Tecnología

Las carcasas son para blandengues

·

Hace unos años Jesús Díaz (saludos allá donde estés, que has desaparecido) publicaba en Gizmodo una reflexión absolutamente fantástica. En ‘You don’t need a f*cking case for your iPhone 5‘ este Antonio Banderas del periodismo tecnológico -triunfó primero aquí y luego al otro lado del charco- daba su particular visión de por qué lo de usar carcasas para móviles era una solemne estupidez.

I’ve never used a case for my iPhone 4. Not even after the back broke for the third time. I didn’t do it because, unlike my grandma, I don’t cover my sofas with plastic. Or unlike idiots, I don’t protect my car’s front with a bra.

Difícil expresarlo mejor que con ese primer párrafo. Quizás un poco sangrante, como el resto de esa reflexión (leérosla toda, merece la pena), pero no por ello es en mi opinión menos cierto.

Porque las carcasas son para blandengues.

Para empezar, las posibilidades de que una carcasa te libre de la temida rotura de la pantalla son mínimas ya que en la mayoría de los casos los usuarios hacen uso de carcasas abiertas y éstas solo te salvan si tienes bastante suerte. Están las carcasas que encierran el móvil por completo o como mucho dejan una ventanita, pero ahí está Murphy una vez más: incluso con ellas podéis tener la mala suerte de que el teléfono caiga y se golpee justo donde no debe. Además del rollazo de estar destapando y tapando el móvil para hacer cualquier minucia. Quelle horreur.

OnePlus-One-5

Luego está, como decía Jesús, lo de que las carcasas te permiten personalizar tu móvil. Ahí el compi se ceba un poco con esos y esas pobres que simplemente tratan de crear su propio estilo, pero aunque las formas sean un pelín toscas, vuelvo a estar con él. Sufro cada vez que veo ciertos móviles de ciertas personas -no las nombraré aquí, pero son muy cercanas- por unas carcasas que van mucho más allá de la tendencia de los móviles rositas o dorados. Mucho más allá, insisto. Si creíais que esos móviles eran chonis, estáis equivocados. Las carcasas pueden convertir una obra maestra del diseño en la pesadilla choni que todos tememos. Una digna de cualquier hombre blandengue que se precie, y de cualquier mujer que deteste adore al hombre blandengue.

Pero luego está lo otro, y aquí está la razón de retomar el tema. Lo de proteger el móvil de arañazos y pequeños golpes. Pero vamos a ver, alma de cántaro: no pasa nada por tener el móvil con dos o tres arañazos. Ni con mil, de hecho. Si eso ocurre, que así sea, porque como decía el amigo:

The iPhone aluminum back can scratch. If you treat it like shit, it will. But so what? Things get scratched all the time. And most of the time the wear gives them character. Like the first iPhone made of aluminum, which was way more beautiful years later.

Las negritas son mías, y están colocadas ahí porque efectivamente en muchos casos mola que a un objeto se le note que lleva un poco de tralla encima. Le da carácter, personalidad. Le hace casi respetable.

De esto hablaba ayer uno de mis periodistas tecnológicos preferidos a día de hoy: Vlad Savov en The Verge avisaba de que los nuevos iPhone con el acabado ‘jet black’ se rayan con una facilidad pasmosa. En YouTube algún estúpido tuvo la no menos estúpida idea de comprarse uno para luego probar qué pasaba si intentaba rayarlo con distintos objetos, y allí quedaba claro que el material utilizado por Apple no era la mejor opción para los que buscan tener su iPhone como oro en paño. O rosa dorado, por poner otro ejemplo.

iphone1

Savov utilizaba el mismo argumento que Díaz hace unos años, pero a los dos se les adelantó otro diseñador y bloguero que en septiembre de 2011 ya publicaba un post titulado ‘Aged to Perfection‘. En él éste usuario mostraba su iPhone de primera generación y cómo el uso intensivo del terminal había convertido su carcasa posterior en algo que era casi hasta molón. Comparaba el efecto con el de su cámara Canon y en ella la cosa no quedaba tan bien. En ambos casos algo quedaba claro: ciertos cacharros maduran muy bien, como los buenos vinos.

