Tecnología

Google+ no es Facebook. No es Twitter. Y sobre todo, no es un blog.

·

Hace un mes exactamente que lograba acceso -tras varios días intentando conseguir una invitación válida- a Google+, el servicio del gigante de Internet que representaba su gran intento a la hora de competir con alternativas como Twitter o Facebook. Y un mes después de estar usándolo con cierta frecuencia ya puedo extraer las primeras conclusiones sólidas sobre mis impresiones sobre esta red social.

No me extenderé demasiado (uy, en esto me he equivocado): aunque hace unos días me planteaba hacer un largo análisis de cada detalle de la red social, ya se ha escrito demasiado sobre Google+, tanto sobre sus principales componentes como sobre su utilidad y prestaciones reales con respecto a sus competidores. En Error500 Antonio Ortiz ya hizo una aproximación más “filosófica” sobre el servicio con algunos puntos interesantes, pero en realidad de cada análisis y reflexión sobre Google+ se pueden sacar ideas curiosas. En Ars Technica, por ejemplo, acaban de publicar otro análisis que tampoco nos descubre nada, pero que da en el clavo con algo que para mi es el gran acierto de G+:

After one month with Google+, it’s clear to me that this€”sending updates to certain groups of people and not to others€”is the main appeal of the service.

Ahí están. Tan redonditos ellos. Los famosos círculitos de Google+ son casi perfectos. Faltan reglas de exclusión y quizás una jerarquía de círculos/subcírculos, pero en esencia el concepto es tan sencillo de entender y usar que ya solo por eso la gente que acceda a Google+ probablemente acabe, como mínimo, no descartándolo. Lo malo es que si Facebook y Twitter son listos no tardarán en implementar un mecanismo similar que, creo yo, le hace especialmente falta al segundo.

Este mes de uso de Google+ me ha dejado clara otras cosas. Por ejemplo, que no soy, ni de lejos, el usuario tipo de una red social. En eso Google+ se sitúa a caballo entre Facebook y Twitter, con más riqueza a la hora de compartir que Twitter, y más control que Facebook. Y sin embargo, de nuevo es el control el que prima sobre todo lo demás. Alguien escribía no hace mucho un post/entrada (aunque deberían llamarlo de otro modo) en Google+ en el que decían algo así como:

“Bendito límite de 140 caracteres de Twitter”

Y vaya si coincido. Aunque mucha gente usa el servicio casi como un Twitter alternativo, hay muchos otros que han aprovechado para convertir a Google+ en su plataforma de blogging, sin que esto sea un blog. Kevin Rose, creador de Digg -y ahora un poco en el olvido en su nueva empresa tras el fracaso de Digg v4– es uno de los ejemplos más interesantes al respecto y de hecho ha redireccionado su dominio kevinrose.com a su cuenta de Google+. En mi opinión un blog aporta mucha más riqueza en otros apartados -diseño, interactividad, plugins externos-, aunque es cierto que la función básica de un blog puede lograrse con Google+. Pero ya puestos, también se podía lograr con Facebook.

Pero es que Google+ tampoco es Twitter. Primero, porque va mucho más allá -y no lo digo solo por la gestión de comentarios, inexistente y probablemente inútil en Twitter-. Y segundo, porque la función de microblogging de Twitter está ejecutada a la perfección por su límite de caracteres, por su polémica (pero acertada) imposibilidad de adjuntar fotos o vídeos (que apartan la atención del “stream”, si uno quiere ya pinchará en el enlace), y porque Twitter ya tiene 200 millones de usuarios que lo usan tal y como sus creadores concibieron que debía ser usado. Y de nuevo, Google+ se puede usar como un Twitter enriquecido, algo que sin duda alegrará a muchos usuarios cansados de las limitaciones de los tweets.

Por último, Google+ tampoco es Facebook. Porque se centra en el control. El control de qué publicamos, y sobre todo, de quién ve lo que publicamos. En Facebook esto se puede hacer, pero mucho me temo que ya es demasiado tarde para esta red social, que se ha convertido en el gran patio de colegio que sin duda favorece su crecimiento, pero que lo ha hecho a costa de la privacidad y el control. Pero Facebook sigue teniendo todas las papeletas para seguir liderando el mercado durante mucho tiempo, aunque solo sea por su inercia.

