso -volver al papel- cuanto más mayorcito me haga y más tiempo tenga para invertir en la lectura. Ahora mismo las prisas, lamentablemente, mandan.

  6. carlos dice:

    Tanto el libro de papel como el electrónico son soluciones complementarias y pueden convivir en el mismo espacio tiempo. Otra cosa muy diferente son las costumbres y el destino de cada lectura. Muy rara vez (por no decir nunca) imprimimos un PDF; simplemente lo leemos en la pantalla y ya está. Habrá gente que no quiera leer el Quijote en un e-reader, o en una tablet, pero sí en papel porque es a lo que está acostumbrado. O simplemente aborrezca leer en pantalla, o lo considere una herejía.
    Lo que está claro es que esto va a ir a más, y el tiempo pondrá a cada solución en su sitio, y todos nos acostumbraremos a leer ciertas cosas en un modo y otras en otro.

    Para terminar recomiendo el visionado de este vídeo parodia de libro vs pergamino. Demuestra que el problema ya venía de antiguo: https://www.youtube.com/watch?v=H2UIbF3rzCI

    • Cierto, hay casos en los que desde luego leer en digital es mucho más adecuado. Como siempre, lo fantástico es que uno pueda aprovechar todas las opciones para elegir la más adecuada para cada caso y momento.

  7. Creo que esto es uno de esos artículos más con esos dejos medio “anti-tecnología”… así como en realidad los libros en papel eran mejor porque aquí o porque allá, con un sutil, pero perceptible aroma a “todo tiempo pasado fue mejor”.

    Al final, este tipo de artículos me recuerda a mi papá diciendo lo retorcido de la juventud, lo mejor que era jugar fútbol en la calle, lo entretenido que era no existiera la TV, etc… cuando uno empieza a hablar tanto de estos tópicos, debería mirarse y pensar por qué tanta nostalgia.

    • La nostalgia tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, como todo, aquí la idea era precisamente hablar de que lo importante de todo esto es leer, el formato influye, claro, pero todo ayuda y eso es bueno. Creo, vamos.

      • Hace ya harto tiempo que hay una tendencia en que me impresiona hay una generación de gente que escribe sobre tecnología que está envejeciendo, y hay una abundancia de este tipo de discursos medio nostálgicos. No sólo acá, sino que en general, abundan los artículos matando al PC de sobremesa, al laptop, el romance de utilizar reloj, los movimientos “anti” smartphone, que como nos aleja la tecnología, etc.

        Me gustaría empezar a ver gente nueva escribiendo, aquella que habla desde su historia, nueva. Desde esta época 🙂

  8. Emraz dice:

    Saludos! A mi me gusta leer en formato digital, por lo general suelo buscar los libros con extensión .epub y los leo en un portátil con el programa gratuito (Calibre). Yo creo que el formato digital es mucho mejor y mas practico que los libros impresos, aparte de que las mayoría de libros salen mas baratos en digital, los impresos suelen deteriorarse con el paso del tiempo.

Comentarios cerrados