Eso es lo que en mi opinión deberían hacer vuestros cacharros. Madurar bien sin estúpidas carcasas. Normalmente los fabricantes se cuidan mucho de crear pequeños objetos de diseño con sus terminales, así que dejad de comprar fundas que simulen una cinta de cassette, o una Gameboy, o que replican el mármol de Carrara, por dios.

Usad vuestros móviles tal cual. No seáis blandengues.

Disclaimer: yo utilizo una carcasa para mi OnePlus One, pero es sustituta de la ‘Sandstone’ original y está hecha de bambú y mantiene las dimensiones y el formato del teléfono, además de ser oficial y llevar el logo para que pueda seguir presumiendo de telefonazo barato como buen hijo de vecino.  Vamos, que no es una carcasa como tal. Y sí, el móvil se me ha caído. Y sí, la pantalla se me ha roto una vez. Y sí, la he reparado con estas manitas.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, versión internacional (soporte OTA), Snapdragon 855, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 363 euros en GearBest
  • Xbox One X + Metro Exodus: la consola más potente de Microsoft está de rebajas, incluye Metro Redux, un mando, 1 TB de capacidad y también Metro 2033 y Metro Last Light. Está a 349 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Teléfono Nokia 3100 Mini: una réplica del antiguo móvil estrella de Nokia, perfecto para usar el teléfono móvil como eso, como un teléfono. Tiene conectividad 2G, teclado físico y minipantalla. Prodigioso por 10,78 euros (sí, 10,78) en TomTop.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 1,99 euros en eBay, perfecta para este equipo que se venden sin sistema operativo
  • Xiaomi Mi 9 SE: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (uauh), triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a tan solo 270 euros en GearBest
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 170 euros a través de Amazon.
  • Amazfit Verge Lite: sin NFC, pero con una autonomía de hasta 20 días. Pantalla AMOLED de 1,3″ 360×360 Corning Gorilla Glass. Frecuencia cardíaca, gran variedad de modos deportivos. GPS + GLONASS. Está a 89,18 euros en AliExpress
  • Amazon Echo Dot + Philips Hue White Kit: el conjunto de 2 bombillas LED E27 con tonos de blanco regulables, el puente y el altavoz inteligente en formato mini de Amazon para controlarlo todo. Está a 69,99 euros en Amazon, suele estar al doble.
  • Memoria SanDisk doble USB-C / USB-A 128 GB: esto es la primera vez que lo veo en ofertas. Un pendrive con dos salidas a elegir (no se ve en la foto) USB-C y USB-A, 128 GB e interfaz USB 3.1 para transferencias rápidas. Está a 24,99 euros en Amazon.
  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

33 comentarios en “Las carcasas son para blandengues

  1. En mi caso he sido usuario de Nexus 4 y ahora de un Nexus 5X, ambos con una carcasa (N4) http://www.amazon.es/dp/B00B7QGT6U y (N5X) http://www.amazon.es/dp/B005JP9BHY

    En el caso de N4 la carcasa sí ha salvado la pantalla en infinidad de ocasiones ya que el teléfono hubo temporadas que acababa en el suelo con facilidad. La caracasa tenía y tiene un reborde lo suficientemente alto pero que no molestaba al usuario, para evitar el contacto de la pantalla con el suelo.

  2. Puf, aquí discrepo totalmente. Una carcasa decente abierta te puede proteger el móvil en la gran mayoría de caídas que sufra. Yo era de tu opinión hasta que compré un S2 de segunda mano y el vendedor me dio también una carcasa bastante decente. Cierto es que aumenta las dimensiones del terminal -unas más que otras- y, en bichos de 5» pues no siempre es lo mejor; pero puedo decir que 1) evitas roturas por el temido golpe en la esquina de la pantalla y 2) si tiene un pequeño reborde alrededor de la pantalla, evitas roturas si se te cae al suelo boca abajo.