Personalmente no tengo del todo claro si seguiré usando Google+, y aquí hay una razón obvia: nadie de mi entorno lo utiliza activamente. Mis compañeros de TPNet o los familiares y amigos que están apuntados o conocen su existencia lo están usando solo en “modo cotilla” -ese modo que es el modo por defecto de un buen porcentaje de usuarios de Facebook o Twitter, redes sociales para cotillas por excelencia- y compartir a través de Google+ no me enriquece mucho más que hacerlo a través de Twitter ahora mismo. Puede que la llegada de las cuentas empresariales -y con ella, el desembarco de los medios, que publicarán por doquier en Google+ sus actualizaciones, como ya lo hacen en FB y TW- cambie mi uso de esta red social, y no descarto que sea entonces cuando pase, al menos, de Twitter a Google+ como fuente de información más potente por la sencilla razón de que podré compartir con quien yo quiera. No será un todo o nada.

Pero Google+ tiene que crecer aún un porrón. Así a bote pronto, grandes limitaciones a día de hoy son:

  • Búsquedas: es increíble que una empresa que basa toda su estrategia en las búsquedas no disponga aún de un método nativo de búsquedas en Google+ (aunque puedes buscar algo en Google y añadir el mágico “site:plus.google.com“, pero si yo fuera Vic Gundotra se me caería un poco la cara de vergüenza.
  • Fotos: la gestión de fotos es curiosilla, pero la interfaz de la presentación es según mi opinión bastante cutre. Si realmente Picasa Web Albums desaparece para dar pie a un Google Photos espero que pongan toda la carne en el asador ahora que Flickr parece flaquear (anda, Flickr y Flaquear suenan parecido 😉 ). No me interesan demasiado las fotos de mis círculos -y sobre todo, que sean lo primero que se vea- y no entiendo cómo en “Tus álbumes”, la clave del servicio, haya una paginación de las fotos. ¿Por qué no incluir el scroll infinito de Google Search para las imágenes? ¡Ya lo han puesto 😉 !
  • Círculos: ya lo he comentado, pero sería especialmente interesante excluir círculos de nuestras publicaciones (“Todos mis círculos” – “Familia”, por ejemplo) para tener un control mucho más fino de quién ve lo que publicamos. Las jerarquías tampoco creo que fueran difíciles de implementar (“Familia” / “Primos”).
  • Empresas: Aunque Google+ ha nacido como una red triunfal entre los frikis -hartos ya de las imposiciones de Facebook- tiene que crecer mucho más, y aunque los usuarios de a pie son “la última frontera” -y la más difícil de conquistar- las empresas deberían poder aportar contenido, sobre todo porque en buena parte gracias a eso Twitter es lo que es, y porque eso hará que muchos consideren la opción de abandonar una red para centrarse en otra.
  • API: Inexplicable también. Una empresa con miles de desarrolladores en plantilla sigue sin ofrecer una API, algo alucinante. Y está claro que esa API haría que se expandieran las prestaciones de Google+ en escenarios de todo tipo, como ha sucedido con Twitter y Facebook en el pasado.
  • Etiquetas: Etiquetar a gente ya es posible con el más delante (“+Javier Pastor”, Google+ autocompleta el nombre al comenzar a escribir tras el ‘+’), pero no es posible etiquetar temas, algo que ha sido muy útil para Twitter, cuyos “Trending Topics” se han hecho muy famosos gracias a sus interesantes hashtags. Google+ debería copiarles a tope en eso, sobre todo porque esa característica también es útil para las búsquedas de las que hablaba anteriormente.

No solo me quedo con lo malo, o, más bien, con lo menos bueno. La interfaz de Google+ es fantástica -aunque mejorable, claro, como ocurre al incluir enlaces, en los que me sobran la entradilla y la foto rescatada del post-, las quedadas con videoconferencia en grupo son también la pera limonera -¿podremos compartir pantalla en algún momento?- y encontrar gente relevante no es demasiado difícil si uno rebusca un poco.

Pero en un mes me ha dejado claro que Google+ tiene un hándicap natural pero muy importante: si no logran convencer a los usuarios de que lo usen -y de que esos usuarios convenzan a su vez a sus amigos y conocidos- esta red acabará siendo una alternativa minoritaria que no logrará destronar a sus competidoras, ya asentadas y con esa ventaja del “mejor lo malo conocido”.

Pero solo lleva un mes. Y un mes brillante, por cierto. Veremos cómo están las cosas dentro de un año… quién sabe si para entonces habré abandonado Incognitosis para publicar solo en Google+, comiéndome mis palabras como patatas 😀

Y solo llevan un mes.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

1 comentario en “Google+ no es Facebook. No es Twitter. Y sobre todo, no es un blog.

  1. Pingback: Reflexiones sobre Google+ tras un año usándolo | Incognitosis

Comentarios cerrados