    Que no es para todo el mundo, te lo compro. Para mí, que soy bastante patoso y que el móvil se me cae de tanto en tanto, son una bendición. E igual que las hay cantosas y horteras, como bien dices, también las hay bastante disimuladas y/o elegantes. Cuando cambié el susodicho S2 por mi actual S5 lo pedí directamente con una carcasa de la misma marca y modelo. Y hasta la fecha. (y no será por caídas…)

    • Miguel dice:

      Venia a decir lo mismo, otro con un Nexus 4 al que la funda le ha salvado mil veces las esquinas de la pantalla (llevare 3 años con el), decir como primer argumento que las carcasas no protegen la pantalla me parece absurdo cuando es totalmente cierto el que una funda de goma o silicona protege perfectamente las esquinas del terminal que van a ser el 99% de los impactos en caídas.

  3. Diego dice:

    llevar funda es de flojos.. además de que engorda el peso, el tamaño del móvil, a veces incluso lo hace menos manejable.

    por eso tengo un xiaomi redmi pro 3, si se me cae vale 4 duros uno nuevo.

    Aunque las carcas del oneplus 3 me molan…

    • Otro buen argumento que refuerza mi teoría. Si tienes un móvil barato no hace falta porque si se te rompe es fácil comprar otro (mejor al mismo precio). Si estás en el otro lado y pagas 700 euros o más en un móvil, ¿por qué taparlo con una carcasa? Presume de diseño y de materiales aeroespaciales, leñe.

      • Por responder a lo segundo: precisamente porque he pagado 700 euros o más y no quiero que se me parta la pantalla en un descuido :P. Hay quien más que un móvil bonito quiere una buena pantalla y una buena cámara.

        Por otra parte, mi S5 es de cuando Samsung hacía móviles bien pensados (batería extraíble, SD, resistencia al agua…) con un diseño meh (los marcos de plástico barato del susodicho son de lo peorcito). Casi te diría que mejora con la carcasa.

  4. EduardoBP dice:

    Pues yo también soy de los de carcasa. Eso si, negra lisa y lasa igual que el móvil (desde mi galaxy S, pasando por el S2 y llegando al nexus 5), de goma y con un poco de reborde por la zona de pantalla. Y barata, si. En ebay, si. Tarda 1 semana en llegar, si.
    No voy a decir cientos, pero si que me ha salvado decenas de caídas que seguro que hubieran, por lo menos, afeado estéticamente zonas visibles y en alguna ocasión seguro que algo más.

    Eso si, lo de proteger la pantalla me parece sacrilegio. Tanto gorilla glass y tanta historia se supone que es para algo, no? Yo es que no meto el móvil en el mismo bolsillo que las llaves, las monedas, los destornilladores, martillos y demás maquinaria pesada 😉

    Yo creo que eso lo puedes decir si no te duele gastarte 600$ en un móvil nuevo, pero no es mi caso…

    P.D. Mención especial a los CUTRONES que dejan puesta la pegatina de fábrica para proteger la pantalla https://www.youtube.com/watch?v=poKsCMG5JQ8

      • Cosmo Kramer dice:

        Yo también soy de sin carcasa, pero últimamente me he pasado a los de con protector de pantalla 🙂

        Llevé mi Galaxy S 1 sin protector de pantalla y ni un rasguño en 3 años. Mi posterior Moto G, igual en 2 años. Después tuve un Meizu M2 Note y a los dos meses, sin razón aparente, apareció un arañazo en su pantalla Gorillla Glass, y no podía dejar de mirarlo, se me iban los ojos a esa imperfección en mi impoluto móvil. A mi actual BQ X5 le he puesto protector de pantalla desde el primer día… Sí, me he ablandado 🙂

  5. Eduardo Niquete dice:

    Y justo que pensaba comprarme una para mi Oppo Find 7, que no tenían más que en color blanco.
    BLANCO.
    Que el diseño de la tapa trasera me encanta, pero es que lo tocas con las manos un poco manchadas y toca agarrar un paño. Estaba a punto de comprarme la tapa en color negro pero me he decantado por una case rígida en color negro lo menos voluminosa posible. Todo por el maldito color.

  6. Yo sin carcasa ni plastiquitos. Forever.

    Nunca entenderé la gente que protege el móvil para que no se raye la parte que ya no se ve.

    Es más bonito desnudo que con funda. Y normalmente, el móvil soporta bastante mejor la degradación por el uso que la funda.

    El mío no es que parezca nuevo, pero dos años y pico después no tiene prácticamente ningún arañazo. (Y claro que se me cayó alguna que otra vez).

  7. joe di castro dice:

    Soy partidario de las fundas, de «osados» está el cementerio lleno! 😛
    Principalmente por 5 razones (tengo un Nexus 5X con una funda Verus High Pro Shield):

    1) Contabilizar el error vs Amortizar. Usease, que el pobre no se puede permitir comprar barato ni que todos los días sean Domingo. Como nuestros abuelos, que cuando podían se compraban unos zapatos buenos, de buena factura, pero eso sí, solo los sacaban los domingos y al llegar a casa a limpiarlos y cuidarlos para que estuvieran siempre como nuevos. Y no es mala estrategia, tirando los cuartos no llega uno a rico.

    En mi caso trato siempre de tener aparatos siempre de calidad media/buena y tratarlos con cuidado para que al menos amorticen la inversión (el error es considerarlo un gasto), aunque a veces determinados aparatos por sus condiciones de uso o uso profesional lleven un desgaste necesariamente mayor. Concretamente me he gastado unos 250€ en el móvil y unos 20€ en la funda para que al menos me dure unos 3 años (fin de actualizaciones de seguridad).

    Una buena funda puede proteger al móvil de innumerables pequeños impactos y caídas que pueden suceder en esos tres años. Ya no se trata únicamente de que se pueda partir la pantalla, la lente/óptica de la cámara (especialmente si es de las que sobresalen), es que se te puede partir una soldadura/placa (avería que es difícil de detectar si no se busca y te puede suponer cambiarlo) o incluso explotar la batería en un golpe muy desafortunado (no es algo teórico, ha habido casos). Además está la moda de las carcasas metálicas, que encima llevan los componentes prácticamente apelotonados dentro sin mucho margen de maniobra, que lo empeora porque no absorben bien el golpe y lo transmiten al interior o al cristal. La funda puede suplir está carencia de elementos que absorban/disipen la energía del impacto, y si es de las que además llevan un refuerzo que parte cuando el golpe es excesivo, mejor, porque disipa muchísimo mejor esa energía sobrante. Es el caso de la mía que al margen del TPU que envuelve el móvil lleva un anillo de policarbonato que cumple esa función (sumado a que el Nexus también es de policarbonato).

    2) Grip. La moda de los móviles ultrafinos con pantallas grandes, los hace difíciles de agarrar cuando menos y si encima pesan poco como el mio, pues nunca lo agarras con mucha superficie táctil y es más propenso precisamente a caerse. Si a eso le añadimos las superficies brillantes y resbaladizas de algunos modelos, pues bueno, a nada que te despistes, pum!. En mi caso la funda me proporciona un agarre, grosor y dimensiones generales que lo hacen menos propenso a las caídas, lo agarro con muchísima más seguridad. Algo que por cierto, también te ayuda en el caso de que algún descuidero intente arrancártelo de la mano cuando vas embobado mirando para la pantalla. Por cierto, el tacto es también más cálido y agradable.

    Además en algunos casos, como en el mio, consigue que la cámara quede a ras con la parte trasera, en vez de sobresalir de la misma (ya podían aprovechar para meter más capacidad de batería aumentando el grosor). Y también en mi caso me ayuda a localizar con más facilidad el lector de huellas y no confundirlo con la lente de la cámara, algo que me pasaba con frecuencia los cuatro días que lo tuve sin funda. Vamos, que suple esas pijadas que aparecen cuando el diseño es más importante que la función.

    Y no menos importante, lo hace menos propenso a caerse del bolsillo en un descuido, pues aporta más fricción con la ropa la goma que la mayoría de los acabados por defecto de los móviles. A veces es algo muy sutil, pero suficiente para que te de tiempo a evitar un golpe tonto.

    3) Camuflaje. Ni quiero presumir de móvil, ni quiero que los amigos de lo ajeno lo reconozcan fácilmente. No es que lleve un Samsung de 800 leuros ni un sifón de 1200, pero la funda lo hace parecer más cutre y menos apetecible. Y mas en mi caso, que con la trasera blanca da el cante que no veas, que se reconoce a nada que sepas algo de móviles.

    4) Plus de protección contra el agua. En días de lluvia, los que tenemos móviles sin este tipo de protección de fabrica tenemos una barrera adicional con la funda antes de que las salpicaduras puedan llegar al interior del móvil.

    5) Amortiguarme yo. Si, pues sí, que soy de los que dejaban (en pretérito) el móvil encima de un pequeño estante al irse a dormir, y ya me ha caído el cacharro dos veces en el melón. Que parece que no pesa nada hasta que te impacta en la frente, ahí la funda ayuda un poquito a que solo te acuerdes de una docena y no de todo el santoral.

    No son todas razones de peso, especialmente la última, pero si pesan lo suficiente para que me compense tenerle una funda (que por cierto, tampoco es que tenga mucho maltrato). Eso sí, ponerle una funda de mierda es como no ponerle nada, y en esto hay mucha funda que no vale para nada y mucha funda que parece blindada y es todo fachada. Y ya no te digo nada de fundas de tela/cartón prensado (haylas y alguna bien cara), que son cojonudas para un ambiente húmedo o un día de lluvia.

    Por cierto, no le quito la funda nunca, no lo necesito para nada. Por cierto, ya ha sido puesta a prueba en un par de ocasiones, pensando que cuando lo iba a recoger me tocaba renovar funda (pensaba que había roto el aro) y de momento es que ni tiene un rasguño. Eso si, si os cae en una superficie irregular con la pantalla hacia abajo… las fundas de este tipo poco hacen.

    Saludos.

    • Todos buenos argumentos, qué gran comentario Joe. El primero, el más evidente a nivel práctico-económico, pero todos curiosos. Me ha gustado el último por gracioso, pero no se me ha dado esa situación en la que el móvil amenaza al propio usuario. Madre mía. En fundas efectivamente hay de todo y ya que le pones una hay que elegir una adecuada para tu caso, pero desde luego por opciones no será.

      Bien por los blandengues con criterio. Los detesto igualmente, como el Fary, pero menos.

  8. joe di castro dice:

    Algo que me olvidaba comentar… sobre los cristales de los móviles.

    Ahora mismo os parece a todos que ponerle un protector es cutre, bien, dentro de no mucho puede que sea casi una norma/obligado. Es posible que incluso que viniera con algún modelo de móvil como complemento. Eso si, de vidrio templado, de cierta calidad, nada de laminas de plástico cutres. Si alguna compañía le echa pelotas y lo sabe vender, claro.

    La razón es bien sencilla, estamos acostumbrados a que muchos móviles actuales vengan con un cristal Gorilla Glass 3/4 o incluso de zafiro. Se caracterizan por tener una elevada dureza (escala de Moss => 6), pero poca tenacidad. Esto los hace muy resistente al rayado, pero muy frágiles a los impactos. Esto es algo bien conocido por los amantes de los relojes que llevan más tiempo disfrutando de cristales de zafiro o endurecidos.

    Pero parece ser que el nuevo Gorilla Glass 5 se centra en ser más tenaz a costa de perder dureza (puedes tener un buen termino medio de ambas cualidades, pero no ambas propiedades mecánicas en niveles excelentes a la vez). Esto lo hace resistente a los impactos, menos roturas en las caídas, pero más susceptible a rayados. Posiblemente hayan camuflado esta inexorable realidad física con alguna capa de protección adicional que es posible que se vaya desgastando con el tiempo al igual que lo hacen las lo que protegen de la huellas/suciedad.

    Y la verdad es que tiene todo el sentido del mundo, es mucho mejor que protejan la pantalla todo lo que puedan ante impactos y que deleguen la protección anti-rayado en un cristal templado que puedas sustituir cada vez que se rompa en una caída/impacto. Es un win-win, ya que es mucho más económico para el usuario y evita perder toda el sellado/rigidez mecánica original del móvil cuando cambias la pantalla.

    Saludos.

    • Buen apunte, eso no lo sabía. Igual se acaba convirtiendo en una norma entre los fabricantes, que deberían en ese caso proporcionar esa capa de forma nativa en sus terminales. Veremos cómo avanza la cosa.

  9. Antonio283 dice:

    Creo que a veces depende del movil. En mi caso nunca había llevado funda en el móvil hasta que me compré un iphone 6. Me resultaba tan resbaladizo que varias veces estuvo a punto de caerseme del bolsillo al sacarlo. Ahora con LG g4 con su trasera de piel vuelvo a llevar móvil sin funda de nuevo. 🙂

    • Es lo del grip que comentaba Joe, y efectivamente tiene su aquel. Puede que sea una de las pocas razones válidas -en realidad implica la principal, lo de que el móvil se te cae menos y tiene menos riesgo de romperse…-. Los LG G4 con su funda de pseudopiel eran un buen invento, sin duda.

  10. Vicent dice:

    Lo confieso .

    Otro blandengue por aquí . En mi descargo , no estoy hecho un manitas. En mi única experiencia de intentar cambiar una pantalla …. Pues eso fue un intento :/

  11. Rodrigo dice:

    Pues en mi caso llevo funda de plastico fino traslúcido o a veces transparente, y en pantalla nada.

    La razón?
    Pues que suelo comprar el último iphone cada año y vendo el anterior intacto antes de que salga el siguiente. Se deprecian relativamente poco y llevar el último teléfono no me cuesta demasiado al año.

    Si no llevase fundas se me añara seguro y no tendría ese valor de segunda mano…

    Básicamente en el mundo de los teléfonos cada uno tenemos nuestra estrategia, todas respetables creo. 🙂

    Pd. Primera vez que me animo a escribir, te leo desde hace años. Enhorabuena por el blog 😉

    • Bienvenido a los comentarios Rodrigo 😉

      Lo de usarla para cuidarlo y poder revenderlo la verdad es que también es un argumento poderoso, pero supongo que la gente entiende que cuando vendes un móvil después de un año (o más) de uso tiene sus pequeñas historias. Aún así supongo que un móvil bien cuidado tiene mejor salida (y precio de venta).

  12. Yo os digo una cosa, yo si me compro un móvil, tiene que ser uno que vaya a aguantar todo el uso y el trato que le vaya a dar, si no, no me lo compro. Tanto el móvil que tengo actualemente, un vetusto HTC Wildfire, como mi anterior, un Nexus 4, no han tenido funda, tanto uno como el otro han sufrido caídas diarias y están más que arañado, y me da igual. Bastantes preocupaciones tengo en la vida como para que me tenga que preocupar por unos arañazos.
    El caso de mi Nexus 4 fue curioso, ya que aunque se me caía a diario, la trasera de vidrio se rompió a causa de hincharse la batería y partirla, no acausa de un golpe.
    Un saludo.

    • Manuel López dice:

      Estoy contigo, tengo un S2 desde el 2011, con sus arañazos incluidos. Ya cambiaré de movil cuando considere necesario, de momento cumple su función como el primer día.

  13. Trufeitor dice:

    Pues esta vez tengo que estar en desacuerdo con Javi, me uno al club de la blandura.

    Por otro lado tengo un añejo Note 2 que va a hacer cuatro años y no tengo mucho diseño del que presumir (good’ol samsung plastic), pero lleva un discreto bumper negro que lo convierte casi en una pelota. Soy cuidadoso, pero en cuatro años se ha llevado unas cuantas y ni un rasguño, la pantalla va destapada desde el segundo año y la ligera rebaba de goma que queda alrededor le da una distancia crucial al suelo si cae boca abajo, de tal forma que está prácticamente nueva.

    Luego hay gente para la que es un must, mi mujer a pesar de llevar bumpers ultra gruesos y cristal templado en la pantalla se las ha arreglado para obliterar el móvil completamente (una vez, sin esos protectores llevaría 20 terminales en los tres años que tiene). Afortunadamente mi super seguro de hogar (super bueno y super caro, pero imprescindible con tres gremlins) cubrió la reparación.

    Si tienes un cañón de diseño en tu móvil hay bumpers muy discretos y transparentes, que, sin ser invisibles permiten apreciar razonablemente bien la belleza del terminal por precios ridículos.

    Blanditos al poder. 😉

  14. nahiko dice:

    Pues mira, yo aquí tengo lo sentimientos encontrados.
    Soy contrario al gorilla glass, ahí es donde creo que la mayoría estaréis en mi contra, pero daré mis motivos:
    – El gorilla glass hace que el cristal sea durísimo, y por tanto no se raye, pero tanta dureza conlleva mucha fragilidad, lo que hace que un impacto seco convierta el dicho cristal en añicos.
    – Un cristal blando, puede ser facilmente rayado, pero un impacto no hace que rompa con tanta facilidad, la dureza inferior hace que tenga mucha más flexibilidad y no casque tan fácilmente.
    Si tenemos un cristal blando y le ponemos por encima un vidrio templado (uno decente) conseguiremos la dureza y evitaremos el rayado y además obtendremos las bondades del cristal blando.
    El precio de todo esto: Tener un poco peor sensibilidad en la pantalla y quizá un poco menos de luminosidad y colores algo menos vivos (todo depende de la calidad del vídrio templado que compremos)

    Funda? Pseh, es que yo busco un móvil fino y lo más pequeño posible, con la pantalla más grande posible, una funda… es todo lo contrario

    S2!!

  15. Pues yo creo que depende del móvil. En mi caso suelo usar casi siempre dos terminales, el personal (iPhone 4 y luego 5s) y el del curro (Note 2, Huawei P8 y ahora Nexus 5) y nunca he llevado funda en los android y siempre en los iPhone.

    El porqué es muy sencillo: el (para mi) muy bonito diseño pero resbaladiza construcción del iPhone 4 hizo que al día y medio de comprarlo y llevarlo sin funda, al dejarlo sobre la tapa del depósito del WC mientras me lavaba las manos se resbalara y cayera, con el consecuente desperfecto en una esquina (y menos mal que solo fue eso). La pendiente era muuuuuuuy pequeña y pese a eso se deslizó, así que a partir de entonces una fundita de goma delgada y transparente y listo. Y con el 5S ídem desde el primer día

    Por otro lado, algo que me parece relevante es el hecho de poder revender tu terminal, que si bien en el caso de los androides te puede dar un poco igual porque pierden más rápidamente su valor, un iPhone de segunda mano dos años después de comprarlo sigue sin depreciarse en exceso y evidentemente es más fácil vender un terminal que parezca más nuevo que otro más usado, así que todos esos pequeños roces y golpes que te quita una funda me parece que al final sí restan valor.

    Saludos!

  16. Manuel dice:

    Y yo uso una carcasa negra de plástico para mi OnePlus One.

    Sobresale un poquito en la parte de la pantalla, donde además he añadido un protector de cristal templado.

    Y también se me ha caido más de una vez, pero sigue en perfectas condiciones.

    El que pueda permitirse perder 300€ gastados en un móvil, por no poner un poco de protección por ir de sibarita, que lo disfrute.
    Yo prefiero cuidar algo tan caro para que me dure mucho más tiempo en buenas condiciones.

  17. Pingback: Smartphones gigantes, oportunidades perdidas | Incognitosis

Comentarios cerrados